Seguinos en las redes

Israel

Lectores matutinos de AJN/Iton Gadol. Estos son los titulares de la mañana

 AJN.- Ynet: Estados Unidos insinuó que Irán obtendrá algún alivio en las sanciones. Haaretz: Israel criticó al consejo europeo por la resolución que está en contra de la circuncisión. The Jerusalem Post: Netanyahu dijo que "consideraría" encontrarse con Rohani. Arutz Sheva: Israel descubrió una nueva terapia para el cáncer de cerebro.

Publicada

el

 Ynet: Estados Unidos insinuó que Irán obtendrá algún alivio en las sanciones

Haaretz: Israel criticó al consejo europeo por la resolución que está en contra de la circuncisión

The Jerusalem Post: Netanyahu dijo que "consideraría" encontrarse con Rohani

Arutz Sheva: Israel descubrió una nueva terapia para el cáncer de cerebro

 

¡Le deseamos un día agradable con más noticias!

 

www.agenciajudiadenoticias.com

Dejá tu comentario

Israel

Israel presiona para evitar que la ONU lo etiquete como un estado de apartheid

Publicado

el

Por

WhatsApp Image 2022-01-28 at 4.15.32 PM (1)

Agencia AJN.- Israel ha intensificado su campaña para evitar que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU lo etiquete como un estado de apartheid , advirtiendo que el CDHNU podría dar ese paso ya en junio, cuando su Comisión de Investigación de composición abierta contra el estado judío debe publicar su primer informe.

“El apartheid se ha convertido en una especie de acusación fundamental que se utiliza para deslegitimar al Estado judío”, explicó el exembajador de Israel ante la ONU, Dore Gold.

Es importante que Israel tome la ofensiva contra la iniciativa de calificar a Israel como un estado de apartheid, afirmó.

El abogado Michael Sfard, autor de un informe para la ONG de izquierda Yesh Din que acusó a Israel del crimen de apartheid en Cisjordania, dijo que no era posible detener una designación de apartheid contra Israel.

Israel “ya no podrá escapar”, dijo Sfard.

«El canciller Yair Lapid se equivoca si cree que puede luchar contra la antología del apartheid» , dijo Sfard.

El miércoles, el sitio de noticias hebreo Walla publicó detalles de un cable secreto del Ministerio de Relaciones Exteriores sobre el informe, que afirmaba que combatirlo era una prioridad para Israel en la ONU en 2022.

El objetivo, decía la misiva, era deslegitimar al comité, sus miembros e informes, ya sea impidiendo las votaciones o retrasando la acción. Señaló que la campaña del Ministerio de Relaciones Exteriores se intensificará antes de la 49ª sesión del CDHNU, que se llevará a cabo en Ginebra del 28 de febrero al 1 de abril.

Se espera que en esa sesión se aprueben cuatro resoluciones contra Israel. También es posible que se presente en la reunión un informe separado de un experto judicial que hable de las acciones del apartheid israelí.

Israel prevé que todo el peso de la cuestión del apartheid formará parte del informe de junio de la Comisión de Investigación.

La investigación está presidida por el ex Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, quien ha dicho que “el apartheid significa la segregación forzada de personas por motivos raciales y eso está sucediendo en Israel”.

Más allá de las opiniones de Pillay, es el mandato en sí lo que preocupa a Israel, aunque la palabra apartheid no está en el texto de la resolución que el CDHNU aprobó en una sesión especial en mayo.

El mandato de la investigación exige la investigación de “todas las causas fundamentales subyacentes de las tensiones recurrentes, la inestabilidad y la prolongación del conflicto, incluida la discriminación y la represión sistemáticas basadas en la identidad nacional, étnica, racial o religiosa”.

Israel cree que centrarse en una investigación racial es una forma indirecta de abrir la puerta al tema del apartheid.

Desde su creación en 2006, el CDHNU ha creado 33 Comisiones de Investigación, de las cuales nueve, incluida esta última investigación, se han ocupado del conflicto palestino-israelí.

No ha habido comisiones de investigación del CDHNU sobre las violaciones de derechos humanos iraníes o chinas.

Esta última Comisión de Investigación (COI) difiere de cualquier otra investigación de UNHRC, todas las cuales tienen un alcance limitado. Esta es una sonda perpetua, sin fecha de finalización. Coloca a Israel solo entre los otros 193 miembros de la ONU, bajo investigación permanente.

