Seguinos en las redes

Israel

Se cumplieron 10 años del atentado a la Universidad Hebrea de Jerusalem en el que murió un argentino

AJN.- Diez años se cumplieron del atentado a la cafetería de la Universidad Hebrea de Jerusalem, en el que murieron nueve personas y otras 85 resultaron heridas. Entre las víctimas estaba David Diego Ladowski, un israelí de origen argentino, quien aquel 31 de julio de 2002 concurrió a la universidad para entregar los papeles de su última tesis y recibir su Doctorado en Administración Pública. En la universidad se realizó una ceremonia que contó con la presencia de los embajadores de Estados Unidos y Francia.

Publicada

el

acto_unih

Diez años se cumplieron del atentado a la cafetería de la Universidad Hebrea de Jerusalem, en el que murieron nueve personas, cuatro israelíes y cinco extranjeros y otras 85 resultaron heridas.

Entre las víctimas estaba David Diego Ladowski, un israelí de origen argentino, quien aquel 31 de julio de 2002 concurrió a la universidad para entregar los papeles de su última tesis y recibir su Doctorado en Administración Pública, ya que estaba preparándose, para en aproximadamente una semana, asumir el cargo de vicecónsul en la Embajada de Israel en Lima, Perú.

Ladowski nació en Buenos Aires en 1973 y viajó a Israel en 1992. “El era un humanista, pacifista con ideales muy firmes, pero al mismo tiempo era muy humilde”, lo describió su familia.

Desde el momento de la tragedia, y anualmente, la Universidad Hebrea de Jerusalem hace entrega de un premio a nombre de David Diego Ladowski para honrar su memoria.

El premio es una beca de mérito que se les da a estudiantes destacados que se proponen dedicarse al servicio público y a trabajar por la paz del mundo. Este premio fue establecido por el presidente de la Universidad Hebrea de Jerusalén junto al rector y profesores bajo la iniciativa de la familia Ladowski.

Además se creó el Fondo Conmemorativo David Diego Ladowski que provee asistencia financiera a los estudiantes de la Universidad Hebrea.

“Desde entonces, hemos estado tratando de convertir esa tragedia en algo bueno, y desde entonces hemos sido la concesión de becas a los estudiantes de la Universidad Hebrea de Jerusalem. Es un gran honor para perpetuar su memoria de esta manera”, transmitió la familia del joven a través de un sitio habilitado en la red social Facebook en memoria del joven estudiantes.

Hasta el momento, la organización entregó 72 becas como parte del programa dedicado en memoria de David Diego Ladowski.

En la Universidad Hebrea de Jerusalem se realizó una ceremonia para recordar a las víctimas a diez años de la tragedia.

El acto contó con la presencia de los embajadores de Estados Unidos, Daniel Shapiro, y de Francia en Israel, Christophe Bigot, quienes depositaron ofrendas florales.

El embajador Bigot destacó el sistema de beca que se creó en la memoria del ciudadano francés David Gritz, el que es administrado por el Instituto de Estudios Políticos de París.

“Veo esta beca como un símbolo de la unión duradera entre nuestras comunidades académicas, en Francia e Israel, y de la fuerte respuesta que nuestros dos países dan al terrorismo. Nuestros lazos intelectuales y compromiso común para la paz y la seguridad siempre será más fuerte que la violencia y la barbarie", agregó el diplomático.

Por su parte, el embajador Shapiro, expresó que "las relaciones entre el pueblo estadounidense y el israelí se ha construido por Marla, Ben, Janis, David y Dina”, quienes murieron en la tragedia.

En tanto, el presidente de la Universidad Hebrea, Menahem Ben-Sasson, sostuvo que “una década ha pasado desde el ataque, y no es sólo tiempo para llorar, sino también para reflexionar sobre la misión confiada a nosotros”.

“Se nos ha confiado el desarrollo de conocimiento que no conoce el color de la piel o la religión. Y así les decimos a las familias que vamos a aguantar. Si los terroristas depravados desean alterar las cosas sobre las cuales todos los seres humanos basan sus vidas, ellos no tendrán éxito", transmitió Sasson.

La tragedia que terminó con la vida de nueve jóvenes se produjo el 31 de julio de 2002, a las 13.30, cuando una bomba fue detonada en la cafetería en la cafetería del edificio Frank Sinatra, la más concurrida del campus del Monte Scopus de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

El atacante dejó la bomba en una bolsa de aspecto inocente lleno de metrallas y el dispositivo fue preparado profesionalmente, de acuerdo a lo determinado por los investigadores.

Aunque al momento del atentado no se dictaban clases, había una importante cantidad de alumnos que se presentaban a dar los exámenes finales. También había numerosos estudiantes en el edificio que se anotaban para las clases del próximo año escolar.

La cafetería también está cerca de la Escuela Internacional Rothberg, donde cerca de 80 alumnos procedentes de Estados Unidos y otros países occidentales habían llegado a prepararse para el próximo semestre.

