Seguinos en las redes

Israel

Shoá/Argentina. Discurso del presidente de la AMIA, Leonardo Jmelnitzky

AJN.- “La Shoá de la que puede hablarse no es la verdadera, su horror es inexpresable porque su irrealidad ética es absoluta”, aseguró hoy, martes, en el acto por el Día Internacional de las Víctimas, realizado en esa entidad. “No podemos admitir que se pacte con aquellos que utilizan el terror como un modo de hacer política”, agregó sobre el pacto con Irán. 

Publicada

el

shoa_jmelnitzky_pp
AJN.- Señores Embajadores, sobrevivientes del horror, Dirigentes comunitarios y Políticos, señoras y señores:
Cuando en octubre de 2005 las Naciones Unidas adoptaron el 27 de Enero como el Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto, se estaba recordando el día en que las tropas soviéticas entraron al campo de exterminio de Auschwitz – Birkenau, el último que todavía funcionaba. Más de un millón de personas fueron allí asesinadas. Sólo encontraron 7.000 sobrevivientes. Algunos días antes los guardias nazis habían obligado a más de 50.000 prisioneros a marchar para evitar que caigan en manos de los aliados. La mayoría de ellos también fueron asesinados. Más del 90 % de las víctimas, tanto las asesinadas como los sobrevivientes, eran judíos.
Hablar sobre la Shoá es una tarea que me resulta singularmente difícil. Es tanto lo que se ha escrito. Tantas reflexiones profundas y sentidas se dijeron. Han sido tantos los que intentaron expresar el horror, encontrarle un sentido, una justificación….
Y sin embargo, queda la impresión de que todo lo que pueda decirse al respecto es poco; pero no en términos cuantitativos sino cualitativos. Quiero decir, que hay ocasiones en que nuestra capacidad de expresión resulta desbordada por una realidad que difícilmente puede ser pensada y menos aun expresada, aunque sea de un modo parcial. Quiero decir que la Shoá de la que puede hablarse no es la verdadera Shoa; que el horror de la verdadera Shoá es inexpresable porque su irrealidad ética es absoluta.
Simon Wiesenthal en las últimas páginas de (Gli assassini sono fra noi, Garzanti, Milán, 1970) recuerda que los soldados de las SS se divertían en advertir cínicamente a los prisioneros: "De cualquier manera que termine esta guerra, la guerra contra vosotros la hemos ganado; ninguno de vosotros quedará para contarlo, pero incluso si alguno lograra escapar, el mundo no lo creería. Tal vez haya sospechas, discusiones, investigaciones de los historiadores, pero no podrá haber ninguna certidumbre, porque con vosotros serán destruidas las pruebas. Aunque alguna prueba llegase a subsistir, y aunque alguno de vosotros llegara a sobrevivir, la gente dirá que los hechos que contáis son demasiado monstruosos para ser creídos; dirá que son exageraciones de la propaganda aliada, y nos creerá a nosotros, que lo negaremos todo, no a vosotros. La historia de los Campos de Concentración, será escrita por nosotros".
En definitiva, este es el argumento básico que esgrimen los negacionistas para justificar sus absurdas afirmaciones: juegan con la paradoja consistente en ocultar la espantosa realidad de los hechos en la irrealidad ética de los mismos: tanto horror no es posible…..
En su “Trilogía de Auschwitz”, Primo Levi cuenta que esa misma idea de la imposibilidad ética ("aunque lo contásemos, no nos creerían") también afectaba a los prisioneros. Casi todos los liberados, de viva voz o en sus memorias escritas, recuerdan un sueño recurrente que los acosaba durante las noches de prisión y que, aunque variara en los detalles, era en esencia el mismo: haber vuelto a casa, estar contando con apasionamiento y alivio los sufrimientos pasados a una persona querida, y no ser creídos, ni siquiera escuchados. En la variante más típica (y más cruel), el interlocutor se daba la vuelta y se alejaba en silencio. (…) es importante subrayar como ambas partes, las víctimas y los opresores, se daban cuenta de la enormidad del horror y, por consiguiente, de lo imposible que sería darle credibilidad a lo que estaba sucediendo en los Campos de Concentración.