La investigación en sí fue provocada por la guerra de Gaza en mayo, conocida como Operación Guardián de los Muros, pero su mandato incluye cualquier acción tomada por Israel durante cualquier período de tiempo desde la creación del estado en 1948.

Esto incluye sus actividades en Gaza, Cisjordania y dentro del Israel soberano.

Los palestinos tienen una mayoría automática de apoyo en la mayoría de los organismos de la ONU, incluido el CDHNU de 47 miembros.

Israel, por lo tanto, rara vez tiene la capacidad de bloquear resoluciones o informes de la ONU en su contra, pero en ocasiones ha podido retrasar o mitigar el daño.

La táctica principal sería impedir la publicación del informe. Una vez que el lenguaje que etiqueta a Israel como un estado de apartheid ingresa al léxico de la ONU, es difícil borrarlo.

Israel espera que Estados Unidos, que ahora ocupa un puesto en el consejo, pueda desempeñar un papel en la mitigación de la amenaza del apartheid.

Los documentos del CDHNU también se pueden utilizar para apuntalar casos ante la Corte Penal Internacional, que ahora está investigando si permitir que se presenten demandas por crímenes de guerra contra israelíes.

Israel espera que Estados Unidos, que ahora ocupa un puesto en el consejo, pueda desempeñar un papel en la mitigación de la amenaza del apartheid.

Ni el Ministerio de Relaciones Exteriores ni la Misión de Israel ante la ONU en Ginebra comentaron sobre el informe Walla.

Un portavoz de UNHRC dijo que era prematuro especular sobre cómo los miembros de la comisión de investigación implementarían su mandato.

Lapid dijo recientemente a los periodistas que “llamar a Israel un estado de apartheid ha sido una tendencia que avanza lentamente durante mucho tiempo y en 2022 será una amenaza real”.

Describió cuatro ámbitos en los que la cuestión del apartheid podría ser un factor; el CDHNU, la CPI, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD).

La pregunta en cuestión no es si Israel puede compararse con el apartheid de Sudáfrica, sino si el artículo 7 del Estatuto de Roma puede aplicarse a Israel.

El artículo 7 describe para la CPI aquellas acciones que constituyen crímenes de lesa humanidad.

Ese artículo define el apartheid como «actos inhumanos de carácter similar a los mencionados en el párrafo 1, cometidos en el contexto de un régimen institucionalizado de opresión y dominación sistemáticas de un grupo racial sobre cualquier otro grupo o grupos raciales y cometidos con la intención de manteniendo ese régimen”.

De los cuatro lugares en los que Israel podría ser etiquetado como un estado de apartheid, la investigación de UNHRC parece ser la más apremiante, dada la fecha de publicación de junio. La naturaleza política de su proceso de toma de decisiones, que depende de los votos de los estados miembros y no de organismos profesionales, hace que Israel sea particularmente vulnerable.

El CERD, que es un organismo profesional de la ONU, ya está evaluando la aplicabilidad de las acciones de Israel al crimen del apartheid, pero el cronograma aún es vago.

La CPI aún se encuentra en las fases iniciales de su investigación de crímenes de guerra en Israel y la CIJ no ha declarado su intención de emitir una opinión legal sobre el asunto.

La Autoridad Palestina ha acusado durante mucho tiempo a Israel de apartheid, pero su campaña recibió un impulso en 2021 de las ONG en el ámbito internacional y entre los grupos de izquierda israelíes.

La ONG israelí B’Tselem, así como Human Rights Watch, con sede en EE. UU., emitieron informes el año pasado acusando a las acciones de Israel contra los palestinos de apartheid.

«El hecho de que haya un cuerpo creciente de informes legales que afirman que se está cometiendo el crimen del apartheid es significativo», dijo Sfard.

Gold dijo que también había fuertes voces legales en contra de etiquetar a Israel como un estado de apartheid.

“Algunos de los más grandes expertos en derecho internacional del último siglo han rechazado esta acusación de plano”, explicó Gold.

La marca de apartheid de Israel es una versión moderna de tropos antisemitas históricos, dijo.

“En la Edad Media se decía que los judíos envenenaban los pozos. En el siglo XXI, ahora se dice que el estado judío es un estado de apartheid”, afirmó Gold.

Sfard dijo que las críticas a Israel podrían estar motivadas por el deseo de cambiar la política o podrían ser una fachada para el antisemitismo.

Tampoco hay acuerdo entre quienes creen que están presenciando acciones israelíes de apartheid, dijo Sfard.

“No creo que haya apartheid dentro de Israel, creo que se ha cometido en Cisjordania”, dijo.

