Seguinos en las redes

Israel

Los indignados israelíes impidieron a Netanyahu llegar a la residencia oficial

Tras la detención de cinco manifestantes por realizar un corte de tránsito en Jerusalem durante la mañana de hoy lunes, unos 200 manifestantes que protestaban contra el alza de precios en los alquileres se reunieron en Kikar París frente a la residencia del primer ministro, Benjamin Netanyahu, en la capital israelí, para realizar un piquete en la carretera Aza.

Publicada

el

indignados







Tras la detención de cinco manifestantes por realizar un corte de tránsito en Jerusalem durante la mañana de hoy lunes, unos 200 manifestantes que protestaban contra el alza de precios en los alquileres se reunieron en Kikar París frente a la residencia del primer ministro, Benjamin Netanyahu, en la capital israelí, para realizar un piquete en la carretera Aza.

La policía impidió a los manifestantes llegar a la residencia oficial del Primer Ministro, pero no pudo cumplir con la evacuación de la calle.

En Tel Aviv, en protesta por los costos de las viviendas, cientos de manifestantes marcharon entonando la consigna: ‘El pueblo exige justicia social’.

La protesta comenzó en la Plaza Habima, en Tel Aviv, donde los manifestantes instalaron las carpas y se extendió hasta los complejos de la ciudad principal del gobierno en la esquina de Menachem Begin y Kaplan. Los manifestantes luego siguieron hasta la Cinemateca para unirse a una protesta de médicos y residentes.

La protesta en reclamo de vivienda ya lleva 11 días y esta mañana más de un centenar de jóvenes protestó frente las puertas de la Knesset (Parlamento israelí).

Los manifestantes trataron de construir un muro de ladrillos a través de la carretera de entrada a la Knesset, para representar a la "impenetrabilidad" del gobierno y de bloquear el acceso a una sesión del Parlamento sobre una reforma a la ley de la vivienda.

Cinco manifestantes fueron detenidos por tratar de bloquear el tráfico, y la policía utilizó la fuerza para dispersar la manifestación. Un oficial de policía resultó herido en la protesta y fue trasladado al hospital Shaare Tzedek.

En tanto, la pared de ladrillo de unas tres filas de alto fue destruida cuando llegó la policía

Un manifestante fue detenido y luego de que la gente fue dispersada se trasladaron a Gan HaSus (Horse Park) en la calle King George, en el centro de Jerusalem, donde esta noche instalaban un campamento permanente hasta que haya "cambios significativos" para el mercado de la vivienda, advirtió uno de los manifestantes.

Más tarde, 100 manifestantes de la Unión Nacional de Estudiantes de Israel hicieron un llamado para trasladar la protesta a las puertas de la oficina de los diputados para explicarles por qué debían oponerse al proyecto de ley del Gobierno sobre la construcción de viviendas.

Los estudiantes interrumpieron una reunión conjunta de las comisiones de Finanzas y del Interior de la Knesset, en momentos que se analizaba la legislación y al grito de ‘Estamos hartos de esto’.

Sólo se le permitió hablar al presidente de los estudiantes, Itzik Shmuli, quien aseguró que la ley es "sólo un título vacío de contenido”. “Continuaremos nuestra lucha hasta que haya viviendas accesibles con garantías del gobierno", agregó.

Shmuli y una docena de estudiantes se reunieron con el presidente de la Knesset, Reuven Rivlin, quien destacó la importancia de respetar la democracia y permitir que los funcionarios electos hagan su trabajo.

"La Knesset funciona de acuerdo con las reglas democráticas", explicó Rivlin. "Siempre habrá desacuerdos políticos y sociales, pero las protestas no pueden detener el proceso democrático", añadió.

El presidente del Knesset dijo a los estudiantes que "esta casa es la casa de ustedes", y son bienvenidos a hablar y tratar de influir en diputados, sin embargo, les explicó que "la Knesset tiene que decidir" el destino de la construcción.

