Seguinos en las redes

Opinión

El terrorismo de los mal llamados “lobos solitarios”. Por Marcos Aguinis*

AJN.- La violencia religiosa debe ser enérgicamente condenada y combatida por medio del conocimiento y de la educación.

Publicada

el

Marcos-Aguinis-1920

Los atentados terroristas que se están multiplicando con rapidez en Occidente se diferencian de las espantosas guerras que desde hace años asuelan Siria y otros países musulmanes, porque parecen el producto de mentes alteradas que actúan en forma individual. Por eso se los llama “lobos solitarios”. No estoy de acuerdo. Semejante aseveración tiene dos objetivos principales: tranquilizar la culpa de quienes deben prevenirlos y seguir ignorando su causa profunda. La causa profunda radica en la prédica del odio y la promesa del edén que realizan muchísimos clérigos musulmanes con fogosa intensidad. Los “lobos solitarios” son el producto de un intenso lavado de cerebro, los mejores alumnos de prédicas asesinas que alteran los sentimientos y penetran en jóvenes frustrados, irracionales e ignorantes. Además, algunas instituciones los premian, como la Autoridad Palestina, que designa parques, calles y plazas con su nombre, más un obeso subsidio a sus familias.

En los debates que se llevaron a cabo en Occidente tras la Segunda Guerra Mundial, se lograron marginar progresivamente las discriminaciones por causas étnicas, religiosas y sociales. Fue un proceso ímprobo, pero que ha conseguido un éxito ejemplar. Por ahí se explica que las manifestaciones islámicas fundamentalistas demoren en ser condenadas. Se teme caer en la “islamofobia”. Claro: discriminar una de las tres principales religiones monoteístas resultaría escandaloso. Pero lo que se critica no es esa religión, sino a los criminales que suponen servirla matando en nombre de Alá. No se trata de un repudio a sus bases teológicas. No. Como si criticar el tribunal de la inquisición, que funcionaba con temible poder hasta hace pocos siglos, implicase “cristianofobia”.

Se han intentado varias explicaciones sobre la expansión de este fundamentalismo. Las más superficiales apuntan a culpar a Occidente por sus guerras coloniales. Responde a la tendencia “garantista” de justificar al criminal y olvidarse de la víctima. Es cierto que Occidente acumula culpas, pero hay porciones del planeta que sufrieron el coloniaje y no produjeron la erupción del terrorismo islámico.

Equivocadamente se fija el comienzo de esta oleada siniestra en el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York. Si cabe marcar fechas, esa catástrofe fue precedida en varios años por el atentado contra la embajada de Israel y la AMIA en Buenos Aires. Fueron los primeros atentados islamistas en América. Quien los organizó y llevó a cabo fue la República Islámica de Irán, que hasta ahora se resiste a confesar su culpa. Irán, por otra parte, alimenta la formación terrorista de Hezbollah, que controla el Líbano, y la organización ultraasesina de Hamas, que se apoderó de la Franja de Gaza apenas la desocupó Israel. Con Hezbollah y Hamas planifica y ejecuta múltiples acciones de relumbres sanguinarios.

Después estalló con fuerza la guerra entre chiitas y sunnitas, que ha convertido a Siria e Irak en una apocalíptica carnicería. Los chiitas predominan en Irán y Hezbollah, sobre todo; el resto del universo musulmán adhiere al sunnismo. La enemistad entre estas dos corrientes se basa en una muerte ocurrida en el siglo VII, cuando durante una batalla cayó Hussein, el nieto de Mahoma.

Entre los estudiosos del fenómeno jihadista, sus manifestaciones empezaron con los Hermanos Musulmanes, de filiación sunnita. También es un error: viene de muchos siglos antes. Pero se intensificó en el XX. Tuvo un comienzo horrible, con el suicidio de medio millón de niños, ocurrió por iniciativa del ayatollah Khomeini (chiita) durante la guerra de su país con Irak. La venía perdiendo. Entonces ordenó la fabricación de medio millón de llavecitas de plástico atadas a una fina cadena, que se pusieron a quinientos mil niños. Centenares de maestros y clérigos les machacaron que con esa llavecita se les abriría la puerta del paraíso. Esta historia bien documentada la relaté hace años, pero debo repetirla ahora, porque el atentado contra el Parlamento de Irán que acaba de suceder es quizás una venganza por aquel acontecimiento, entre otros objetivos. Los niños iraníes se arrojaron en bandadas contra los soldados de Irak, quienes al principio dispararon sus armas de fuego. Pero advertidos del horror empezaron a vomitar y abandonaron el campo de batalla. Irán, gracias a esta maniobra, logró recuperar terreno. Los iraquíes, en su mayoría sunnitas o laicos, era considerados “infieles” por los chiitas, dignos de ser asesinados.

