Seguinos en las redes

Israel

Sobreviviente de la Kristallnacht: ‘‘Mi corazón se acelera cada vez que suena el timbre’’

Marx tenía 11 años la fatídica mañana del 10 de noviembre de 1938, cuando sonó el timbre y se llevaron a su padre Yitzhak. Pasaron dos meses antes de que Yitzhak volviera a casa desde Dachau. Su hijo lo describiría como «un hombre roto».

Publicada

el

Berlin, NS-Boykott gegen jüdische Geschäfte

Agencia AJN.- Durante casi 70 años, el reconocido antropólogo israelí Emanuel Marx nunca habló de su experiencia durante la Noche de los Cristales, el acontecimiento que marcaría el inicio del Holocausto en el que más de 1.000 sinagogas fueron destruidas y al menos 7.500 negocios de propietarios de origen judío fueron saqueados. Oficialmente, 91 judíos fueron asesinados durante «la noche de los cristales rotos» -el primer acto de violencia antisemita organizado que se llevó a cabo bajo el régimen nazi-, pero se cree que el número real fue significativamente mayor.

Marx tenía 11 años la fatídica mañana del 10 de noviembre de 1938, cuando sonó el timbre y se llevaron a su padre Yitzhak. Pasaron dos meses antes de que Yitzhak volviera a casa desde Dachau. Su hijo lo describiría como «un hombre roto».

«Hasta el día de hoy, el corazón me da un vuelco cada vez que suena el timbre de una puerta y, quizá una extensión de ese miedo, cuando oigo sonar un teléfono», escribe Marx, un preeminente antropólogo israelí, en su estudio recientemente publicado sobre la violencia patrocinada por el Estado en la Alemania nazi, que surgió de este trauma infantil.

«De manera infantil, supe entonces que la Kristallnacht no era sólo una escalada más en la serie de prohibiciones y restricciones que llovían rápida y furiosamente sobre los judíos y que pretendían expulsarlos de Alemania. Anunciaba un cambio fundamental en nuestro destino que yo no podía comprender».

Pasaron 30 años antes de que volviera a tratar el tema de la violencia, e incluso entonces fue casi por accidente. «Durante muchos años, no pude ni siquiera tocar el Holocausto», cuenta Marx, de 94 años, en una entrevista reciente. «Me negaba a pensar en él y a escribir sobre él».

292805364
Emanuel Marx.

Pero hace unos 15 años, un colega le invitó a participar en un taller académico mensual sobre el Holocausto, organizado por el Instituto Van Leer de Jerusalem, y Marx aceptó. Fue allí donde se ofreció a hablar, por primera vez, sobre sus recuerdos de la Kristallnacht.
«Creí que, como miembro de este grupo, podría estudiar mis recuerdos de la infancia a distancia, por así decirlo», escribe en la introducción de su último libro. «Sin embargo, pronto me vi abrumado por los recuerdos y las reflexiones, que poco a poco maduraron en un impulso irresistible por comprender el periodo nazi».

Describe el estudio final en el que se embarcó como «un subproducto de mi largamente postergada confrontación con los traumas de la infancia».

El libro, que le llevó 10 años de investigación y redacción, se centra en tres ejemplos clave de violencia patrocinada por el Estado bajo el régimen nazi entre noviembre de 1938 y agosto de 1941: La Noche de los Cristales, la invasión de Polonia y la invasión de la Rusia soviética.

Hasta que los nazis subieron al poder, la familia del padre de Marx había vivido en Alemania durante más de 300 años. La familia de su madre era de Polonia. Emanuel Marx nació y pasó su infancia en Múnich, donde su padre trabajaba en una compañía de seguros y su madre tenía una tienda de artículos de cuero. Su padre fue despedido sumariamente en 1935, justo antes de que se promulgaran las leyes raciales de Nuremberg.

Tiene vívidos recuerdos del día en que se llevaron a su padre. «Había dos policías, eran alrededor de las siete de la mañana y dijeron que mi padre tenía que acompañarlos. Todavía estaba en pijama y preguntó si podía ponerse algo más presentable. Aceptaron, pero le siguieron hasta el baño para que no perderlo de vista. Y luego se fue’’.

Para no alarmarlos a él y a su hermano Shimon, su madre, Rebecca, insistió en que siguieran como siempre. «Nos dijo que nos vistiéramos y fuéramos a la escuela, y así empezamos a caminar, como todos los días. Estaba a unos 10 minutos a pie de nuestra casa, y cuando nos acercamos a la escuela, que era una escuela judía, de repente vimos enormes llamas que envolvían la sinagoga adyacente y mucho humo», cuenta Marx.

«Alguien nos paró y nos dijo que debíamos dar la vuelta y volver a casa. No teníamos ni idea de que las sinagogas de todo el país estaban siendo quemadas ni de que 30.000 hombres judíos ya habían sido detenidos y llevados a campos de concentración», añade.

