Seguinos en las redes

Israel

Israel. Seis sobrevivientes encenderán antorchas en el Acto Central del Día de Recuerdo del Holocausto y el Heroísmo

AJN.- Robert huyó de la cárcel en Budapest, Sara sobrevivió las selecciones en Auschwitz, Yoshúa comió caracoles para sobrevivir, Yosef fue expulsado de Libia a Bergen Belsen, Haim se ocultó bajo un horno y Lonia defendió a su hermana de los nazis. Seis sobrevivientes encenderán esta noche las antorchas en el Acto Central del Día de Recuerdo del Holocausto y el Heroísmo. Estas son sus historias.

Publicada

el

Sobrevivientes antorchas

Esta noche, en la ceremonia oficial del Día de Recuerdo del Holocausto y el Heroísmo en el Memorial Yad Vashem, seis sobrevivientes encenderán antorchas que simbolizan a los seis millones de judíos masacrados por los nazis. Ellos son Robert Tomashof, Lonia Rozenhoch, Haim Gruzbein, Yoshúa Fried, Yosef Labie y Sara Kein, y éstas son sus historias.

Robert Tomashof

Robert Tomashof nació en 1916 en Eslovaquia en el seno de una familia religiosa de ocho miembros. En marzo de 1939, con el ascenso del régimen fascista en Eslovaquia, fue encarcelado y obligado a realizar trabajo forzado para el ejército, y debió participar en la construcción de campamentos de trabajo para judíos. En 1942, la madre de Robert fue deportada a Auschwitz y sus hermanos fueron asesinados. Robert huyó y se ocultó en la casa de su hermana en Zilina, donde recibió un falso documento de identidad con nombre cristiano.

Fue detenido en Budapest en 1944, después de la invasión alemana a Hungría, y estaba destinado a ser deportado a Auschwitz. Hasta la fecha de la deportación prevista estuvo preso en la ciudad. Se ofreció como voluntario para rellenar formularios y fue enviado a una de las oficinas de prisión. En uno de los cajones de la oficina, Robert encontró permisos de tránsito firmados y se llevó uno.
Cuando los funcionarios dejaron sus puestos de trabajo, Robert esperó el cambio de la guardia, tomó una pila de formularios y le dijo a los guardias que debía entregarlos con urgencia fuera de la cárcel. El guardia le indicó que esperara a que bloqueara las otras entradas y cuando se fue, Robert salió, presentó el certificado firmado en la entrada y huyó.

Debido a un falso rumor de que había buques partiendo hacia Israel, llegó al punto de reunión para la partida, pero fue detenido y puesto en un transporte a Hungría. A finales de agosto de 1944, el Ejército Rojo liberó la ciudad. En el marco de su trabajo en la Organización Sionista en Praga ayudó a los judíos que querían inmigrar y adquirir armas para Israel. En 1946 se casó con María, sobreviviente de Auschwitz, y en 1948 inmigraron a Israel. Robert y Mary tienen un hijo, una hija y dos nietas.

Sara Kain

Sarah Kain Eisikovits nació en Checoslovaquia en 1919 en una familia de ocho miembros. En abril de 1944, un mes después de la ocupación de Hungría por los alemanes, los judíos de la zona donde vivía Sara fueron llevados a una fábrica de ladrillos. Sara, su hermana Ethel y sus padres fueron deportados a Auschwitz a principios de junio de 1944. En una selección, su familia fue ubicada en las filas para las cámaras de gas.
Sara y su hermana Ethel fueron llevadas a las duchas y recibidas como prisioneras en el campo. Entre la multitud, Sara reconoció a un pariente y le preguntó: «¿Cuándo nos encontraremos con nuestros padres?” Él señaló las llamas del crematorio y dijo: «No los esperes, ellos están ahí.» Sarah se puso a llorar. «En un segundo, me di cuenta que ya no tenía a nadie más que a mi hermana, Ethel», explica Sara.