Muchos musulmanes justifican la muerte de su propia población mediante el argumento del martirio. Los terroristas que ahora se llaman “lobos solitarios” se arrojan al despeñadero sabiendo que terminarán como sus víctimas. Lo hacen con profunda alienación, convencidos de que loes espera una recompensa: el paraíso. Innumerables clérigos se han ocupado de pervertir el concepto del martirio. Esto lo critico a cara descubierta.

Trataré de explicarlo en pocos renglones. Las tres religiones monoteístas han ennoblecido el martirio como una forma extrema de testimonio. Comenzó quizás con el relato de Ana y sus siete hijos, que narra el II Libro de Macabeos. Siguió con los incontables mártires cristianos torturados y asesinados por las antiguas autoridades romanas. Sin embargo, ninguno de ellos hacía preceder su sacrificio con un asesinato. Eran auténticos santos, de gran corazón. En cambio el martirio que ahora elogian, premian y multiplican los islamistas constituye una horripilante tergiversación del concepto. No hacen defensa de su fe mediante su propio y exclusivo sacrificio, sino asesinando a mansalva, sin diferenciar niños de adultos, fieles de infieles, en la mayor cantidad posible, gritando que es por Alá, y luego mueren, seguros de que el ascensor al paraíso subirá más rápido cuanto más pavoroso haya sido el número de caídos.

Estos mártires no son santos: son criminales. No merecen recompensa, sino castigo. Sus almas no irán al paraíso, sino al infierno.

George Chaya, estudioso del Medio Oriente, opina que ha empezado la intifada en Occidente. Antes se limitaba a Israel. La inminente caída de Estado Islámico, por ejemplo, no garantiza la extinción de esta plaga, sino su expansión. Además de las conocidas tareas de control, debe apuntarse al foco infeccioso. No basta con bajar la fiebre. Su foco reside en la perversión teológica. Los mal llamados “lobos solitarios” y los que actúan en grupos tienen lavado el cerebro. No aceptan negociación alguna ni los asustan la represión o la muerte. Creen que sus actos los llevarán a un mundo mejor del que padecen. Occidente debe abandonar el miedo a que se lo llame “islamofóbico” y tiene que -para su supervivencia- exigir que los maestros y clérigos de escuelas, mezquitas y organizaciones sociales musulmanas condenen sin rodeos la perversa concepción del martirio. Asesinar antes de ser asesinado es un crimen sin rodeos. Pueden apoyarse en un simple dato teológico común a todas las religiones: la vida constituye la más sublime creación de Alá (Dios). Por lo tanto, destruirla implica un atentado contra Alá, una extrema blasfemia, peor que violar sus mandamientos. O insultarlo. Por esta razón, no se justifican las hesitaciones para exigir que el lavado de cerebro apunte a la vida, no al crimen.

*Escritor y ex secretario de Cultura de la Nación Argentina
FUENTE: La Nación

Opinión

Opinión. Netanyahu fue apreciado durante mucho tiempo por mantener a Israel a salvo. Ahora nos está poniendo en peligro

Agencia AJN.- Desesperado por retener el poder, el primer ministro está fomentando el odio interno con un vigor sin precedentes, vendiendo teorías de conspiración, ignorando las advertencias de sus propios jefes de seguridad.

Publicado

el

Por

netanyahu

Agencia AJN.- Las cuatro elecciones inconclusas de Israel en los dos últimos años reflejaron la profunda incertidumbre del electorado sobre los pros y los contras del liderazgo continuo de Benjamin Netanyahu. A lo largo de su número récord de años en el poder, se le había considerado como particularmente divisivo a nivel nacional, agitando sectores del mosaico demográfico israelí entre sí, y particularmente eficaz para mantener a los israelíes a salvo de daños físicos en nuestra región tóxica y amenazante.

Su comportamiento en los últimos tiempos, durante lo que pueden llegar a ser sus últimos días como primer ministro, lo ha visto fomentando la división interna, y de hecho el odio, con un vigor sin precedentes y llevando a los israelíes al borde mismo del daño físico a manos nuestras.

