Seguinos en las redes

Israel

Misiles/Gaza. Opinión: La política de Hamas sobre atacar a Israel ha cambiado

AJN.- Los columnistas del diario israelí Haaretz Amos Harel y Avi Issacharoff aseguran que “según la información inicial, Hamas es responsable de -por lo menos- algunos de los proyectiles que hirieron a tres trabajadores migrantes y causaron graves daños a viviendas en las comunidades que rodean a Gaza”.

Publicada

el

erroristas_hamas_con_coran

 

Por Amos Harel y Avi Issacharoff/Haaretz.- Sea por el apoyo recibido con la visita oficial del emir catarí, sea el sentimiento demasiado tiempo restringido de Hamas a la luz de los asesinatos israelíes de activistas extremistas de la Yihad en Gaza, lo que es evidente, teniendo en cuenta el duro ataque con proyectiles de la mañana del miércoles desde la franja, es que Hamas ha cambiado su política sobre ataques contra Israel. Según la información inicial, Hamas es responsable de -por lo menos- algunos de los proyectiles que hirieron a tres trabajadores migrantes y causaron graves daños a viviendas en las comunidades que rodean a Gaza.
Durante mucho tiempo ha habido una escalada constante en la frontera con la franja, pero hasta la mañana del miércoles todavía parecía que las cosas estaban bajo un cierto grado de control.
El principal enfrentamiento era entre organizaciones yihadistas salafistas, que lanzaban proyectiles contra Israel, y la Fuerza de Defensa de Israel, que atacaba a escuadrones que disparaban y en ocasiones asesinaba a activistas que estaban involucrados en intentos de llevar a cabo ataques a través del Sinaí.
Hamas hacía un doble juego: a veces financiaba la actividad de algunas organizaciones y a veces tomaba medidas para contenerlas, cuando sentía que sus iniciativas eran susceptibles de provocar una campaña militar a gran escala por parte de Israel y de poner en peligro la estabilidad del régimen de Hamas.
En varias ocasiones recientes, activistas de Hamas (y una vez también civiles) se vieron afectados por los ataques de la Fuerza Aérea. El martes por la noche, tres activistas de escuadrones de lanzadores de proyectiles fueron muertos por ataques israelíes, incluidos dos miembros de Hamas. Hamas anunció que se vengaría, y así lo hizo esta mañana, cuando lanzó proyectiles. La organización incluso asumió tardíamente la responsabilidad por la detonación, el martes, junto a un camino, de una bomba que hirió gravemente al capitán Ziv Shilon, jefe de compañía de la Brigada Golani.
En lugares donde el sistema Cúpula de Hierro es eficaz, como Ashkelon, los Katyushas fueron interceptados. Cuando se trata de disparos contra comunidades más cercanas a la valla, en el mejor de los casos la protección es parcial y el resultado fueron las heridas de los trabajadores migrantes en el corral de una de las comunidades. Aparentemente, Hamas le tiene menos miedo a la reacción de Israel. Las relaciones relativamente estrechas con Egipto, junto con la visita del catarí, le están inculcando una autoconfianza que puede terminar siendo errónea y exagerada.
Pero en esta ecuación hay otro lado significativo: Israel. En los casi cuatro años de mandato de su gobierno, el primer ministro Benjamín Netanyahu ha adoptado una política militar cauta y responsable en todos los frentes. A pesar de su imagen, Netanyahu se abstuvo, en la medida de lo posible, de embarcarse en campañas militares a gran escala.
Las periódicas rondas de la violencia en la frontera con Gaza se caracterizaron por una gran cantidad de retórica israelí, pero no hubo una profunda incursión de infantería en la zona. Las amenazas israelíes, combinadas con los ataques de la Fuerza Aérea, bastaron cada vez para convencer a Hamas de imponer el orden en la franja antes de que el conflicto se fuera de las manos.
Ahora, las reglas del juego pueden cambiar. Netanyahu está entrando en una campaña electoral, en la cual una de sus principales cartas es la (relativamente) prolongada calma en la seguridad de las fronteras. Cuando los residentes alrededor de Gaza son entrevistados en la radio y preguntan dónde está el gobierno, un primer ministro que se postula para la reelección encontrará difícil el no tomar medidas más enérgicas.
No hace falta ir demasiado atrás para recordar un precedente: a principios de diciembre de 2008 aquí estaba en el poder un gobierno de centroizquierda, de Kadima y el Laborismo. Los principales miembros del gobierno del primer ministro Ehud Olmert, al igual que la mayoría de los jefes del aparato de defensa, se oponían a una campaña militar en Gaza.
Sin embargo, cuando colapsó el alto el fuego con Hamas -mientras los partidos de la coalición se estaban preparando para las elecciones y sus líderes eran criticados por su inacción-, la actitud del gobierno cambió.
A fines de ese mes, Israel se embarcó en la Operación Plomo Fundido. Probablemente ni Netanyahu ni incluso Hamas deseen ver que eso suceda, pero sin duda la historia es susceptible de repetirse.
CGG

Dejá tu comentario

Israel

Netanyahu perdió unos 300.000 votos en las últimas elecciones

Agencia AJN.- La estrategia para que el Likud absorbiera los votos de otros dos partidos no tuvo el éxito que esperaba el primer ministro.