Sara sufrió en muchas enfermedades, pero sobrevivió a las selecciones. En una ocasión Ethel fue ubicada junto a un grupo de internos designados para ser enviados a las cámaras de gas, pero Sara habló con la encargada de la lista y logró quitar su nombre. En 1945, el Ejército de Estados Unidos liberó el campo donde estaban las dos hermanas.

Las dos querían ir a Israel, donde tenían algunos parientes. Un soldado estadounidense que recibió el formulario leyó sus nombres en la radio. Un miembro del kibutz Gan Shmuel que estaba escuchando el programa y reconoció los nombres y le avisó a la tercera hermana – que vivía en el kibutz – que Sara y Ethel habían sobrevivido.

En 1946 Sara, Ethel y María inmigraron a Israel en el barco de inmigrantes ilegales “Hajaial Haivri” (El soldado hebreo). El barco fue capturado por los británicos, y los pasajeros fueron internados en el campo de detención de Atlit. Sarah se casó con Abraham, a quien había conocido en su juventud en Checoslovaquia. Tiene tres hijos, diez nietos y 14 bisnietos.

Yoshúa Hesel Fried

Yoshúa Hesel Fried nació en 1930 en Checoslovaquia en una familia de nueve personas. Su padre era el rabino de la comunidad. En 1944, Alemania ocupó Hungría. Durante la celebración de Pesaj, la Pascua judía, fue deportado por policías húngaros y de la Gestapo al Gueto Ungvar y luego deportado a Auschwitz. Después de cortarle el cabello y las tradicionales patillas de los judíos religiosos, fue obligado a limpiar vagones de los trenes, recoger las pertenencias de las víctimas y a limpiar las zanjas cerca de la rampa. En esas zanjas, Yoshúa y sus amigos encontraron objetos de valor y los vendieron a prisioneros polacos a cambio de comida.

Un día Yoshúa y sus amigos fueron llevados a la puerta del campo de concentración. Yoshúa pensó que eran conducidos a las cámaras de gas para ser asesinados y les propuso que entonaran dos plegarias “Aní Maamin” y “Shema Israel”. Entonces fueron enviados a Lieberhausen y cuando se acercaba el Ejército Rojo fueron forzados a ir a la “Marcha de la Muerte”.

Por la noche dormían en la nieve. Debían comer caracoles y ranas para sobrevivir. En mayo de 1945, cuando Yoshúa y sus amigos rezaban las oraciones de la noche del viernes, el ejército de Estados Unidos liberó el campo. Tras la liberación, viajó a su pueblo de origen, donde encontró a sus hermanas, que habían sobrevivido a Auschwitz, y supo que su madre y sus hermanos, gemelos, habían sido asesinados en las cámaras de gas.

En marzo de 1947, Yoshúa y sus hermanas Shoshana y Rajel, inmigraron a Israel, pero los británicos interceptaron el barco y los enviaron a un campo de prisioneros en Chipre, donde aprendieron hebreo. En 1952, Yoshúa se casó con Rivka y tienen 3 hijos, 14 nietos y 33 bisnietos.

Yosef Labi

Yosef Labi nació en 1928 en Bengasi, Libia, en el seno de una familia religiosa de 19 miembros. En 1938, con la aplicación de las leyes raciales italianas en Libia, Yosef y sus compañeros de estudio judíos fueron enviados a una escuela separada, en cuya puerta había una Estrella de David. En 1940, sus padres murieron y sus hermanos mayores, que ya estaban casados, se hicieron cargo de él. En 1942 toda la familia fue deportada al campo de concentración Giabo, en Libia. Yosef fue expulsado a Italia.

En febrero de 1944, los alemanes lo deportaron al campo de concentración de Bergen-Belsen y en marzo de 1945, como parte de un intercambio de prisioneros, fue trasladado a Francia y de allí a España y Portugal.
Yosef volvió a Bengasi, donde conoció a soldados de la Brigada Judía del Ejército Británico, quienes le propusieron viajar a Israel. “Ellos vestían a los jóvenes con uniformes de la Brigada y les daban un permiso de vacaciones, para que pudieran huir a Israel”, recuerda en su testimonio en Yad Vashem. Ya en Israel, se unió como voluntario en el Palmaj y luchó en la Guerra de Independencia. Yosef se casó con Yvonne, tienen un hijo y una hija y una bisnieta.

