Seguinos en las redes

Israel

Opinión. Una mirada de abogado del diablo al “nuevo” Medio Oriente

AJN.- El reconocimiento de Palestina por parte de las Naciones Unidas podría tener consecuencias globales mucho más amplias, con minorías en todo el mundo alentadas por la causa.

Publicada

el

primavera_arabe

 

Por Ely Karmon*/The Jerusalem Post.- En varios artículos recientes he dicho que si Egipto y Siria fueran a seguir el “modelo turco”, como lo propusieron algunos líderes árabes y expertos occidentales, el verdadero beneficiario de las revueltas árabes sería Turquía, con su herencia de control otomano sobre el Levante y el norte de África.
Si los movimientos islamistas toman el poder en los principales Estados árabes, podríamos ser testigos de la aparición de un bloque mesooriental sunita dominado por Turquía; un fuerte Estado revisionista musulmán en el extremo de Europa, con aspiraciones de extender su influencia hacia el Oeste.
De hecho, a raíz de su cómoda elección del 12 de junio, el primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, jactanciosamente hizo una declaración teñida de un otomano-islamismo: “Créanme: Sarajevo ganó hoy tanto como Estambul, Beirut ganó tanto como Izmir, Damasco ganó tanto como Ankara, Ramallah, Nablus, Jenin, la Margen Occidental y Jerusalem ganaron tanto como Diyarbakir”.
De acuerdo con este escenario, el bloque sunita liderado por Turquía desafiará, tarde o temprano, al régimen chita de Irán y probablemente tratará de extender su influencia a la mayoría sunita en Siria y la comunidad sunita en el Líbano.
Hasta hace poco, Irán parecía ser el gran ganador por los levantamientos árabes. Sus líderes consideraron a los eventos en Túnez y Egipto un movimiento antiestadounidense que jugaba a su favor.
El diario Keyhan predijo que la caída del régimen de Mubarak sería un gran golpe para la situación regional de los Estados Unidos, mientras que la de Irán probablemente se fortalecería. El presidente Mahmoud Ahmadinejad declaró que “un Medio Oriente sin Israel y Estados Unidos ahora es posible”.
Sin embargo, algunas voces advirtieron que el mejoramiento de la posición de Turquía puede producirse a expensas de Irán. La última edición del diario Donyaye Eqtesad señaló que las relaciones de larga data entre los dos países no se basan únicamente en la amistad, sino también en la rivalidad y que, paradójicamente, “el ascenso del islam sólo intensificó aún más la competencia entre los dos países”.
La confiscación de una carga sospechosa de aviones iraníes que sobrevolaban el espacio aéreo de Turquía y el pedido de Turquía de que Irán se mantenga alejado de la sublevación bahreiní fueron vistos por analistas diplomáticos iraníes como un nuevo capítulo en las relaciones Irán-Turquía. El mencionado escenario es de hecho posible, pero podríamos ser testigos de otros cambios sorprendentes.
Al comienzo de la sublevación en Egipto, la Hermandad Musulmana prometió no postular un candidato en las elecciones presidenciales y presentar candidatos para sólo el 30 por ciento de los bancas parlamentarias. Sin embargo, desde su victoria en el referéndum de marzo pasado, la Hermandad ha decidido formar el Partido de la Libertad y la Justicia para competir por el 50 por ciento de los escaños legislativos en alianza con el viejo partido liberal Wafd e incluso presentar un candidato a la Presidencia, aunque uno que alegue ser independiente.
Una gran victoria de la Hermandad en las elecciones egipcias de septiembre podría convencerla de trabajar por el resurgimiento de la hegemonía regional de Egipto, para convertirse en el líder islamista del mundo árabe sunita y no aceptar el padrinazgo de Turquía y la visión neootomana del PKA.
Por otra parte, paradójicamente, las aspiraciones de hegemonía regional de Turquía e Irán están amenazadas por el drama que se desarrolla en Siria.
Si al comienzo de la sublevación en Egipto, Erdogan se reunió con el dictador sirio, Bashar Assad, para coordinar “esfuerzos vinculados con los disturbios en Egipto, a fin de evitar más sufrimiento al pueblo”, rápidamente se preocupó por los posibles efectos secundarios de los sangrientos acontecimientos en Siria.
El evitar que ese país entre en una guerra civil es de suma importancia para la seguridad de Turquía. Erdogan incluso ve a Siria como un “asunto interno” y prefiere una transición ordenada hacia un régimen democrático encabezado por Assad.
Él ha criticado al hermano menor de Assad, Maher, el cerebro detrás de la violenta represión a los manifestantes.
Turquía también ayudó a organizar a la oposición siria, permitiéndole coordinar su actividad durante la conferencia “Cambio en Siria” celebrada en Antalya (significativamente sin la participación de representantes kurdosirios) y dejando que los líderes de la Hermandad Musulmana siria hablen desde su territorio. El ministro de Exteriores, Ahmet Davutoglu, declaró que Turquía mantendría, simultáneamente, “relaciones de confianza” con el gobierno sirio y “lazos de amor” con el pueblo sirio, probando el deseo de convertirse en el que ostente el poder en el Levante en general.
Pero la principal preocupación de seguridad de Turquía reside en que el caos en el noroeste de Siria pueda permitirles a los militantes kurdos utilizar la región como una base en su contra.
Funcionarios locales del PKA advirtieron que cualquier fracaso postelectoral en abordar las preocupaciones kurdas podría poner en riesgo la prolongada estabilidad política en Turquía. Una reacción anti-Turquía ya está en marcha en Siria, con los medios de comunicación controlados por el Estado acusando a Ankara de tratar de resucitar el imperio otomano. Un funcionario sirio en Damasco afirmó que “Occidente quiere poner la región bajo control turco, como en la época otomana”.