Pero «la analogía del apartheid en sí misma no es antisemitismo», dijo Sfard, y agregó que «es un argumento legítimo que se plantea contra un régimen que tiene rasgos de supremacía, de imposición de este grupo e inferioridad sobre otro».

Gold, por el contrario, explicó que “las ideas que se presentan en la ONU afectan el discurso sobre Israel en los medios, en los campus y, de hecho, pueden convertirse en una causa para difundir el antisemitismo”.

Dijo que era importante recordar que Israel se creó a través de un fuerte procedimiento legal internacional.

“Recuerden a Israel, el único país del mundo cuya legitimidad fue respaldada tanto por la Liga de las Naciones como por las Naciones Unidas.

“Creo que esa es una de las razones por las que sus adversarios buscan encontrar nuevos métodos todo el tiempo para socavar su legitimidad”, dijo.

“Es por eso que Israel debe contraatacar con todas sus fuerzas. Eso es lo que hice cuando estaba en la ONU y eso es lo que debemos hacer ahora”, afirmó Gold.

Seguir leyendo

Coronavirus

COVID-19: Israel compra cinco millones de vacunas Novavax

Publicado

el

Por

WhatsApp Image 2022-01-28 at 3.35.07 PM

Agencia AJN.- El gobierno israelí llegó a un acuerdo con la empresa de biotecnología con sede en EE. UU. Novavax para comprar cinco millones de dosis de la vacuna COVID-19, anunció el viernes el Ministerio de Salud.

Las vacunas Novavax, que se espera que lleguen a Israel en los próximos meses, aún no han recibido el visto bueno de aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA). Como parte del acuerdo, Israel tiene la opción de comprar cinco millones de dosis adicionales de vacunas.

Unos 57.563 israelíes dieron positivo por COVID-19 el jueves, dijo el Ministerio de Salud el viernes por la mañana.
Actualmente, 946 pacientes se encuentran en estado grave, 213 con ventiladores y 18 conectados a máquinas ECMO.

Una cuarta parte (25,69%) de todos los resultados de las pruebas del jueves dieron positivo, ya que 623.010 israelíes ya recibieron su cuarta vacuna contra el coronavirus.

La tasa de reproducción, o “R”, sigue su tendencia a la baja y se sitúa en 1,05, por lo que se esperan menos casos.

«R», que refleja la capacidad de propagación de la enfermedad, pronto podría llegar a 1, lo que significa que cada persona infectada con COVID-19, en promedio, se lo transmite a una sola persona.

El viernes, el Tribunal Laboral de Israel promulgó las órdenes de prevención de huelga del gobierno contra la huelga planificada del Sindicato de Maestros de Israel, en protesta por la nueva política de cuarentena de escolares del gobierno.

La política, que entró en vigencia el jueves, establece que los estudiantes que entren en contacto con corona podrán continuar asistiendo a la escuela después de realizar pruebas de antígeno en el hogar.

En respuesta al anuncio de Bennett de la nueva política el miércoles, el director general del Sindicato de Maestros, Yaffa Ben-David, anunció una huelga en todas las escuelas y jardines de infancia de Israel. Sin embargo, la escuela se llevó a cabo como de costumbre en todo Israel el jueves por la mañana.

A pesar de que entraron en vigor las órdenes de prevención de huelgas, el tribunal también ordenó al gobierno que celebrara negociaciones con el Sindicato de Docentes sobre la implementación de la nueva política de cuarentena.

El número total de muertos es de 8.556. El viernes por la mañana, un paciente con COVID-19 en el Centro Médico Assuta de Ashdod murió debido a complicaciones relacionadas con su enfermedad.

Debido a la confidencialidad del paciente, se desconoce si el hombre, de unos 40 años, fue vacunado o no.

Los hospitales en Israel dieron una actualización sobre la situación en sus respectivas salas de coronavirus. Unos 95 están hospitalizados en el Campus Beilinson en el Centro Médico Rabin en Petah Tikva con COVID-19, con 47 en estado grave y 14 ventilados. En el campus HaSharon del Centro Médico Rabin, siete están hospitalizados y cuatro en estado grave.

Además, 30 israelíes están hospitalizados con gripe en el Centro Médico Rabin.

Mientras tanto, en la Knesset, Ra’am (Lista Árabe Unida) MK Iman Khatib-Yasin dio positivo por COVID-19 el viernes por la mañana, anunció el portavoz de la Knesset.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!