Yosef conserva hasta hoy el Talit que recibió en su Bar Mitzva en Bergen-Belsen.

Jaim Grosbein

Jaim Grosbein nació en Polonia en 1937 en una familia religiosa de cuatro miembros. En julio de 1941, los alemanes ocuparon su ciudad natal, Dolhinow. En abril de 1942, los judíos de la ciudad fueron internados en un gueto. Cuando el padre y el primo de Jaim salieron del gueto con uno de los grupos de trabajo forzado, los alemanes los asesinaron. Jaim y el resto de su familia se escondieron en un pozo bajo un horno. Cuando el refugio fue descubierto, la mayoría de ellos fueron forzados a salir y luego fusilados o golpeados hasta la muerte. Jaim y su primo Rishka se escondieron en las esquinas del pozo, y no fueron vistos.

De allí huyeron a un bosque, donde se encontraron con grupos de judíos y partisanos. Los partisanos decidieron enviar a los judíos, incluyendo Jaim, detrás de las líneas enemigas. Durante la larga marcha, fueron emboscados por los alemanes y Jaim recibió un disparo en la pierna. Su tía Dvosia lo llevó sobre su espalda, pero finalmente se vio obligada a dejarlo atrás. Un grupo de partisanos rusos encontraron a Jaim y lo enviaron a su enfermería, donde un médico judío lo operó sin anestesia.

Cuando los partisanos abandonaron el lugar, Jaim se quedó completamente solo. Dormía en zanjas en el suelo, hizo una lanza de madera para defenderse, aprendió a hacer fuego, a cazar víboras para alimentarse y a beber en el bosque. Dos años después llegó a un campamento de partisanos y fue transferido a un orfanato territorio bielorruso liberado.

A principios de los años 60 llegó a Israel. En 1965 se casó con Aliza y tienen dos hijos y cinco nietos.

Lonia Rozenhoch

Lonia Rozenhoch nació en 1920 en Radom, Polonia, en una familia de cinco integrantes. A los 17 años de edad, Lonia comenzó a estudiar en la Universidad de Varsovia. Cuando Alemania invadió Polonia en septiembre de 1939, regresó a la casa de sus padres. En abril de 1941, todos los judíos de Radom fueron llevados al gueto de la ciudad.

Uno de sus amigos le ofreció huir a territorio bajo dominio soviético, pero Lonia decidió permanecer con su familia.

Lonia se casó con su amigo de la infancia, Moniek Rakocz, pero fue trasladada junto con sus dos hermanas a un campo de trabajo en una fábrica de armas. Allí, también, rechazó la oferta de un trabajador ucraniano de abandonar el campo para vivir afuera, como cristiana. En dos operativos nazis en agosto de 1942, los judíos de Radom fueron deportados al campo de concentración de Treblinka. Allí fueron asesinados sus padres.

En julio de 1944, debido a que el Ejército Rojo se acercaba, Lonia y sus hermanas fueron llevadas en una marcha de la muerte a través de Polonia, y luego enviadas en tren a Auschwitz. Allí les tatuaron los números de los campos de concentración en sus brazos, les afeitaron la cabeza y les quitaron todas las pertenencias, incluidas las fotografías de sus familias.

En abril de 1945, las hermanas fueron puestas en libertad en un intercambio de prisioneros. Se fueron a Suecia, donde Lonia comenzó a trabajar como maestra para niños sobrevivientes del Holocausto y en la Aliá juvenil. En marzo de 1948, Lonia abordó un barco con destino a Haifa. Se trasladó al Kibbutz Afikim, donde se casó con Yaacov y trabajó como maestra de jóvenes inmigrantes.

