Seguinos en las redes

Israel

Grandes promesas, poca acción sobre el cambio climático

 AJN.-Israel tampoco estará a salvo de los "inconvenientes" del cambio climático durante las próximas décadas. Por lo que su gobierno tiene que decidir si quiere ser parte de la solución o seguir siendo parte del problema.

 

Publicada

el

climaseco

Por Prof. Alon Tal*


Oxfam, la organización internacional que se especializa en la ayuda alimentaria humanitaria, ha publicado recientemente un informe titulado "Clima extremo, precios extremos". Presenta una investigación para evaluar la influencia del cambio climático global sobre el precio de los alimentos en todo el mundo. De acuerdo con el estudio, la actual sequía prolongada en los Estados Unidos, considerada la peor en 60 años, es uno de los factores del aumento de los precios de los alimentos en todo el mundo. Las condiciones secas son especialmente perjudiciales en el cinturón de maíz americano, y han enviado el costo de muchos productos básicos hacia el cielo.

El informe de Oxfam se centra principalmente en el impacto de los países en desarrollo, donde normalmente un 75 por ciento de los ingresos de un hogar se destinan a poner la comida en la mesa. Sin embargo, el mensaje va más allá del tercer mundo y necesita ser escuchado en los países desarrollados, como también Israel.

Los cambios extremos en las precipitaciones que ahora con tanta frecuencia han tenido lugar en el planeta, afectan el precio de los alimentos a todos nosotros. A nivel local, los agricultores atribuyen los altos precios de los productos agrícolas de otoño – hortalizas en particular – al calor extremo del verano, que dejó a los israelíes sudando mientras las cosechas se diezmaron. La asociación entre el clima y el precio de los alimentos pone de relieve una nueva relación entre los problemas ambientales y sociales.

Como en años anteriores, se le pidió al público durante Rosh Hashaná que colabore con las organizaciones benéficas que distribuyen alimentos a los ciudadanos que lo necesitan. Los israelíes mostraron una generosidad especial en ayudar a los indigentes, cuyo número ha aumentado a  dimensiones sin precedentes; los últimos datos reportados por el informe anual de pobreza del Israel National Insurance Institute mostró que uno de cada tres niños vive por debajo del umbral de pobreza, y que la proporción de niños pobres del país es la más alta del mundo occidental.

Dada la creciente crisis, tal vez sea prudente detenerse y considerar las causas subyacentes de la reducida "seguridad alimentaria" para muchas familias de Israel. Por un lado, el fenómeno es una función de las políticas económicas del gobierno, que exacerban las disparidades cada vez mayores entre "los que tienen" y "los que no tienen." Sin embargo, muchos de nosotros nos olvidamos que también es un síntoma del mal tiempo en un sistema climático global que está cambiando como resultado de las actividades humanas y de los gases de efecto invernadero emitidos de la quema de combustibles fósiles.

El Estado de Israel hizo un solemne compromiso internacional para tomar parte del esfuerzo mundial para prevenir el calentamiento global. El presidente Shimon Peres se puso a la cabeza de la delegación gubernamental en la Conferencia sobre Cambio Climático de la ONU en Copenhague en 2009 y declaró la voluntad de Israel de reducir las emisiones de CO2 en un 20 por ciento para el año 2020.

Desde entonces, una iniciativa gubernamental para ahorrar energía en los hogares se ha trasladado hacia adelante. El programa es ciertamente bienvenido, pero es un caso extremo de "demasiado poco, demasiado tarde".

Dado el compromiso del presidente, las emisiones de efecto invernadero han aumentado rápidamente. De hecho en este verano se registró un incremento de la demanda eléctrica de más del 10 por ciento con respecto a años anteriores. Al mismo tiempo, el tema ha desaparecido silenciosamente de la agenda pública.

Es posible a veces engañar a la comunidad internacional. Es más difícil engañar a la naturaleza, que refleja las condiciones atmosféricas reales. Según las estadísticas actuales, 2012 está dispuesto a ser el año más cálido del planeta desde que comenzaron las mediciones – rompiendo el récord anterior, establecido en 2010. Mientras que los agricultores israelíes mostraron un notable ingenio y hacen lo que pueden para adaptarse a la nueva realidad climática, las exigencias son enormes. Incluso miembros altamente calificados de kibutz y moshav no pueden trasplantar árboles frutales durante la noche.

Es evidente que una política social más compasiva y socialmente equitativa podría suavizar la carga en los sectores económicamente más débiles de la sociedad a través de mayores subsidios o controles de precios en los alimentos básicos esenciales – como el pan. Al mismo tiempo, debe quedar claro que aun cuando Israel comience a adoptar una política responsable a nivel mundial de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (como se ha obligado a hacer), no habría ningún cambio notable en las concentraciones atmosféricas de estos gases.

El problema es global: fenómenos climáticos extremos continuarán en el futuro previsible. Naturalmente, se trata de un problema internacional que Israel no puede resolver unilateralmente. Sin embargo, es hora de empezar a tomar las medidas necesarias a nivel nacional para adaptarse a la realidad cambiante.

Entre otras medidas que deben ser iniciadas, se están elevando los estándares de construcción para hacer frente a las temperaturas más cálidas y más violentas del tiempo previsto. Esto incluye la preparación de la infraestructura urbana para resistir a las inundaciones y otros desastres naturales, la mejora de la sombra urbana, y el refuerzo de puentes junto con otras carreteras y edificios para soportar condiciones climáticas extremas. La infraestructura costera tiene que estar preparada para los peligros asociados con los niveles crecientes del mar. Nuevos cultivos deben ser cultivados y desarrollados que sean más resistentes a la sequía y la salinidad. La capacidad de extinguir de incendios locales tendrá que ser mejorada, ya que las llamaradas futuras serán más feroces y frecuentes.

