Seguinos en las redes

Israel

Polonia: La Iglesia Católica defendió la comida kosher

AJN.- El alto Clero católico de Polonia afirmó que el ritual judío de preparación de la comida tradicional, que fue prohibido en enero, debe ser reintegrado en el país para proteger la libertad religiosa. La medida fue tomada debido a que la Corte Constitucional polaca consideró la práctica “incompatible con la Ley de derechos de los animales”.

Publicada

el

img443830

El órgano de representación de la Iglesia Católica en Polonia expresó que el derecho de los judíos y musulmanes para llevar a cabo sus prácticas religiosas “no debe ser infringido”.

La Presidencia de la Conferencia Episcopal polaca emitió una declaración con respecto a que la práctica para matar a los animales sin el aturdimiento, conocida en hebreo como shekhita, es “una expresión de fe religiosa y encarna la libertad religiosa”.

El procedimiento para matar al animal, que incluye a la comida tradicional judía y las prácticas del halal (alimentos permitidos por la ley islámica) fueron prohibidas en Polonia desde el 1 de enero, después de que la Corte Constitucional del país las considerara incompatible con la Ley de derechos de los animales.

En julio el Parlamento polaco rechazó un proyecto de ley impulsado por el Gobierno para legalizar shekhita.

El representante del episcopado polaco, Józef Kloch, señaló: “Al analizar la situación, se hizo hincapié en larga tradición de libertad religiosa de Polonia… el problema más importante es el hecho de que desde hace siglos en la historia de Polonia el derecho a la libertad religiosa nunca fue cuestionado. Parte de la libertad de religión es preservar la tradición y las costumbres”.

Y añadió: “Con la emisión de la declaración de la Presidencia, el Episcopado polaco expresa su esperanza de que se les permita continuar con el ritual. Esto es importante para los seguidores del judaísmo y del Islam en el espíritu de las libertades relacionadas con la religión”.

Las comunidades judías y musulmanas, respectivamente son de alrededor de 20 a 30 mil personas en Polonia, un país de unos 38 millones de habitantes.

En respuesta al anuncio, el rabino Menachem Margolin, director general de la Asociación Judía Europea expresó: “Me alegro de que la Iglesia Católica, que es importante para el pueblo de Polonia, haya apoyado la legalización del ritual. Espero que esta opinión tenga un significado importante para las figuras públicas que hacen referencia a las enseñanzas de la iglesia”.

En una reciente carta al Parlamento polaco, el rabino Margolin llamó a la prohibición de la shekhita ‘”devastadora para el bienestar judío y la libertad religiosa”.

“Se demostró científicamente que la carnicería kosher no más cruel que cualquier otro método, es esencial para el sustento de la vida judía y su prohibición perjudica a los judíos no sólo en Polonia, sino en toda Europa y el mundo”.

El mes pasado, el presidente del Congreso Judío Mundial, Ronald S. Lauder, se reunió con el Papa Francisco, quien también expresó su preocupación por la prohibición de Polonia, así como otras limitaciones a la libertad religiosa en Europa.

La shekhita también fue prohibida en Suiza y Noruega. Mientras tanto, en Suecia, donde se permite, un partido político de extrema derecha busca una prohibición de la circuncisión, otra práctica integral de la vida judía.

LV

Dejá tu comentario

Israel

Líderes de partidos de derecha: «Netanyahu quiere una nueva ronda de elecciones»

Agencia AJN.- Algunos líderes de algunos partidos de derecha declararon que Binyamin Netanyahu está convencido de que, si se convoca nuevamente a elecciones, el porcentaje de participación entre los votantes de derecha será más elevado. Netanyahu señaló que los niveles de votación en los bastiones del Likud y en Judea y Samaria fueron muy bajos.

Publicado

el

Por

Reunión del bloque de derecha

Agencia AJN.-  Algunos de los líderes de los partidos de derecha y los ultraortodoxos que estuvieron presentes en un encuentro con el primer ministro Binyamin Netanyahu, declararon que está interesado en volver a convocar a elecciones y no formar gobierno. En esta primera reunión después de las elecciones, Netanyahu manifestó que los niveles de participación en los bastiones del Likud y en los asentamientos de Judea y Samaria fueron muy bajos y que está seguro que, si se convoca nuevamente a elecciones, el porcentaje de votación aumentará.