En el discurso más estadista que ha logrado hasta la fecha, el hasta ahora decepcionante y voluble Primer Ministro designado Naftali Bennett le suplicó a Netanyahu el domingo por la noche que “dejara ir a Israel” y que no dejara “tierra arrasada” a su paso. Pero incluso mientras el líder de Yamina hablaba con la nación, Netanyahu insistía, en una entrevista con el canal de derecha 20, que las elecciones del 23 de marzo fueron “robadas” y afirmaba que la supuesta coalición liderada por Bennett estaba aliada con el el llamado “estado profundo”.

netanyahu_y_bennett

Naftali Bennet y Benjamin Netanyahu

En otra parte, Netanyahu ha descrito la coalición de ocho partidos que se ha reunido para sucederlo en el cargo como producto del “mayor fraude electoral en la historia de Israel y en la historia de las democracias”. Ha advertido que, de confirmarse, este nuevo gobierno constituirá un peligro para el Estado de Israel, su pueblo, su territorio y su seguridad. Y les ha dicho a sus compañeros diputados del Likud que se “apoyen” en miembros potencialmente vacilantes de Yamina y del partido de derecha New Hope para presionarlos para que retengan su apoyo cuando la nueva coalición se presente para su votación de aprobación en la Knesset, ahora programada para Domingo. “’Acostarse con ellos’”, señaló Bennett, “incluye seguir a [Yamina MK] Idit Silman con un automóvil durante todo un día con los altavoces a todo volumen, para asustar a sus hijos de camino a la escuela … para lanzar maldiciones y amenazas en todos los sentidos. ”

La repetida afirmación de Netanyahu de que el llamado “cambio de gobierno” es de “izquierda”, el término que ha utilizado habitualmente durante mucho tiempo para tratar de demonizar a todos los oponentes políticos, es manifiestamente falsa. Y su acusación al estilo de Trump de fraude electoral y robo es igualmente infundada.

En términos de orientación política, de los ocho partidos que apuntan a obtener un fuerte apoyo de 61 miembros en la Knesset de 120 miembros el domingo, tres (Nueva Esperanza, Yamina e Yisrael Beytenu) ocupan posiciones ideológicas a la derecha de Netanyahu y están dirigidos por personas que fueron ministros en gobiernos anteriores de Netanyahu; dos (Yesh Atid y Azul and Blanco) son centristas y también están dirigidos por personas que fueron ministros en gobiernos anteriores de Netanyahu; dos (Laborista y Meretz) son de izquierda (y representan sólo 13 de esos 61 escaños), y uno (el MK Ra’am de cuatro) es un partido islamista conservador al que el Likud también había estado cortejando.

Mientras tanto, la decisión de Nueva Esperanza, Yamina e Yisrael Beytenu de tomar los votos de los derechistas y aliarse con la izquierda y el centro en su contra no es ciertamente más y posiblemente mucho menos una traición política que la decisión de Benny Gantz de tomar los votos ganados su partido Azul y Blanco, con una promesa repetida sin cesar de no sentarse en el gobierno con Netanyahu, y abandonar esa promesa uniendo fuerzas con el líder del Likud en su coalición de corta duración hace poco más de un año.

COMBO-FILES-ISRAEL-POLITICS

(de izquierda a derecha), el líder de la oposición israelí Yair Lapid, el ex ministro de Defensa israelí Naftali Bennett, el ex ministro del Interior israelí Gidon Saar, el ex ministro de Defensa israelí Avigdor Lieberman, (abajo de izquierda a derecha) el político israelí Nitzan Horowitz, el primer ministro suplente Benny Gantz, líder del partido conservador Islámico Raam de Israel, Mansour Abbas, y líder del Partido Laborista del estado judío (HaAvoda) Merav Michaeli. – Lapid informó al presidente del país que ha logrado reunir suficiente apoyo en un amplio espectro político para lograr un gobierno de ” cambio “, que podría señalar el fin del liderazgo de Benjamin Netanyahu y dos años de crisis política (Fotos de AFP).

En contraste con Gantz, quien juró ciego en tres campañas electorales que no se asociaría con Netanyahu mientras el primer ministro enfrentara cargos de corrupción, los votantes de Yisrael Beytenu de Avigdor Liberman sabían definitivamente en marzo que estaban apoyando a un partido totalmente opuesto a Netanyahu. Sa’ar instó directamente a los votantes potenciales a no respaldar su Nueva Esperanza si querían que Netanyahu permaneciera en el poder. Y Bennett, aunque indicó que estaba dispuesto a sentarse en el gobierno junto a Netanyahu, hizo campaña a toda máquina para reemplazarlo como primer ministro y dijo a los votantes que “es hora de que se vaya”.

