Seguinos en las redes

Israel

Kipur. Un Día del Perdón diferente: A 40 años de la Guerra de Iom Kipur según calendario hebreo

AJN (Por Lic. Claudio Gustavo Goldman).- Este Shabat no será uno más para el mundo judío: la cuarta conflagración entre Israel y sus vecinos se inició al mediodía de otro sábado, el 6 de octubre de 1973, con un ataque coordinado de los ejércitos de Egipto y Siria. El Estado judío logró repeler la agresión, pero a costa de 2.656 muertos, 7.250 heridos y la caída de su gobierno.

Publicada

el

soldado_reza_guerra_ik

 

AJN (Por Lic. Claudio Gustavo Goldman).- Este Shabat no será un Día del Perdón más para el mundo judío: según el calendario hebreo se cumplirán 40 años de la Guerra de Iom Kipur.
La cuarta guerra entre el Estado de Israel y sus vecinos se inició al mediodía de otro sábado, el 6 de octubre de 1973, con un ataque coordinado de los ejércitos de Egipto y Siria, el primero desde el canal de Suez y el segundo desde las Alturas del Golán.
Los comentarios de la época y diversos trabajos históricos coincidieron en que la embestida sorprendió a las máximas autoridades civiles y militares israelíes, lo cual explicaría la gran cantidad de bajas sufridas por el Estado judío: 2.656 muertos -aproximadamente el 0.1% de la población- y 7.250 heridos.
En la misma se vivió claramente la época del mundo bipolar y la “Guerra Fría”: la Unión Soviética armó y asesoró a los ejércitos árabes -especialmente al sirio- y presionó internacionalmente para lograr un alto el fuego cuando la contienda favorecía a Israel, mientras que los Estados Unidos repusieron los pertrechos militares israelíes luego de una semana de reiniciados los combates.
El ataque conjunto aparentemente se estableció a mediados de junio, cuando el presidente egipcio Muhammad Anuar as-Sadat visitó a su par Hafez al-Assad en Damasco.
Si bien nunca fue admitido, es indudable que se evaluó que los israelíes no imaginarían que los agredirían en su día más sagrado, cuando gran parte de sus ciudadanos estaría rezando en las sinagogas, incluidos los miembros de las Fuerzas Armadas.
Además, los servicios de inteligencia israelíes no sospecharían de la concentración de fuerzas egipcias en las cercanías del canal de Suez, ya que en esa época solían realizar maniobras militares.
Si bien todos los países árabes apoyaban las acciones militares, solo dos aportaron tropas: Irak y Jordania, que colaboraron con el ejército sirio.
Por su parte, el gobierno israelí -encabezado por la primera ministra, Golda Meir, y el ministro de Defensa, Moshe Dayan- decidió alistar a las tropas ante la inminencia de un ataque egipcio, que informes de inteligencia daban como previsible, pero no movilizó a los reservistas.
Iniciada minutos antes de las 14 horas del 6 de de octubre, la contienda se prolongó por veinte días y su desarrollo puede dividirse en dos, ya que si bien el ataque árabe fue concertado, los ejércitos sirio y egipcio actuaron de acuerdo a su propia planificación.
Por su parte y en base a informes de inteligencia que preveían una ofensiva en ambos frentes, las autoridades gubernamentales y militares israelíes decidieron movilizar a la reserva a media mañana, lo cual se vio dificultado por ser Iom Kipur.
Luego priorizaron la contención de las fuerzas sirias en el Golán al cruce del ejército egipcio del canal de Suez y su presencia en Sinaí.
La ofensiva fue iniciada por la aviación siria, que penetró el espacio aéreo israelí con gran cantidad de MiG-17, atacando a las fuerzas blindadas y el cuartel general israelíes en las Alturas del Golán, mientras la artillería hacía lo propio desde su territorio, a fin de permitir el ingreso de tanques y aprovechar el efecto sorpresa para acceder a los lugares que se habían fijado como meta para esa primera etapa.
