Seguinos en las redes

Coronavirus

A contrarreloj, Israel se debate entre la festividad de Pesaj, el coronavirus y los ultraortodoxos

Agencia AJN.- Por la llegada de Pascua, y con las tropas de la Brigada de Paracaidistas desplegadas en la ciudad ultraortodoxa de Bnei Brak, las FDI se preparan para ser enviadas a otras partes del país para ayudar a la población afectada por el coronavirus. La intención es mantener el orden y hacer respetar el cumplimiento de las restricciones durante la festividad, cuya principal costumbre es reunir a las familias.

Publicada

el

Captura de pantalla 2020-04-05 a las 10.17.56 p.m.

Agencia AJN.- Este miércoles al atardecer comenzará la festividad de Pesaj, nombre que lleva en hebreo la Pascua judía. La principal tradición que involucra esta fecha es la de reunirse en familia para celebrar con una cena en la que se conmemora la liberación de Egipto, que significó el fin de la esclavitud y la opresión para el pueblo judío. Este año, debido a la pandemia del coronavirus, las familias no podrán reunirse más que con el círculo más íntimo, y las Fuerzas de Defensa de Israel se preparan para asegurarse de que nadie intente eludir las restricciones impuestas por el Gobierno, en especial en las ciudades ultraortodoxas, donde hasta ahora ha sido dificultoso hacer respetar las normas.

Se cree que el 40 por ciento de la ciudad de Bnei Brak, una ciudad con mayoría de población ortodoxa ubicada en las afueras de Tel Aviv, es portadora de COVID-19. Con una tasa de infección tan elevada, unos 4.500 ancianos residentes en la ciudad serán evacuados y puestos en cuarentena en instalaciones operadas por el Comando del Frente Nacional, a un costo de 75 millones de NIS. La policía informó que durante el fin de semana ha multado con 5.000 NIS (alrededor de USD 1.500) a 11 israelíes que violaron las directrices del Ministerio de Salud. Además, se reportó la detención de 10 personas el sábado, después de haber dispersado a grupos que se habían reunido para rezar en sinagogas en el barrio ultraortodoxo de Mea Shearim, en Jerusalem.

El mayor temor de las autoridades es que, ante la llegada de la festividad de Pesaj, los intentos de violar la cuarentena se multipliquen de manera tal que desborde a las fuerzas de seguridad. Por esa razón, el viernes pasado más de 1000 agentes de la Policía impusieron un bloqueo en Bnei Brak.

El gabinete declaró el jueves la ciudad como “zona restringida”, prohibiendo a los residentes salir excepto en circunstancias especiales. Según los informes, la policía está usando aviones no tripulados y otros métodos de vigilancia para hacer cumplir el bloqueo.

Hablando con los periodistas, el jefe del Comando del Frente Interior de las FDI, el Mayor General Tamir Yadai, dijo que se les ha anticipado a los soldados que podrían ser enviados a otras partes del país que están luchando con la pandemia, incluyendo la comunidad ultra ortodoxa de Elad y varios barrios de Jerusalem. “Bnei Brak es el primer lugar, no el último”, dijo Yadai.

Bajo las nuevas restricciones, tropas armadas de la Brigada de Paracaidistas de las FDI fueron desplegadas a Bnei Brak para trabajar bajo el Comando del Frente Nacional. El operativo está siendo coordinado por el jefe de la fuerza de tarea del coronavirus de la ciudad, el general retirado Roni Numa, los servicios de rescate del Magen David Adom, la Policía de Israel, el Ministerio de Salud y otros ministerios.

Las altas tasas de contagio en las zonas ultraortodoxas se explica por el gran incumplimiento de las restricciones en la población. En las últimas semanas, se han reportado numerosos casos de aglomeraciones y de ceremonias masivas en esas ciudades o barrios, y tanto el primer ministro Netanyahu como las autoridades religiosas han llamado a los ciudadanos a cumplir con las órdenes del Ministerio de Salud.

El Jefe de Estado Mayor de las FDI, Aviv Kochavi, habló con el Ministro del Interior Aryeh Deri sobre la responsabilidad de las FDI en Bnei Brak y el despliegue de las tropas que prestarán asistencia a los residentes de la ciudad. “Haremos todo lo que sea necesario para apoyar el esfuerzo civil en general, y a Bnei Brak en particular, durante esta desafiante crisis”, dijo.

Dejá tu comentario

Coronavirus

Coronavirus/Israel. El número de casos activos cae por debajo de 20.000 por primera vez desde julio

Agencia AJN.- La cifra había aumentado hasta 72.164 a principios de octubre, cuando comenzaba el cierre nacional. La tasa de positividad sigue cayendo a pesar de los primeros pasos de reapertura.

Publicado

el

Por

.

Agencia AJN.- Los casos activos de coronavirus en Israel cayeron a 19.559 el miércoles por la noche, mientras que las tasas de infección continuan disminuyendo tras un mes de cierre nacional. La última vez que hubo menos de 20.000 infecciones activas fue el 12 de julio.

La cifra había alcanzado un máximo de 72.164 el 2 de octubre, cuando Israel empezaba el cierre nacional implementado para controlar la propagación del virus.

El número de casos graves también ha disminuido, después de alcanzar un máximo de 900 el 4 de octubre. Según las últimas cifras del Ministerio de Salud, hay 596 personas en estado grave. La última vez que el número de enfermos graves cayó por debajo de 600 fue el 18 de septiembre, el primer día del cierre.

