Seguinos en las redes

Innovación

Israel: Un nuevo estudio revela la razón por la que las mujeres sienten más frío que los hombres

Por fin explicado por la ciencia: la razón biológica de las peleas entre hombres y mujeres por el aire acondicionado.

Publicada

el

tlb

Agencia AJN.- Investigadores de la Facultad de Zoología de la Universidad de Tel Aviv ofrecen una explicación científica para esas batallas por el mando del aire acondicionado. El estudio reveló que las mujeres llevan más abrigo al trabajo, mientras que los hombres se sienten cómodos usando remeras mangas cortas en una oficina con aire acondicionado. Los investigadores llegaron a la conclusión de que este fenómeno no es exclusivo de los humanos, ya que muchas especies masculinas de endotermos (aves y mamíferos) prefieren una temperatura más fresca que las hembras.

«En el ámbito humano, podemos decir que esta diferencia en la sensación térmica no surgió para que pudiéramos discutir con nuestras parejas por el aire acondicionado, sino más bien lo contrario: está destinada a que la pareja tome cierta distancia entre sí para que cada individuo pueda disfrutar de algo de paz y tranquilidad. El fenómeno también puede relacionarse con fenómenos sociológicos observados en muchos animales e incluso en los humanos, en un entorno mixto de hembras y machos: las hembras tienden a tener mucho más contacto físico entre ellas, mientras que los machos mantienen más distancia y rehúyen el contacto entre sí», aseguraron El Dr. Levin y la Dra. Magory Cohen.

El nuevo estudio incluye un profundo análisis estadístico y espacial de la distribución de docenas de especies de aves y murciélagos que viven en Israel, junto con una revisión exhaustiva de la literatura internacional de investigación sobre el tema. El Dr. Levin, que entre otras cosas estudia la fisiología y el comportamiento de los murciélagos, observó en sus estudios anteriores que durante la época de cría los machos y las hembras tienden a segregarse, habitando los machos zonas más frías. Por ejemplo, colonias enteras en cuevas de las laderas del monte Hermón están compuestas sólo por machos durante la época de cría, mientras que en la zona más cálida del mar de Galilea hay principalmente hembras, que dan a luz y crían allí a sus cachorros. Fue este fenómeno el que despertó su curiosidad.

El Dr. Levin afirmó que el estudio «ha demostrado que el fenómeno no es exclusivo de los humanos. Ya que entre muchas especies de aves y mamíferos, las hembras prefieren un entorno más cálido que los machos, y en determinados momentos estas preferencias provocan la segregación entre las dos especies. A la luz de los hallazgos, y del hecho de que se trata de un fenómeno generalizado, hemos planteado la hipótesis de que se trata de una diferencia entre los mecanismos de detección del calor de las hembras y de los machos, que se ha desarrollado a lo largo de la evolución. Esta diferencia es similar en su esencia a las diferencias conocidas entre las sensaciones de dolor experimentadas por los dos sexos, y se ve afectada por las diferencias en los mecanismos neurales responsables de la sensación y también por las diferencias hormonales entre machos y hembras».

Además, un estudio de la literatura de investigación revela varios ejemplos de un fenómeno similar que se observa en muchas especies de aves y mamíferos. En las especies de aves migratorias, los machos pasan el invierno en zonas más frías que las hembras (hay que tener en cuenta que, en las aves, la segregación entre los sexos se produce fuera de la época de cría, ya que los machos participan en la crianza de los polluelos). Entre muchos mamíferos, incluso en especies que viven en pareja o en grupos mixtos toda su vida, los machos prefieren la sombra mientras que las hembras prefieren la luz del sol, o los machos ascienden a las cumbres de las montañas mientras que las hembras permanecen en los valles.

Dr. Eran Levin
Dr. Eran Levin

Las conclusiones del estudio demostraron claramente que los machos prefieren una temperatura más baja que las hembras, y que esta preferencia conduce a una separación entre los sexos en determinados periodos de los ciclos de cría, cuando los machos y las hembras no se necesitan, e incluso pueden interferir, entre sí.

La Dra. Magory Cohen señala que esta diferencia tiene varias explicaciones evolutivas. En primer lugar, la separación entre machos y hembras reduce la competencia por los recursos del entorno y aleja a los machos que pueden ser agresivos y poner en peligro a las crías. Además, muchas hembras de mamíferos deben proteger a sus crías en una etapa en la que aún no son capaces de regular su temperatura corporal por sí mismas, por lo que desarrollaron una preferencia por un clima relativamente cálido.

Dr. Tali Magory Cohen
La Dra. Tali Magory Cohen

El estudio fue dirigido por los doctores Eran Levin y Tali Magory Cohen, de la Facultad de Zoología y el Museo Steinhardt de Historia Natural de la Universidad de Tel Aviv, Yosef Kiat, de la Universidad de Haifa, y el doctor Haggai Sharon, especialista en dolor de la Facultad de Medicina Sackler de la Universidad de Tel Aviv y el Centro Médico Sourasky de Tel Aviv (Hospital Ichilov).

Dejá tu comentario

Innovación

La NASA prepara una misión a la Luna en asociación con la Agencia Espacial de Israel

Agencia AJN.- El ensamblaje de la nave espacial está casi completo, solo necesita integrarse con el Sistema de Lanzamiento Espacial de la NASA.