La Fuerza Aérea israelí inició un contraataque, pero debió enfrentarse con baterías móviles antimisiles y perdió más de cuarenta aviones.
Al caer la noche, los sirios habían logrado tomar el monte Hermon, y la artillería y los blindados rusos se apostaron al sur del Golán, a fin de prepararse para intentar apoderarse del lago Kinéret (mar de Galilea) al día siguiente.
El predominio sirio se mantuvo durante todo el domingo 7 de octubre, llegando a penetrar unos ocho kilómetros en territorio israelí en el sur del Golán, mientras que en el norte y el centro se imponía la resistencia israelí, aunque con gran cantidad de bajas.
El lunes 8 de octubre, con las fuerzas de infantería y blindadas reorganizadas y habiendo encontrado la aviación la manera de repeler o evitar las baterías antiaéreas, el alto mando israelí inició la contraofensiva.
Tras duros combates, el 10 de octubre Israel recuperó las posiciones previas al inicio de la contienda, y al día siguiente comenzó a atacar territorio sirio, incluyendo el bombardeo de objetivos militares en la propia Damasco.
El domingo 14 de octubre, los blindados israelíes detuvieron su avance a 40 kilómetros de la capital, luego de haber derrotado también a una división blindada jordana y a tropas iraquíes.
Recién el 22 de octubre, horas antes de que comenzara el primer cese del fuego, tropas de infantería y paracaidistas lograron retomar el monte Hermon, tras duros enfrentamientos que incluyeron luchas cuerpo a cuerpo.
En el frente sur, a las 14 horas del 6 de octubre la artillería egipcia comenzó a bombardear las posiciones israelíes en la orilla oriental del canal de Suez y la infantería y los blindados empezaron a cruzar la vía marítima, mediante puentes especiales que había provisto la Unión Soviética, hasta apoderarse de toda la ribera, armados con bombas antitanques y misiles antiaéreos.
Cuando los israelíes intentaron repelerlos se encontraron en inferioridad de condiciones, de modo que sufrieron numerosas bajas y pérdidas de materiales.
Ese primer día, los egipcios se apoderaron de la franja costera hasta una profundidad de unos 10 kilómetros, y por la noche trasladaron a cinco divisiones de infantería, parcialmente mecanizadas, y unos quinientos carros de combate, a la vez que emplazaron comandos detrás de las líneas defensivas israelíes, por medio de helicópteros.
Su objetivo era alcanzar territorio israelí cruzando por alguno de los tres pasos existentes, ya que los blindados no podían avanzar por la costa debido a la cantidad de arena.
El alto mando y el gobierno israelíes decidieron no contraatacar hasta tanto no estuviese controlada la situación en el Golán, de modo que lo único que hicieron sus tropas en los dos primeros días fue responder con artillería y neutralizar a los comandos infiltrados.
Luego se dividió el sur de la península del Sinaí en tres secciones y se designó al frente de cada una a generales de gran experiencia en el terreno, a fin de recuperar el canal y dividir en dos al ejército egipcio.
Solo el sector central, comandado por Ariel Sharón, logró su objetivo de llegar hasta la vía marítima, a través del Gran Lago Amargo, pero con gran cantidad de bajas.
El 11 de octubre, Sadat cedió a las presiones de al-Assad y el secretario general del Partido Comunista y titular del Presidium del Soviet Supremode la Unión Soviética, Leonid Brezhnev, de atacar al ejército israelí y aliviar la situación de las tropas sirias en el Golán.
Tres días después movilizó a su ejército al interior del Sinaí e intentó penetrar en Israel por el centro y la costa sur, con más de quinientos blindados.
Ante las bajas sufridas al intentar recuperar el canal y la disminución de sus reservas de pertrechos, que recién comenzaron a ser repuestos por los Estados Unidos ese mismo 14 de octubre, el alto mando israelí decidió esperar a los egipcios en zonas con topografía favorable.