Lonia y Yaacov tienen tres hijos, seis nietos y tres bisnietos.

RL

Dejá tu comentario

Israel

Elecciones en Israel: Los principales candidatos toman los resultados parciales con cautela

Agencia AJN.- Mientras continúa el conteo de votos y comienzan a conocerse los primeros resultados reales, tanto Binyamin Netanyahu como Benny Gantz se dirigieron a sus seguidores y activistas en las sedes partidarias. Ambos instaron a «esperar los resultados definitivos» y declararon que buscan formar gobierno, cada uno en base a sus principios.

Publicado

el

Por

Gantz Netanayhu

Agencia AJN.- El candidato que encabezó la lista de Azul y Blanco, Benny Gantz, llegó esta madrugada a la sede del partido después que se dieran a conocer los resultados a boca de urna. Allí lo esperaron, durante largas horas, los seguidores y activistas de su campaña.

Esta vez, Gantz se mostró cauto, a diferencia de lo sucedido en abril pasado, cuando festejó antes de tiempo con un discurso triunfal unas horas antes de que finalmente se confirmara la victoria de Netanyahu

«Por supuesto que esperaremos a los resultados definitivos. Pero, según como se presenta el panorama, hemos cumplido la misión y, no menos importante, la hemos cumplido de acuerdo con nuestros principios», señaló Gantz y agradeció cálidamente a todos los partidarios y especialmente a aquellos que trabajaron en la campaña.  «Amigos, Kahol Lavan ha sido y es una fuerza grande y central en el panorama político israelí y eso es gracias a ustedes», les dijo.

«Según los resultados que tenemos ahora, parece que, por segunda vez, los ciudadanos israelíes han confiado en nosotros. Más de un millón de israelíes han decidido decir no a la incitación y a la división, sí a la unidad. No a la corrupción y sí a la rectitud. No a los intentos de destruir la democracia israelí, y sí a mantener Israel como Estado judío y democrático. Prometo que, en lo que a mí respecta, esta noche ha comenzado el camino a la reparación de la sociedad israelí está herida y necesita curación. Buscaremos espacios de consenso entre los ciudadanos israelíes y elevaremos una plegaria conjunta por la paz y el bienestar del Estado y de todos sus ciudadanos”, continuó Gantz.

Benny Gantz explicó también que anoche comenzaron los contactos políticos y detalló que había hablado con NItzan Horovitz, número uno en la lista del Frente Democrático y con Amir Peretz, líder de Avoda-Guesher. “A partir de esta noche, trabajaremos para crear un gobierno de unidad amplio que refleje la voluntad del pueblo en forma extensa, agregó”.

“Dejamos atrás la polarización y la división y tenemos por delante la unidad y la reconciliación. También llamo aquí a los rivales políticos de todos los campos: dejen de lado las disputas y trabajemos juntos por una sociedad justa y equitativa para todos sus ciudadanos», declaró Gantz.

.

«El desafío existencial de Irán»

Por su parte, el primer ministro Binyamin Netanyahu llegó a la sede del Likud en Tel Aviv y también agradeció extensamente a todas las personas que trabajaron en su campaña.

«Aún estamos esperando los resultados oficiales», dijo, y debió insistir ya que los presentes coreaban consignas de triunfo. «Pero hay algo que está claro, el Estado de Israel se encuentra en un momento histórico. Estamos frente a grandes oportunidades y grandes desafíos. Desafíos de seguridad y políticos, principalmente la amenaza existencial que se cierne sobre Israel de Irán y sus filiales y nosotros luchamos contra ellos sin descanso y sin temor», agregó.

Apenas unos minutos después que se conociera la noticia de que Benny Gantz dialogó con el titular de la Lista Árabe Unificada, Ayman Odeh, Netanyahu criticó con dureza la posibilidad de que los partidos árabes se sumen al gobierno.