Publicado

el

Por

neta hoy

Agencia AJN.- En su última campaña, el primer ministro Benjamín Netanyahu realizó un gran esfuerzo para sacar a dos partidos de la competencia y poder absorber sus votos. Sin embargo, a pesar de que el Likud incorporó al partido Kulanu y prometió al líder de Zehut un puesto ministerial por abandonar la carrera electoral, obtuvo 300.000 votos menos en relación a los resultados que las tres facciones tuvieron por separado en la votación de abril.

En el período previo a las elecciones del martes, el Likud absorbió a Kulanu en su lista. El partido del ministro de Finanzas, Moshe Kahlon, había ganado 10 escaños en 2015 y cuatro en abril.

Netanyahu también llegó a un acuerdo con Moshe Feiglin, el jefe de Zehut, que obtuvo 118.000 votos en abril, para nombrarlo como ministro en su próximo gobierno.

Según publicó The Times of Israel, Netanyahu tomó ambas medidas para intentar apuntalar el apoyo al Likud y evitar la pérdida de votos de la derecha.

Pero mientras el Likud y Kulanu ganaron un total de 39 escaños en las elecciones de abril, la alianza de los tres partidos resultó ser mucho menor que la suma de sus partes, con Likud reuniendo solo 31 escaños en la votación del martes.

En términos de votos, los 1.411.157 que fueron a los tres partidos en abril cayeron a 1.111.535 para el Likud en septiembre. Incluso en abril, Likud había obtenido alrededor de 14.000 votos más. (El recuento oficial de votos actual era de aproximadamente el 99,8 por ciento el viernes por la noche, por lo que los números aún podrían cambiar un poco, pero no mucho).

Algunos analistas israelíes especularon que los votantes de Kulanu y Zehut terminaron votando por Yisrael Beytenu (que aumentó de cinco escaños en abril a ocho el martes) en lugar de Likud, mientras que otros pueden haber cambiado al partido Azul y Blanco

Por primera vez en 10 años, Netanyahu tampoco logró ganar el llamado «voto de los soldados». Este contingente está compuesto principalmente por miembros de las fuerzas de seguridad, pero también incluye diplomáticos, ciudadanos discapacitados, pacientes y personal de hospitales, y prisioneros. Representan alrededor del 5-6% de los votos y tradicionalmente se han inclinado hacia la derecha, pero el partido de centro-izquierda Azul y Blanco ganó en esa votación el martes, al igual que ganó más votos que el Likud a nivel nacional.

Seguir leyendo

Innovación

La industria tecnológica de Israel cambiará las inspecciones de autos en todo el mundo

Agencia AJN.- El prestigioso Salón Internacional del Automóvil (IAA) en Frankfurt, Alemania, es conocido por llevar a sus eventos a los nombres más importantes en movilidad.

Publicado

el

Por

auto

Agencia AJN.- En el evento anual de este mes, un nuevo sistema de inspección de neumáticos llamado Artemis de la compañía israelí UVeye, fue una de las soluciones tecnológicas que generó gran interés en la industria.

Fundada en 2016, UVeye desarrolla sistemas de inspección de vehículos «inteligentes», prometiendo «cambiar drásticamente» cómo los fabricantes de automóviles, los principales operadores y concesionarias inspeccionan los autos.

La startup se basó en una arquitectura patentada con fusión de sensores, aprendizaje automático y algoritmos inteligentes para verificar automáticamente los componentes, la carrocería y los neumáticos.

El Artemis verifica el desgaste y la calidad de los neumáticos, su presión, su desgaste y los defectos de las paredes laterales.

UVeye recaudó 31 millones de dólares en una ronda de financiación dirigida por Toyota Tsusho, el brazo comercial del Grupo Toyota, Volvo Cars y Berkley Corporation, una compañía de seguros estadounidense. Skoda y Daimler también son socios estratégicos.

El CEO de UVeye, Amir Hever, aseguró en un comunicado de prensa a fines del mes pasado que estas asociaciones, «así como las conversaciones en curso con más de 20 otros fabricantes y proveedores estratégicos, muestran que el mercado está muy interesado en nuestra tecnología».

«Con Artemis dimos un paso más hacia la estandarización de la inspección externa automática de vehículos basada en inteligencia artificial y aprendizaje profundo», confirmó.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!