En retrospectiva, dice, la Noche de los Cristales marcó un cambio importante en la política nazi hacia los judíos. «Hasta entonces, lo único que querían era que los judíos abandonaran el país. Pero a partir de la Kristallnacht, eso no les bastó», señala Marx. «El mensaje de la Kristallnacht fue que los judíos también debían ser explotados económicamente».

Más allá de eso, los acontecimientos de esa semana demostrarían que «a los nazis ya no les importaba lo que el resto del mundo pensara sobre lo que estaban haciendo, y que podían hacer lo que quisieran».

Yitzhak Marx nunca volvió a ser el mismo después de regresar de Dachau. «Al principio hablaba constantemente de las cosas horribles que vivió allí, pero nunca obtuvo la respuesta adecuada de nosotros», dice su hijo. «¿Cómo podía hacerlo? Éramos niños. Y mi madre tampoco podía entenderlo».

Emanuel_Marx
Emanuel Marx.

Marx cuenta que una mañana, pocos meses después de volver de Dachau, su padre subió a su habitación, se sentó en su cama y se puso a llorar. «No sabía cómo responder», dice. «Mi padre siempre había sido la figura de autoridad en nuestra casa, y yo era sólo un niño. No había forma de consolarlo».

Después de eso, Yitzhak dejó de hablar de sus experiencias en el campo de concentración. «Y nunca más volvió a hablar de ellas», dice su hijo.

Unos meses más tarde, Emanuel y Shimon fueron puestos en un tren y enviados al Reino Unido, como parte del esfuerzo de rescate del Kindertransport (nombre con el que se lo conoce al traslado de unos 10.000 niños judíos, sin sus padres, desde Alemania, Polonia, Austria y Checoslovaquia, al Reino Unido, con el objeto de ponerlos a salvo de las criminales políticas contra los judíos del nazismo). Pasarían el año siguiente al cuidado de sus familiares británicos. Sus padres, mientras tanto, pudieron obtener certificados especiales para salir de Alemania hacia Palestina, y tan pronto como se establecieron hicieron que sus hijos fueran enviados allí.

Emanuel Marx luchó en la Guerra de Independencia de Israel de 1948 a 1949 y más tarde fundó el departamento de antropología de la Universidad de Tel Aviv, donde se jubiló en 1995.

Reconoce que su exploración de la violencia estatal en la Alemania nazi no le aportó nada. «Me di cuenta de que padecía un síndrome postraumático incurable y que ahondar en sus fuentes no aliviaría mis sufrimientos», escribe en el capítulo final de su libro. En cambio, se lamenta: «El trabajo en este estudio ha dejado en mí un residuo de tristeza y desesperación».

Fuente: Haaretz

Dejá tu comentario

Israel

Herzog advierte contra los informes falsos que culpan a Israel de la muerte de Abu Akleh

Se le preguntó sobre el asesinato de Abu Akleh el 11 de mayo, tras un informe de la CNN según el cual los soldados israelíes podrían haberle disparado deliberadamente.

Publicado

el

Por

imgid74226_B-1536×640

Agencia AJN.- El presidente de Israel, Isaac Herzog, advirtió contra las informaciones falsas sobre la muerte de la periodista de Al Jazeera, Shireen Abu Akleh, que recibió un disparo mortal en Jenín durante un operativo de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI).

«Ya hemos tenido en el pasado casos en los que se nos ha culpado y la verdad se ha revelado después, que había muchos hechos falsos en relación con Israel», dijo Herzog a la audiencia del Foro Económico Mundial de Davos.

«No se basen en hechos falsos. Estudien los hechos», agregó Herzog.

No se basen en hechos falsos. Estudien los hechos.

Se le preguntó por el tiroteo del 11 de mayo contra Abu Akleh, tras un informe de la CNN según el cual los soldados israelíes podrían haberle disparado deliberadamente.

Las FDI rechazaron el informe de la CNN, al igual que el viceministro de Asuntos Exteriores, Idan Roll.

La afirmación de la CNN de que Shireen Abu Akleh fue asesinada en un «ataque selectivo» carece de toda base en la realidad», tuiteó Roll.

«Las @IDF operan en Jenín únicamente para prevenir ataques terroristas contra israelíes. El informe de la CNN está lleno de conclusiones infundadas e inexactitudes, y se basa en fuentes poco fiables», añadió.

La CNN hizo que un experto analizara el audio del disparo para determinar que la bala recorrió cerca de 200 metros, una conclusión similar a la que habían llegado las FDI. Un segundo experto determinó que, basándose en el patrón de las balas, el tiroteo fue dirigido y no el resultado de disparos aleatorios de un tiroteo.