También el lunes, por primera vez, los haredi (ultraortodoxos) se unieron a la protesta. Hasta el momento, los religiosos se habían mantenido al margen del reclamo por la vivienda única ante el temor de que su presencia podría causar más daño y crear divisiones en el movimiento.

Un grupo de una docena de ultraortodoxos de la coalición "Israel es justo" (Israel Tzodeket), integrada por siete organizaciones de laicos, grupos de derecha y de izquierda, continuaba esta noche fuera de la Knesset después de los incidentes protagonizados por los estudiantes de izquierda.

De acuerdo a lo consignado por The Jerusalem Post el campamento instalado en Boulevard Rothschild, en Tel Aviv, fue abandonado en gran medida durante la tarde del lunes, ya que un gran número de manifestantes marchó a Jerusalem.

Después de 11 días de protestas y una marcha que reunió a más de 20.000 personas la noche del sábado, los manifestantes mantienen su reclamo por una vivienda accesible.

A todo esto, el alcalde de Jerusalem, Nir Barkat, pidió a Netanyahu que piense en cambiar los criterios para el precio de los apartamentos, que son subsidiados por el gobierno.

Tradicionalmente, estas viviendas sociales se entregaron a las familias haredi.

GB

 

Dejá tu comentario

Israel

Entrevista a 26 años de los Acuerdos de Oslo: “A veces las utopías se pagan caro”

Agencia AJN.- El politólogo Alberto Spektorowski reflexionó en diálogo con la Agencia AJN sobre el histórico documento que creó a la Autoridad Palestina, pero que fracasó a la hora de llevar paz en el conflicto árabe-israelí.

Publicado

el

Por

oslo

Agencia AJN.- El 13 de septiembre de 1993, los ministros de exteriores del Estado de Israel y de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Shimon Peres y Mahmoud Abbas respectivamente, junto a Warren Christopher, secretario de Estado norteamericano, y Andréi Kozyrev, canciller de Rusia, firmaron un documento que se denominó “Acuerdos de Oslo”.

Entre los 17 artículos, cuatro anexos y varias actas, la firma estableció un gobierno interino palestino en Cisjordania y la Franja de Gaza, a fin de que negociara con Israel un acuerdo de paz permanente durante un período de transición que no debía ser mayor a cinco años.

Diversas contingencias hicieron que un acuerdo establecido para durar cinco años se mantuviera más de dos décadas: los atentados terroristas en territorio israelí, la segunda Intifada, que Hamás tomara el poder desconociendo el gobierno de la Autoridad Palestina, los ataques de Hamás al territorio israelí que dieron motivo a tres importantes enfrentamientos bélicos y también los cambios políticos que se fueron produciendo en el Estado de Israel con el paso de los años.

Alberto Spektorowski

Alberto Spektorowski

A 26 años de la firma de este pacto, la Agencia AJN dialogó con Alberto Spektorowski, politólogo uruguayo-israelí y profesor de la Universidad de Tel Aviv, para reflexionar sobre sus consecuencias.

-¿Qué reflexión hace frente en este nuevo aniversario de los Acuerdos de Oslo?
-Ambivalente. Era una época de oportunidades en donde las utopías podían tomar vuelo. A veces las utopías se pagan caro. Y eso fue lo que pasó con Oslo. No se pensó que los “spoilers” eran tantos y tan fuertes en ambos lados. El resultado fue demasiados muertos.

-¿Qué diferencias hay entre el momento político en que se firmaron los acuerdos y ahora?
– Aquel momento era de euforia liberal y en donde se podía soñar con La Paz. Hoy estamos en el fin del “fin de la historia” de Fokoyama. Volvemos al realismo crudo y duro. De paz ni se habla. Sólo de conflict management.

-¿Cuáles son los puntos que considera que se cumplieron de los acuerdos?
-La Autoridad Palestina en Cisjordania aún cumple en su colaboración con Israel en materia de seguridad. Aunque el espíritu de Oslo murió, aún quedan puntos de acuerdo que se mantienen.

