Seguinos en las redes

Israel

Un día como hoy de 1993 Ezer Weizman asumía la séptima presidencia de Israel

 AJN.- Durante las elecciones a principios de ese año, Itzjak Rabín, quien era el primer ministro israelí, propulsó la candidatura del militar y político israelí para ese cargo, imponiéndose el 24 de marzo por 66 votos a 53. Weitman asumió el cargo el 13 de mayo reemplazando a Haim Herzog.

Publicada

el

ezer

 Ezer Weizman nació el 15 de junio de 1924 en Tel Aviv y fue un destacado militar y político israelí que llegó a ocupar el cargo del presidente del Estado de Israel. Era hijo de un ingeniero agrónomo y sobrino de Jaim Weizman, primer presidente del Estado de Israel, destacado científico y, por décadas, líder del Movimiento Sionista Mundial.

 

Weizman pasó la niñez y los primeros años de su juventud en la ciudad de Haifa donde asistió a la escuela hebrea Reali.

 

Al declararse la Segunda Guerra Mundial se unió a la Haganá, luego de completar el curso de comandante en 1941, obtuvo su licencia de piloto en un club de aviación y decidió enrolarse en el ejército británico para combatir al régimen nazi. Si bien su intención era ser piloto de guerra, la solicitud que presentó para realizar los correspondientes cursos le fue rechazada y durante varios meses se desempeñó como conductor de camiones de las fuerzas de Gran Bretaña en Libia y Egipto, a la vez que continuaba solicitando ser destinado a estudiar para piloto de combate.

 

En 1943, la superioridad –luego del correspondiente examen médico – lo envió a la Escuela de Vuelo en Rhodesia. Después de graduarse, Weizman desempeñó como piloto de combate en la Real Fuerza Aérea de Gran Bretaña, volando en el norte de África y el Lejano Oriente, y en 1946 solicito la baja para radicarse en Londres, donde estudió materias relacionadas con la aviación y se integró por pocos meses al Etzel como mensajero y haciendo un curso de explosivos.

 

Un años después, cuando Scotland Yard comenzó a sospechar de sus actividades, él regresó a Eretz Israel (Tierra de Israel) donde participó de la creación de la fuerza aérea israelí. También fue uno de los pilotos que trajo los aviones Messerschmitt desde Europa en 1948 y participó en diversas acciones de reaprovisionamiento a las aisladas comunidades del sur y varios combates aéreos contra las fuerzas egipcias.

 

Un par de años después la Fuerza Aérea israelí lo envió a Londres a realizar un curso de comandancia y estado mayor, y a su regreso se le encargó organizar un curso capacitación para los oficiales. Luego de esto fue nombrado jefe de diversas bases aéreas militares, siendo enviado a Francia en 1956 para coordinar la adquisición de primeros aviones Mystère de Israel.

 

En diciembre de 1956 se lo trasladó al comando de la Fuerza Aérea del Departamento de Aire y en julio de 1958 fue ascendido a mayor general hasta 1966. Durante su mandato se recibieron los aviones Mirage y todos los escuadrones de combate estuvieron integrados por aviones jets.

 

Desde 1966 hasta 1969, fecha en que se retira del servicio activo, Ezer Weizman se desempeño como subjefe de Tzahal, el ejercito israelí, y fue quien planificó y comandó las incursiones aéreas israelíes que durante el inició de la Guerra de los Seis Días, el 5 de junio de 1967, atacaron por sorpresa y destruyeron a la aviación egipcia, acción que le valió ser ascendido a general de Brigada.

 

Al retirarse de Tzahal se integró a la política israelí ingresando en el partido Gajal que lideraba Menajem Beguin, y el 15 de diciembre de ese mismo año se integró como ministro de Transportes al gobierno de unidad nacional, cuyo primer ministro era Golda Meir. Cuando Gajal abandonó el Gobierno en agosto de 1970, Weizman pasó a presidir el Comité Ejecutivo del partido Jerut, principal integrante de la coalición de derecha, entre 1971 y 1972. Este último año él se distanció del Jerut por divergencias con Begin, aunque en 1973 se reintegró a la dirigencia del partido y en 1977 fue el director de la campaña electoral que en las elecciones del 21 de junio dieron triunfo al Likud, partido político continuador de Jerut. También llevó a la jefatura del Gobierno a Begin, quien lo designó ministro de Defensa.

 

En marzo de 1978 ejecutó la primera invasión israelí a El Líbano, la cual se detuvo en el río Litani, con el objeto de destruir las bases de fedayines (terroristas) de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) que atacaban las poblaciones israelíes en la Galilea.

