Seguinos en las redes

Israel

La dirigencia nueva es realidad en la Federación

Itongadol.- En los últimos años, la Federación Argentina de Centros Comunitarios Macabeos ha ido creciendo incesantemente hasta reivindicarse como la cuarta entidad central de la judería local, de la mano de una camada de jóvenes dirigentes, todos ex deportistas. Uno de ellos es el secretario de Deportes, Javier Veinberg, del Club Social Israelita Sefaradí, quien tiene una particular historia personal. 

 

Publicada

el

En los últimos años, la Federación Argentina de Centros Comunitarios Macabeos ha ido creciendo incesantemente hasta reivindicarse como la cuarta entidad central de la judería local, de la mano de una camada de jóvenes dirigentes, todos ex deportistas. Uno de ellos es el secretario de Deportes, Javier Veinberg, del Club Social Israelita Sefaradí, quien tiene una particular historia personal. 

 
JV- Lo llamativo de esta avanzada de gente joven que está participando en FACCMA es que todos nos conocemos hace mucho tiempo, de jugar al fútbol en contra en Hebraica, Macabi, Hacoaj y yo jugaba en CSIS (Club Social Israelita Sefaradí). La base de mis compañeros de mesa anteriormente fueron mis rivales, con Waldo (Wolff) a la cabeza, que siempre fue arquero de Hacoaj y después pasó a Hebraica. Nos reencontramos en FACCMA y nos dieron la oportunidad de hacer esta comisión que es un “mix” de gente grande, con mucha experiencia y trajín nacional e internacional, y nosotros, que, particularmente, hace 10 años que vengo trabajando como voluntario en la federación y algunos se incorporaron hace 5, 2 ó 3 años. Lo bueno es que el ensamble de la gente que llega es rápido y muy bueno. La verdad que a veces armar grupos no es fácil, sobre todo porque venimos de distintos clubes, idiosincrasias, públicos y corrientes inmigratorias.
P- ¿Cuáles son las propuestas deportivas de FACCMA?
JV- La federación tiene un andar muy dinámico, siempre trabajando con propuestas y actividades abiertas para chicos de 5 años a 90 y pico. Esto nos llena de orgullo. Trabajamos mucho en la parte infanto-juvenil, con distintas escuelas deportivas. También hacemos hincapié en el deporte femenino, que tiene menos adhesión en los eventos centrales. En la última Macabeada en Israel vimos un muy bajo porcentaje de mujeres participando. Es una problemática que compartimos con otras comunidades de Latinoamérica. Volvimos e hicimos un proyecto para lanzar el “Encuentro de la mujer”, que el año pasado tuvo mucho éxito e impacto. Este año se frustró dos veces por temas climáticos y, si D’s quiere, se va a hacer a mediados de agosto, en Hacoaj. Esperamos que haya unas 250 mujeres jugando al hockey, tenis, burako. Por eso estamos haciendo un fuerte trabajo en escuelitas deportivas, que es jugar por jugar y donde no hay ganadores o ganamos todos, siempre enmarcado en un tema judío: Shavuot en Brit Ajim, Iom Haatzmaút en Macabi… Trabajar con los chicos y las mujeres es nuestro gran objetivo. Después tenemos un montón de eventos este año, que será muy intenso y va a culminar con un encuentro en San Pablo, que son los Juegos Panamericanos.
P- ¿Está previsto el hecho que hay familias que tienen dificultades para inscribir a un chico a algún torneo?
JV- En nuestro presupuesto tenemos un fondo -que se instituyó hace 5 años y fue creciendo- para ayudar a aquel que tenga algunas dificultades, tanto para jugar en una Macabeada importante, que sale muchos dólares, o en algún encuentro de escuelita, que sale unos 50 pesos. La federación tiene un departamento especial que trata estos temas de ayuda porque FACCMA es inclusivo y todos tienen que participar. De hecho, no hubo un jugador que haya sido seleccionado para la Macabeada de 2009, en Israel, que se haya quedado afuera. Y lo mismo ocurrirá este año en San Pablo. Estamos trabajando muy fuertemente para ayudar a todo aquel que lo necesita. Si se lo merece, es una buena persona y jugador y le aporta al grupo, nos parece que tiene que viajar y representar a Argentina.
P- ¿Tu cadencia termina en diciembre, con la del presidente?
JV- Todavía no empezamos a hablar de qué va a ser de nosotros. Por lo general nos sentamos a ver qué quiere hacer cada uno a la vuelta de la Macabeada de Pinamar (de Veteranos, en noviembre).
P- ¿El saldo de la gestión es positivo?
JV- Sí, creo que Waldo hizo una muy buena presidencia. Éste es un proceso que empezó con Dani Belinky en la comisión anterior y que tiene gente notable que ha trabajado y apuntala a todos los jóvenes, como Jorge Slafer que tuvo dos presidencias y puede estar en la mesa del Ejecutivo. Para los jóvenes es una ayuda importante. Uno puede nutrirse de muchos cursos de dirigente comunitario, pero la mejor enseñanza para nosotros es vivir un Ejecutivo con gente de tanta experiencia como Fleischman, Katzman, Belinky o Slafer.
P- ¿Esto debería reafirmarse con otra gestión joven?
