Seguinos en las redes

Israel

Coronavirus. Israel podría retrasar las elecciones si se mantiene alta la tasa de infección

Agencia AJN.- En medio de un “boom” de contagios, un funcionario del Ministerio de Salud cercano a Netanyahu sugirió que podría aplazarse la votación. La oposición estalló en repudio al comentario, acusando al primer ministro de utilizar la pandemia para evitar las elecciones.

Publicada

el

.

Agencia AJN.- Las próximas elecciones en Israel, programadas para el próximo 23 de marzo, podrían posponerse si las infecciones de coronavirus siguen siendo altas, dijo el miércoles el viceministro de Salud Yoav Kisch, causando indignación entre los miembros de la oposición que acusaron al primer ministro Benjamin Netanyahu de intentar retrasar la votación.

El comentario se produjo en medio de niveles de infección récord, tras dos semanas de un cierre más estricto que parece tener poco efecto para controlar las cepas más infecciosas del virus, con hospitales sometidos a una inmensa presión y una situación económica crítica con la mayoría de los comercios cerrados.

En una entrevista con Radio 103FM, se le preguntó a Kisch, del partido Likud de Netanyahu, si temía una pérdida en las encuestas del 23 de marzo si el gobierno no frenaba las infecciones. “No sé cómo se podrían hacer elecciones en un contexto así”, respondió Kisch, agregando que la situación era “preocupante” y comparable a una guerra.

Además, el funcionario dijo que si las elecciones se hubieran programado para esta semana, “el Ministerio de Salud recomendaría que el Comité Central de Elecciones retrasara las elecciones un mes, hasta después del cierre, después de que las infecciones disminuyan”.

Sin embargo, dijo que su comentario no representaba la opinión de Netanyahu o la del Ministerio de Salud y dijo que el Likud se estaba “preparando para las elecciones”. “Espero que no lleguemos a esa situación y que logremos reducir la morbilidad con el cierre”, agregó. “Haremos una evaluación de la situación con los profesionales unas dos semanas antes de las elecciones, pasaremos una recomendación al Comité Central de Elecciones”.

La facultad de aplazar las elecciones recae en la Knesset, el Parlamento israelí, que puede posponerla con una mayoría especial de 80 legisladores en el parlamento de 120 miembros, siempre que haya una situación de emergencia que dificulte la posibilidad de celebrar la votación. El Comité Central de Elecciones puede recomendar el traslado al parlamento, y el propio comité recibe el asesoramiento de varios ministerios, incluido el de Salud, que presumiblemente tomaría la decisión de si existe tal emergencia.

Las anteriores elecciones de Israel, celebradas en marzo de 2020, tuvieron lugar poco después de que el coronavirus llegara por primera vez al país, con varias mesas electorales especiales que atendían a las relativamente pocas personas de las que se sospechaba entonces que habían contraído el virus o habían entrado en contacto con portadores confirmados. Celebrar la votación en las condiciones actuales, con más de 80.000 casos activos y muchos otros en cuarentena, plantearía un desafío mucho mayor.

Las elecciones se aplazaron dos veces en la historia de Israel, tanto por la guerra como antes de que se aprobara una enmienda de la ley de 1992 que regulaba la facultad del Knesset para hacerlo.

Los políticos de la oposición reaccionaron el miércoles con furia por el comentario de Kisch, a pesar de que cualquier decisión requeriría en última instancia una mayoría de dos tercios en la Knesset. El partido Yesh Atid, encabezado por el líder de la oposición Yair Lapid, comentó que “el Likud está tratando de retrasar las elecciones debido a la falta de tratamiento del coronavirus”.

“Una pandemia es como una guerra”, twitteó Kisch más tarde. “El riesgo de infecciones podría causar vidas humanas. Estoy trabajando duro junto con todo el sistema de salud y el ministro de salud para que no nos encontremos en tal situación”, sostuvo.

Dejá tu comentario

Israel

Coronavirus: Israel planea cerrar los hoteles de cuarentena y avanzar con los brazaletes electrónicos

Agencia AJN.- Los hoteles solo se utilizarán para aquellos que rechacen las pulseras de monitoreo o no pueden aislarse en su casa.

Publicado

el

Por

CORONAVIRUS

Agencia AJN.- Israel definirá la próxima semana la legislación que exigirá a quienes lleguen del extranjero aislarse en su casa con un brazalete electrónico de monitoreo, debido a que la ley que obliga a permanecer en hoteles de cuarentena expira el domingo.

Según un borrador del proyecto de ley, aquellos que se nieguen a usar un brazalete o que no puedan aislarse por sí mismos en su casa, deberán permanecer en uno de los hoteles de cuarentena administrados por el gobierno como alternativa.

Además, los ministros israelíes votarán sobre la reducción de la edad de aquellos que deberán estar bajo supervisión electrónica, de 18 a 14 años.

Alrededor de 100 personas participaron en un programa piloto de brazaletes electrónicos la semana pasada. Los brazaletes monitorearon su ubicación para asegurarse de que se adhirieran a las pautas del Ministerio de Salud durante su período de cuarentena de dos semanas.

Si se aprueba el nuevo proyecto, todos los que lleguen a Israel se someterán a pruebas de coronavirus en el aeropuerto Ben Gurión y, si las pruebas dan negativo, podrán recibir el brazalete. La pulsera se puede llevar en la muñeca o en el tobillo.

Actualmente, el problema clave con el programa es la cantidad limitada de brazaletes, y el Ministerio de Salud está buscando otras alternativas, como una aplicación que requerirá que los aislados informen su ubicación en momentos aleatorios, informó el Canal 12 de la televisión israelí.

El ministerio de Salud explicó que la idea era “brindar alternativas más eficientes a las llegadas al país, y con el deseo de limitar el daño a las libertades personales”.