Assad le está señalando a Ankara que éste es un juego que los dos pueden jugar. Anunció una amnistía para los activistas separatistas kurdos y ha invitado a representantes de 12 partidos kurdos, incluyendo el ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), a visitarlo en Damasco. Los kurdos esperan presentarle una propuesta para el establecimiento de una región autónoma kurda.
Pero incluso si, como parece, la Hermandad Musulmana siria se convierte en la que ostente el poder político después de la caída del régimen alauita de Assad, con el apoyo pasivo del islamista turco PKA, éste podría ser un socio menos complaciente. En primer lugar, probablemente buscará reunir a sus hermanos en una coalición islamista árabe regional; segundo, podría pretender la devolución del territorio de Alexandretta (Hatay), cedido a Turquía en 1939 por Francia (ex colonizador de Siria). Desde 2005, en el marco de sus excelentes relaciones con Ankara, Assad ha decidido “posponer para las generaciones venideras” el sueño de una Alexandretta siria.
Siria es el aliado más cercano de Irán en el mundo árabe. Significativamente, los medios estatales iraníes y la televisora Al-Manar de Hezbollah están censurando los disturbios contra el régimen en Siria. El ex embajador iraní en el Líbano Muhammad Irani evaluó que la revuelta siria podría tener un impacto negativo en el eje Teherán-Damasco.
Es interesante notar que los manifestantes en las calles de las ciudades sirias han quemado banderas iraníes y de Hezbollah y los han acusado de apoyar, capacitar e incluso participar directamente en las acciones represivas del ejército sirio. Esto seguramente influirá en las futuras relaciones de Siria con ambas partes.
La próxima decisión del tribunal internacional, que probablemente acusará a los líderes de Hezbollah del asesinato del ex primer ministro libanés Rafik Hariri, podría cambiar rápidamente la sítuación en el campo libanés, debilitando a Hezbollah, desmantelando el recientemente formado gobierno pro sirio y, posiblemente, avivando el conflicto entre chiitas y sunitas.
El otro gran tema regional, el conflicto israelo-palestino, llegará a un punto crítico en septiembre, cuando la Asamblea General de la ONU probablemente decidirá reconocer un Estado palestino dentro de las fronteras de 1967. La nueva estrategia palestina implica el masivo uso del “poder blando” y las manifestaciones no violentas. Sin embargo, como se observó durante los intentos de este mes y el anterior de revivir el problema de los refugiados palestinos tratando de penetrar físicamente las fronteras de Israel, la situación podría deteriorarse, con los líderes de El Cairo y Damasco presionados para que apoyen a sus hermanos. El régimen sirio ya ha manipulado los acontecimientos para distraer la atención pública internacional de su sangrienta represión militar.
Sin embargo, el reconocimiento de la ONU de un Estado palestino podría tener consecuencias mucho más amplias en todo el mundo. Otras minorías en Medio Oriente y más allá -los kurdos en Turquía, Siria e Irak, los beluchis en Irán y Pakistán, los pueblos del Cáucaso, los tibetanos y los uigures en China, los cachemiros en India-, que han luchado por la independencia o la autonomía durante décadas y, en muchos casos, representan a poblaciones mucho más numerosas que los palestinos, podrían decidir intensificar su lucha.
El impacto más inmediato será sobre los kurdos en Turquía, Siria e Irak. El gobierno del PKA no ha resuelto el problema kurdo.
Un análisis de los resultados de la elección turca publicado en el sitio de Internet del PKK asegura que el problema más importante es la cuestión kurda y que el PKA recibió el apoyo de todas las fuerzas del país ante la promesa de eliminar el Movimiento por la Libertad del Kurdistán. Sin embargo, sostienen los autores, la elección ha probado que el PKA ha sido derrotado en el Kurdistán, a pesar del arresto de cientos de políticos. El resultado político más importante de esta elección ha sido la determinación del pueblo kurdo de resolver la cuestión kurda sobre la base de una autonomía democrática.
Abdullah Ocalan, el encarcelado líder del PKK kurdo, amenazó que después del 15 de junio “habrá un acuerdo histórico o se desarrollará una guerra total, que llevará al caos y la agitación. Puede desencadenarse una guerra popular generalizada”.
Si se desencadena una guerra popular, ésta puede resultar en una guerra civil. Según un reciente análisis del Instituto Washington sobre Política del Cercano Oriente, la gran mayoría de los kurdos iraquíes cree que si no se prolonga la presencia militar de los Estados Unidos, “será inevitable un gran conflicto kurdo-árabe”.
Si las relaciones entre Bagdad y el gobierno regional del Kurdistán se tambalean, alega, “Irak puede degenerar en otro Estado árabe en guerra con sus minorías étnicas”.
La situación también es tensa en Beluchistán, en las partes iraní y paquistaní de la frontera.
El analista indio B. Raman señala que a pesar de la brutal represión en Pakistán, las organizaciones beluchis piden una autonomía mayor a la que han logrado para mantener su lucha por la libertad. La lucha por la independencia beluchi en Pakistán podría tener consecuencias adversas para Irán en sus áreas beluchis y para China en su provincia de Xinjiang, afirma Raman.
Un éxito palestino en la ONU podría tener “daños políticos colaterales” para algunos de los actores regionales e internacionales que trabajan a favor de la resolución de la ONU.
En general, los acontecimientos de las últimas semanas en Medio Oriente han demostrado que la “Primavera Árabe” está llevando a un verano tormentoso y, posiblemente, a un largo y frío invierno, lleno de viejas y nuevas amenazas.
 
