Seguinos en las redes

Argentina

AMIA/Encubrimiento. Tres ex empleadas del destituido juez Juan José Galeano repiten más de lo mismo

AJN (Por Lic. Claudio Gustavo Goldman, desde Tribunales).- Ayer, jueves, continuó el juicio oral y público por la protección a autores o cómplices del atentado con la declaración, ante el Tribunal Oral Federal Nº 2, de Karina Auleta, Jimena Castro y Esther Guarignielo, quienes se desempeñaron en el Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal N° 9 cuando estuvo a su cargo.

Publicada

el

AMIA/Encubrimiento

AJN (Por Lic. Claudio Gustavo Goldman, desde Tribunales).- Ayer, jueves, continuó el juicio oral y público por encubrimiento de autores o cómplices del atentado a la AMIA con la declaración, ante el Tribunal Oral Federal Nº 2, de tres ex empleadas del Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal N° 9 cuando estuvo a cargo del luego destituido Juan José Galeano: Karina Auleta, Jimena Castro y Esther Guarignielo.

La primera fue prosecretaria entre mediados de 1995 y fines de 1997.

Cuando ingresó ya conocía al entonces secretario Javier de Gamas porque había sido “pinche” en el juzgado de Instrucción donde ella inició su carrera y al magistrado porque estaba en el de al lado, el N° 8, y si bien aseguró que no entró al Federal N° 9 por eso, supuso que ellos sabían de su trabajo.

“Había que preservar todo con diligencia y por eso era importante que el personal fuera de confianza”, justificó la testigo, que se desempeñó en la Secretaría N° 18, de Carlos Velasco y De Gamas, pese a que “ningún juzgado estaba preparado para investigar el terrorismo internacional”, y puntualmente en el de Galeano “había escasos recursos tecnológicos”; por ejemplo, no existía un sistema para entrecruzamiento de llamados telefónicos e incluso ella debió llevar su propia computadora.

“Nunca me ordenaron no mostrarles la causa a las partes; trabajábamos con libertad”, pero “hasta las 2, 3 ó 4 de la madrugada y volvíamos a las 10, también los fines de semana” porque “no se descartaba hipótesis alguna”, resumió.

Después de la mudanza del Palacio de Tribunales al nuevo edificio en Comodoro Py, en 1995, se instalaron cámaras “en el despacho de los secretarios”, las cuales “no estaban visibles”, sostuvo la declarante.

Además, en el juzgado se guardaban muchísimos casetes y transcripciones de escuchas telefónicas en estantes dentro del recinto donde trabajaba y también en otro lugar -“como una celda, con barrotes y llave”, describió-, junto con documentación.

“Había personal con legajos asignados” y Auleta “intervenía en el de ‘Armas’” supuestamente sin saber “si tenía vínculo con la ‘causa AMIA’”.

“No escuché los casetes, ni analicé más transcripciones que las que volqué allí para armar cuadros con teléfonos de interés”, aclaró.

Si bien participó en indagatorias a policías bonaerenses, la ex prosecretaria dijo que no podía “aportar mucho” al respecto.

De hecho, uno de sus latiguillos preferidos fue un lacónico “desconozco”, al cual recurrió cuando le consultaron si había cámaras en la fiscalía y si sus entonces responsables (Eamon Mullen y José Barbaccia) sabían que se filmaba a testigos, entre muchas otras cosas.

En ese contexto, el video de la declaración del último poseedor conocido de la camioneta usada como coche-bomba, Carlos Telleldín, en la cual acusó a los uniformados, “lo vi cuando nos juntamos todos y cada uno tomaba nota de lo que consideraba relevante”, recordó la testigo.

“Era una más, no dijo algo nuevo que me llamara la atención, ni parecía presionado”, puntualizó.

Pero tiempo después “nos llamaron por teléfono y nos dijeron: ‘Vengan al juzgado, hay una cuestión urgente’, así que fuimos todos, nos informaron sobre la sustracción de un video de la caja fuerte de los secretarios, nos contaron su contenido y nos tomaron declaración para un sumario interno”, relató Auleta.

Ésta minimizó la conversación filmada entre Galeano y Telleldín porque “cualquier parte podía pedir una entrevista con el juez o los secretarios”, como “hacía la querella” de la AMIA y la DAIA.

Luego fue el turno de Castro, quien entró como meritoria a fines de 1994 porque conocía a la esposa de uno de los prosecretarios -“había un montón con contrato para AMIA”- y llegó a ser escribiente hacia 2000 ó 2001.