 

Tras la firma del Tratado de Paz egipcio-israelí en Camp David en marzo de 1979, Weizman fue el encargado de aplicar los aspectos militares del acuerdo, fundamentalmente, las primeras devoluciones de territorio de la península del Sinaí.

 

Por diferencias con Menajem Begin respecto a cómo instrumentar la paz con los palestinos, Weizman renunció al Gobierno y al Likud en 1980, lo que llevó a que se quede fuera de la Knesset (parlamento israelí) en 1981. 

 

Durante tres años se dedicó a la actividad privada y formó su propio partido político, Yajad, que en las elecciones de 1984 obtuvo tres miembros de la Knesset, integrándose al gobierno del primer ministro Shimón Peres como ministro sin cartera con la intención de ser el nexo entre los partidos de izquierda y derecha israelí en las negociaciones de paz con los palestinos. En enero de 1985 Peres lo designó coordinador para Asuntos Árabes, una posición que le permitió desarrollar sus conocidas tesis de integrar en la sociedad israelí a los árabes que vivían dentro de las fronteras del Estado mediante la concesión de una carta especial de ciudadanía, con el objetivo de lograr la verdadera equiparación de derechos políticos y civiles con la población judía.

 

Si bien Weizman se fue acercando a la posturas de Avodá en lo referente a la relación con los palestinos, al conformarse el gobierno de unidad nacional, luego de las elecciones de 1988, el primer ministro Shamir, del Likud, lo designó ministro de Ciencia y Tecnología, función que desempeñó hasta la ruptura del gobierno y la salida de los laboristas el 15 de marzo de 1990.

 

Durante esos años Weizman mantuvo muy buenas relaciones con dirigentes palestinos, hasta tuvo una reunión con Arafat, y recibió el mote de “Halcón de la paz”. En febrero de 1992 renunció a su banca en la Knesset ya que no estaba de acuerdo con la demora existente en llevar a cabo las negociaciones de paz con los palestinos.

 

Durante las elecciones del séptimo presidente del Estado de Israel a principios de 1993, Itzjak Rabín, quien era el primer ministro israelí, propulsó la candidatura de Ezer Weizman para ese cargo, imponiéndose el 24 de marzo por 66 votos a 53. Weitman asumió el cargo el 13 de mayo reemplazando a Haim Herzog.

 

Al finalizar su mandato, en 1998, fue reelecto por otro periodo de cinco años, que debió acortar al renunciar a mitad del año 2000, debido a acusaciones de que había recibido donaciones pecuniarias para solventar sus campañas electorales. Su renuncia que efectivizó el 13 de julio del 2000.

 

Durante los años en que Benjamin Netanyahu fue por primera vez primer ministro israelí (1996-1999), Ezer Weizman mantuvo innumerables disidencias y enfrentamientos con él como consecuencia de no concordar con la política que el primer ministro instrumentaba en relación a las conversaciones de paz con los palestinos.

 

Su presidencia estuvo marcada por sus visitas a las familias de los soldados caídos y de las víctimas del terror y su constante defensa de la paz y las reuniones con los líderes árabes.

Ezer Weizman se casó con Reuma Schwartz, hermana de Ruth, esposa de Moshe Dayan, y fue padre de dos hijos, Shaul y Michal. 

 

Luego de su renuncia, se retiró a su casa en la ciudad de Cesarea, donde falleció el 24 de abril de 2005, pocas semanas antes de cumplir 81 años, y fue enterrado – según su voluntad – en el cementerio de Or Akiva, junto a la tumba de su hijo Shaul y su nuera Rachel, en presencia de miles de ciudadanos de la plaza mayor de Tzhal, el primer ministro Ariel Sharon y el presidente israelí Moshe Katzav.

EACh

Dejá tu comentario

Israel

Benny Gantz recibirá el mandato del presidente Rivlin

Agencia AJN.- Se espera que en las próximas horas sea el turno del candidato Benny Gantz, líder del partido Azul y Blanco, para tratar de formar gobierno. Somos optimistas que podemos formar un gobierno de unidad, subrayó Gantz en nuevas declaraciones. Si Gantz no lo logra, las próximas elecciones serían entre el 3 y 10 de marzo de 2020.

Publicado

el

Por

GANTZ

Agencia AJN.- Después que el ahora ex primer ministro Benjamín Netanyahu devolvió el mandato al presidente Rivlin, se espera que en las próximas horas sea el turno del candidato Benny Gantz, líder del partido Azul y Blanco, para tratar de formar gobierno.