* Académico e investigador adjunto del Instituto Internacional de Contraterrorismo y el Instituto de Política y Estrategia del Centro Interdisciplinario de Hertzlía.
 
CGG

 

Dejá tu comentario

Israel

Coronavirus/Israel. El Ministerio de Salud quiere extender la cuarentena, pero Hacienda dice que terminará a tiempo

Agencia AJN.- El Consejo de Seguridad Nacional informó que planea liberar gradualmente al público del aislamiento de sus hogares después de los feriados de Pesaj, comenzando con la fuerza laboral y algunos estudiantes. Los lugares de ocio permanecerán cerrados.

Publicado

el

Por

CORONAVIRUS

Agencia AJN.- En una aparente disputa pública entre altos funcionarios del gobierno el jueves, los líderes del Ministerio de Salud fueron citados por múltiples medios de comunicación pidiendo una extensión del cierre nacional de las ciudades israelíes, que terminaría el viernes por la mañana. Los funcionarios del Ministerio de Finanzas desmintieron la extensión de la cuarentena poco después.

Los informes de las principales cadenas de noticias, así como el sitio de noticias de Ynet, dijeron que altos funcionarios del Ministerio de Salud estaban tratando de extender el severo bloqueo que impide los viajes interurbanos hasta después de que termine la festividad de la Pascua, el 15 de abril. Sin embargo, el Ministerio de Finanzas rápidamente emitió una declaración rechazando cualquier extensión de este tipo.

