Seguinos en las redes

Israel

Iom Hazikarón: El recuerdo para un argentino que persiguió un sueño a Israel

AJN (especial desde Jerusalem).-  Paula es argentina y en marzo del 1977 junto a su marido Carlos y su beba de siete meses decidieron viajar a Israel con la intención alcanzar un sueño de juventud. Hoy con más de 50 años, Paula esa mujer que dejó Buenos Aires hace más de 30, rinde homenaje a su “compañero y padre de su hijos”, que como lo definió fue “un hombre de paz que siempre pensó en el otro hasta el último minuto” e incluso sus órganos sirvieron para darle vida a otras cuatro personas. Pese a que ya se cumplieron más de un mes del noveno aniversario del fallecimiento de Carlos, Paula vuelve sentir que las heridas se abren cuando está a punto de dejar su casa para participar en un nuevo acto de Iom Hazikarón, Día del Recuerdo de los Soldados Muertos de Israel y de las Víctimas del Terrorismo. En este diálogo con la Agencia Judía de Noticias, Paula, madre y abuela, cuenta la historia de Carlos, ese argentino que se hizo famoso por instalar un circuito de televisión en el kibutz en que vivía y que vio frustrado su sueño de conseguir la licencia de piloto de avión por un atentado ocurrido en Haifa, que en marzo de 2002 dejó 15 muertos y decenas de heridos.