Las FDI manifestaron que Abu Akleh fue asesinado por un soldado del ejército o por un pistolero palestino, pero que no es posible llegar a una conclusión definitiva sin poder examinar la bala por la fuerza. La Autoridad Palestina culpa a Israel de los disparos, pero se negó a dar a Israel acceso a la bala.

En el foro económico, Herzog dijo que «hemos ofrecido a los palestinos una investigación conjunta sobre las circunstancias de este trágico suceso».

«Desgraciadamente, los palestinos se negaron. Se llevaron el cuerpo y la bala. Por lo tanto, no se puede corroborar ninguna de las hipótesis sin esos hechos», dijo.

«Israel está abierto y transparente y ofreció a Estados Unidos unirse también a este proceso de investigación, porque damos mucha importancia a la libertad de expresión y al trabajo de los periodistas y los canales de comunicación, y los respetamos», expresó Herzog.

«Este es, por supuesto, un acontecimiento muy triste. Me duele. Duele a muchos israelíes», dijo Herzog.

Seguir leyendo

Israel

Israel pide calma a Hamás antes de un tenso desfile de banderas en Jerusalem

Jerusalem habría enviado mensajes al grupo terrorista a través de intermediarios en Egipto y Qatar, advirtiéndole de que está preparado para golpear Gaza si los cohetes vuelven a apuntar a la marcha.

Publicado

el

Por

.

Agencia AJN.- Israel está enviando mensajes al grupo terrorista Hamás a través de Egipto y Qatar, con la esperanza de evitar que las tensiones estallen durante una marcha nacionalista a través de la Ciudad Vieja la próxima semana. La «Marcha de las Banderas» del Día de Jerusalem, tendrá lugar el domingo.

El recorrido del desfile es tenso, ya que los opositores consideran que su procesión a través del barrio musulmán de la Ciudad Vieja es una provocación, y los partidarios lo ven como una expresión de la soberanía de Israel sobre Jerusalem.

Israel argumentó en su mensaje a Hamás que la ruta de la marcha es la misma de los últimos años y no debe ser tomada como una provocación.

También advirtió que si Hamás dispara cohetes o permite que otros grupos lo hagan, Israel estará preparado para devolver el golpe en la Franja de Gaza, donde tiene su sede el grupo terrorista.

Según el Canal 13 de noticias israelí, el ejército cree que el evento puede transcurrir de forma pacífica mientras no haya brotes de violencia grave y todas las partes mantengan la calma.

Anteriormente, los organizadores de la marcha decidieron limitar el número de participantes para atravesar la Ciudad Vieja hasta el Muro Occidental a 16.000 personas. La mitad del grupo marchará a través de la Ciudad Vieja por la Puerta de Damasco, mientras que la otra mitad lo hará por la Puerta de Jaffa, probablemente bordeando sólo el barrio musulmán.

Las autoridades israelíes restringieron la entrada a las concentraciones masivas, incluido el Muro Occidental, después de que una estampida en el monte Meron, en el norte de Israel, matara a 45 personas el año pasado. La aglomeración en el lugar sagrado durante las festividades de Lag B’Omer fue el peor desastre de la historia de Israel en tiempos de paz.

Jerusalem se encuentra en vilo antes del desfile, principalmente debido a las tensiones que rodean el lugar sagrado del Monte del Templo.

El año pasado, el recorrido se modificó en el último momento para evitar que estalle un conflicto, pero el cambio no impidió que Hamás lanzara cohetes contra Jerusalem, lo que desencadenó una guerra de once días.

El Día de Jerusalem, que marca la captura por parte de Israel de la Ciudad Vieja y Jerusalem Este de Jordania en la Guerra de los Seis Días de 1967, es celebrado por los judíos nacional-religiosos, sobre todo por los jóvenes que marchan por la capital, mientras bailan con banderas israelíes. Los palestinos consideran desde hace tiempo que la marcha es una provocación.

La marcha de este año se produce en un momento de fuertes tensiones entre Israel y los palestinos. Desde el 22 de marzo, una oleada de mortíferos atentados terroristas golpeó a las ciudades israelíes, causando la muerte de 19 personas, la violencia más sangrienta fuera de la guerra en años.

Las contraofensivas israelíes en Cisjordania dejaron al menos 30 palestinos muertos en el mismo período. Muchos de ellos eran terroristas que participaron en tiroteos con soldados israelíes o en enfrentamientos violentos. Otros eran civiles aparentemente no implicados, como la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh, que murió en circunstancias controvertidas durante los enfrentamientos entre tropas israelíes y palestinas hace dos semanas en Jenin, lo que provocó una protesta internacional.

El comisario de policía Kobi Shabtai defendió el lunes su recomendación de permitir que la marcha atravesara zonas predominantemente palestinas de la Ciudad Vieja por considerar que se mantenía «la libertad de culto, de protesta y de expresión, para todos.»

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!