“Aclaración: las limitaciones impuestas a los lugares de trabajo antes del feriado serán eliminadas mañana como estaba previsto”, dijo un portavoz del Ministerio en un comunicado. “La situación volverá a las restricciones vigentes antes de la víspera de la Pascua”, continuaba.

“En cuanto a los informes sobre la continuación del actual cierre: el jefe del Consejo de Seguridad Nacional ha informado al director general del Ministerio de Finanzas que mañana se volverá a la situación que previa a la Pascua, como estaba previsto”, aseguró el vocero.

Según un informe anterior del Canal 13, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu iba a discutir el asunto con los funcionarios el jueves por la noche. El ministro de Defensa Naftali Bennett se opuso a la medida, argumentando que era injustificada, y motivado por el deseo de no señalar las áreas ultra ortodoxas más afectadas por el virus.

Ynet informó que durante el miércoles y el jueves, la policía hizo más de 2.500 multas a personas que incumplieron las directrices del Ministerio de Salud.

El Canal 12 también informó sobre el plan del gobierno de reabrir lentamente el país después de la Pascua.

El informe dijo que el plan, dirigido por el Consejo de Seguridad Nacional, vería una liberación gradual de las restricciones – siempre y cuando las tasas de infección se mantengan bajo control. Esto incluiría el aumento del número de trabajadores aprobados para trabajar fuera del hogar, y se están revisando varios modelos de trabajo por turnos o en días alternos).

Además, el plan incluiría el regreso de los niños con necesidades especiales a las instituciones educativas, y más tarde el regreso de los centros preescolares. También se evalúa la liberación de los ciudadanos de las restricciones, según la zona y la edad, y la eventual flexibilización de las limitaciones de la distancia a la que la gente puede alejarse de los hogares (actualmente de 100 metros).

Sin embargo, el informe aclaró que no se esperaba que los centros comerciales y los lugares de entretenimiento y ocio volvieran a abrir pronto.

Las nuevas cifras publicadas por el Ministerio de Salud el jueves continuaron mostrando que las ciudades de Jerusalem y Bnei Brak superan con creces a otros lugares en cuanto al número de pacientes, con 1.630 y 1.594 casos respectivamente. Tel Aviv estaba en un distante tercer lugar con 415 infectados, seguida de Ashkleon con 216 y Elad con 215.

El Director General del Ministerio de Salud, Moshe Bar Siman-Tov, dijo al Canal 12 el jueves por la noche que era probable que el gobierno adoptara en el futuro un tratamiento diferenciado de las zonas del país, con limitaciones más estrictas en las zonas más afectadas.

También el jueves, el Canal 12 informó que a pesar de las continuas informaciones y críticas sobre el asunto, los pasajeros que llegaban en los vuelos al aeropuerto Ben Gurion seguían siendo liberados en sus casas sin ser chequeados o puestos en cuarentena. Esto estaría sucediendo a pesar de las declaraciones del gobierno de que las personas que llegaran serían enviadas a la cuarentena obligatoria en instalaciones gubernamentales.

Hasta ahora, 864 israelíes se han recuperado del virus, incluyendo tres mujeres de 90 años este jueves.

Seguir leyendo

Israel

Coronavirus/Israel. Agencia Judía alertó sobre problemas financieros y de antisemitismo que enfrenta la comunidad judía

Agencia AJN.- El presidente de la Agencia Judía para Israel, Isaac Herzog, advirtió sobre las dificultades que enfrentan los judíos de la Diáspora y también en Israel. “Está claro que la aliá tomará más tiempo y se reducirá”, anticipó el dirigente.

Publicado

el

Por

herzog

Agencia AJN.- El presidente de la Agencia Judía para Israel, Isaac Herzog, alertó que tras superarse la pandemia del coronavirus, las instituciones judías en todo el mundo probablemente encontrarán que enfrentan una grave escasez de ingresos y deberán estar alertas ante una posible reincidencia del antisemitismo.