JV- Siempre pensamos que lo ideal sería que la próxima gente que maneje la federación salga de su entorno. La verdad es que cuando la federación fue dirigida por alguien que no conocía lo que es FACCMA no fueron dos años buenos, sino con muchos inconvenientes. Fue gente que vino por recomendación y me atrevo a decir que no sabía ni dónde quedaba la federación. Fueron dos años en los cuales sufrimos muchísimo porque se opacó tanto crecimiento, y lo incómodo de la gestión era participar con gente que no sabía cómo era el movimiento de la federación. Me gustaría que siga parte del grupo que está trabajando, pero cada uno debe resolverlo. Quizás algunos vuelvan a sus instituciones, que a veces piden que sus dirigentes regresen. Nosotros decimos que el dirigente comunitario es una rara especie en extinción: es muy difícil formar comisiones directivas y que la gente le pueda dedicar tiempo. Siempre cuento la anécdota de que, cuando era chico, nunca comía con mi mamá y mi papá los martes porque participaban de la Comisión Directiva de CSIS y ése era el día de reunión: mi mamá, en la Subcomisión de Damas y mi papá, como secretario o intendente. Cada vez que tengo alguna dificultad le consulto a mi viejo, que ha tenido una trayectoria voluntaria interesante, siempre en el marco del club, aunque fue delegado de CSIS en FACCMA. Siempre digo que soy un dirigente de cuna.
P- ¿Cómo es el paso a la vida dirigencial de un señor que juega al fútbol?
JV- La gente que se acerca es presentada por las instituciones, con una carta de padrinazgo de aquélla a la cual representa, y empiezan a trabajar en el área de Deportes. Nos gustaría que la mesa se nutra de jugadores de todas las instituciones, para que haya un lindo debate…
P- ¿Existe eso hoy?
JV- Y, el año pasado existía una mesa de unas 15 personas y hoy estamos trabajando con una 10.
P- ¿A qué edad pisaste la institución desde lo político?
JV- En CSIS trabajo desde los 18 años, en la parte de hadrajá (formación), con grupos y escuelas deportivas. Después integré muchas comisiones directivas y como había llegado al “techo” de secretario general quise trabajar en otro ámbito y FACCMA es una entidad que siempre me gustó. Participo de sus torneos desde muy chico, veía alguna gente que tenía mucha afinidad conmigo en cuanto a lo político y le dije a mi institución si me podía presentar. Empecé como vocal, aprendiendo y escuchando a la gente. La verdad que hay muy buenos dirigentes estos 10 años que estoy aquí. Después de dos comisiones como vocal empecé como secretario de Deportes.
P- ¿Suelen conversar de las situaciones que se le presentan a la Kehilá más allá del deporte, desde la asunción de la ortodoxia en la AMIA hasta el acto por el atentado, o de eso se encarga la Comisión Directiva?
JV- Participo del Ejecutivo y en los informes de la Presidencia siempre hay algo de la realidad comunitaria externa a la federación. Y también se hace un informe en los plenarios, como para que la gente sepa cómo está la comunidad. Cada uno trae su opinión y hay lindos debates, pero la federación no tiene una posición fijada en cuanto a conflictos fuera de lo que es FACCMA. Centralizamos todos los esfuerzos en mejorar lo que tenemos y acrecentar los proyectos…
P- …Pero no cualquier institución logra una población de 50.000 judíos que entran a la comunidad a través de una sociodeportiva.
JV- Siempre decimos que la pelota es una excusa para encontrarnos y la verdad es que nuestros torneos deportivos son el único ámbito que algunos tienen para estar cerca de la comunidad. Hay otros que quizá ni eso tienen… Por eso siempre hacemos hincapié en la parte educativa. La semana pasada hicimos un minuto de silencio y un escrito previo al 18 de julio, para que la gente sepa qué piensa la federación. Para nosotros es un día de duelo, y ese día la federación estuvo cerrada.
P- ¿La comunidad de hoy es la misma que cuando tenías 18 años?
JV- No.
P- ¿Dónde está la diferencia?
JV- Por ejemplo, trabajé dos años como profesor en la escuelita de fútbol de un shule que no existe más: el Bialik Central, el de (la calle) Aguirre. Aparte, vengo de un club pequeño, que sé que tiene muchas dificultades, y la población de las sociodeportivas se polarizó en 3 ó 4 clubes, más algunos countries. Los clubes chicos y los shules están con problemas y es una lástima que haya instituciones que crezcan demasiado y otras que decrecen. Más allá de eso, voy a un templo ortodoxo, así que tengo otra mirada de lo que es la comunidad. Por lo general, en mi casa se respeta mucho todo lo judaico y la línea educativa judía, pero mis hijos van al Scholem. Juego y trabajo los días sábado, pero voy a un templo ortodoxo.
P- Las sociodepotivas no son los lugares más ortodoxos…
JV- No, pero siempre digo que tiene que haber alternativas para todos. Aquel que quiera participar de torneos que se juegan los sábados, está bien. Algunos lo verán inadecuado, pero no podemos centralizar toda la actividad el día domingo: no nos da el espacio en las instituciones para hacer 170 partidos en tan poco tiempo. De hecho, las instituciones que observan Shabat y sus deportistas son ortodoxos están jugando los días domingo. Ese es el espíritu inclusivo de FACCMA. Tenemos 3.800 jugadores de fútbol…
P- Podemos decir que sos el prototipo de algo que se está dando cada vez más en la comunidad.
JV- Sí; en realidad, creo que al trabajo federativo le pongo mi impronta personal. Hace 6 años, la federación empezó a cerrar en Shavuot. Algunos dirigentes hinchamos mucho con “¿Cómo puede ser que estemos trabajando en Pésaj?”, y cerramos todo Pésaj. Se trabaja mucho Iom Hashoá, Tishá Beav… La raíz judía es lo que nos va a hacer fuertes como pueblo.

