Seguinos en las redes

Israel

La venta del libro de Hitler en Alemania ya comienza a generar preocupación en la Argentina


/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:»Tabla normal»;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:»»;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:»Calibri»,»sans-serif»;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:»Times New Roman»;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:»Times New Roman»;
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}

AJN.- La noticia sobre la edición y venta de extractos del libro “Mi Lucha” de Adolf Hitler en Alemania abrió una serie de interrogantes en la Argentina que están pendientes de resolución. Consultado por la Agencia Judía de Noticias, el director para América Latina del Centro Simon Wiesenthal, Sergio Widder, explicó que en la Argentina la legislación acerca de este tipo de publicaciones es más difusa. “Argentina está en una situación que podríamos calificar como intermedia entre los criterios que puede haber en Estados Unidos, en un extremo, y Europa. En algunos países europeos hay restricciones que no existen en Estados Unidos, país en el que la primera enmienda de la constitución tutela una libertad sin restricciones”, afirmó Widder.

 

Publicada

el

libro_hitler


/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:»Tabla normal»;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:»»;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:»Calibri»,»sans-serif»;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:»Times New Roman»;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:»Times New Roman»;
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}

 

 

La noticia sobre la edición y venta de extractos del libro “Mi Lucha” de Adolf Hitler en Alemania abrió una serie de interrogantes en la Argentina que están pendientes de resolución.

Consultado por la Agencia Judía de Noticias (AJN), el director para América Latina del Centro Simon Wiesenthal, Sergio Widder, explicó que en la Argentina la legislación acerca de este tipo de publicaciones es más difusa.

“Argentina está en una situación que podríamos calificar como intermedia entre los criterios que puede haber en Estados Unidos, en un extremo, y Europa. En algunos países europeos hay restricciones que no existen en Estados Unidos, país en el que la primera enmienda de la constitución tutela una libertad sin restricciones”, afirmó Widder.

En este sentido, el representante del Centro Wiesenthal se refirió al caso de grupos neonazis en Argentina o en América Latina.

“En países que sufrieron el nazismo, la circulación de esa bibliografía está más restringida. En el caso de Estados Unidos, por ejemplo, uno puede utilizar un servidor localizado en ese país para publicar contenidos que en otros países podrían estar limitados por leyes antidiscriminatorias. Por eso muchos grupos neonazis latinoamericanos, incluyendo argentinos, utilizan esos servicios en los Estados Unidos. De este modo pueden publicar lo que quieran, ya que nadie le va a decir nada”, apuntó.

Para Widder, si algunos de esos grupos “tuvieran un dominio punto ar y publicarán material que trasgrediera la Ley Antidiscriminatoria, podrían llegar a ser alcanzados por esa ley”. “Ahora si está publicado en Estados Unidos, donde la primera enmienda de la Constitución garantiza la plena libertad de expresión, sin ningún tipo de atenuantes ni límites, entonces ¿qué ley se aplica?”, se preguntó el dirigente.

La polémica se inició hoy luego de que trascendiera que el editor británico Peter McGee anunciara su decisión de imprimir extractos del libro de Hitler junto a comentarios de historiadores en su revista semanal.

El libro “Mein Kampf” de Hitler no está prohibido en Alemania, aunque el gobierno es dueño de los derechos del libro hasta el 2015 y no tiene permitido publicarlo en su totalidad.

Si la publicación sigue su curso, el 26 de enero será la primera vez que una pieza de “Mein Kamf” es publicada en Alemania desde la finalización de la Segunda Guerra Mundial.

Pero, además, el hecho se produciría justo un día antes de conmemorarse el Día Internacional de Recordación del Holocausto dispuesto por las Naciones Unidas.

Consultado sobre las actividades del Centro Wiesenthal, Widder explicó que en la actualidad “tienen que ver con la lucha contra el antisemitismo, el racismo contemporáneo, la intolerancia, los nuevos rostros del antisemitismo y el terrorismo”.

“Por supuesto que Irán es uno de los ejes centrales como la mayor amenaza del pueblo judío y del Estado de Israel”, subrayó el director.

Respecto de la reciente gira que el presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, realizó por América Latina, Widder consideró que la llegada del mandatario del régimen islámico es para “tratar de sortear el aislamiento que está sufriendo en otras parte del mundo” como consecuencia de las sanciones internacionales aplicadas contra ese país por su programa nuclear.

“Nos preocupa que en América Latina existan gobiernos que apoyen el programa nuclear iraní que claramente está orientado a darle instrumentos a Irán para avanzar en su intención explícita de borrar a Israel del mapa”, sostuvo.

Widder calificó como “alarmante” la decisión de gobiernos latinoamericanos que apoyan el programa nuclear iraní, pero también lamentó la falta de solidaridad con la Argentina en la causa por el atentado a la AMIA, hecho en el que aparecen acusados ochos ciudadanos iraníes.

