Seguinos en las redes

Medio Oriente

Aumenta la tensión y el riesgo de enfrentamiento entre Estados Unidos e Irán

Agencia AJN.- La tensión entre Estados Unidos e Irán continúa aumentando y crecen los temores de que puedan desencadenar un enfrentamiento armado. Si bien el líder supremo iraní, el Ayatollah Khamenei dijo que «no habrá guerra» con Estados Unidos, otros funcionarios de su gobierno declararon exactamente lo contrario. Por su parte, Donald Trump negó que considere enviar soldados a la región y aseguró que, en caso de tener que hacerlo, serán muchos más que 120.000.

Publicada

el

Emirato Fujairah

Agencia AJN.- Desde hace algunas semanas las tensiones entre Estados Unidos e Irán han ido en aumento, especialmente a partir del primer aniversario de la retirada unilateral norteamericana del acuerdo nuclear firmado en 2015. A partir de esa medida, la Casa Blanca volvió a imponer sanciones a la República Islámica junto con amenazas de tomar medidas contra los países que compren petróleo iraní.

El gobierno que encabeza el presidente Donald Trump incluso dio por finalizadas las exenciones que había permitido a ocho países, e Irán afronta ahora serias consecuencias a nivel económico y social.

En las últimas horas la situación se ha complicado aún más por la denuncia de Emiratos Árabes Unidos sobre actos de sabotaje sufridos por cuatro buques comerciales cerca del emirato de Fujairah, uno de los principales puertos cerca del estrecho de Ormuz, un paso vital para el transporte internacional de crudo. Poco después, el Gobierno de Arabia Saudita informó que dos buques saudíes también fueron saboteados en el mismo espacio marítimo.

A todo ello se suma un ataque perpetrado en la tarde de ayer por rebeldes hutíes, que combaten en Yemen contra el Gobierno de Abed Rabbo Mansour Hadi, que cuenta con respaldo internacional. Los hutíes – que tienen apoyo de Irán – lanzaron una serie de ataques con drones contra instalaciones petroleras saudíes.

«No habrá guerra con Estados Unidos»

El líder supremo de Irán, el Ayatollah Ali Khamenei, declaró que «no habrá guerra» entre su país y Estados Unidos. Según informó la agencia de noticias iraní IRNA, Khamenei aseguró que «la opción definitiva de la nación iraní es la resistencia frente a Estados Unidos y, en esta confrontación, Estados Unidos se verá forzado a retirarse». En el marco de un encuentro con funcionarios del Gobierno, Khamenei aclaró que la confrontación a la que hizo referencia «no es militar, porque no habrá ninguna guerra». «No estamos buscando guerra ni tampoco la están buscando ellos. Saben que no iría a su favor», agregó.

Al mismo tiempo, Teherán deslindó responsabilidades respecto de los incidentes y sabotajes ocurridos cerca del estrecho de Ormuz, y acusó a «elementos extremistas» de haber cometido «sospechosos actos de sabotaje que están teniendo lugar en la región con el propósito de azuzar las tensiones».

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, negó que el informe difundido ayer por el diario The New York Times que aseguraba que Estados Unidos planea enviar 120.000 soldados a Medio Oriente, debido a la creciente tensión con Irán. «Creo que son fake news», dijo Trump en diálogo con periodistas en la Casa Blanca. «¿Podría hacerlo? Absolutamente. Pero no lo tenemos planeado. Ojalá no sea necesario planear eso», agregó.

Por último, Trump aclaró que en caso de tener que enviar tropas, «enviaríamos muchísimas más».

Instalaciones petroleras sauditas

Dejá tu comentario

Medio Oriente

Hezbollah enfrenta una grave crisis económica debido a las sanciones contra Irán 

Agencia AJN.- Fuentes de Hezbollah confiaron al diario The Washington Post que la organización chiita libanesa está atravesando una grave crisis económica, debido a las sanciones aplicadas por Estados Unidos contra Irán, su principal respaldo financiero. Sin embargo, las fuentes indicaron que Hezbollah «continúa recibiendo armas».

Publicado

el

Por

Hezbollah Irán

Agencia AJN.-El diario The Washington Post informó en las últimas horas que Hezbollah se ve obligado a recortar de modo drástico sus gastos debido a las sanciones de Estados Unidos contra Irán, que perjudicaron en forma directa a la organización chií libanesa.