El clima nacional se ha vuelto tan tenso en estos posibles días finales del gobierno de Netanyahu que el jefe del Shin Bet, Nadav Argaman, recurrió el sábado a emitir una advertencia sin precedentes a todas las figuras públicas, políticos, rabinos, educadores y todos, para que bajaran el tono. El discurso por temor a que, un cuarto de siglo después del asesinato del primer ministro Yitzhak Rabin, una gran violencia política esté nuevamente a la vuelta de la esquina.

Sin inmutarse, Netanyahu, quien como líder de la oposición en 1995 objetó amarga y personalmente las políticas de Rabin en las febriles semanas previas al asesinato, ha continuado martillando con sus acusaciones de conspiración, sus denuncias de aquellos que tienen la temeridad de oponerse a él y su alarmismo. declaraciones de que su ascenso al poder pondrá en peligro al país.

Su última insistencia de que la policía reconsiderara su decisión de sentido común de no permitir que una marcha reprogramada del Día de la Bandera desfilara por la Ciudad Vieja, apenas un mes después de que Hamas aprovechara la marcha original como pretexto para lanzar lo que se convirtió en una mini marcha de 11 días. La guerra en la que se dispararon más de 4.000 cohetes y otros proyectiles hacia el interior de Israel, parece casi diseñada de manera transparente para evitar de alguna manera el voto de la Knesset para jurar el gobierno de Bennett-Lapid. La marcha que busca reintegrar se llevaría a cabo el jueves 10 de junio; su presidente del Likud Knesset, Yariv Levin, se ha asegurado de retrasar la votación de confirmación hasta tres días después, el domingo 13 de junio.

Es una medida de cuán piromaníaco Netanyahu parece ahora que un líder más profundamente apreciado por nuestro electorado dividido por su capacidad para evitar desventuras militares ahora se sospecha de manera creíble que está preparado para arriesgarse a un nuevo estallido con el ejército del estado terrorista de Hamas si eso de alguna manera podría prevenir su caída política.

“No dejes tierra quemada a tu paso. Queremos recordar el bien, el gran bien que hizo durante su servicio [como primer ministro] ”, suplicó Bennett el domingo.

Pero Netanyahu no estaba escuchando. Estaba ocupado alegando fraude electoral, vendiendo teorías de conspiración incendiarias, despertando división y odio interno.

Seguir leyendo

Opinión

Opinión: La vida después de Rivlin: ¿Cómo será Israel con el presidente Herzog?

Agencia AJN.-Herzog, un hombre simpático y agradable del que muy pocos tienen una mala palabra que decir, toda una hazaña teniendo en cuenta la cantidad de tiempo que lleva en la vida pública, es experimentado, diplomático y estadista.

Publicado

el

Por

rivlin y herzog

Agencia AJN.- En un momento político particularmente fracturado e incierto, la Knesset optó por lo probado y verdadero al votar abrumadoramente el miércoles por Isaac Herzog como el undécimo presidente del país.

Los 87 miembros de la Knesset que votaron por Herzog votaron por una fórmula que ha funcionado bastante bien en el pasado: un ex político asquenazí ampliamente respetado en todo el espectro político, una cantidad conocida, alguien con quien pueden contar para colorear dentro de las líneas.

Herzog, un hombre agradable y simpático del que muy pocos tienen una mala palabra que decir, toda una hazaña teniendo en cuenta la cantidad de tiempo que ha estado en la vida pública, es experimentado, diplomático y estadista.

Y eso es lo que la gran mayoría de los miembros de la Knesset cree que el país necesita en este momento: alguien experimentado, diplomático y estadista.

Ya sea que el líder de Yesh Atid, Yair Lapid, sea finalmente capaz de formar un gobierno para reemplazar al primer ministro Benjamin Netanyahu, o si un golpe de último minuto desengancha el vagón de la coalición, el país puede usar una mano estable sentada al lado del conductor: alguien confiable, alguien puede contar, alguien que conozca el camino, alguien predecible.

BENLAP3_autoOrient_i

Yair Lapid (izq), Bejamin Netanyahu (centro) y Naftali Bennet. (der.)