En virtud de ello, las fuerzas de Sadat fueron diezmadas, perdieron más de la mitad de sus carros blindados y fueron obligadas a retroceder hasta la costa del canal de Suez.
Al día siguiente, tropas al mando de Sharón iniciaron una operación tendiente a cruzar la vía marítima, lo cual se cumplió por parte de un grupo de paracaidistas, aunque el fuego egipcio demoró el paso de los blindados hasta el 17 de octubre.
Entre ese día y el siguiente, las tropas cruzaron a la ribera occidental del canal, cercaron al Tercer Cuerpo del ejército egipcio y se estacionaron en el kilómetro 101 de la carretera que une El Cairo con Suez.
Otro de los logros fue la destrucción de gran cantidad de baterías antiaéreas, lo cual permitió que la aviación israelí pudiera atacar blancos en el interior de Egipto.
Además, la Marina ocasionó graves daños a sus atacantes: las siete lanchas de combate, equipadas con un sistema de misiles de fabricación israelí, derrotaron a las fuerzas navales egipcias y sirias, superiores en número, en las batallas de Latakya, al Norte, y Damieta, cerca de Port Said, al Sur, atacaron diversos puntos en la costa siria del mar Mediterráneo y participaron en enfrentamientos en el mar Rojo.
Las fuerzas egipcio-sirias perdieron quince lanchas; las israelíes, sólo dos.
El 16 de octubre, Sadat declaró que no aceptaría un cese del fuego si Israel no accedía a retirar sus fuerzas a las líneas anteriores al 5 de junio de 1967, bajo supervisión internacional.
En tanto, Brezhnev se comunicó con el presidente estadounidense, Richard Nixon, a fin de concertar que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas decretara el cese del fuego y solicitarle que presionara a las autoridades israelíes para que lo aceptaran.
La propuesta de ambas superpotencias sirvió de base para la resolución 348, que estableció un alto el fuego a partir de las 6 de la mañana del 22 de octubre, pero Israel continuó sus operaciones, ante lo cual la Unión Soviética movilizó parte de su flota al Mediterráneo, dándole a entender que si no respetaba el alto el fuego, intervendría en favor de sus aliados árabes.
Esto llevó a los Estados Unidos a establecer un alerta nuclear.
El 26 de octubre, Washington exigió a Jerusalem que culminara sus operaciones militares y finalmente se firmó un acuerdo de cese del fuego con Egipto el 27 de octubre.
Por esas horas, las fuerzas israelíes habían recuperado casi todo el territorio perdido en las primeras horas de la guerra, con excepción de la costa oriental del canal de Suez, habían destruido más de la mitad de las fuerzas navales sirias y egipcias, y estaban a unos 40 kilómetros de Damasco y a aproximadamente 80 de El Cairo.
A pesar de la victoria -costosa en muertos y heridos-, se designó una comisión investigadora, encabezada por el presidente de la Corte Suprema, Shimón Agranat, para evaluar el accionar militar durante el conflicto.
Después de escuchar a cientos de testigos y de revisar gran cantidad de documentación, se llegó a la conclusión que existieron falencias en el alto mando y el área de inteligencia militar, que no interpretaron correctamente los indicios sobre un inminente ataque, y se recomendó la baja del comandante en jefe de la Fuerza de Defensa de Israel, David Elazar, y del jefe de Inteligencia y su adjunto, Eli Zeira y Arié Shalev, respectivamente.
El informe preliminar fue difundido el 2 de abril de 1974, y el 11 de abril renunciaron a sus cargos Golda Meir, quien había triunfado en las elecciones realizadas a comienzos de ese año, y todo su gabinete.
A partir de la firma del tratado final de cese del fuego con Egipto, el 11 de noviembre de 1974, se iniciaron conversaciones entre ambas naciones, con el auspicio estadounidense, que derivaron en el Acuerdo de Camp David y el tratado de paz entre ambas naciones.

