Seguinos en las redes

Innovación

Investigadores israelíes fabrican alcohol para desinfectante a partir de residuos

Agencia AJN.- La profesora Hadas Mamane, directora del programa de ingeniería ambiental de la Universidad de Tel Aviv, lidera el equipo que busca lograr la producción local de etanol en Israel, a partir de desechos de plantas y papel, de manera rentable y cuidando el medio ambiente.

Publicada

el

team

Agencia AJN.- A medida que la crisis sanitaria mundial del coronavirus continúa agobiando al mundo, la Organización Mundial de la Salud ha recomendado que las personas se limpien las manos de forma regular y exhaustiva con agua y jabón o con un desinfectante para manos a base de alcohol, como parte de la higiene de las manos.

La pandemia en curso ha dado lugar a un aumento de la demanda de desinfectantes a base de alcohol (etanol), como el alcohol en gel y el septol, en forma de desinfectante para las manos.

Israel, por su parte, no tiene producción local de etanol y depende completamente de la importación anual de decenas de miles de toneladas. A medida que se mantiene la crisis, ha surgido la preocupación por la escasez de desinfectante para manos en Israel como resultado de las condiciones de cuarentena en otros países, la demanda mundial y las limitaciones de las importaciones.

Por primera vez, una novedad de los investigadores de la Universidad de Tel Aviv permite la producción local de etanol en Israel, a partir de desechos de plantas y papel, de manera rentable y cuidando el medio ambiente.

El proceso, que utiliza un novedoso método de degradación de lignina, podría reducir significativamente los costos de producción y conducir a una disminución del uso de fuentes vegetales comestibles, ayudar a proteger el medio ambiente, reducir el uso de diversos contaminantes y las emisiones de gases de efecto invernadero, gracias a un procesamiento de residuos respetuoso con el medio ambiente, dijo la Universidad de Tel Aviv (TAU) en un comunicado.

La profesora Hadas Mamane, directora del programa de ingeniería ambiental de la Universidad de Tel Aviv, llama al proceso un “cambiador de juego” en la forma en que el etanol sería fabricado en Israel y en países remotos donde la producción de etanol es difícil.

Hadas-1024×682

La profesora Hadas Mamane en el laboratorio de la Universidad de Tel Aviv.

El equipo de TAU ha estado trabajando en el proceso de reciclaje de residuos y su conversión en etanol durante los últimos cinco años, dice el profesor Mamane a NoCamels, pero el desarrollo de la producción local de etanol se ha hecho más significativo con la prevalencia de COVID-19.

En Israel, actualmente no existe una industria de etanol. Mamane dice que esto se debe a que, como país pequeño, Israel no tiene el agua, la tierra o la capacidad para cultivar enormes campos de maíz o caña de azúcar, como en los EE.UU. o Brasil.

Pero la generación de bioetanol a partir de residuos podría ser la respuesta a este problema. La producción de etanol a partir de desechos es un proceso de “segunda generación” que es mucho menos “problemático”, dice, porque la producción de etanol a partir de la caña de azúcar y el maíz requiere fertilizantes de agua de la tierra y mejora la plantación de monocultivos que tiene muchos problemas ambientales.

El equipo de TAU pronto comenzará un programa piloto utilizando residuos agrícolas para crear etanol en el Jardín Botánico Yehuda Naftali de la Universidad de Tel Aviv. El jardín dará al equipo sus recortes de árboles, césped, plantas y otros residuos. El profesor Mamane dice. El programa piloto comenzará en unos dos meses.

La profesora Mamane dice que el proyecto tardará unos dos años en completarse, similar a la cantidad de tiempo que predice que podría llevar la comercialización del proceso.

Este no es el único estudio o método actualmente en desarrollo para producir etanol a partir de residuos. En un estudio separado realizado en el laboratorio del profesor Yoram Gerchman como parte de un proyecto de biología dirigido por su estudiante Maya Maliniak, los investigadores de la Universidad de Haifa también examinaron la posibilidad de producir etanol a partir de la pulpa de sandía. El estudio determinó que el residuo de la fruta puede utilizarse para producir etanol, un combustible biológico alternativo para los vehículos, que también es el principal ingrediente del alcohol.

Dejá tu comentario

Innovación

Científica israelí utiliza microburbujas para hacer explotar células cancerígenas

Agencia AJN.- El ultrasonido de baja frecuencia desarrollado por la experta de la Universidad de Tel Aviv Tali Ilovitsh hace estallar burbujas microscópicas inyectadas en los tumores. La explosión mata la mayoría de las células cancerosas circundantes.