Y Herzog aporta todas esas cualidades. Al elegir a Herzog, la Knesset sabe exactamente lo que está obteniendo, y eso es reconfortante. Con la política en ruinas, hay algo que decir acerca de votar por un presidente que conoce el trabajo y que probablemente no sorprenda.

Las sorpresas son lo último que necesita el país en este momento. Ya tiene suficiente en su plato. La estabilidad y la previsibilidad, si no en el gobierno, al menos en la presidencia, es una ventaja definitiva. Herzog proporcionará a Israel una presidencia estable.

Parafraseando lo que se dijo sobre Barack Obama: Herzog sin drama.

Miriam Peretz, a quien Herzog derrotó rotundamente, aportó un conjunto de habilidades completamente diferente a la mesa. A diferencia de Herzog, ella no tenía experiencia política ni diplomática. Su inglés suena extranjero. No proviene de la aristocracia sionista, y pocos saben realmente cómo le iría en una reunión con la canciller alemana, Angela Merkel, o en una cena de estado organizada por el presidente estadounidense Joe Biden.

Miriam Peretz

Miriam Peretz fue candidata a la presidencia de Israel junto a Isaac Herzog

Sin embargo, su historia personal, la tragedia similar a la de Job de perder a dos hijos soldados en combate ya su esposo por causas naturales, es una historia que conmovió profundamente a la nación.

Peretz es un símbolo incluso sin la presidencia. Muchos ven en su historia algo personalmente inspirador y con aspiraciones a nivel nacional: su optimismo, el hecho de que no permite que el sufrimiento personal la amargue o la deprima, su amor perdurable por el país a pesar del alto precio personal que le ha costado.

Y es por eso que en las encuestas realizadas hasta un día antes de la votación, ella fue la opción favorita del público, por un amplio margen. En una encuesta de Panels transmitida por el canal de la Knesset el martes, si la gente hubiera votado, Peretz habría derrotado fácilmente a Herzog. Un 43% dijo que la apoyaba, un 27% Herzog, y el resto no sabía o no tenía opinión.

Peretz tocó el corazón de la gente; Herzog las mentes y los instintos prácticos de los parlamentarios.
La fuerza de Herzog es su experiencia. Ha caminado con reyes y presidentes en el pasado y sabe cómo funciona.

Incluso si se forma un gobierno la semana que viene, no hay absolutamente ninguna garantía sobre cuánto tiempo durará, especialmente porque existen enormes brechas ideológicas entre los componentes de la posible coalición.

Hay muchas posibilidades de que, incluso si Netanyahu es marginado, el país volverá a las urnas en un año más. En ese caso, es bueno tener una mano diplomática experimentada para interactuar con los líderes extranjeros si aquellos que deberían hacerlo, el primer ministro y el ministro de Relaciones Exteriores, están dispuestos de otra manera.

Peretz trajo calidez y un amor desbordante por Israel y su pueblo, uno que ella articula con elocuencia, a la mesa. Una mujer religiosa nacida en Marruecos que vive más allá de la Línea Verde, fue considerada como alguien, debido a su historia, capaz de unir partes dispares del país. Ella fue vista como una sanadora.

miriam-peretz llora

Miriam Peretz llora en la tumba de uno de sus hijos fallecidos durante el servicio en las Fuerzas de Defensa israelíes

Pero no es como si Herzog fuera un divisor. Él también es visto como alguien que camina por caminos agradables. Vote por Peretz y obtendrá una mujer cálida con una historia inspiradora que intentará poder unir al país, esperando que su amor por la tierra y su gente sea contagioso.

Vote por Herzog y obtendrá un hombre decente que está bien conectado, con una vasta experiencia política y diplomática, que habla inglés con fluidez y puede ser un puente hacia una comunidad judía de la diáspora que él conoce bien y que a su vez le tiene respeto.

Los atributos de Peretz hablaron con la gente, recuperándose de cuatro elecciones divisivas y buscando un símbolo en el que unirse. Las habilidades de Herzog hablaron con la Knesset.

Shimon Peres, cuando era presidente, era el estadista mayor. El presidente saliente, Reuven Rivlin, era el tío adorable del país. Peretz, si hubiera ganado, habría sido una figura de bubbie (abuela) marroquí, una metáfora mixta.

Herzog llega al trabajo como el hermano mayor súper responsable. Y eso, determinó la Knesset de manera aplastante, es exactamente lo que el país necesita en un momento en que la responsabilidad no es exactamente el sinónimo de hoy entre los líderes de la nación.

Fuente: TheJerusalemPost
Autor: HERB KEINON

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!