La pulsera monitorea la ubicación de los usuarios a través de Bluetooth y GPS y se conecta a un teléfono celular.

Seguir leyendo

Coronavirus

Israel, Austria y Dinamarca ponen en marcha una iniciativa conjunta de vacunación contra el COVID-19

Agencia AJN.- Los países europeos aseguran que “el mundo mira a Israel con admiración por ser el primer país que vacunó a gran parte de su población”. “Los esfuerzos para la producción de futuras vacunas es algo que tenemos que hacer, porque probablemente necesitaremos protección para el futuro”, afirmó el primer ministro Netanyahu.

Publicado

el

Por

EvpinzxXcAEvxi0

Agencia AJN.- Israel, Austria y Dinamarca planean trabajar juntos en el desarrollo y la producción de vacunas para futuras pandemias y variantes del COVID-19, según anunciaron los líderes de los países juntos en Jerusalem el jueves. “Los esfuerzos para la producción de futuras vacunas es algo que tenemos que hacer, porque probablemente necesitaremos protección para el futuro”, dijo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. “Tuvimos el SARS, el Ébola y otras enfermedades, y ahora tenemos el COVID. Tenemos que asegurarnos de que podemos proteger a nuestra gente y también ayudar a otros países y a la humanidad en general”, agregó el mandatario.

La inversión conjunta en instalaciones de producción de vacunas, añadió Netanyahu, “refleja el respeto que nos tenemos mutuamente, y la confianza que tenemos en trabajar juntos para proteger la salud de nuestro pueblo”.

Netanyahu expresó su orgullo por los “realmente excelentes” servicios sanitarios de Israel, señalando que el Centro Médico Sheba, en Tel Hashomer, fue clasificado como uno de los 10 mejores hospitales del mundo. Contó que en el Centro Médico Sourasky (Ichilov) de Tel Aviv se está desarrollando un medicamento que se toma con un inhalador y que ha demostrado su eficacia en el tratamiento del COVID-19 en los primeros ensayos.

“Queremos tener vacunas y fármacos terapéuticos para los casos en que las vacunas no funcionen”, agregó.

La iniciativa de producción local de vacunas ha “galvanizado la imaginación del mundo”, dijo Netanyahu. “Acordamos que si otras naciones quieren unirse a nosotros, lo discutiremos entre nosotros y les daremos la bienvenida”.

Por su parte, la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, dijo que los tres países tienen un buen punto de partida para el proyecto, porque tienen industrias biológicas muy desarrolladas. “Podemos aunar nuestros conocimientos en una especie de esfuerzo colectivo para garantizar un acceso mejor y más fiable a las vacunas”, dijo.

“También nos gustaría explorar [juntos] una posible cooperación en materia de ensayos clínicos”, añadió Frederiksen, quien aseguró que la reunión le proporcionó “mucha inspiración sobre cómo podemos trabajar más estrechamente cuando se trata de capacidades de investigación y producción”.

Por otro lado, el canciller austriaco Sebastian Kurz elogió los esfuerzos de Netanyahu para negociar una pronta y rápida puesta en marcha de la vacuna para Israel. “En este momento, el mundo mira a Israel con admiración porque, bajo su liderazgo, Israel es el primer país del mundo en vacunar a su población”, dijo a Netanyahu. “Israel es el primer país del mundo que demuestra que es posible vencer el virus”.

Kurz contó que habló por teléfono con Netanyahu a principios de 2020 y que le había dicho que el virus era una gran amenaza para el mundo. “Esa es quizá la principal razón por la que reaccionamos bastante pronto en Austria cuando la primera ola nos golpeó con fuerza en la UE”.

Kurz y Netanyahu mantienen una estrecha relación desde que el primero se convirtió en canciller a los 27 años en 2013, y hablan a menudo. El año pasado, el austríaco creó un foro llamado “First Movers”, del que forman parte Netanyahu y Frederiksen, así como los líderes de Australia, Noruega, Grecia, República Checa, Singapur y Nueva Zelanda, para debatir las mejores prácticas en la lucha contra la pandemia del COVID-19.

“Esta pandemia sólo puede superarse mediante la cooperación mundial”, dijo Kurz. “Las vacunas nos permitirán volver a la normalidad en verano, pero tenemos que prepararnos ya para las siguientes fases de la pandemia después del verano”.

Antes, el jueves, Netanyahu llevó a Kurz y Frederiksen a un gimnasio de Modi’in para mostrarles cómo funciona el programa de “pasaporte verde”, que permite a los israelíes que se han vacunado contra el COVID-19, o se han recuperado de él, volver a realizar ciertas actividades en interiores. Kurz y Frederiksen han roto con la Unión Europea al planear trabajar con Israel en el desarrollo y producción de vacunas, así como en la regulación.

Israel, que en la actualidad no cuenta con un organismo regulador propio e independiente, puso la vacuna de Pfizer a disposición de sus ciudadanos después de que los Centros de Control de Enfermedades de EE.UU. la aprobaran. El proceso normativo de la UE ha ralentizado la distribución de vacunas en Europa, y los países tratan de colaborar en un proceso normativo propio más ágil.

Netanyahu dijo la semana pasada que ha mantenido conversaciones con Pfizer y Moderna -los dos primeros productores de la vacuna COVID-19- para iniciar la producción local, y ha hablado con otros seis países para construir instalaciones conjuntas.

En Europa ha aumentado la frustración por la lentitud en el despliegue de las vacunas, que ha quedado muy por detrás del esfuerzo de Israel.

Kurz dijo que es correcto que la Unión Europea adquiera vacunas para sus Estados miembros, pero que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha sido demasiado lenta en aprobarlas, y el canciller arremetió contra los cuellos de botella en el suministro de las empresas farmacéuticas.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!