-¿Considera que el plan de paz de Donald Trump puede ser superador a esos acuerdos?
-Lo de Trump es todo un misterio. Para bien o para mal. No creo que pueda mover algo. No si los palestinos ni Israel quieren.

-Desde lo personal, ¿qué dijo usted cuando se firmaron esos acuerdos, qué pensó en ese momento?
-Era de euforia. Teníamos esperanza y seguridad. Eso se acabó. Por ahora se acabó. Ahora sigue habiendo seguridad, pero sin apostar a La Paz. Sólo se apuesta a la fortaleza militar, económica y política. Eso es Israel hoy.

Seguir leyendo

Israel

Una mirada sobre las elecciones en Israel. Por Shraga Wilk*

Agencia AJN.- En Israel, el escenario actual complica la posibilidad de hacer coaliciones. Los partidos tienen la tarea de tratar de redondear un cuadrado. Se intentan incluir diversos ejes en una sola idea de gobierno. Así, las coaliciones no terminan siendo claras o naturales, convirtiéndose en alianzas muy frágiles.

Publicado

el

Por

opinión 2

Agencia AJN.- Los desafíos a los cuales la sociedad israelí se enfrenta en estas elecciones abarcan distintos ejes. No es como en Argentina, donde principalmente están el eje social y el económico. O como en España, que además del social y económico, está el referido a Cataluña. En Israel tenemos cuatro ejes: el conflicto árabe-israelí, la economía de izquierda-derecha, el eje religioso-laico y la integración de los árabes como ciudadanos plenos o no.

Cada partido tiene en su ideología una referencia a cada uno de los ejes, que implican muchas combinaciones. Uno puede ser de izquierda desde el punto de vista del conflicto árabe-israelí y de derecha económicamente hablando. También podría ser de derecha en cuanto a lo religioso, pero de izquierda en cuanto a lo civil. La divergencia es muy grande y eso genera que haya una gran diversidad de partidos.

Este escenario complica la posibilidad de hacer coaliciones. Los partidos tienen la tarea de tratar de redondear un cuadrado. Se intentan incluir todos los ejes en una sola idea de gobierno. Por eso, la situación es difícil y los sectores están tan segmentados. Las coaliciones no terminan siendo claras o naturales. Hay contradicciones y acuerdos dependiendo de los ejes, convirtiendo a las coaliciones en alianzas muy frágiles.

Dentro de los ejes, hay algunos que la población considera más importantes, porque no existe ningún partido que acople exactamente las ideas de cada ciudadano.

El Gobierno de Benjamín Netanyahu tuvo muchos éxitos en algunos aspectos y en otros no. Pero también, la crítica está dirigida a la cantidad de tiempo que lleva el mismo primer ministro en un país democrático. Se cree que hay que renovar y darle oportunidad a nuevas figuras, nuevos pensamientos. Por lo cual, se crea un quinto eje: Netanyahu sí o no.

¿Por qué Israel no ha podido crear dirigentes superadores a Netanyahu?
Dicen que la democracia es el mejor sistema entre los peores. Es decir, no es un sistema perfecto. Y en los últimos tiempos, la democracia llevó a que absolutamente todo se elija. Los partidos escogen dentro de sus miembros a los que los dirigen. Cuando los partidos tenían un sistema con una comisión que designaba a sus integrantes, reclutaban opinióna personas de la academia o egresados del ejército. Pero hoy en día, mucha gente muy capaz se retiró de los partidos, por sus incapacidades de poder hacer campañas populares. Hoy en día, los dirigentes no son aquellos más capaces, si no los más habilidosos para hacer campaña política. Así se bajó el nivel de los dirigentes y se creó una generación en dónde falta compromiso real.

No por ello se pierden las esperanzas de que poco a poco se pueda lograr un equilibrio, entre los dirigentes de antes y los de ahora. Una generación de líderes que puedan combinar ambas cosas: hacer campañas populares, pero también ser capaces.

*Shraga Wilk es representante para América Latina de la Organización Sionista Mundial

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!