 

Dejá tu comentario

Israel

Netanyahu perdió unos 300.000 votos en las últimas elecciones

Agencia AJN.- La estrategia para que el Likud absorbiera los votos de otros dos partidos no tuvo el éxito que esperaba el primer ministro.

Publicado

el

Por

neta hoy

Agencia AJN.- En su última campaña, el primer ministro Benjamín Netanyahu realizó un gran esfuerzo para sacar a dos partidos de la competencia y poder absorber sus votos. Sin embargo, a pesar de que el Likud incorporó al partido Kulanu y prometió al líder de Zehut un puesto ministerial por abandonar la carrera electoral, obtuvo 300.000 votos menos en relación a los resultados que las tres facciones tuvieron por separado en la votación de abril.

En el período previo a las elecciones del martes, el Likud absorbió a Kulanu en su lista. El partido del ministro de Finanzas, Moshe Kahlon, había ganado 10 escaños en 2015 y cuatro en abril.

Netanyahu también llegó a un acuerdo con Moshe Feiglin, el jefe de Zehut, que obtuvo 118.000 votos en abril, para nombrarlo como ministro en su próximo gobierno.

Según publicó The Times of Israel, Netanyahu tomó ambas medidas para intentar apuntalar el apoyo al Likud y evitar la pérdida de votos de la derecha.

Pero mientras el Likud y Kulanu ganaron un total de 39 escaños en las elecciones de abril, la alianza de los tres partidos resultó ser mucho menor que la suma de sus partes, con Likud reuniendo solo 31 escaños en la votación del martes.

En términos de votos, los 1.411.157 que fueron a los tres partidos en abril cayeron a 1.111.535 para el Likud en septiembre. Incluso en abril, Likud había obtenido alrededor de 14.000 votos más. (El recuento oficial de votos actual era de aproximadamente el 99,8 por ciento el viernes por la noche, por lo que los números aún podrían cambiar un poco, pero no mucho).

Algunos analistas israelíes especularon que los votantes de Kulanu y Zehut terminaron votando por Yisrael Beytenu (que aumentó de cinco escaños en abril a ocho el martes) en lugar de Likud, mientras que otros pueden haber cambiado al partido Azul y Blanco

Por primera vez en 10 años, Netanyahu tampoco logró ganar el llamado «voto de los soldados». Este contingente está compuesto principalmente por miembros de las fuerzas de seguridad, pero también incluye diplomáticos, ciudadanos discapacitados, pacientes y personal de hospitales, y prisioneros. Representan alrededor del 5-6% de los votos y tradicionalmente se han inclinado hacia la derecha, pero el partido de centro-izquierda Azul y Blanco ganó en esa votación el martes, al igual que ganó más votos que el Likud a nivel nacional.

Seguir leyendo

Innovación

La industria tecnológica de Israel cambiará las inspecciones de autos en todo el mundo

Agencia AJN.- El prestigioso Salón Internacional del Automóvil (IAA) en Frankfurt, Alemania, es conocido por llevar a sus eventos a los nombres más importantes en movilidad.

Publicado

el

Por

auto

Agencia AJN.- En el evento anual de este mes, un nuevo sistema de inspección de neumáticos llamado Artemis de la compañía israelí UVeye, fue una de las soluciones tecnológicas que generó gran interés en la industria.

Fundada en 2016, UVeye desarrolla sistemas de inspección de vehículos «inteligentes», prometiendo «cambiar drásticamente» cómo los fabricantes de automóviles, los principales operadores y concesionarias inspeccionan los autos.

La startup se basó en una arquitectura patentada con fusión de sensores, aprendizaje automático y algoritmos inteligentes para verificar automáticamente los componentes, la carrocería y los neumáticos.

El Artemis verifica el desgaste y la calidad de los neumáticos, su presión, su desgaste y los defectos de las paredes laterales.

UVeye recaudó 31 millones de dólares en una ronda de financiación dirigida por Toyota Tsusho, el brazo comercial del Grupo Toyota, Volvo Cars y Berkley Corporation, una compañía de seguros estadounidense. Skoda y Daimler también son socios estratégicos.

El CEO de UVeye, Amir Hever, aseguró en un comunicado de prensa a fines del mes pasado que estas asociaciones, «así como las conversaciones en curso con más de 20 otros fabricantes y proveedores estratégicos, muestran que el mercado está muy interesado en nuestra tecnología».

«Con Artemis dimos un paso más hacia la estandarización de la inspección externa automática de vehículos basada en inteligencia artificial y aprendizaje profundo», confirmó.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!