Seguinos en las redes

Israel

Mañana se cumple un nuevo aniversario de la Partición del Mandato Británico en tierra de Israel

 AJN.-  El 29 de noviembre se cumplen 67 años desde que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobaba la división del territorio del Mandato Británico en Palestina en dos estados nacionales, uno judío y otro árabe, mediante la Resolución Nº 181.

Publicada

el

particion

 El 29 de noviembre se cumplen 67 años desde que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobaba la división del territorio del Mandato Británico en Palestina en dos estados nacionales, uno judío y otro árabe, mediante la Resolución Nº 181.

Esa resolución se tomó luego de un proceso iniciado a principios de ese año, cuando el Mandato Británico se dirigió a las autoridades de la organización internacional informándole que unilateralmente, renunciaba a seguir gobernando el territorio que le había asignado como Mandato por la Sociedad de las Naciones luego de concluir la Primera Guerra Mundial y que sus fuerzas se retirarían del mismo en las primeras horas del 15 de mayo de 1948, pues no podía solucionar la disputa entre judíos y árabes existente.

Ante esa renuncia, las Naciones Unidas nombró un Comité Especial con la misión de resolver esa disputa: The “United Nations Special Committee on Palestine (Comité Especial para Palestina), conocido como UNSCOP (por su iniciales en inglés) compuesto por 11 países miembros de la organización internacional: Australia, Canadá, Checoslovaquia, Guatemala, Holanda, India, Irán, Perú, Suecia, Uruguay y Yugoslavia. La decisión de que no la integrara ninguna de las grandes potencias de ese momento se debió a la necesidad de garantizar la neutralidad del Comité.

El Comité estudió la situación durante varios meses, incluyendo un viaje a la región de varios de sus miembros a fin de entrevistar a los dirigentes de ambas comunidades. Durante esa visita se produjo el arribo del Éxodus y su posterior envió de regreso a Europa por decisión de las autoridades mandatarias, avalada en Londres por el gobierno del Reino Unido.

Después de varios meses la UNSCOP emitió un informe oficial el 31 de agosto de 1947. La mayoría de los países de la comisión recomendó la partición del Mandato a fin de que se crearan dos estados separados, uno árabe y otro judío, con Jerusalem bajo administración internacional. 

Sostuvieron esa postura Canadá,Checoslovaquia, Guatemala, Holanda, Perú, Suecia y Uruguay; mientras que India, Irán y Yugoslavia apoyaron la creación de un único estado que incluyera ambos pueblos y Australia se abstuvo.

La resolución de la UNSCOP incluía un mapa de cómo estaría dividido el territorio del Mandato, en donde se hacía evidente que el correspondiente al pueblo judío estaba dividido en tres zonas separadas por vértices que lo hacían muy poco viable (y difícil de defender)
Ese dictamen fue puesto a consideración de la Asamblea General de las Naciones Unidas que sesionaría a fines de noviembre de 1947, e inmediatamente tanto las diversas instituciones mundiales del pueblo judío (Organización Sionista Mundial, Agencia Judía, Congreso Judío Mundial, etc.) como el liderazgo de las principales comunidades judías del mundo se abocaron a conseguir el voto positivo a la Partición de de los 57 estados que integraban las Naciones Unidas.
Por su parte los países árabes hacían lo propio para conseguir que la resolución de la UNSCOP fuera rechazada.
El 29 de noviembre de 1947 fue debatida la propuesta de la Partición de Palestina en una de las sesiones plenarias .de la Asamblea General de las Naciones Unidas y al ser puesta a votación recibió el voto positivo de 33 países, el negativo de 13 países mientras 10 se abstuvieron y uno estuvo ausente, constituyéndose en la Resolución Nº 181 de las Naciones Unidas.

Votaron a favor de la Partición: Australia, Bélgica, Bielorrusia, Bolivia, Brasil, Canadá, Checoslovaquia, Costa Rica, Dinamarca, República Dominicana, Ecuador, Estados Unidos, Filipinas, Francia, Guatemala, Haití, Holanda, Islandia, Liberia, Luxemburgo, Nueva Zelandia, Nicaragua, Noruega, Panamá, Paraguay, Perú, Polonia, Suecia,Sudáfrica, URSS, Ucrania, Uruguay y Venezuela. Se opusieron a la misma: Afganistán, Arabia Saudí, Cuba ,Egipto, Grecia, India, Irán, Irak, Líbano, Pakistán, Siria, Turquía y Yemen. Se abstuvieron: Argentina, Colombia, Chile, China, El Salvador, Etiopía, Honduras, México, Reino Unido y Yugoslavia. Tailandia fue el país que no participó en la sesión plenaria.