Publicado

el

Por

nasa

Agencia AJN.- La nave espacial Orion de la NASA se está preparando para lanzarse en la misión Artemis I a la Luna, con pasajeros no humanos israelíes, alemanes y estadounidenses.

La NASA compartió imágenes a través de Twitter del traslado de la nave al Edificio de Ensamblaje de Vehículos en el Centro Espacial Kennedy. Su ensamblaje está casi completo, solo necesita integrarse con el Sistema de Lanzamiento Espacial de la NASA.

La muy esperada misión Artemis I se lanzará en enero de 2022, lo que marca el regreso de la NASA a las misiones lunares planificadas.

No habrá humanos a bordo de Orion cuando se lance, sino tres maniquíes no humanos. El primero, un sustituto humano completo llamado Comandante Moonikin, se asegurará de que la nave espacial en sí sea segura para los humanos.

Los otros dos son torsos humanos modelo con cuerpo femenino conocidos como fantasmas. Nombrados Zohar y Helga por los socios de la NASA en la misión, la Agencia Espacial de Israel (ISA) y el Centro Aeroespacial Alemán (DLR) respectivamente, su trabajo es participar en el Experimento de Radiación Matroshka AstroRad (MARE), que proporcionará datos sobre los niveles de radiación en misiones lunares, además de probar la usabilidad de los chalecos AstroRad.

Los chalecos, fabricados por la empresa StemRad con sede en Tel Aviv en asociación con el gigante aeroespacial y de defensa Lockheed Martin, fueron diseñados como equipo de protección personal para proteger a los astronautas de la exposición a la radiación espacial fuera de la magnetosfera de la Tierra.

Hecho en asociación entre una empresa estadounidense e israelí, el chaleco muestra con orgullo las banderas de ambos países.

Los chalecos ya han sido enviados a la Estación Espacial Internacional para el estudio de Evaluación de Vestimenta de Radiación AstroRad de Confort y Factores Humanos (CHARGE) destinado a probar el chaleco en un entorno de microgravedad. Este estudio ayudará a mejorar el ajuste y la función del chaleco.

Ambas pruebas están siendo realizadas por la NASA en asociación con la Agencia Espacial de Israel (ISA) y podrían convertir al AstoRad en un componente crítico para los futuros planes de exploración espacial de la NASA.

Sin embargo, Israel también está avanzando en su propia misión lunar planificada. Esta misión, denominada Beresheet 2, será una continuación de la de 2019 en la que el Estado judío intentó convertirse en el cuarto país en intentar un aterrizaje en la Luna.

Seguir leyendo

Innovación

Israel: Científicos en el desierto del Neguev simulan vivir en Marte

En el cráter Ramon se instaló la estación de investigación analógica, una estructura de 1.300 pies cuadrados con forma de dos yurtas grandes conectadas, que será el hábitat de un equipo de seis personas, cinco hombres y una mujer, que simularán cómo será vivir durante aproximadamente un mes en Marte.

Publicado

el

Por

marte

Agencia AJN.- Simulando cómo será vivir en Marte, en el cráter Ramon, en el desierto del Neguev al sur de Israel, un lugar rocoso, accidentado, teñido de rojo, que se parece a Marte, se está llevando a cabo el proyecto AMADEE-20, del Foro Espacial de Austria, ejecutado en conjunto con la Agencia Espacial de Israel y el grupo local D-MARS.

La institución austriaca es una de las líderes en el desarrollo de misiones analógicas marcianas, que impulsan la futura exploración del planeta rojo, que tienen como objetivo probar y evaluar los procesos de trabajo y factores humanos que deberán cumplir los miembros de las misiones tripuladas que arriben a Marte, lo que se estima que demorará por lo menos más de una década.

En el cráter Ramon se instaló la estación de investigación analógica, una estructura de 1.300 pies cuadrados con forma de dos yurtas grandes conectadas, que será el hábitat de un equipo de seis personas, cinco hombres y una mujer, que simularán cómo será vivir durante aproximadamente un mes en Marte.

Gernot Gromer, director del Foro Espacial de Austria, explicó que ellos tienen el lema “Fallar rápido, fallar barato y tener una curva de aprendizaje empinada. Porque por cada error que cometemos aquí en la Tierra, esperamos no repetirlo en Marte”, a la vez que manifestó también que el proyecto AMADEE-20 iba a realizarse el año pasado pero que se postergó por la pandemia de coronavirus.

Los seis miembros del equipo realizarán en el hábitat los experimentos proyectados, y saldrán al exterior usando trajes espaciales simulados, que estarán equipados con cámaras, micrófonos y sistemas de respiración autónomos. Ellos siempre estarán frente a las cámaras, que rastrearán sus movimientos, mientras se les monitorean sus signos vitales.

A la vez, en el exterior, otros ingenieros y especialistas trabajan con un dron y un rover para mejorar la navegación y el mapeo autónomos del lugar, a fin de que puedan realizarse exitosamente más de 20 experimentos en campos que incluyen la geología, biología y medicina.

Alon Tenzer, de 36 años, uno de los miembros del equipo afirmó: “Somos seis personas trabajando en un espacio reducido bajo mucha presión para hacer muchas pruebas. Seguramente habrá desafíos, pero confío en mi tripulación y en que seremos capaces de superarlos”.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp chat