También ellos, los prisioneros, sentían que aquello que les estaba ocurriendo no podía ser real; dudaban de sus propias percepciones de la realidad; se habían quebrado los límites entre lo posible y lo imposible. Se trataba del horror absoluto, carente de toda razón, vacío de todo sentido o significado… era lo diabólico
En este sentido, me parece sumamente adecuado hablar del concepto de lo diabólico, como, entre otros, lo hiciera Elie Wiesel en un discurso pronunciado como sobreviviente del Holocausto ante la Asamblea General de Naciones Unidas, hace exactamente 10 años en la sesión especial para conmemorar el 60º aniversario de la liberación de los campos de concentración y de exterminio nazis “La ejecución perfecta del reino del diablo”, así definió Elie Wiesel al campo de concentración de Auschwitz,. “¿O quizás fue — se preguntaba el Premio Nobel– la convulsión final de las fuerzas satánicas que obran en la naturaleza humana?”.
De este modo Elie Wiesel nos sugiere la presencia de un mismo espíritu perverso que habita fuera y dentro del hombre; y de aquí yo me atrevo a concluir que toda nuestra esperanza en un futuro mejor depende de nuestra disposición para luchar por aquellos valores y virtudes que preservan al hombre y a su mundo de devenir instrumentos de esas fuerzas satánicas a las que Wiesel se refería.
Es por ello que, para nosotros, recordar la mayor crueldad humana del Siglo XX es un deber sagrado. Pero recordar no puede ni debe ser un mero hecho conmemorativo. Recordar es fundamentalmente educar a las nuevas generaciones, intentando convertir los corazones para desarrollar en ellos el amor al prójimo, el respeto por la vida, la misericordia y la justicia. George Steiner se preguntaba a este respecto: "¿Cómo se puede tocar a Schubert por la noche, leer a Rilke por la mañana y torturar al mediodía?"
Responder a esta pregunta es el gran reto de la filosofía después de Auschwitz. ¿Cómo podría el lenguaje hacer frente a lo inhumano, a la barbarie? Si la literatura, la filosofía, las humanidades… no pueden hacer nada para detener la barbarie, ¿para qué educar?
Para intentar esbozar una respuesta quisiéramos decir que la educación no puede limitarse a ser un mero proceso de transmisión y recepción de información… si la educación no deviene en la apertura de la posibilidad de hacer un hombre mejor entonces será muy poca cosa y, por más universidades que haya, otro espanto parecido a Auschwitz seguirá siendo un peligro concreto y latente.
Ya para concluir con estas breves reflexiones creo que es oportuno decir que los riesgos implícitos en esta diabólica irrealidad ética a la que nos hemos referido, no constituye solamente una amenaza latente para el futuro sino que es también un fenómeno concreto del presente: Se manifiesta en el terrorismo que hoy está asolando al mundo entero, desde Oriente hasta Occidente. Un fanatismo que a veces se encarna en individuos, otras en grupos y también en estados nacionales. Lo conocemos muy bien porque golpeó a nuestro país, en la AMIA, el 18 de Julio de 1994 matando 85 personas.
En consecuencia, hoy, 27 de Enero, cuando se cumple también un nuevo aniversario de la firma del memorándum de entendimiento con Irán, queremos decir, una vez más, que no podemos admitir que se pacte con aquellos que utilizan el terror como un modo de hacer política. No creemos en la buena voluntad de Irán, ni de aquellos ciudadanos de ese país que están imputados por el asesinato de tantas personas; no hemos visto en ellos gestos de cooperación ni la intención de esclarecer lo ocurrido. Hablamos de aquellos sobre quienes recaen denuncias internacionales de promover el terrorismo y que se han rehusado sistemáticamente a colaborar con la justicia argentina. No hay ningún indicio que nos lleve a suponer que tengan la intención de hallar la verdad y, mucho menos, de enjuiciar y castigar a los culpables.
En consecuencia, ratificamos nuestra convicción sobre la inconveniencia del acuerdo firmado con Irán y queremos expresar que, a pesar de este difícil escenario que hoy se nos presenta, continuaremos luchando por el esclarecimiento de la causa porque ello constituye un deber irrenunciable que nos compromete a insistir en este reclamo de justicia que es, también, un reclamo por la vida y la dignidad de nuestra sociedad. 