En su cuenta de Twitter escribió ayer Gantz ni bien se enteró que Netanyahu devolvió el mandato: «Es la hora de Azul y Blanco», refiriéndose que llegó su turno de armar coalición. Somos optimistas que podemos formar un gobierno de unidad, subrayó Gantz en nuevas declaraciones, al mismo tiempo que empezó a delinear su estrategia para comenzar las negociaciones con los otros partidos. Gantz y sus allegados saben que es una tarea casi imposible, pero no por eso van a escatimar esfuerzos para realizarlo.

Desde el momento que Rivlin le entregue el mandato, Gantz tendrá 28 días para formar gobierno y él espera aprovechar cada minuto para tratar de llegar a buen puerto, y no como hizo Netanyahu que prácticamente dejó que el tiempo pasara sin hacer nada más que proponerle a Gantz sentarse a negociar sin dejar de lado su bloque religioso de derecha.

RIVLIN

De no lograr su objetivo en esos 28 días, Gantz deberá devolver el mandato a Rivlin, quien tendrá la oportunidad de ofrecer a otro integrante de la Knesset(Parlamento) el mandato por otros 21 días para formar gobierno, si él lo considera posible. De no ser así, deberá llamar a nuevas elecciones en el término de 90 días, volviendo los ciudadanos a visitar las urnas entre el 3 y el 10 de Marzo de 2020. Serían esas las terceras elecciones en casi 1 año, algo sin precedentes en la historia del país.

A Gantz se le presentan las siguientes alternativas: Formar gobierno de minoría con la coalición árabe apoyando desde afuera, para ello, tendría que convencer a Avigdor Liberman, ya que éste dijo que no formaría un gobierno de coalición con los árabes o con los religiosos.

Otra alternativa sería tratar de romper el bloque de Netanyahu, bloque religioso de derecha, y convencer a algunos de esos partidos para que se sumen a su coalición. O tratar de convencer a algún parlamentario del Likud que se acople, en especial aquellos que piensan que Netanyahu ya está demasiado tiempo en el poder, como por ejemplo, Gidon Saar.

Pero existe una última alternativa, y que está relacionada con el asesor letrado del gobierno, Avichai Mandelblit. En los próximos días, Mandelblit se dedicará a resumir las audiencias de Netanyahu en los casos «1000», «2000», y «4000». Si en los próximos 49 días (28+21), decide que Netanyahu tiene que ir a juicio, todo cambia, ya que seguramente el Likud tendría que elegir un nuevo líder y así se cumpliría el objetivo de Gantz y su partido en las últimas elecciones: «No a Netanyahu». De esa manera se les abriría a Gantz y a Liberman la posibilidad de formar un gobierno de unidad con el Likud.

Netanyahu seguirá seguramente con su campaña contra Gantz y Liberman diciendo que quieren formar un gobierno anti-sionista y a la vez esperará que quizás unas nuevas elecciones puedan salvarlo, en lo que parecen ser sus últimas horas como primer ministro.

La cuenta regresiva vuelve a empezar…

Seguir leyendo

Israel

Netanyahu no va a formar gobierno y Gantz tiene la oportunidad de ser el nuevo primer ministro

Agencia AJN.- Rivlin le dará al líder del partido Azul y Blanco la chance para que arme una coalición, mientras Netanyahu culpó a Gantz por no lograr las negociaciones para formar gobierno.

Publicado

el

Por

Gantz Netanyahu Rivlin

Agencia AJN.- El primer ministro Benjamín Netanyahu anunció el lunes por la noche que no logró formar coalición después de cuatro semanas y devolvió el mandato del gobierno al presidente Reuven Rivlin. Los 28 días de Netanyahu para armar gobierno terminaban el miércoles.

Rivlin podría darle mañana la tarea de formar una coalición para gobernar al líder del partido Azul y Blanco, Benny Gantz, que pretende armar un «gobierno de unidad liberal».

Gantz ahora tiene 28 días para intentar hacer lo que Netanyahu no pudo.

De no obtener soluciones en 40 días, podrían suceder unas nuevas elecciones luego de las dos primeras vueltas que no lograron armar un nuevo gobierno israelí.

Netanyahu explicó en un video que trabajó durante los últimos 26 días para formar un «gobierno de unidad nacional amplio», incluyendo aliados religiosos del Likud y al partido rival Azul y Blanco, pero que Gantz rechazó la opción.

Yair Lapid, el segundo líder de la oposición detrás de Gantz, le respondió a Netanyahu diciendo que falló.

«El tiempo terminó. Ahora es el momento de actuar», aseveró el comunicado de Azul y Blanco.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!