Publicada

el

atentado_r


Paula es argentina y en marzo del 1977 junto a su marido Carlos y su beba de siete meses decidieron viajar a Israel con la intención alcanzar un sueño de juventud, pero sin pensar que el destino le depararía años después un terrible final.
“Llegamos a Israel en el marzo de ’77, con 26 años y una beba, Maia, de siete meses. Queríamos tratar de probar, experimentar, algo que era parte de nuestros sueños de juventud. Nos parecía una vida mejor, la vida en el kibutz”, cuenta Paula.
Como todo inicio no fue sencillo para esa pareja argentina que primero tuvo que aprender el idioma y luego instalarse en una colonia agrícola en que solo conocía a unos tíos de Paula que habían llegado en los años ’50, dentro de los primeros grupos.
“Hasta el día de hoy tengo a mis tíos en el kibutz Metzer (fundado en 1953 por argentinos alineados con las ideas socialistas del movimiento Hashomer Hatzai) donde estuvimos 15 años”, relata Paula.
Luego la familia emigró a la localidad de Pardes Hanna-Karkur, en el distrito de Haifa, que pese a ser pequeña no deja de ser bella.
Cuando a Paula se le pregunta porque dejaron la Argentina, más allá de los ideales, la mujer aclara que en Buenos Aires no tenían casa y ella trabajaba en un jardín de infantes mientras estudiaba danzas.
“Carlos quería ser actor y había empezado a hacer cine en super ocho, estudiaba teatro y trabajaba como taxista para mantenernos. El futuro era ese la maestra y el tachero, pero sobre todo éramos jóvenes y queríamos la vida del kibutz, que desde lejos parecía muy ideal, muy lógica, muy justa… Hoy pienso de dónde no salió el coraje para arrancarnos de nuestras familias”, se pregunta.
El tiempo los afianzó en la vida israelí y Carlos se convirtió en un director de televisión. “Era director de cámaras y profesor de comunicación en la parte práctica. El usaba las cámaras y a veces hacia películas, tipo documentales, para que distintas organizaciones lleven a presentar su proyecto, tal vez en otra parte del mundo”, cuenta.
“Eran películas que nos ayudaron a construir la casa donde vivimos”, agrega la mujer en una tarde apacible de Israel.
Carlos ya había dejado atrás su pasado de taxista y de su andar por la avenida Corrientes y había saltado a la fama como el creador de una canal interno en un kibutz, el primero en su clase dentro de Israel.
Una serie de emisoras que luego serían adoptadas en otras regiones para transformarse en una suerte de canales locales que ya fueron privatizados por el gobierno.
“Carlos era un hombre tranquilo, callado, pero le gustaban las cosas arriesgadas. Tenía el carnet de buceador y hacía paseos en el Mar Rojo o en el Mediterráneo, pero lo que más le gustaba era ser aviador. Por eso cuando cumplió 50 años le hicimos de regalo un vuelo de bautismo con un instructor”, recuerda.
Aquella experiencia lo llevó a Carlos a estudiar aviación civil, hizo curso de instrucción y llegó al examen final en el año 2002.
Para antes del inicio de Pesaj de 2002, Carlos se preparó para la última clase vinculada con la seguridad aérea que tenía que rendir en Haifa y cumplía así con el requisito necesario para acceder a la licencia de piloto civil.
“Ese día, Carlos me dice: “¿Qué puedo hacer al mediodía porque estaba todo cerrado debido al feriado por Pesaj? Yo le digo llama a Carlos (un ingeniero amigo) que vive en Haifa y que te a decir donde poder comer”, recuerda Paula.
Efectivamente, Carlos, luego de su última clase de aviación fue el restaurante Matza, donde se vio con su amigo aunque no llegaron a compartir el almuerzo.
Fue el 31 de marzo de 2002, cuando un terrorista suicida ingresó al restaurante donde había varias familias con sus hijos e hizo detonar un explosivo que dejaría un saldo de 15 muertos y decenas de heridos.
Carlos fue herido de gravedad y rápidamente trasladado a un hospital, mientras que su amigo falleció en el acto al ser alcanzado por la bomba.
“Fue en ese momento que Paula comenzaba a vivir una larga tragedia.  “Estaba con mi hija la iba a llevar a Tel Aviv, mi hijo estaba en un lugar cerca del Río Jordán, en una zona  alejada, luego de terminar su tarea en el ejército, donde conoció a quien es hoy su esposa y con quien tiene tres hijos”, recuerda Paula.
La mujer estaba camino a Tel Aviv, cuando a las 14.20, las radios comenzaban a dar parte de lo ocurrido en aquel restaurante Haifa y una vez más la tragedia enlutaba a todo Israel.
“Juro que se me paro el corazón, seguimos escuchando la radio y lo empiezo a llamar a Carlos y no me contesta el celular y después todo se transforma en una pesadilla que dura hasta las dos de la madrugada del día siguiente, cuando lo ubicamos en el Hospital Rambam de Haifa”, relata.
Familiares, amigos, conocidos de la familia llegaron al hospital para interiorizarse sobre la salud de aquel argentino que en 1977 había dejado Buenos Aires por un sueño.
Antes de reunirse con Carlos, la familia pasó un largo periplo que incluyó también una primera visita por la morgue, ya que hasta la madrugada no había podido identificarlo.
En el hospital Rambam, a la familia se le asignó una habitación ya que es un hospital que en la época de la guerra del Líbano también exigía la presencia de soldado para que cuiden a los heridos.
“Reconocí la ropa de Carlos y me di cuenta que tenía una herida en la parte de la cabeza, porque estaba limpia de sangre”, comenta. El parte médico indicó que las esquirlas de la bomba le habían dañado el cerebro, y pese a las esperanzas de la familia, el 2 de abril de 2002, Carlos murió en el hospital de Rambam.
“Lo que más quiero destacar es que Carlos era un hombre paz, él quería paz y lo seguimos queriendo paz a pesar todo. Y otra cosa que me parece importante es que Carlos pudo donar sus órganos y cuatro personas siguen viviendo hoy. Es la paz y la vida”, dice Paula, con apenas un hilo de voz y quien lamenta haber quedado sola en el “abuelazgo”.
Hoy es un día “raro”, como dice Paula, para cualquier persona ajena a este territorio, ya que una sirena marca el inicio del duelo nacional en Israel y 24 horas más tarde otra sirena abrirá los festejos por la Independencia.
GB