Publicado

el

Por

main-pic-3-1168×657

Agencia AJN.- Un equipo internacional de investigadores dirigido por una científica israelí ha desarrollado una tecnología para matar las células de cáncer de mama, una innovación que en el futuro tal vez pueda utilizarse también para tratar enfermedades como el cáncer cerebral, el Alzheimer y el Parkinson.

La innovadora técnica, desarrollada por Tali Ilovitsh, de la Universidad de Tel Aviv, durante su período de posdoctorado en la Universidad de Stanford, utiliza ultrasonidos de baja frecuencia para reventar burbujas microscópicas dirigidas a tumores. Su investigación fue publicada recientemente en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

“Las microburbujas son burbujas microscópicas llenas de gas, con un diámetro tan pequeño como una décima parte de un vaso sanguíneo. A ciertas frecuencias y presiones, las ondas sonoras hacen que las microburbujas actúen como globos: las microburbujas se expanden y encogen periódicamente, y así permiten una mayor transferencia de sustancias desde el vaso sanguíneo al tejido circundante”, explicó Ilovitsh.

“Descubrimos que el uso de frecuencias más bajas que las aplicadas anteriormente hace que las microburbujas se expandan drásticamente hasta explotar. Entendimos que este descubrimiento puede ser usado como una plataforma de tratamiento de tumores y empezamos a inyectar microburbujas en los tumores directamente”.

Un enfoque doble

El equipo de investigación inyectó microburbujas en tumores de ratones manipulados. Las microburbujas estaban dirigidas al tumor, lo que significa que se unieron a las membranas de las células tumorales en el momento de la explosión.

“Alrededor del 80 por ciento de las células tumorales murieron en la explosión, lo que ya es positivo”, dice Ilovitsh. “El tratamiento dirigido, que es seguro y barato, logró destruir la mayor parte del tumor”.

Y sin embargo, para evitar que el cáncer se extienda, los investigadores necesitaban destruir todas las células cancerosas. “Por eso inyectamos un gen inmunoterapéutico junto a las microburbujas, que actúa como un caballo de Troya y da señales al sistema inmunológico para atacar la célula”, dijo Ilovitsh.

Este gen que alerta al sistema inmunológico para atacar normalmente no puede entrar en las células cancerosas. Introducido por la explosión de microburbujas, logró entrar en las células que no murieron por la explosión y señalar al cuerpo que eran cancerosas.

“Las células cancerígenas fueron golpeadas por la explosión, y a través de los agujeros que se crearon el gen que insertamos en las microburbujas se transfirió al interior. Las células que lograron curarse y cerrarse absorbieron el gen que las hace producir una sustancia que alerta al sistema inmunológico para que ataque a la célula”, explicó Ilovitsh.

“De hecho, nuestros ratones modelo tenían tumores en ambos lados del cuerpo. A pesar de que inyectamos microburbujas sólo en el tumor de un lado, el sistema inmunológico también atacó el otro lado”, relata.

Ilovitsh tiene la intención de utilizar la tecnología que desarrolló como un tratamiento no invasivo para las enfermedades que dañan el cerebro como el Alzheimer, el Parkinson y los tumores cerebrales. “La barrera hematoencefálica no permite el paso de los medicamentos, pero las microburbujas pueden expandirse y permitir una apertura temporal de la barrera, lo que permite que el tratamiento llegue a su objetivo sin necesidad de una operación”, dijo.

Seguir leyendo

Innovación

Cómo funciona la aplicación de rastreo de casos de coronavirus de Israel

Agencia AJN.- Con más de un millón de descargas, la app que intenta desplazar al gobierno del rastreo de celulares utiliza la funcionalidad del Bluetooth para detectar los contactos estrechos con probabilidad de contagio.

Publicado

el

Por

Smartphone app to avoid infection covid-19

Agencia AJN.- Aprovechando la mayor desventaja de Bluetooth en su beneficio, los programadores israelíes dicen que han construido una aplicación de rastreo de coronavirus estatal que mantiene al gobierno firmemente bloqueado de los teléfonos. De esta forma, aseguran haber resuelto la principal preocupación de la población israelí, que temía que el acceso de los gobernantes a los datos privados de los teléfonos personales comprometa la privacidad de los ciudadanos.