Dejá tu comentario

Israel

La Comisión Electoral rechaza una denuncia de Netanyahu de fraude electoral

Agencia AJN.- El primer ministro Binyamin Netanyahu solicitó ayer un encuentro con el presidente de la Comisión Electoral Central, juez Hanan Meltzer, para tratar sobre una investigación periodística que pone en duda el trabajo policial sobre supuestas falsificaciones en las elecciones anteriores. La Comisión recibió el pedido y tras una reunión estableció que Netanyahu y los jefes de los otros partidos podrán dirigirse a Meltzer por escrito.

Publicado

el

Por

.

Agencia AJN.- Netanyahu solicitó este fin de semana una reunión de emergencia con el presidente del Comité Central Electoral, juez Hanan Meltzer. El primer ministro pidió tratar con Meltzer la investigación difundida este fin de semana por el periodista Kalman Likveskind en el diario Maarvi, según la cual la Policía no verificó todos los casos de falsificación denunciados y sólo interrogó a 2 de los 82 inspectores que hicieron dichas denuncias.

La Comisión estableció que el primer ministro, al igual que los jefes de los otros partidos, podrán dirigirse al juez Meltzer únicamente por escrito. Si bien la noticia sobre el pedido de reunión fue difundida ayer a mediodía, la Comisión respondió anoche que hasta ese momento no había recibido ningún pedido formal durante el día. Por la noche, el legislador David Bitan presentó la solicitud ante la directora de la Comisión Electoral, Orly Ades.

El titular del partido Azul y Blanco, Benny Gantz, llamó a Meltzer a no reunirse con Netanyahu ya que «se trata de una manipulación electoral cuyo objetivo es deslegitimar el proceso electoral democrático».

Al mismo tiempo, se dio a conocer en las últimas horas la grabación de una conversación del primer ministro Netanyahu con los ministros Iariv Levin, Amir Ohana y Guilad Erdan y con el legislador David Bitan, todos ellos del Likud. En dicha grabación se escucha a Netanyahu sumamente alterado y enojado con los funcionarios por su falta de reacción ante la investigación publicada por el diario Maariv.

Fuentes del Likud enviaron una grabación de la reunión de Netanyahu con los mencionados funcionarios del gobierno. «Amigos, ¿ustedes enloquecieron?», pregunta Netanyahu dirigiéndose a sus interlocutores. «Nosotros no nos tiramos al piso y decimos que estamos muertos. ¿Por qué aceptan esto con tanta tranquilidad? ¿Ustedes comprenden qué hay aquí?», insiste Netanyahu.