“Que no se haya demostrado ninguna solidaridad con la Argentina que tiene una cuestión pendiente con Irán debido a los pedidos de captura que emitió la justicia argentina en la causa AMIA (1994) demuestra que la solidaridad latinoamericana es bastante limitada”, apuntó el representante del Centro Wiesenthal.

Por último, Widder afirmó que “es importante que así como América Latina decide conformar un frente común para temas de interés regional, la causa AMIA merecería también tal acompañamiento, ya que es una agresión de un país extranjero a territorio latinoamericano”.

 

Dejá tu comentario

Internacionales

11 países de la Unión Europea votaron contra la resolución antiisraelí de la ONU

Agencia AJN.- La votación del martes fue una señal de que el status quo en la ONU está comenzando a cambiar.

Publicado

el

Por

Asamblea ONU

Agencia AJN.- El martes, se pudo sentir el comienzo de ese cambio, según funcionarios israelíes. Once países de la UE, además de las potencias latinoamericanas, Brasil y Colombia, votaron por primera vez en contra de una resolución que se aprueba todos los años desde 1977 y que ordena una «División especial para los derechos palestinos» dentro de la Secretaría de la ONU, dedicada a promover la narrativa palestina contra Israel.

La resolución aún fue aprobada por 87-23, con 54 abstenciones. Pero lo significativo fue que 11 países de la UE que se abstuvieron en el pasado este año se unieron a Hungría, que rompió filas con la UE el año pasado, y votaron en contra de la resolución.

Los países que votaron en contra de la resolución fueron: Alemania, República Checa, Austria, Bulgaria, Dinamarca, Estonia, Grecia, Lituania, Holanda, Rumania y Eslovaquia. Dos países de la UE votaron a favor de la resolución, Malta y, sorprendentemente, Chipre, y los 14 restantes se abstuvieron, entre ellos Francia, el Reino Unido e Italia.

«Me complace que un grupo significativo de países haya decidido hoy hacer oír una clara postura moral contra la discriminación hacia Israel en la ONU», expresó el ministro de Relaciones Exteriores, Israel Katz, en un comunicado. “Este es un paso importante en la larga lucha contra el sesgo hacia Israel en la ONU. Lo que se destaca particularmente es el cambio en la posición de varios estados de la Unión Europea, y espero que los miembros restantes de la UE adopten esta posición pronto ”.

Yinam Cohen, directora del Departamento de Asuntos Políticos de la ONU en el Ministerio de Relaciones Exteriores, explicó que la votación «marca un primer paso significativo en el largo camino para cambiar el sesgo contra Israel en la ONU».

Según Cohen, «por primera vez, un grupo importante de países, muchos de los cuales son estados miembros de la UE, dijeron que ya es suficiente y votaron en contra de una resolución que asigna el presupuesto de la ONU y los recursos humanos para promover una agenda anti-Israel en la ONU».

Seguir leyendo

Israel

Las elecciones israelíes serán entre fines de febrero y principios de marzo

Agencia AJN.- Por ley, si la Knesset se disuelve automáticamente el miércoles por la noche cuando se venza el plazo para formar un gobierno, las elecciones se celebrarán el 10 de marzo.

Publicado

el

Por

Papeletas Elecciones 2019

Agencia AJN.- La fecha más temprana en que podrían celebrarse las próximas elecciones es el 25 de febrero debido a los desafíos de organizar las elecciones, reveló el jueves la directora general del Comité Central de Elecciones, Orly Ades, en una conferencia de prensa en la Knesset.

Por ley, si la Knesset se disuelve automáticamente el miércoles por la noche cuando finaliza el plazo para formar un gobierno, las elecciones se celebrarán el martes 10 de marzo, en Purim.

Ades dijo que esperaba que la Knesset votara para cambiar la fecha, pero que mantenerla durante Purim era posible.

«Implementaremos lo que decida la Knesset», afirmó.

Ades comparó su situación con lo que sucedería si las FDI no tuvieran bases ni ejército permanente y al jefe de gabinete de las FDI se le ordenara ir a la guerra esta noche.

Ella explicó que las leyes electorales fueron aprobadas en 1969 cuando Israel tenía 1,7 millones de votantes y deben aplicarse ahora, cuando hay más de seis millones.

«Escuché a la gente hablar sobre celebrar elecciones en dos semanas. Se tenía la sensación de que todo es posible y de que si en Inglaterra lleva 35 días, y tienen muchos más miembros del parlamento, también deberíamos poder hacerlo».

El trabajo logístico masivo del comité no podría comenzar hasta que la Knesset se disuelva, porque en el pasado sucedió que las elecciones se impidieron en el último momento.

El Año Nuevo chino que comienza el 25 de enero también se interpone, porque Israel importa las urnas de China y necesita reemplazar las urnas que se rompieron en las últimas elecciones.

«Las reglas de las elecciones son muy estrictas y las elecciones deben realizarse democráticamente y cualquier cambio podría ser peligroso», afirmó la directora. “No somos Inglaterra. Somos Israel, que es pequeño y especial».

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!