 

CGG

Dejá tu comentario

Israel

Coronavirus. Cómo será el protocolo para los locales nocturnos en Israel en tiempos del COVID-19

Agencia AJN.- En Israel ya piensa en la regreso de la vida nocturna y se establecen algunas pautas de seguridad en medio de la pandemia. En principio, los locales con capacidad para 100 personas podrán tener una ocupación del ciento por ciento. Habrá metro y medio de distancia entre las mesas. Los propietarios no prevén una rápida recuperación debido a la falta de turistas.

Publicado

el

Por

is

Agencia AJN.- Después de aproximadamente dos meses y medio de estar cerrados, los bares y clubes volvieron a abrir el miércoles bajos estrictas normas de seguridad dispuestas en el marco de la pandemia del COVID-19.

Pero, ¿cómo será la vida nocturna a la sombra de la rutina del coronavirus? Todavía no está del todo claro, pero lo que es seguro: se verá completamente diferente de lo que ha sido hasta la fecha. Algunos lugares de entretenimiento, que están muy entusiasmados con la apertura, están tratando de describir lo que se espera en esta industria.

“Estamos muy emocionados, esperando y ya con la lengua afuera”, admite Hila Formosa-Raphael , copresidenta de la asociación nocturna, que posee tres lugares en Tel Aviv: Zuzu Bar, Queen y Bar-Restaurant Ijo y Bette “. “El período fue muy difícil económicamente para mucha gente en esta industria. Con nosotros, se trata de personas, de música, de hacer felices, de Mingling. Esperamos que la industria de la vida nocturna regrese a sí misma. Tal vez será un poco difícil al principio y no podremos hacer las mismas fiestas en el mismo formato y atraer a la misma cantidad de personas. Pero somos personas súper creativas y tendremos éxito”, comenta.

is1

“Finalmente, después de un período muy difícil de incertidumbre y malos sentimientos, descubres que tu creación puede abrirse”, agrega Ben Nadler , copropietario del bar de baile en Bethel en Tel Aviv. “Esta es la mejor noticia que puedes obtener entonces, ¿cómo se verá? Totalmente diferente y desde la entrada”, indicó.

“Mediremos la temperatura en la entrada. A los invitados se les preguntará si han estado en contacto con un paciente con coronavirus. Traeremos grupos homogéneos, amigos que pasen tiempo juntos, colegas para trabajar, familias”, dice Formosa-Raphael. “Estamos en contacto con varios proveedores de sistemas computarizados que pueden ayudar a registrar a los invitados en la entrada, para saber cuándo entran y salen todos”, dice Oren Cooking, propietario de Haiku Dance Bar.

Por dentro, también, se verá completamente diferente. “Introduciremos posiciones desinfectantes, y ya hemos informado a todo el equipo que deben llevar máscaras”, describe Nadler. “Puede parecer un poco extraño que los camareros y camareras lleven máscaras, pero tomamos lo que nos dan. Para abrir todo lo que hacemos”, añade.

Según las instrucciones, una de las condiciones del “carácter púrpura” es un lavado de platos de 70 grados. Por lo tanto, algunos de los propietarios del lugar decidieron cambiar a herramientas desechables en el futuro cercano. “Hago todo lo posible para mantener a los huéspedes saludables y a mi negocio también”, dice Ishula, quien decidió adoptar el uso de descartables. “Las instrucciones del lavavajillas son muy engorrosas”, apunta Formosa-Raphael.