La testigo trabajó en la Secretaría N° 17, de María Susana Spina: “Era un ambiente muy amplio, con escritorios enfrentados, así que escuchaba parte de las declaraciones que se tomaban”, y también “recibía cosas en la Mesa de Entradas”, pero “después que nos sacaron del turno (para atender causas nuevas), en 1995 ó 1996, empecé a trabajar en diferentes legajos con hipótesis, en los cuales se tomaban declaraciones para ver si se las podía vincular con el atentado, como el de una persona que sacaba fotos de la AMIA”, sintetizó.

También “pedía información, en papel y disquetes, de llamadas entrantes y salientes a las empresas telefónicas por ‘Brigadas’”, la causa que involucró a policías bonaerenses en la “conexión local” del atentado, pero “no participé en las indagatorias porque me ocupé de tomar sus efectos personales”, especificó Castro.

“Tomé conocimiento del video (con Telleldín) cuando Galeano nos llamó al juzgado y nos dijo sobre su desaparición y que alguien que no recuerdo (por el ex comisario Juan José Ribelli, sindicado y luego absuelto como cabecilla de la ‘conexión local’) se lo había presentado (envuelto) en papel de regalo”, memoró la declarante, quien -al igual que los otros- aseguró que no les mostraron la cinta, que recién conoció su contenido cuando lo vio “por televisión” y que no habló con sus compañeros al respecto.

En realidad, “quedé más preocupada porque todos éramos sospechosos de ese faltante que sorprendida de que se hubiera filmado en el despacho de De Gamas y Velasco”, reconoció.

En tanto, Guarignielo creó un sistema de entrecruzamiento de llamadas telefónicas cuando trabajaba como personal civil del Área de Sistemas de la Policía Federal y su idea era que el personal del juzgado pudiera utilizarlo, pero como les resultó difícil, a fines de 1995 Galeano la pidió “prestada” para que trabajara en la Secretaría N° 17; luego de su jubilación, la contrataron como prosecretaria entre diciembre de 1998 y ese mismo mes de 2003.

El dispositivo mostraba los abonados que se comunicaban y la fecha, hora y duración de las conversaciones.

La testigo “volcaba los datos y hacía los cruces; muchas personas -también los fiscales- pedían información sobre teléfonos vinculados a la investigación del atentado y les decía con quiénes tenían contacto”, compendió.

“También fui a las empresas telefónicas para especificarles cómo necesitaba que mandaran la información, que cargaba solo yo y no la compartía con la Policía bonaerense ni con la SIDE”, aclaró.

“La computadora tenía una clave de acceso que sabíamos dos o tres personas, pero no recuerdo quiénes; no constaba por escrito”, especificó Guarignielo, quien hizo muchos informes sobre el imputado empresario de origen sirio Alberto Jacinto Kanoore Edul -figuraba como titular de su teléfono-, pero no sabe cuándo.

“Recuerdo que se pidió información sobre el 10 de julio (de 1994, el día que Telleldín dice haber vendido la Trafic), pero no por qué, y que Movicom dio mal una información sobre celdas que llevó a una interpretación errónea y alguien del juzgado lo advirtió”, afirmó en relación al entonces prosecretario Claudio Lifschitz, quien le “preguntaba mucho”.

Él “y algún otro consultaban solos” el sistema, “pero la mayoría me lo pedía”, puntualizó la testigo.

Al polémico ex funcionario “lo conocí en el juzgado; sabía que había trabajado en la Policía Federal con anterioridad, pero no si continuaba haciéndolo”, agregó.

“Para modificar o eliminar información de la base de datos se necesitaban determinados conocimientos técnicos -era difícil porque había que reorganizar los índices y demás- que creo que nadie tenía; tampoco Lifschitz, aunque no me consta”, le respondió Guarignielo a la defensa del ex presidente de la DAIA Rubén Beraja, interesada en apuntar suspicacias sobre el mismo.

Si bien ello “no se hizo, además había un respaldo en disquetes”, se atajó.

Por otra parte, “cuando llegó el equipamiento para el sistema Excalibur tuve que escanear la causa” y si bien “no estuve en indagatorias, recuerdo algunas testimoniales de víctimas”, señaló la testigo.

“Como mi trabajo era muy técnico, me abocaba a lo mío y no hacía preguntas”, se justificó respecto de su supuesta ignorancia sobre filmaciones o el pago a Telleldín de 400.000 dólares de fondos reservados de la desaparecida Secretaría Inteligencia del Estado para que acusara -se presume que falsamente- a policías bonaerenses.