En la tarde de ayer Netanyahu se reunió con los líderes de los partidos Yemina, Yahadut HaTorá y Shas, en momentos en que comenzaba a conocerse el panorama de escaños tras las elecciones. Si bien Azul y Blanco tiene una leve ventaja en dichos resultados, ninguno de los dos bloques – derecha ni centro-izquierda – llegan a los 61 mandatos requeridos para formar gobierno sin integrar al partido de Avigdor Liberman, Israel Beitenu.

Dado que Liberman anunció que sólo dará sus escaños al partido que quiera formar un gobierno de unidad nacional, en el bloque de centro-izquierda se baraja esa opción, incluso con posibilidad de rotación en el cargo de primer ministro.

Mientras tanto, en la reunión de ayer de los partidos de derecha los presentes acordaron que formarán una alianza de derecha liderada por Netanyahu destinada a bloquear la posibilidad de que el líder de Azul y Blanco, Benny Gantz, pueda formar gobierno. Dicho bloque ya decidió nombrar un equipo conjunto que los represente en las negociaciones para formar coalición.

Posteriormente, Netanyahu abordó el tema al comienzo de la reunión del Likud y dijo que junto con los líderes de los partidos de derecha habían decidido “por unanimidad que debemos unirnos para negociar un gobierno encabezado por mí».

“Una vez que establecimos el bloque de derecha, hay dos opciones. Un gobierno dirigido por mí o un gobierno peligroso que depende de los partidos árabes. En este momento, más que nunca, no debería haber un gobierno basado en los partidos árabes antisionistas. Haremos todo lo posible para evitar un gobierno tan peligroso», agregó el mandatario.

bibi

Seguir leyendo

Israel

Trump afirma que no habló con Netanyahu: «Nuestra relación es con Israel»

Agencia AJN.- El presidente de Estados Unidos parece distanciarse del primer ministro después de las elecciones del martes.

Publicado

el

Por

tump

Agencia AJN.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pareció hoy distanciarse del primer ministro Benjamín Netanyahu, luego de una elección apretada que lo dejó sin una mayoría de la Knesset (parlamento israelí).

En declaraciones a periodistas en Los Ángeles, Trump dijo que no había hablado con Netanyahu después las elecciones del martes e indicó que la relación de Estados Unidos con Israel iba más allá de cualquier líder individual.

«Los resultados estarán pronto y todos sabían que iban a ser muy cerrados, Veremos qué sucede. Nuestra relación es con Israel», expresó Trump.

Netanyahu hizo de su estrecha relación con Trump una pieza central de su campaña de reelección, erigiendo vallas publicitarias en todo el país que lo mostraban junto al presidente de EEUU, emitiendo críticas sobre la capacidad de sus rivales para igualar sus logros diplomáticos.

Por su parte, Trump twiteó el sábado que ambos líderes habían hablado sobre «la posibilidad de avanzar con un Tratado de Defensa Mutua» y que esperaba «continuar con esas discusiones después de las elecciones israelíes».

Durante el fin de semana, Netanyahu se jactó de haber recibido el «respaldo» de Trump y afirmó que «el Estado judío nunca ha tenido un mejor amigo en la Casa Blanca».

La oficina de Netanyahu dijo hoy, sin embargo, que no viajaría a Nueva York como estaba previsto para la Asamblea General de la ONU la próxima semana, después de no obtener suficiente apoyo en las elecciones para formar un nuevo gobierno. La oficina de Netanyahu dijo que renunciaría al viaje debido a las «circunstancias políticas» actuales, sin dar más detalles. Será la primera vez que Netanyahu se saltee la Asamblea General desde 2010, cuando el entonces ministro de Asuntos Exteriores y su actual enemigo político, Avigdor Liberman, se dirigió a los líderes mundiales en el foro.

Su ausencia de la ONU significa que no se reunirá con Trump, quien había anticipado discutir el pacto de Defensa con él al margen del evento de la ONU.

Con más del 95 por ciento de los votos escrutados, se pronostica que el partido Likud de Netanyahu ganará 32 escaños de la Knéset, uno menos que su rival Azul y Blanco. Junto con sus aliados ortodoxos y de derecha, el Likud estaba listo para ganar 56 escaños, menos de los 61 necesarios para una mayoría en el parlamento.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!