Por el contrario, Raz Avidan , quien junto con sus dos hermanos, Idan y Moore, fundaron el grupo Avidan Brothers, que incluye ocho negocios de vida nocturna, decidió seguir en el negocio con las herramientas usuales y multipropósito. “Nuestros platos son parte de nuestra experiencia”, dice. “Las tazas y los platos están diseñados. Primero intentaremos con las instrucciones del lavavajillas y la mayor cantidad de esterilización posible. Esto no es extraño para nosotros. Ahora solo tenemos que llevarlo un poco más allá”, indica.

is2

Según las pautas, también habrá un límite en el número de clientes en los lugares de entretenimiento: hasta 100 clientes, la ocupación puede ser del 100%; más de 100 clientes: ocupación máxima del 85%. Siempre manteniendo un metro y medio entre las mesas. Según la gente de la vida nocturna, en la realidad actual, el cumplimiento de estas pautas no debería ser complejo.

“En todos mis lugares hay un patio con mesas y sillas, algunos también sillones”, dice Avidan. Ahora serán más espaciosos, a seis pies de distancia. El municipio de Tel Aviv-Jaffa ahora permite que los propietarios de bares y restaurantes se expandan, colocando las mesas un poco más lejos del negocio, sin costo adicional, para aprovechar esta ocasión. La experiencia del bar es sobre el ambiente, cuando estás cerca de la gente. Es parte de la experiencia de entretenimiento. No es agradable sentarse lejos el uno del otro. Actualmente están hablando de un metro y medio entre mesas. Esperamos que al final permitan una distancia de metros, coinciden los propietarios.

“No hay turistas ahora”, dice Formosa-Raphael, “así que de antemano habrá menos multitudes. Podemos obtener más ganancias entre las personas”.”Nuestro lugar contiene hasta 150 personas, lo que significa que durante este período iremos hasta las restricciones de 100 personas”, dice Nadler. “En mi opinión, los lugares grandes, de 2.000 personas o más, no se abrirán tan rápido. Hay muchos lugares muy grandes que dependen de turistas que no están allí en este momento”, señala Formosa-Raphael. .”Por licencia, mis lugares contienen 330 y 413 personas”, dice Ishula. “Las pautas hablan del 85% de ocupación. Incluso en la rutina normal, nuestro lugar está lleno de personas agradables y responsables. Esta no es la imagen que todos tienen del club explosivo. En primer lugar, nuestra ocupación es lógica y calculada por un ingeniero de seguridad”, indica.

Seguir leyendo

Israel

Coronavirus en Israel: se registran pocos casos nuevos y baja el desempleo en el país

Publicado

el

Por

5912933a-0a3f-401f-942d-8106efcf4dff

Agencia AJN.- El Servicio de Empleo de Israel informó este domingo que desde el pasado jueves, 10.687 ciudadanos registraron haber vuelto al mercado laboral.

En tanto, en ese mismo período, unas 1237 personas se anotaron para buscar un empleo.

Además, desde que Israel comenzó con su política de regreso a la normalidad y apertura de la economía, el 19 de abril pasado, unas 100.625 se registraron para solicitar empleo. Desde ese entonces, 169.930 se reincorporaron al mercado de trabajo.

Altas a pacientes y áreas hospitalarias que se cierran

Dos meses después de que se haya abierto un área especial para pacientes de coronavirus en el Hospital Poriya, en la ciudad de Tiberias, cerró este domingos sus puertas hasta nuevo aviso al haber recibido el alta el último paciente internado en ese centro de salud.

c04_mov-800x392jpg.2018906T122700

En total, desde iniciado el brote en el país fueron atendidos 93 pacientes.

El doctor Hagar Mizrahi, directora del centro de salud, expresó a la prensa local: “No hay dudas de que todo el equipo médico se enfrentó a un desafío particularmente difícil, en una situación de falta de conocimiento e incertidumbre de la manera más profesional”.

“La conducta del equipo médico es un certificado de honor para el hospital. Estoy orgullosa de nuestro equipo, de todo el personal de todos los sectores por el excelente trabajo profesional y la impresionante posición en la vanguardia de la lucha contra el coronavirus. ¡Juntos ganamos!”, añadió.

No obstante añadió: “Con la vuelta a la rutina, seguimos preparándonos ante una eventual segunda ola. Estaremos preparados de acuerdo con los escenarios y ordenes del Ministerio de Salud”.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!