A diferencia de Castro, “estuve en la reunión con la (Comisión) Bicameral (de Seguimiento de las Investigaciones de los Atentados a la Embajada de Israel y la AMIA) a la que fuimos todos, entiendo que en 1997, pero no recuerdo que se hablara de un video -creo que en ese momento no era público-, sino que Lifschitz -no sé si ya había dejado el juzgado- había hecho algunas acusaciones sobe el curso de la investigación”, así que “le preguntaron a Galeano, pero no recuerdo qué”, contó a medias Guarignielo.

“Estaban Cristina Fernández de Kirchner, (Carlos) Soria, Juan Pablo Cafiero, (Marcelo) Stubrin y más personas que no conocía públicamente; no recuerdo a los (entonces) fiscales”, añadió.

Las audiencias se reanudarán el lunes, con los testimonios de Martín Nessi, secretario de la Fiscalía Federal N° 9 cuando Eamon Mullen era su titular y José Barbaccia, su adjunto, y los ex empleados del juzgado Cristian Maldonado y Ana Sverlick.

Dejá tu comentario

Argentina

Los 100 años de Rosa Roisinblit, una luchadora y defensora de los derechos humanos

Agencia AJN.- La vicepresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo recibió cientos de saludos en las redes. Desde Abuelas destacaron su “valentía y generosidad”.

Publicado

el

Por

rosa

Agencia AJN.- La vicepresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Rosa Roisinblit, cumple hoy 100 años y recibió cientos de mensajes a través de las redes sociales.

Roisinblit es una luchadora por los derechos humanos y defensora de la identidad judía.

Entre los saludos se destaca el mensaje de las Abuelas de Plaza de Mayo, quienes destacaron su “valentía y generosidad”.

“Las Abuelas de Plaza de Mayo queremos desear muy feliz cumpleaños a nuestra vicepresidenta y compañera de lucha, Rosa Roisinblit. Agradecemos tu entrega, valentía y generosidad. Todo Abuelas te abraza”, expresaron.

Rosa Tarlovsky de Roisinblit, nacida en Moisés Ville el 15 de agosto de 1919, fue una de los siete hijos del matrimonio conformado por Salomón Tarlovsky y Alte Milstein.

Sus padres llegaron a la Argentina siendo niños, y formaron parte de los primeros contingentes de inmigrantes para la colonización judía en Argentina, escapando de la pobreza y las persecuciones que se sufrían en el imperio de los zares.

Su infancia campesina, que en muchas de sus participaciones públicas la rememora con nostalgia, culminó a los 15 años cuando se traslada a Rosario gracias al ofrecimiento de un médico amigo de su familia que permite que viva en su casa. Allí comenzó a estudiar obstetricia en la entonces Universidad Nacional del Litoral donde, con las mejores calificaciones, obtuvo su título y ganó por concurso el cargo de Partera Jefa de la Maternidad Escuela de Obstetricia de dicha ciudad.

En 1951, ya instalada en Buenos Aires, se casó con Benjamín Roisinblit y el 8 de diciembre de 1952, nació Patricia Julia, su única hija. Al igual que Rosa, Patricia se inclinó por la medicina.

En 1972, Benjamín falleció de un cáncer y la vida de Rosa, al igual que la de su hija, experimentó una fuerte sacudida. Patricia continúo sus estudios en la Facultad de Medicina, sin embargo, debió pasar a la clandestinidad faltándole rendir cuatro materias, al igual que su pareja, José Pérez Rojo, por su activismo en Montoneros.

El 6 de octubre de 1978 fueron secuestrados por el terrorismo de Estado ejercido por la última dictadura cívico-militar, junto con su hija Mariana de 15 meses, que luego le fue entregada a la familia de su padre.

Testimonios de personas liberadas de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), indicaron años más tarde que el 15 de noviembre, en el CCDTyE (Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio), Patricia dio a luz a un varón al que puso el nombre de Rodolfo Fernando.

A partir del secuestro, Rosa comenzó la búsqueda de su hija, su yerno y su nieto en absoluta y desesperada soledad, siguiendo todo rastro, sugerencia, indicación, hasta que se sorprendió al encontrar que un grupo de mujeres se reunían con sus mismos objetivos. Así fue como se incorporó a las Abuelas Argentinas con Nietitos Desaparecidos, que luego tomaron el nombre de Abuelas de Plaza de Mayo, institución en la que se desempeñó como Tesorera de la Comisión Directiva entre 1981 y 1989, año en que pasó a ser la Vicepresidenta.