Al final del día, la cuestión no es sólo una cuestión socio-económica, sino más bien de carácter ético. Para las decenas de personas desafortunadas en todo el planeta que viven en islas que se espera que sean inundadas por un mar agitado, el cambio climático constituye una amenaza existencial. Lo mismo para los productores de arroz de Bangladesh – y el suministro de alimentos de ese país. Para ellos, el cambio climático significa mucho más que simplemente una factura de supermercado más desagradable. Israel no escatimará estos "inconvenientes" durante las próximas décadas. Por lo que su gobierno tiene que decidir si quiere ser parte de la solución o seguir siendo parte del problema.


*Prof. Alon Tal, investigador de la política ambiental de la Universidad Ben-Gurion, presidente del Movimiento Verde


FO

Dejá tu comentario

Israel

Netanyahu perdió unos 300.000 votos en las últimas elecciones

Agencia AJN.- La estrategia para que el Likud absorbiera los votos de otros dos partidos no tuvo el éxito que esperaba el primer ministro.

Publicado

el

Por

neta hoy

Agencia AJN.- En su última campaña, el primer ministro Benjamín Netanyahu realizó un gran esfuerzo para sacar a dos partidos de la competencia y poder absorber sus votos. Sin embargo, a pesar de que el Likud incorporó al partido Kulanu y prometió al líder de Zehut un puesto ministerial por abandonar la carrera electoral, obtuvo 300.000 votos menos en relación a los resultados que las tres facciones tuvieron por separado en la votación de abril.

En el período previo a las elecciones del martes, el Likud absorbió a Kulanu en su lista. El partido del ministro de Finanzas, Moshe Kahlon, había ganado 10 escaños en 2015 y cuatro en abril.

Netanyahu también llegó a un acuerdo con Moshe Feiglin, el jefe de Zehut, que obtuvo 118.000 votos en abril, para nombrarlo como ministro en su próximo gobierno.

Según publicó The Times of Israel, Netanyahu tomó ambas medidas para intentar apuntalar el apoyo al Likud y evitar la pérdida de votos de la derecha.

Pero mientras el Likud y Kulanu ganaron un total de 39 escaños en las elecciones de abril, la alianza de los tres partidos resultó ser mucho menor que la suma de sus partes, con Likud reuniendo solo 31 escaños en la votación del martes.

En términos de votos, los 1.411.157 que fueron a los tres partidos en abril cayeron a 1.111.535 para el Likud en septiembre. Incluso en abril, Likud había obtenido alrededor de 14.000 votos más. (El recuento oficial de votos actual era de aproximadamente el 99,8 por ciento el viernes por la noche, por lo que los números aún podrían cambiar un poco, pero no mucho).

Algunos analistas israelíes especularon que los votantes de Kulanu y Zehut terminaron votando por Yisrael Beytenu (que aumentó de cinco escaños en abril a ocho el martes) en lugar de Likud, mientras que otros pueden haber cambiado al partido Azul y Blanco

Por primera vez en 10 años, Netanyahu tampoco logró ganar el llamado «voto de los soldados». Este contingente está compuesto principalmente por miembros de las fuerzas de seguridad, pero también incluye diplomáticos, ciudadanos discapacitados, pacientes y personal de hospitales, y prisioneros. Representan alrededor del 5-6% de los votos y tradicionalmente se han inclinado hacia la derecha, pero el partido de centro-izquierda Azul y Blanco ganó en esa votación el martes, al igual que ganó más votos que el Likud a nivel nacional.

Seguir leyendo

Innovación

La industria tecnológica de Israel cambiará las inspecciones de autos en todo el mundo

Agencia AJN.- El prestigioso Salón Internacional del Automóvil (IAA) en Frankfurt, Alemania, es conocido por llevar a sus eventos a los nombres más importantes en movilidad.

Publicado

el

Por

auto

Agencia AJN.- En el evento anual de este mes, un nuevo sistema de inspección de neumáticos llamado Artemis de la compañía israelí UVeye, fue una de las soluciones tecnológicas que generó gran interés en la industria.

Fundada en 2016, UVeye desarrolla sistemas de inspección de vehículos «inteligentes», prometiendo «cambiar drásticamente» cómo los fabricantes de automóviles, los principales operadores y concesionarias inspeccionan los autos.

La startup se basó en una arquitectura patentada con fusión de sensores, aprendizaje automático y algoritmos inteligentes para verificar automáticamente los componentes, la carrocería y los neumáticos.

El Artemis verifica el desgaste y la calidad de los neumáticos, su presión, su desgaste y los defectos de las paredes laterales.

UVeye recaudó 31 millones de dólares en una ronda de financiación dirigida por Toyota Tsusho, el brazo comercial del Grupo Toyota, Volvo Cars y Berkley Corporation, una compañía de seguros estadounidense. Skoda y Daimler también son socios estratégicos.

El CEO de UVeye, Amir Hever, aseguró en un comunicado de prensa a fines del mes pasado que estas asociaciones, «así como las conversaciones en curso con más de 20 otros fabricantes y proveedores estratégicos, muestran que el mercado está muy interesado en nuestra tecnología».

«Con Artemis dimos un paso más hacia la estandarización de la inspección externa automática de vehículos basada en inteligencia artificial y aprendizaje profundo», confirmó.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!