En el ataque murieron, además de Diego Ladowski, Levina Aspira (Jerusalem), Marla Bennett, (California, Estados Unidos), Benjamin Blutstein, (de Pennsylvania, Estados Unidos), Dina Carter, (de Estados Unidos), Janis Ruth Coulter, (de New cork, Estados Unidos), David Gritz (de Massachussets, Estados Unidos), Daphna Spruch (de Jerusalem) y Revital Barashi, (de Jerusalem).

La mayoría de los heridos se encontraban entre las edades de 18 y 30 años y la explosión destruyó la cafetería.

La organización terrorista Hamas se adjudicó el ataque y las fuerzas de seguridad capturaron a la célula terrorista implicada también en otros ataques terroristas importantes en Jerusalem.

Dejá tu comentario

Israel

Israel anuncia la reapertura de bares y restaurantes

Agencia AJN.- Hoteles, piscinas, museos y otros establecimientos también volverán a funcionar, aunque bajo directrices especiales. “Queremos permitirles salir”, asegura el primer ministro.

Publicado

el

Por

img689321

Agencia AJN.- Restaurantes, bares, hoteles y piscinas serán finalmente autorizados a abrir en Israel después de más de dos meses de cierre debido a la pandemia de coronavirus. Así lo aseguró el Ministerio de Salud el martes por la noche, ya que el gobierno dio el visto bueno para aliviar las restricciones y permitir que los israelíes den un paso más hacia el restablecimiento de las actividades previas al brote del COVID-19.

Los museos y las atracciones turísticas, incluidos los teleféricos y los barcos, también podrán abrir a partir del miércoles por la mañana, siempre que se respete el distanciamiento social, el uso de máscaras faciales, las normas de higiene, la distancia social en las filas y los límites en el número de asistentes.

El Ministerio de Salud dijo que publicará directrices de “insignia púrpura”, es decir, los lineamientos específicos para poder funcionar, para cada tipo de negocio.

El Primer Ministro Benjamín Netanyahu celebró la decisión en un mensaje, en el que se mostró optimista por los resultados. “Queremos hacerte la vida más fácil, permitirte salir y volver a la vida normal, tomar una taza de café y beber una cerveza”, dijo en un vídeo.

Netanyahu dijo que la gente debería salir y pasar un buen rato, pero advirtió que el gobierno estaría vigilando la evolución para evitar un nuevo brote. “Espero que no tengamos que cambiar las directrices”, agregó.

Por su parte, el ministro de Salud Yuli Edelstein calificó la decisión de retirar las restricciones como “un regalo navideño”, refiriéndose a la próxima fiesta judía de Shavuot, que comienza el jueves por la noche. Destacó el hecho de que las sinagogas podrán albergar hasta 70 personas.

A diferencia de la Pascua judía y de la festividad de Lag B’Omer, las familias podrán visitarse entre sí o salir a parques y otras atracciones.

La decisión se tomó un día después de que el número de muertos en Israel aumentara en dos a 281, después de cinco días en los que no se registraron víctimas mortales. El número de casos activos el martes se redujo a 2.019, aunque 33 personas siguen con respiradores.

El país ha ido reduciendo gradualmente las restricciones durante el último mes, ya que el número de nuevas infecciones diarias ha disminuido a unas dos docenas por día. Sin embargo, las autoridades han expresado su temor a una segunda oleada, y ha habido informes de brotes localizados centrados en la reapertura de escuelas.

En el momento más álgido del virus, casi todos los negocios y lugares públicos fueron cerrados y se prohibió a la mayoría de las personas que se alejaran más de 100 metros de sus hogares.

Entre otras restricciones aliviadas, el gobierno dijo que estaba rescindiendo las restricciones sobre la cantidad de trabajadores que pueden estar en una sola habitación, y dijo que las reuniones de negocios podían acoger hasta 50 personas, siempre y cuando se mantenga una distancia de dos metros entre los participantes.

Además, el número de personas que pueden estar en un mismo coche se elevó a tres.

Las restricciones en el número de personas permitidas en las tiendas también se reducirán. A partir del miércoles, las tiendas pueden permitir una persona por cada siete metros cuadrados de espacio hasta un límite de 50 personas siempre y cuando se mantenga una distancia de 2 metros entre las personas.

Los restaurantes y bares han sido de los últimos lugares en ser autorizados para ser reabiertos, con los propietarios presionando para poder volver al trabajo. Se informó que algunos restaurantes habían reabierto por su cuenta en protesta por las reglas.

Según las nuevas directrices, los restaurantes y bares con licencia para 100 personas podrán abrir a plena capacidad, mientras que los que tengan licencia para hasta 200 personas podrán servir hasta el 85% de su capacidad habitual.

Los restaurantes tendrán que tomar la temperatura de los clientes antes de permitirles entrar, las mesas deberán estar a 1,5 metros de distancia y tendrán que ser desinfectadas entre los clientes. Los camareros deberán llevar máscaras protectoras y no se permitirá el autoservicio.

Las restricciones que prohíben sentarse a las mesas en los patios de comidas de los centros comerciales seguirán aplicándose.

Las piscinas estarán limitadas a una persona por cada 6 metros en el agua y una persona por cada 10 metros fuera del agua. Los saunas húmedos y jacuzzis permanecerán cerrados, pero los saunas secos podrán abrirse.