Pese a la falta de continuidad territorial del territorio asignado a los judíos y al hecho de que un amplio porcentaje del mismo fuera el desierto del Negev, el liderazgo judío mundial consideró la aprobación de la Resolución 181 un gran triunfo, y la gran mayoría de los judíos del orbe lo celebraron, pues – con sus limitaciones y dificultades – establecía un Estadio Judío, en una pequeña parte de Eretz Israel, la tierra de Israel.

Los líderes árabes se opusieron al plan argumentando que violaba los derechos de la población árabe, y la Liga Árabe resolvió rechazar frontalmente la de la ONU, advirtiendo que para evitar la ejecución del plan de Partición, emplearía todos los medios a su alcance, incluyendo la intervención armada. La amenaza árabe, que finalmente se cumplió, no tuvo ninguna respuesta por parte de Naciones Unidas.


Each

Dejá tu comentario

Coronavirus

Coronavirus/Israel. Más de 10.000 casos activos por primera vez desde el comienzo de la pandemia

Agencia AJN.- El primer ministro Netanyahu asegura que los israelíes están enfrentando un “gran brote”. Ministro de Salud: “Si sólo viéramos el aspecto médico, hubiéramos puesto a todos en cuarentena ayer”

Publicado

el

Por

.

Agencia AJN.- Sigue la conmoción en Israel ante el aumento sostenido de casos de coronavirus en la última semana, con 1.130 nuevos contagios en 24 horas, de acuerdo al reporte del Ministerio de Salud del viernes por la tarde. El primer ministro Netanyahu aseguró que el país está atravesando un “gran brote”, ante la superación de la marca de los 10.000 casos activos, y llamó a la población a reducir los contactos con personas dentro del grupo de riesgo.

Es la primera vez desde el comienzo de la pandemia en la que se rompe la barrera de los 10.000 casos activos, con 566 casos nuevos desde la medianoche del jueves. Hasta el momento, el máximo había sido de 9.808 infecciones activas registradas el 15 de abril.

El aumento de casos positivos está ligado al progresivo crecimiento en la cantidad de testeos, que alcanzaron un record el jueves, con 24.732 pruebas en un solo día.

“Al comienzo de la semana estábamos con una cifra de 450 infectados y hoy estamos en casi 1.000 infectados por día”, escribió el primer ministro en su cuenta de Facebook. También dijo que las nuevas restricciones que entraron en vigor el viernes por la mañana eran necesarias para contener el brote y pidió a los israelíes que se adhirieran a las directrices de distanciamiento social, entre ellas el uso obligatorio de máscaras en los lugares públicos.

“Sé que el uso de una máscara nos irrita a todos en el calor israelí de julio, pero no hay otra opción”, manifestó el mandatario.

“No puedes abrazar a tus abuelos ahora, todos nosotros debemos proteger a nuestros padres y a todos los que están dentro del grupo de riesgo”, agregó.

El Ministro de Salud Yuli Edelstein dijo que desde el punto de vista médico Israel debería estar de nuevo en un cierre, pero que el gobierno también se centra en el impacto económico de reinstaurar un nuevo encierro. “Está muy claro que si se mira sólo el aspecto médico, habríamos cerrado todo ayer y puesto a todos en cuarentena”, dijo Edelstein al Canal 12.

“Esa no es mi manera y no es la manera del gobierno. Estamos continuamente tratando de navegar entre los elementos, pero necesitamos la cooperación del público, dijo.

Después de que el número de casos diarios bajara a dos dígitos en mayo, tras semanas de bloqueo en todo el país, nuevas infecciones surgieron en junio tras la reapertura de la economía y las escuelas, lo que llevó al gobierno a reducir las restricciones.

El viernes por la mañana entraron en vigor nuevas limitaciones a las reuniones públicas, con la mayoría de los eventos en interiores limitados a 20 personas, aunque las sinagogas, salas de eventos, bares y clubes pueden tener hasta 50 personas.

En medio del aumento de los casos, la policía dijo que durante el fin de semana se estaba haciendo cumplir las normas de distanciamiento y que lanzaría una campaña de aplicación de la ley centrada en los salones de eventos.

Aunque ha limitado las reuniones, cerrado las zonas altamente infectadas y reinstaurado la controvertida vigilancia de los portadores por parte del servicio de seguridad del Shin Bet, el gobierno se ha abstenido de volver a imponer un cierre nacional para frenar el brote debido al daño económico que tal medida causaría.

Entre los casos activos, 77 personas se encontraban en estado grave, de las cuales 27 estaban con respiradores. Otras 69 personas se encontraban en estado grave y el resto tenía síntomas leves o eran asintomáticos.

De las 28.055 personas infectadas desde que comenzó el brote en Israel, 17.699 se han recuperado.

El Ministerio anunció una nueva muerte por el virus, con lo que el número de víctimas mortales a nivel nacional asciende a 326.