El Estado está impulsando fuertemente la descarga de la aplicación gubernamental, HaMagen, que advierte a los usuarios si han sido expuestos al coronavirus. En las dos semanas desde su lanzamiento, en hebreo, árabe, inglés y ruso, más de un millón de personas la han descargado.

Los informáticos que están detrás de la aplicación dicen que eligieron el diseño para evitar el rastreo telefónico abusivo que ha en lugares como China. “El diseño de nuestro código no permite al gobierno ninguna información sobre el usuario, a menos que éste dé su permiso expreso”, dijo Eyal Ronen, profesor asistente de informática en la Universidad de Tel Aviv.

“Las naciones asiáticas, especialmente China, pudieron luchar bien contra el coronavirus pero lo hicieron con medios de rastreo inaceptables en los países occidentales. Apuntábamos a esta eficacia respetando la privacidad”.

Contact tracing app against Coronavirus and Covid 19 pandemic spreading, when people in the city get too close, their smart phones connect, analyze the risk of infection and warn if necessary

Ronen y su compañero, el profesor Benny Pinkas, jefe del centro de investigación cibernética de la Universidad Bar Ilan, hicieron el proyecto de la aplicación, que establece su protocolo de privacidad, y en aras de la transparencia lo subieron a Internet para que todos lo vieran.

Los funcionarios del gobierno han insinuado que si un gran número de israelíes descargan la aplicación, el polémico seguimiento telefónico obligatorio por parte de la agencia de inteligencia del Shin Bet será suspendido. Ronen dijo que esta es una de sus grandes esperanzas.

Con su aplicación, cada usuario envía una señal especial de Bluetooth cada cinco minutos que es registrada por cualquier otro usuario de HaMagen que esté a menos de dos metros. El teléfono mantiene un registro de estos mensajes – sin ninguna información para identificar al usuario que los transmitió.

Si un ciudadano israelí da positivo en un test de coronavirus, no tienen ningún requisito legal para revelar que usan la aplicación. Pero si lo desean, pueden pedir al Ministerio de Salud un código que subirá todos los mensajes Bluetooth que transmitieron – sin información para identificarlos – al servidor del ministerio.

Otros usuarios de HaMagen no suben ningún dato al ministerio, pero se actualizan constantemente sobre qué mensajes de Bluetooth fueron transmitidos por pacientes con coronavirus. Si los mensajes almacenados en su aplicación coinciden con los transmitidos por alguien que dio positivo, su teléfono genera una alerta.

Un solo mensaje coincidente no disparará una alerta porque el encuentro habría sido demasiado corto para presentar un riesgo importante de infección, pero si se registran tres mensajes consecutivos de la misma persona, esto indica un encuentro de 15 minutos y se genera una alerta. “Si estabas al lado de alguien con COVID te lo dice pero no se lo dice al gobierno. Se trata de dar información a los usuarios para que puedan optar por el auto-aislamiento y decirle al gobierno que lo están haciendo, pero no forzarlos. Esperamos que hagan lo correcto”, dijo Pinkas.

Ronen y Pinkas estaban convencidos de que más gente actuaría en las alertas, y eligieron aislar si tienen información sobre el momento y el lugar de la exposición al coronavirus. Pero estaban decididos a no dar al gobierno acceso a los datos del GPS de los teléfonos de los usuarios. “Las alertas vienen con la hora y la ubicación, ya que los teléfonos de los usuarios recuerdan la ubicación del GPS cuando se recibe cada mensaje Bluetooth, pero no comparten estos datos con nadie más”, dijo Ronen. “Significa que cuando se genera una alerta, tu teléfono sabe dónde estaba, y puede decírtelo, sin comprometer la privacidad”.

Pinkas dijo que la nueva aplicación tiene mucho en juego porque “las alternativas son mucho peores”.

Una alternativa es la continuación del seguimiento del Shin Bet que, si el número de casos aumenta, podría terminar con un gran número de israelíes puestos en cuarentena debido a su imprecisión, según Pinkas. Dijo que la otra posibilidad es una aplicación de Bluetooth, pero que es obligatoria, con el gobierno concediendo automáticamente acceso a las alertas.

“Esto iniciaría un juego del gato y el ratón, con la gente apagando los teléfonos o poniéndolos en contenedores de aluminio”, dijo Pinkas. “Sería imposible y al final tendrían que poner en las manos de todos pulseras que no se pueden quitar”.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!