A continuación le ordena al ministro de Seguridad Pública, Guilad Erdan, que lo «verifique por el lado de la Policía» y al ministro de Justicia, Amir Ohana, que lo «compruebe por el lado de la Fiscalía».

La prensa israelí destaca hoy que estas conversaciones forman parte de una agresiva campaña del Likud para poner en duda la legitimidad y validez de las elecciones e incluso no reconocer sus resultados si éstos no favorecen al partido. Desde el Likud desmintieron en varias ocasiones estas acusaciones y, por el contrario, advirtieron que quienes sostienen esto «intentan robarse las elecciones».

.

A large billboard reading «Only a large Likud will prevent a left-wing government», as part of the Likud election campaign, seen near election posters of «Blue and White» party heads Yair Lapid and Benny Gantz, in Tel Aviv on September 11, 2019. Photo by Miriam Alster/Flash90 *** Local Caption ***
בנימין נתניהו
בחירות
כחול לבן
בני גנץ
יאיר לפיד
ליכוד
ראש ממשלה

Seguir leyendo

Israel

Entrevista a 26 años de los Acuerdos de Oslo: “A veces las utopías se pagan caro”

Agencia AJN.- El politólogo Alberto Spektorowski reflexionó en diálogo con la Agencia AJN sobre el histórico documento que creó a la Autoridad Palestina, pero que fracasó a la hora de llevar paz en el conflicto árabe-israelí.

Publicado

el

Por

oslo

Agencia AJN.- El 13 de septiembre de 1993, los ministros de exteriores del Estado de Israel y de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Shimon Peres y Mahmoud Abbas respectivamente, junto a Warren Christopher, secretario de Estado norteamericano, y Andréi Kozyrev, canciller de Rusia, firmaron un documento que se denominó “Acuerdos de Oslo”.

Entre los 17 artículos, cuatro anexos y varias actas, la firma estableció un gobierno interino palestino en Cisjordania y la Franja de Gaza, a fin de que negociara con Israel un acuerdo de paz permanente durante un período de transición que no debía ser mayor a cinco años.

Diversas contingencias hicieron que un acuerdo establecido para durar cinco años se mantuviera más de dos décadas: los atentados terroristas en territorio israelí, la segunda Intifada, que Hamás tomara el poder desconociendo el gobierno de la Autoridad Palestina, los ataques de Hamás al territorio israelí que dieron motivo a tres importantes enfrentamientos bélicos y también los cambios políticos que se fueron produciendo en el Estado de Israel con el paso de los años.

Alberto Spektorowski

Alberto Spektorowski

A 26 años de la firma de este pacto, la Agencia AJN dialogó con Alberto Spektorowski, politólogo uruguayo-israelí y profesor de la Universidad de Tel Aviv, para reflexionar sobre sus consecuencias.

-¿Qué reflexión hace frente en este nuevo aniversario de los Acuerdos de Oslo?
-Ambivalente. Era una época de oportunidades en donde las utopías podían tomar vuelo. A veces las utopías se pagan caro. Y eso fue lo que pasó con Oslo. No se pensó que los “spoilers” eran tantos y tan fuertes en ambos lados. El resultado fue demasiados muertos.

-¿Qué diferencias hay entre el momento político en que se firmaron los acuerdos y ahora?
– Aquel momento era de euforia liberal y en donde se podía soñar con La Paz. Hoy estamos en el fin del “fin de la historia” de Fokoyama. Volvemos al realismo crudo y duro. De paz ni se habla. Sólo de conflict management.

-¿Cuáles son los puntos que considera que se cumplieron de los acuerdos?
-La Autoridad Palestina en Cisjordania aún cumple en su colaboración con Israel en materia de seguridad. Aunque el espíritu de Oslo murió, aún quedan puntos de acuerdo que se mantienen.

-¿Considera que el plan de paz de Donald Trump puede ser superador a esos acuerdos?
-Lo de Trump es todo un misterio. Para bien o para mal. No creo que pueda mover algo. No si los palestinos ni Israel quieren.

-Desde lo personal, ¿qué dijo usted cuando se firmaron esos acuerdos, qué pensó en ese momento?
-Era de euforia. Teníamos esperanza y seguridad. Eso se acabó. Por ahora se acabó. Ahora sigue habiendo seguridad, pero sin apostar a La Paz. Sólo se apuesta a la fortaleza militar, económica y política. Eso es Israel hoy.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!