Seguinos en las redes

Israel

Opinión: Ingratitud en Turtle Bay

AJN.- Siendo realistas, ¿qué puede esperar lograr en la ONU cualquier embajador israelí?

Publicada

el

prosor_ron

Por Elliot Jager*/Jewish Ideas Daily.- Después de más de seis meses de disputas internas, el primer ministro Benjamín Netanyahu y el ministro de Relaciones Exteriores, Avigdor Lieberman, han acordado designar al experimentado diplomático Ron Prosor (foto) como embajador ante las Naciones Unidas.
Pero siendo realistas, ¿qué puede esperar lograr allí cualquier embajador israelí? Se trata de un organismo en el cual más de 118 miembros se identifican con la ridículamente llamado bloque “no alineado”: un conjunto entrelazado que incluye a 57 países miembros de la Organización de la Conferencia Islámica, 22 miembros de la Liga Árabe y otras cinco naciones (Bolivia, Cuba, Nicaragua, Venezuela y Corea del Norte) que no tienen relaciones diplomáticas con Israel. Como si esto fuera poco, por estos días la Unión Europea rara vez toma alguna iniciativa en apoyo del derecho a la legítima defensa (de Israel), e incluso Washington ha sabido expresar su resentimiento al lanzar -de vez en cuando- a Jerusalem a los chacales.
El primer embajador (israelí) en la ONU, Abba Eban (1949-1959), quien se desempeñaba simultáneamente como embajador en Washington, ignoró -en esencia- a su audiencia inmediata al hablar en su “idioma y con emoción hacia el resto del mundo”. Su sucesor, Michael Comay, se convirtió en uno de los principales representantes (israelíes) de la comunidad judeoestadounidense. En el período previo a la Guerra de los Seis Días, Gideon Rafael transmitió mensajes de los decisores estadounidenses que el gabinete (israelí) interpretó como una luz verde para un ataque preventivo.
Sin embargo, no mucho se podría hacer dentro de la propia ONU. Al refutar, en noviembre 1974, el discurso ante la Asamblea General de un Yasser Arafat armado, Yosef Tekoa se dirigió principalmente a los amigos de Israel de afuera. Del mismo modo, Jaim Herzog, al literalmente destrozar la resolución de noviembre de 1975 que definía al sionismo como “una forma de racismo”, también le estaba hablando al civilizado mundo exterior.
Para el reconocido jurista Yehuda Blum, quien se desempeñó desde 1978 hasta 1984, la ONU se había convertido en un escenario que activamente “avivaba las llamas del conflicto árabe-israelí”. Su sucesor, Benjamín Netanyahu, alternó la lucha contra los intentos de negar las credenciales de su país ante la Asamblea General con el despliegue de su talento considerablemente polémico en los medios de comunicación estadounidenses.
Las posteriores cadencias de Yohanan Bein, Yoram Aridor y Gad Yaacobi estuvieron enmarcadas por la creciente inclinación del organismo mundial hacia la OLP. A pesar de que la resolución “sionismo es racismo” fue revocada a principios de la década de 1990, bajo la presión de los Estados Unidos, Aridor nada pudo hacer contra la condena a Israel del Consejo de Seguridad por deportar a 12 terroristas palestinos al Líbano durante la primera Intifada. Incluso en el apogeo de la era de Oslo, Yaacobi no pudo disuadir a los Estados Unidos de que se unieran a otra radical condena del Consejo de Seguridad; esta vez, a raíz de la masacre de fieles árabes en Hebrón por parte de Baruch Goldstein.
Para cuando Dore Gold -un eficaz ejecutor de la diplomacia pública y el primer israelí de origen estadounidense nombrado en ese puesto- llegó, a finales de los ’90, el patrón ya parecía haberse establecido.
Una votación por 131 a 3 en la Asamblea General, censurando la construcción de viviendas en Jerusalem, fue seguida, ya con el sucesor de Gold, Yehuda Lancry, por desvergonzadas condenas al “uso excesivo de la fuerza” durante la bárbara violencia palestina de la segunda Intifada.
Lo cual nos acerca a la actualidad. Dan Gillerman, posiblemente el más próspero de los últimos embajadores, logró promover la aprobación en las Naciones Unidas de las primeras resoluciones patrocinadas por Israel e impulsar al secretario general, Kofi Annan, a hablar contra los incesantes ataques en las Naciones Unidas. Pero los ataques continuaron, como lo demuestra la impotencia de Gabriela Shalev contra la campaña -dirigida por el juez Richard Goldstone- de destripar el derecho de Israel a defender a su población civil a lo largo de la frontera de Gaza.
Es evidente que las labores de los embajadores han tomado un carácter de Sísifo. Si, no obstante, el país persiste en el intento es sólo porque la ONU sigue siendo el lugar donde la disfuncional familia de naciones, tal como es, se reúne para tomar importantes decisiones colectivas. De todos modos, el papel principal de Prosor será nuevamente representar al país más allá de los pasillos de la ONU, especialmente en los medios de comunicación mundiales y la comunidad judía de los Estados Unidos.
Ésta es una tarea que compartirá con el embajador en los Estados Unidos, Michael Oren.
Es cierto que su rol no se ha visto facilitado por la evidente incapacidad del oficialismo para hablar con una sola voz. Un embajador debería tomar como su marco de acción las declaraciones públicas de Netanyahu, o la línea contradictoria expresada por Lieberman en su discurso ante las Naciones Unidas en 2010? Para mayor complicación están las cacofónicas voces en Internet, cada una de las cuales asegura saber qué es lo mejor para el país.
La ventaja de Prosor, tanto en ámbitos públicos como privados, es que es una figura atractiva, con una gran capacidad de comunicación e influencia diplomática. Depende mucho más de las políticas a veces incongruentes de los dos hombres que tardíamente lo han enviado a la ONU, las cuales tienen su propio efecto sobre la imagen del país en los medios de comunicación y el apoyo del público, especialmente en los Estados Unidos. Este apoyo, al final, cuenta infinitamente más que cualquier votación en Turtle Bay.