Seguir leyendo

Coronavirus

Coronavirus/Israel. Los barrios árabes y los ultraortodoxos vuelven a ser foco de infecciones en Jerusalem

Agencia AJN.- Se ha duplicado el número de casos registrados durante la semana pasada en la ciudad, y la mayoría de las nuevas infecciones se han propagado entre las propias familias.

Publicado

el

Por

CORONAVIRUS

Agencia AJN.- Los casos positivos de coronavirus se duplicaron en la ciudad de Jerusalem durante la última semana, con la mayoría del aumento concentrado en los barrios ultraortodoxos y en la parte oriental donde habitan comunidades árabes, según anunció el viernes el Centro Nacional de Información y Conocimiento sobre el Coronavirus.

Según el organismo gubernamental de investigadores, que sirve como panel asesor del Ministerio de Salud, la tasa de morbilidad en los barrios ultraortodoxos de Jerusalem se mantuvo en el 17% durante la semana pasada, frente a una tasa de pruebas positivas de sólo el 5% entre los demás residentes de la ciudad.

Estos barrios incluyen Mea Shearim, Geula, Mekor Baruch, Sanhedria y varios otros enclaves ultraortodoxos, y la mayoría de las nuevas infecciones se propagaron entre miembros de las mismas familias.

Hasta el jueves por la mañana, unos 487 nuevos casos de COVID-19 fueron diagnosticados en la ciudad en la semana, con el 32% de ellos siendo jóvenes menores de 19 años de edad y el 14% de los casos fueron ligados a las escuelas.

De los 160 nuevos pacientes de COVID-19, 72 de los diagnosticados el jueves eran ultraortodoxos, mientras que 42 eran residentes de Jerusalem Oriental, donde hay vive población palestina.

“A la luz de los datos de morbilidad, se recomienda centrarse en la información y la aplicación de la ley en los barrios ultraortodoxos y de Jerusalem Oriental”, dijo el centro.

Durante la primera ola de la pandemia, la comunidad ultraortodoxa se vio desproporcionadamente afectada por el virus. Las mayores tasas de infección en estas comunidades, denominadas “haredim”, se han atribuido en gran medida a las condiciones de hacinamiento en sus vecindarios, la naturaleza intensamente comunitaria del sector y la negativa inicial de los rabinos a respaldar las medidas de distanciamiento social y el cierre de sinagogas y otras instituciones religiosas.

Sin embargo, los judíos ultraortodoxos adoptaron posteriormente el distanciamiento social y las máscaras, pero esto no parece haber librado a la comunidad de la segunda ola.

Según el Canal 12, un número creciente de israelíes ultraortodoxos han estado haciendo pruebas de coronavirus por canales no oficiales para que sus casos no sean registrados por las autoridades sanitarias, debido a la preocupación de que sus comunidades puedan ser cerradas, como ocurrió a principios de la pandemia en la ciudad de Bnei Brak.

La emisora informó que hay personas de la comunidad que han expresado su preocupación por la forma en que sus comunidades son percibidas por los israelíes laicos, algunos de los cuales los culparon de la propagación del virus.

El rabino David Yosef, hijo del ex Gran rabino Ovadia Yosef y miembro del Consejo de Sabios de la Torá del Partido Shas ultraortodoxo, ha dicho que cualquiera que se niegue a someterse a una prueba constituye un peligro público.

Los casos han surgido en todo Israel en las últimas semanas, lo que ha llevado al gobierno a reimponer algunas medidas.

Las nuevas limitaciones, aprobadas por el gabinete el jueves por la noche, incluían un límite de hasta 20 personas en la mayoría de los espacios cerrados, incluyendo el interior de las casas, y hasta 50 personas en sinagogas, salas de eventos, bares y clubes.

Las sinagogas se incluyeron inicialmente en las limitaciones de 20 personas, pero fueron cambiadas de categoría después de una conversación entre el primer ministro Benjamin Netanyahu y el ministro del Interior Aryeh Deri, según un comunicado de la oficina de este último.

El viernes por la mañana, el Ministerio de Salud reportó 1.090 nuevas infecciones de coronavirus en 24 horas, el mayor número de nuevos casos diarios confirmados desde la reapertura de la economía a principios de mayo.

Hubo una muerte más desde el jueves por la noche, lo que eleva el número de víctimas de la pandemia a 325.

Había 70 personas en estado grave, 27 de las cuales estaban con respiradores, y 67 en estado moderado.

El ministerio dijo que ha habido 27.542 casos desde el comienzo de la pandemia, de los cuales 9.618 estaban activos.

Netanyahu y el ministro de Salud Yuli Edelstein anunciaron las medidas renovadas en una conferencia de prensa el jueves, en la que el primer ministro dijo “el virus sigue aquí, a lo grande”. “El desafío no es simple y la batalla llevará tiempo”, expresó el mandatario.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!