“Muy pronto se presentará el Acuerdo del Siglo de nuestro amigo el presidente Trump y la forma como se maneje la negociación frente al presidente definirá el futuro del Estado de Israel por generaciones. En este momento, Israel necesita un gobierno fuerte, estable, sionista. Un gobierno comprometido con Israel como estado nacional del pueblo judío. No habrá y no puede haber un gobierno que se sostiene y se apoya en partidos árabes antisionistas. Partidos que niegan el derecho a la existencia de Israel como estado judío y democrático. Partidos que glorifican y alaban a los terroristas sedientos de sangre que asesinan a nuestros soldados, ciudadanos y niños. Eso es inconcebible”.

Respecto a qué sucederá en el futuro inmediato, Netanyahu declaró: «En los próximos días iniciaremos las negociaciones para formar el próximo gobierno, un gobierno sionista y fuerte, y para impedir un gobierno antisionista peligroso. Es nuestro deber. Un gobierno que reúne a muchos, muchos integrantes del pueblo y no segrega a nadie que crea que Israel es el estado nacional del pueblo judío. Con ayuda de Dios lo haremos y triunfaremos».

Esta tarde, el primer ministro Netanyahu se reunirá con todos los partidos del bloque de derecha y a continuación con los miembros de la bancada del Likud.

PRIME MINISTER BENJAMIN NETANYAHU

Seguir leyendo

Israel

Elecciones en Israel: una descripción sobre la situación actual

Agencia AJN (Por Shay Salamon).- Tomando en cuenta que para poder armar una coalición se necesitan por lo menos 61 aliados de 120 escaños, en estos momentos ni Azul y Blanco ni el Likud tienen un apoyo inmediato para formar una coalición.

Publicado

el

Por

urna 1

Agencia AJN.- (Por Shay Salamon) A sólo dos horas de que se cerraron los comicios, hay que tomar los resultados de las principales emisoras de televisión con mucho cuidado. En las elecciones realizadas en abril, hace tan sólo cinco meses, el partido Azul y Blanco lideraba las encuestas, pero a la mañana siguiente, con los resultados definitivos, se dio un empate con el Likud.

Las primeras encuestas muestran al partido Azul y Blanco con 34 representantes en el parlamento, el Likud liderado por Benjamín Netanyahu tiene 33 y la unión de los Partidos Árabes 11 escaños. Mientras que el Canal 12 de Israel da 33 para Azul y Blanco, 31 para el Likud y 13 para los partidos árabes.

Tomando en cuenta que para poder armar una coalición se necesitan por lo menos 61 aliados de 120 bancas, en estos momentos ni Azul y Blanco ni el Likud tienen un apoyo inmediato de sus aliados naturales que puedan recomendar al presidente Reuven Rivlin quién sería el próximo primer ministro.

Esta situación se generó por Avigdor Liberman, el jugador más importante, que nos llevó a estas segundas elecciones, porque no estaba dispuesto a que su partido vaya junto con Netanyahu. Lo que él quiere es generar un gobierno liberal.

Liberman recomendó al presidente armar lo antes posible un gobierno de unión nacional. Aseguró que estamos en una situación de emergencia, por temas de seguridad y económicos. Afirmó que no se puede formar una coalición inestable, basada en una diferencia muy pequeña en números. Incluso dijo que no tiene problema en no ser parte del gobierno, pero prefiere que los dos partidos más importantes formen juntos un gobierno amplio y liberal.

En números generales, casi el 70 por ciento de la población de Israel votó, teniendo en cuenta que las elecciones no son obligatorias. Votó el 69,4 por ciento, que representa 1,5 más que en abril de 2019. Estos números podrían cambiar durante la noche y podríamos despertarnos en unas horas con resultados finales distintos. Pero la tendencia es que ninguno de los líderes puede tener una coalición estable.

Un analista dice que las dos rondas, las de abril y las de ahora, nos tienen que enseñar que tenemos que hacer un cambio en nuestro sistema electoral en Israel. Porque existe la posibilidad de que ni Netanyahu ni Gatz puedan armar una coalición y, en ese caso, habrá nuevamente elecciones en enero de 2020.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!