* Coeditor de Jewish Ideas Daily.

CGG

Dejá tu comentario

Israel

Encuesta: Los palestinos tienen pocas expectativas para las elecciones de Israel

Agencia AJN.- Una encuesta muestra que dos tercios de los palestinos creen que los resultados de las elecciones tendrán un impacto negativo para ellos y expresan su preocupación por el resultado, con efecto directo e importante en sus vidas diarias y futuras aspiraciones a la condición de Estado.

Publicado

el

Por

Netanyahu Abbas

Agencia AJN.- Una encuesta reciente realizada por el Centro de Medios y Comunicación de Jerusalem encontró que más del 40 por ciento de los palestinos cree que las elecciones israelíes tendrán un impacto negativo, y otro 25 por ciento agregó que no tendría ningún impacto.

La encuesta se realizó sobre 1.200 personas en la Ribera Occidental y la Franja de Gaza, con un un margen de error de más o menos 3 puntos porcentuales.

Para Hamza Khalaf, que posee un puesto de verduras en un mercado de productos de Ramallah, no importa quién salga a la cabeza.

«Honestamente no me importa. Son todos iguales. Todo lo que les importa es ganar y avanzar en la agenda judía israelí”, agregó.

Khalaf destacó que la mayoría de los palestinos sienten que el fuerte apoyo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a Israel hace que sea casi imposible que las negociaciones de paz ganen fuerza.

“La sociedad israelí se desplazó hacia la derecha desde que Netanyahu asumió el cargo hace años, y todos los israelíes, de izquierda y derecha, están contentos con el statu quo. Entonces, ¿qué puede cambiar?».

Con el proceso de paz congelado, y Netanyahu haciendo una promesa de campaña para anexar el Valle del Jordán en la Ribera Occidental, muchos palestinos tienen pocas esperanzas de que el resultado de las elecciones mejore su situación.

Esmat Mansour, un escritor palestino especializado en asuntos israelíes, afirma que solo una derrota para Netanyahu puede cambiar las cosas.

El periodista palestino Waleed Omri afirmó que quien gane las elecciones tendrá consecuencias importantes para la región.

Los palestinos quieren establecer su propio Estado en territorios de Israel con Jerusalem Oriental como su capital.

Muchos dicen que los políticos israelíes tanto de izquierda como de derecha, así como el público israelí, no parecen tener el tema en su agenda.

Seguir leyendo

Brasil

VeganNation de Israel protege más de 6 mil hectáreas de selva amazónica en Brasil

Agencia AJN.- La startup israelí VeganNation anunció el viernes que adquirió más de 6.000 hectáreas de selva amazónica en Brasil por un período de diez años para proteger la tierra de la deforestación y la caza furtiva de vida silvestre. La cuenca del Amazonas cubre 2,7 millones de millas cuadradas, de las cuales 2,1 millones de millas cuadradas son selva tropical; gran parte en Brasil.

Publicado

el

Por

amazonas rio

Agencia AJN.- VeganNation, que construyó una plataforma global de comercio electrónico y una red social para veganos en todo el mundo con su propia moneda digital, entregaría la tierra a grupos de preservación y organizaciones activistas para protegerla.

«La selva amazónica podría estar ubicada en Brasil, pero su destrucción nos afecta a todos, ya que el cambio climático es un resultado directo de la actividad humana y está en nuestras manos combatirlo», explicó Isaac Thomas, CEO y cofundador de VeganNation.

La startup también anunció asociaciones con cuatro equipos locales de fútbol (Remo, Paysandu, National e Iranduba) de ciudades cercanas a la entrada de la selva tropical para aumentar la conciencia ambiental. VeganNation ya es un patrocinador principal de los equipos, tres equipos masculinos y uno femenino, y reveló que cuatro equipos nacionales adicionales de primer nivel están listos para firmar la iniciativa.

«Pensamos cómo podemos llevar las cosas al siguiente nivel, crear conciencia sobre el medio ambiente, sobre el veganismo y unirnos con equipos de fútbol locales para crear conciencia entre los fanáticos», reveló Thomas a Nocamels.

amazonas incendio

La iniciativa de VeganNation se produce en medio de los devastadores incendios que arden en la selva tropical desde principios de agosto, liberando contaminantes atmosféricos peligrosos a la atmósfera, dañando gravemente los ecosistemas de flora y fauna y poniendo en peligro a las comunidades indígenas que viven ahí.

Los incendios se pueden ver desde el espacio.

«Cuando medimos la destrucción de la selva tropical, hablamos de canchas de fútbol como una unidad». VeganNation cubrirá más de 5.500 canchas de fútbol de tamaño reglamentario.

“VeganNation entiende que promover el veganismo es un paso importante para combatir la crisis del calentamiento global y es clave crear conciencia a través de proyectos ambientales locales entre la comunidad brasileña. La asociación con cuatro equipos de fútbol brasileños nos permite avanzar hacia nuestra misión de trabajar juntos para crear un mundo mejor», explicó.

VeganNation recaudó 10 millones de dólares en fondos de inversores privados.

El trabajo de VeganNation en el mundo del deporte es de vital importancia y la startup está preparada para traer a «uno de los tres mejores jugadores de fútbol del mundo como embajador de la sostenibilidad».

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!