Los hoteles también pueden abrir a partir del miércoles, con las mismas limitaciones que los restaurantes y las piscinas. Los museos también pueden abrir, con la limitación de una persona por cada siete metros y las normas generales de la insignia púrpura.

Los movimientos juveniles también reanudarán sus operaciones el miércoles.

Algunos negocios, como salas de eventos, salas de conciertos, teatros y otros lugares sólo podrán reabrir el 14 de junio.

Sin embargo, los ciudadanos y funcionarios israelíes han adoptado un enfoque cada vez más laxo en cuanto a las directrices de distanciamiento social. Un concierto en la playa de Tel Aviv la semana pasada atrajo a miles de personas mientras la policía lo vigilaba, aunque siguen existiendo restricciones contra este tipo de reuniones.

A pesar de la aparente vuelta a la normalidad, las fronteras de Israel siguen cerradas a los extranjeros y los que llegan del extranjero todavía tienen que someterse a una autocuarentena durante 14 días. Los funcionarios no esperan que se reanuden los viajes aéreos comerciales regulares hasta mediados de julio como muy pronto.

En un anuncio separado, la oficina de Netanyahu anunció que las escuelas primarias funcionarán hasta principios de agosto, después de que se llegara a un acuerdo sobre una asignación presupuestaria adicional para permitir la prórroga del año escolar.

Los jardines de infancia y las escuelas primarias hasta el segundo grado funcionarán hasta el 13 de julio y desde entonces hasta el 6 de agosto seguirán funcionando como colonias de verano. Las escuelas funcionarán regularmente para los alumnos de tercer y cuarto grado hasta el 6 de agosto.

Las escuelas han estado cerradas desde el 15 de marzo, pero han vuelto gradualmente a sus horarios completos durante el mes de mayo.

En otra señal de retorno a la normalidad, la agencia de inteligencia del Mossad anunció que terminaba su participación en el grupo de trabajo nacional sobre el coronavirus. A la agencia de espionaje se le había acreditado la ayuda a Israel para asegurar el equipo de pruebas vitales y el equipo de protección.

Seguir leyendo

Israel

Coronavirus. El Mossad dio detalles de los esfuerzos realizados para aportar equipamiento durante la pandemia

Agencia AJN.- Un informe interno de la agencia de inteligencia reveló que el Mossad aportó más de 80 millones de máscaras faciales, casi 30 toneladas de desinfectantes y más de 10.000 respiradores, algunos obtenidos de países que no tienen vínculos diplomáticos con Israel.

Publicado

el

Por

mossad

Agencia AJN.- La agencia de inteligencia del Mossad obtuvo para Israel cientos de millones de equipos de protección y miles de dispositivos médicos como parte de un esfuerzo concertado para combatir el coronavirus.

El jefe del Mossad, Yossi Cohen, quien supervisó la operación, debía pasar hoy oficialmente la autoridad sobre el centro de control de coronavirus al Ministerio de Salud, en una ceremonia especial.

Como parte de la guerra de licitación global que estalló después del brote de COVID-19, Cohen se vio obligado a utilizar sus conexiones personales con varias naciones de todo el mundo, incluidos los países que no tienen vínculos diplomáticos con Israel, para lograr los equipamientos necesarios para atender la pandemia.

Según consignó el portal de noticias Ynet, parte del equipo llegó de países no identificados en el Golfo Pérsico.
En los últimos días, el comando del Mossad ha comenzado el proceso de transferir la tarea de manejar y comprar el equipo al Ministerio de Salud para liberar sus operaciones en caso de que una segunda ola de virus golpee el país.

De acuerdo a lo precisado por la agencia, desde el inicio del brote el Mossad consiguió 2,5 millones de gafas protectoras, con otros 5,5 millones aún por llegar; unos 80 millones de mascarillas quirúrgicas, con otros 142 millones aún por llegar; 1,3 millones de máscaras faciales tipo N-95, con otros 14 millones aún por llegar; 180 millones de guantes elásticos; más de 30 toneladas de desinfectantes y al menos 1.300 ventiladores. Sobre los respiradores, la agencia espera que otros 4.700 entre junio y octubre.

Otros 3.500 ventiladores de fabricación israelí se proporcionarán al Ministerio de Salud en julio. En total, se espera que los hospitales de Israel reciban cerca de 10.000 ventiladores para octubre.

Además, el informe menciona cuatro millones de chalecos protectores y más de dos millones de kits de prueba de coronavirus, la mayoría de los cuales llegaron de China y Corea del Sur. El informe señala entregas de 47 tipos diferentes de medicamentos, incluidos anestésicos e insulina.

El primer ministro Benjamin Netanyahu agradeció a Cohen y al Mossad durante una reunión entre los dos el domingo, diciendo que “han hecho algo extraordinario”.

“Los resultados hablan por sí mismos”, dijo Netanyahu. “A medida que transferimos las operaciones al Ministerio de Salud, no sabemos lo que depara el futuro. Debemos aprovechar la experiencia que hemos adquirido si será necesario nuevamente. En nombre de los ciudadanos de Israel y yo, gracias por tu excelente trabajo”, transmitió el premier.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!