Sin embargo, los efectos de arrastre del virus siguen teniendo un efecto negativo, incluso cuando las nuevas infecciones disminuyen. Las cifras del Ministerio de Salud mostraron 232 pacientes conectados a respiradores, un dato que ha oscilado entre los 215 y los 240 desde principios de mes.

Las muertes también han seguido acumulándose. El número de muertes a nivel nacional fue de 2.291, con 13 muertes desde el martes por la noche.

El ministerio también dijo que hasta ahora se han registrado 889 nuevos casos el miércoles de 33.208 pruebas realizadas, una tasa de positividad de 2,7 por ciento. En septiembre, la tasa de pruebas positivas llegó hasta el 15 por ciento.

Aunque las tasas de infección han disminuido notablemente desde que el cierre entró en vigor el 18 de septiembre, también se ha producido un descenso en los niveles de pruebas, que alcanzaron un máximo histórico de 50.000 a 60.000 por día el mes pasado.

Un grupo de trabajo militar dijo el miércoles que mientras Israel seguía ganando control sobre el brote, la tasa de morbilidad seguía siendo muy alta en números absolutos.

El domingo, el cierre comenzó a ser flexibilizado, permitiendo la apertura de preescolares y jardines de infantes. También se levantó el límite de un kilómetro de viaje para necesidades no esenciales y los restaurantes pueden volver a ofrecer comida para llevar.

El llamado gabinete de coronavirus se reunió el miércoles para discutir la posibilidad de reabrir las tiendas y más escuelas, pero aplazó la decisión hasta la próxima semana. Durante la reunión, el primer ministro Benjamin Netanyahu pidió que el plan de nueve etapas del Ministerio de Salud para levantar el cierre se redujera a cinco fases, pero los funcionarios de salud expresaron su preocupación al respecto.

Seguir leyendo

Coronavirus

Coronavirus/Israel. Las caras de la esperanza: quiénes son los primeros voluntarios para la vacuna israelí

Agencia AJN.- El Instituto de Investigación Biológica dice que los ensayos clínicos comenzarán en noviembre e incluirán cientos de voluntarios para la segunda etapa. En la primera fase, tres valientes hombres arriesgan su salud por el bien común.

Publicado

el

Por

S1YFrw6Dw_0_0_640_360_0_large

Agencia AJN.- Mientras el mundo se apura para encontrar una vacuna para el coronavirus, los israelíes están dando un paso adelante para unirse a la lucha de cualquier manera que puedan. Esto incluye a voluntarios para probar la nueva vacuna que está siendo desarrollada por el Instituto de Investigación Biológica de Israel (IIBR) en Ness Ziona. Conozca a algunos de los héroes que están poniendo su granito de arena por la humanidad.

El centro de investigación dijo que comenzará la fase de ensayos clínicos de su vacuna COVID-19 en noviembre y se espera que unos cien israelíes de entre 18 y 55 años participen para cuando terminen los ensayos. La primera fase incluirá tres valientes voluntarios y tendrá lugar en el Centro Médico de Sheba en Tel HaShomer y en el Centro Médico Hadassah en Jerusalem.

Como en cualquier otro ensayo clínico, los participantes se dividirán en dos grupos: los que recibirán la vacuna verdadera y los que recibirán una vacuna falsa, también conocida como placebo. “Parece que esto es lo mejor que puedo hacer para ayudar”, dice Boaz Kolodner de Ganei Hadar, un ingeniero de 47 años y padre de tres hijos, que se inscribió para participar en el experimento.

HkQSOyO3vv_0_52_2500_1407_0_large

Boaz Kolodner.

“Todos sabemos la situación en la que estamos y todas nuestras esperanzas están puestas en esta vacuna. Soy un hombre de acción y creo que la poca ayuda que puedo dar puede ayudar a muchos de nosotros”, dice Kolodner, añadiendo que se le instruyó para continuar su rutina diaria sin interrupciones después de participar en el experimento. “Parecía bastante razonable, así que decidí donar mi cuerpo a la ciencia”, añade, en broma.

Otro participante es Fried Saprov, de 39 años, padre de dos hijos, que emigró a Israel hace dos años y medio desde Rusia. “Sólo quiero participar en el ensayo para tratar de hacer un cambio y encontrar algo contra el virus”, dice. “Mi hija de 13 años dijo que no quiere que siga con el experimento. La entiendo, pero aún así elijo seguir participando en el ensayo”.

B1ehRosnwD_0_48_2500_1407_0_large

Fried Saprov.

El Dr. Zeev Yitzhakzon-Hayosh, de 41 años, de Jaffa, padre de dos hijos y neurólogo que trabaja en el Centro Médico Sheba, también se inscribió en el ensayo. “Crecí con historias de científicos que probaban sus propias vacunas y medicamentos en ellos mismos, así que sentí que era lo correcto”, dice.

“No creo que necesitemos restringir la libertad de la gente para derrotar al virus, esta no es la forma correcta”, opina Yitzhakzon-Hayosh. “El cambio sólo vendrá de la ciencia y del triunfo del sistema sanitario. Mi esposa también es doctora y está feliz de que participe en el ensayo, no había duda”, afirma.

S1lSTW32DP_0_0_1280_720_0_large

Dr. Zeev Yitzhakzon-Hayosh

El director de la Unidad de Investigación Clínica Temprana de Sheba y principal investigador de la prueba en el hospital, Aharon Ben-Ami, dice que la prueba clínica se llevará a cabo de la manera más segura y eficiente posible. “El ensayo consiste en una vacuna y luego un año de controles de seguimiento. Para pasar de la primera fase a la segunda, todo tiene que funcionar correctamente, pero supongo que estamos hablando de semanas entre cada fase”, aseguró.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!