Dejá tu comentario

Israel

Netanyahu pedirá hoy oficialmente a Putin que libere a Naamá Isschar

Yaffa, la madre de Naamá, recibió permiso de las autoridades para visitar a su hija en la cárcel por primera vez. El ministro de justicia de Israel, Mijael Ojana, firmaría en los próximos días, el pedido de extradición de Burkov a los EE.UU. Los amigos de Naamá, comenzaron hoy una campaña en las redes sociales para presionar a las autoridades rusas a liberar a Isschar.

Publicado

el

NAAMA 2

Agencia AJN.- El primer ministro Benjamín Netanyahu pedirá oficialmente al presidente de Rusia, Vladimir Putin, que libere a Naamá Isschar, la turista israelí encarcelada desde hace 6 meses por llevar 9 gramos de Marijuana.

En el día de ayer, Yaffa, la madre de Naamá, recibió permiso de las autoridades para visitar a su hija en la cárcel por primera vez. Al volver de la visita contó a la prensa que la vio exhausta, no paró de llorar y se encuentra muy cansada por la situación.

El viernes pasado, el juez le dictaminó 7 años y medio de cárcel, un castigo desproporcionado para este tipo de faltas, pero al mismo tiempo se publicó que el caso de Naamá estaría conectado con el hacker Alexei Burkov encarcelado en Israel desde hace 4 años.

El ministro de justicia de Israel, Mijael Ojana, firmaría en los próximos días, el pedido de extradición de Burkov a los EE.UU, lo que complica quizás la situación de Naamá. El abogado de Burkov dijo: «Esperamos la decisión del ministro de justicia, pero no vemos como los 2 casos están conectados. Nadie nos dijo nada al respecto.»

Por otro lado, los amigos de Naamá, comenzaron hoy una campaña en las redes sociales para presionar a las autoridades rusas a liberar a Isschar, con la consigna: «FREE NAAMA». La intención de los amigos es que se publiquen la mayor cantidad de fotografías de gente que tenga escrito en sus manos esa consigna.

Los abogados de Naamá Isschar ya comenzaron ayer con el proceso de apelación y calculan que llevará un tiempo hasta que puedan tener una respuesta.

Ayer el vocero del Kremlin dijo que cuando reciban el pedido de Israel, se lo entregarán al presidente Putin y él considerará el pedido. Putin se encuentra de visita en Arabia Saudita entre otras cosas para analizar la situación en el Medio Oriente en general y en Siria en particular.

Seguir leyendo

Israel

Las startups israelíes recaudan más de 1000 millones de dólares en septiembre

Agencia AJN.- Las startups israelíes están en camino de superar la cifra récord del año pasado de 6400 millones de dólares, según un informe del diario de negocios Globes.

Publicado

el

Por

star

Agencia AJN.- Las nuevas empresas ya recaudaron 5900 millones de dólares en lo que va de 2019 y están en camino de superar la cifra récord del año pasado de 6400 millones, informó el miércoles el diario de negocios israelí Globes.

Según los comunicados de prensa de las empresas israelíes que han completado rondas de financiación, solo en septiembre se recaudaron más de 1000 millones de dólares.

Sin embargo, la cifra real es probablemente aún mayor, ya que algunas empresas no revelan datos de inversión, según el informe.

Las compañías tecnológicas israelíes recaudaron 650 millones de dólares en julio y 350 millones en agosto, según el Centro de Investigación IVC.

En septiembre, la compañía de crédito Fundbox recaudó 326 millones de dólares, la empresa de tecnología financiera Tipalti sumó 76 millones y la plataforma de seguridad abierta Snyk llegó a 70 millones de dólares.

Además, la compañía de defensa de drones D-Fend alcanzó los 28 millones de dólares, y la compañía de impresión 3D Xjet recaudó 45 millones.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!