El informe cita activistas y miembros de la organización. Uno de ellos, un empleado de Hezbollah en una de sus unidades administrativas, los combatientes son obligados a tomar vacaciones o son transferidos a las fuerzas de reserva, donde los salarios son más bajos, si es que se les paga. Muchos de ellos están siendo devueltos desde Siria, donde han acumulado una experiencia de combate significativa en los últimos años junto con Bashar Assad y bajo las órdenes de Irán.

Otro funcionario de Hezbollah dijo al periódico que varios programas en el canal Al-Manar de la organización fueron cancelados y sus trabajadores despedidos. Además, fueron cancelados programas de asistencia social a través de los cuales Hezbollah estableció su apoyo a la comunidad chiíta pobre en el Líbano, incluidos el suministro gratuito de medicamentos y alimentos para combatientes, activistas y sus familias.

Expertos consultados por el periódico señalaron que las sanciones impuestas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump a Irán después de su salida del acuerdo nuclear son mucho más duras que las que llevaron a Teherán a negociar con Obama. Fuentes de la Administración Trump indicaron que se estima que Irán ha sufrido perjuicios por un valor cercano a los 10 billones de dólares desde noviembre pasado, cuando se impusieron sanciones a su sector petrolero. El golpe económico está dificultando la vida a los ciudadanos comunes, así como al gobierno, que tiene problemas para financiar sus presupuestos.

Otra fuente de Hezbollah dijo que los miembros de la organización y sus combatientes reciben el salario completo, pero otros beneficios adicionales fueron cancelados. Al mismo tiempo destacaron que las familias de los muertos en los combates en Siria e Israel continúan recibiendo todos los subsidios, que se consideran fundamentales para que la organización pueda mantener la lealtad, su capacidad de reclutar nuevos partidarios y combatientes y su fuerza.

De todos modos, uno de los funcionarios entrevistados por el Washington Post afirmó que los recortes «no afectaron la capacidad de resistencia de Hezbollah y su preparación para la guerra».

«Todavía estamos recibiendo armas de Irán, todavía estamos listos para enfrentar a Israel, nuestro papel en Irak y Siria todavía existe, no hay nadie en Hezbollah que se haya ido porque no recibió salarios y los servicios sociales no se detuvieron», dijo la fuente. También señaló que «las sanciones no durarán para siempre» y dijo que «también ganaremos esta guerra». Según el Washington Post, Hezbollah está planeando su estrategia a largo plazo, teniendo en cuenta que Trump puede permanecer en la Casa Blanca hasta 2024.

Nasrallah Javad Zarif

Seguir leyendo

Medio Oriente

Donald Trump: «Si Irán quiere una guerra, ése será su final»

Agencia AJN.- Poco después de que se registrara la caída de un cohete Katiusha cerca de la Embajada de Estados Unidos en Bagdad, el presidente norteamericano, Donald Trump, escribió en su cuenta de Twitter: «Si Irán quiere una guerra, ése será su final». El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammed Javad Zarif, dijo ayer que «no habrá guerra, porque Irán no está interesado en una guerra».

Publicado

el

Por

TRUMP

Agencia AJN.- El presidente norteamericano, Donald Trump, escribió anoche en su cuenta de Twitter: «Si Irán quiere luchar, será oficialmente el final de Irán. ¡Nunca más vuelvan a amenazar a Estados Unidos!».

Trump difundió este mensaje después que se registrara el estallido de un cohete Katiusha en la Zona Verde de Bagdad, donde se encuentran las principales sedes del Gobierno y las embajadas extranjeras.

El portavoz militar iraquí, Yahya Rasul, informó que no hubo víctimas a consecuencia de este incidente. El ejército informó más tarde que fue hallada una rampa de lanzamiento en la zona este de Bagdad, cerca de la Universidad Técnica. Se trata de un área donde actúan milicias chiitas pro-Irán. El cohete cayó a una distancia de un kilómetro y medio de la sede diplomática norteamericana.

Esta semana, las autoridades norteamericanas decidieron evacuar el «personal no esencial» de su embajada en Bagdad y el Consulado en Erbil, por temor a una escalada de la tensión entre Estados Unidos e Irán.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammed Javad Zarif, dijo ayer que «no habrá guerra, porque Irán no está interesado en una guerra y porque nadie se engaña pensando que podrá enfrentar a Irán».

El comandante de la Guardia Revolucionaria, Hossein Salami, declaró en estos días que las fuerzas estadounidenses pueden ser «fácilmente derrotadas» porque, a diferencia de sus combatientes, los norteamericanos «le temen a la muerte». Autoridades iraníes también han advertido que «la presencia de tropas estadounidenses en el Golfo solía ser una amenaza, pero ahora es una oportunidad» para Irán.

Hossein Salami

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!