En declaraciones al diario The Jerusalem Post, Herzog indicó que la agencia, como un enlace crucial entre Israel y la Diáspora desde su creación en 1929, está dando un paso adelante para proporcionar asistencia y orientación a las instituciones y personas necesitadas en Israel y en el extranjero en este momento de emergencia.

En este contexto, el dirigente señaló que los programas de aliá, una de las misiones centrales del grupo, continúan como lo hizo incluso en los días más oscuros de la historia de Israel.

“Desde el comienzo del brote, hemos tenido alrededor de 1.000 nuevos olim [inmigrantes] de docenas de países”, dijo el presidente de la Agencia Judía.

Ya se han implementado nuevos procedimientos para garantizar que todos los que ingresen al país entren en cuarentena en uno de los centros de absorción o en apartamentos privados previamente arreglados.
“Gracias a Dios, hasta ahora nadie ha llegado portando el virus”, dijo.

Herzog admitió que los bloqueos en todo el mundo y las cancelaciones de la mayoría de los vuelos internacionales representan un obstáculo. “Está claro que la aliá tomará más tiempo y se reducirá”, dijo. “Pero estamos haciendo todo dentro del ámbito de la posibilidad”, añadió.

Mientras tanto, la Agencia Judía está trabajando para ayudar a las comunidades judías, tanto en el campo con sus emisarios en el extranjero que han permanecido en sus puestos como proporcionando recursos.
“Como la organización global judía más grande, sentimos la responsabilidad hacia nuestros hermanos y hermanas en todo el mundo”, dijo Herzog.

Después de que la crisis del coronavirus comenzó a golpear a Italia con fuerza, explicó que la Agencia Judía junto con Keren Hayesod “extendió el apoyo inmediato a la comunidad judía italiana, lo que era vital para ellos para atender sus necesidades inmediatas. “Hemos asistido con servicios sociales en Gran Bretaña, tenemos voluntarios que están ayudando en Francia, España, Sudáfrica y los Estados Unidos”, agregó Herzog.

“Lo que también está claro es que las comunidades más pequeñas sin una estructura financiera muy sólida y que dependen de recursos continuos se encuentran en una posición muy difícil. También hay problemas de seguridad, especialmente para el día siguiente, que deben ser atendidos con fondos”, dijo. “Lo que está claro es que todas las instituciones y federaciones judías se dan cuenta de que existe una amenaza para algunos de los ingresos de las donaciones y de los filántropos que los afectarán”, apuntó.

Como ha sucedido a menudo en la historia, el estallido de la pandemia ha desencadenado manifestaciones de antisemitismo, especialmente online. “Por el momento, quiero ponerlo en cierta proporción. Es un gran desafío, pero otros grupos también se enfrentan a la retórica del odio ”, destacó Herzog, y agregó que mantienen la situación vigilada de cerca.

“Sin embargo, se nos ve molestos y asumimos que cuando la situación de la emergencia se relaje, surgirá la tendencia histórica de culpar a los judíos, también porque hay áreas donde los judíos fueron los primeros en ser afectados por el virus”, indicó.

Otro frente en el que la Agencia Judía ha estado activa es en el apoyo al sector sin fines de lucro de Israel, como lo ha hecho la organización durante décadas, a menudo en nombre de los judíos del mundo.

Herzog explicó que con el país bloqueado, el sector está pasando por una “catástrofe”. Por esta razón, el grupo ha lanzado un fondo especial de asistencia de emergencia junto con la ONG Ogen, un fondo de préstamos sociales. Agregó que la Agencia Judía también está trabajando con el gobierno para establecer una subvención especial.

“Estoy muy agradecido de que algunos de nuestros socios, como las Federaciones Judías de América del Norte, hayan ingresado al proyecto, aunque ya se están encargando de financiar sus ONG locales”, dijo.

Herzog transmitió su aprobación a cómo el gobierno está manejando la crisis. “Confío en que Israel superará esto, y creo que hay muchos aspectos importantes detrás de las nubes, como la apreciación hacia el sector árabe en Israel por su enorme contribución a la infraestructura médica y el hecho de que hay muchos actos” de solidaridad, dijo.

“Cuando veo una foto de una niña haredi (ultraortodoxa) en Bnei Brak llevando jalá el viernes por la noche a los soldados allí, siento una gran esperanza”, expresó por último el presidente de la Agencia Judía.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!