En las últimas tres décadas, Rosa ofreció innumerables charlas, conferencias y testimonios en infinidad de eventos nacionales e internacionales explicando la misión de la búsqueda de los niños secuestrados y de difusión de la tarea de Abuelas.

Rosa logró encontrar a su nieto en el año 2000 gracias a las denuncias recibidas en Abuelas de Plaza de Mayo. El niño había sido apropiado por un agente civil de inteligencia de la Fuerza Aérea y su esposa, que fueron enjuiciados por apropiación ilegítima y sustitución de identidad del niño. Luego de varios años, el apropiador volvió a ser detenido en el juicio por la desaparición de Patricia y José Manuel, en el que fue querellante y al concluir se aplicó las penas correspondientes a quienes se consideraron los autores intelectuales.

Sin descuidar su actividad en Abuelas de Plaza de Mayo ni en el resto de la tarea que realizaba en defensa de los Derechos del Niño, se dedicó a su nieta Mariana, que quedó viviendo con sus abuelos paternos desde la desaparición de sus padres, compartiendo con ella juegos, música, lecturas, viajes y todo aquello que una abuela puede darle a sus nietos. Mariana es Licenciada en Ciencias Políticas, dramaturga y está terminando su doctorado en Letras, en Alemania.

Entre los tantos premios y distinciones que recibió por su trayectoria y actuación en favor de la paz, la justicia y la defensa de los Derechos Humanos, se encuentran la Mención de Honor «Domingo Faustino Sarmiento», máxima distinción que otorga el Senado de la Nación Argentina; la Doctora Honoris Causa por la Universidad Nacional de la Patagonia; el reconocimiento por su resistencia a la dictadura militar en Argentina, otorgado por el Centro Simon Wiesenthal; el reconocimiento a la trayectoria por parte de DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas); el “University in Exile Award”, premio otorgado por la New School University, Nueva York, Estados Unidos, entre otros.

Seguir leyendo

Argentina

Elecciones Argentina. Importante triunfo de Fernández sobre Macri

Agencia AJN.- El aplastante triunfo de Alberto Fernández en las PASO frente al actual presidente argentino Mauricio Macri plantea un panorama negativo para el oficialismo y coloca al Frente de Todos al borde de conseguir derrotar a Juntos por el Cambio de cara a octubre.

Publicado

el

Por

Alberto Fernandez Todos

Agencia AJN.- La amplia victoria del candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, en las PASO contra el presidente Mauricio Macri pone en jaque al oficialismo que iba en busca de la reelección pero se vio derrotado con casi 15 puntos de diferencia. Juntos por el Cambio tendrá meses complicados en el camino a las elecciones generales del 27 de octubre.

De cara a las elecciones generales del 27 de octubre que se realizarán en toda la República Argentina, la victoria del candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, que acumuló más de 10 millones y medio de votos (47,36 por ciento), es arrasadora ante la labor de Mauricio Macri que apenas alcanzó el 32,24 por ciento de los votos (superando los 7 millones de votos en el país).

«Desde hoy se terminó el concepto de venganza, de grieta y de cualquier cosa que nos divida», destacó Fernández mientras celebraba la victoria en las Elecciones Primarias Abiertas, en las últimas horas de la noche del domingo.

Mauricio Macri había hablado antes de conocerse los datos oficiales y en una particular expresión mandó «a dormir» a su electorado, que esperaba atento los resultados de las elecciones. Consciente de la derrota y tras afirmar que «Hemos tenido una mala elección», Macri desde la sede de Juntos por el Cambio aseguró, minutos después de las 22.00 que «Esto nos obliga a redoblar esfuerzos de cara a octubre para conseguir los apoyos necesarios».

La tristeza de Macri fue notable mientras era acompañado por su compañero de formula Miguel Pichetto. Además, estuvieron presentes junto al presidente la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, que sufrió una dura derrota, María Eugenia Vidal; Elisa Carrio y Horacio Rodríguez Larreta.

En tercer lugar se ubicó el candidato Roberto Lavagna con el 8,35 por ciento de los votos y como cuarta fuerza apareció el Frente de Izquierda y los Trabajadores liderado por Nicolas Del Caño que acumuló el 2,89 de los sufragios.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!