Seguinos en las redes

Israel

Coronavirus. Tensión entre el Primer Ministro y el parlamento por las restricciones para frenar el rebrote

Agencia AJN.- Benjamin Netanyahu anunció la decisión de reabrir las piscinas públicas pero no los gimnasios, mientras que el panel parlamentario liderado por el Likud vota para reanudar la actividad de ambos, desafiando la posición del primer ministro. Una encuesta de la Agencia Judía reveló que entre 3.000 familias y 4.000 jóvenes se encuentran en situación de riesgo social por la pandemia.

Publicada

el

coro2

Agencia AJN.- El primer ministro Benjamin Netanyahu anunció hoy que el gobierno permitirá la reapertura de las piscinas, mientras que los gimnasios permanecerán cerrados, pese a que el comité de la Knesset liderado por el Likud responsable de estas decisiones votó a favor de reanudar la actividad en ambos sectores.

Si bien la decisión del comité parece poner fin a una disputa entre sus miembros, que son responsables de las medidas de mitigación del coronavirus de Israel, sí pone al panel parlamentario en desacuerdo con el primer ministro.

coro1

La presidenta del comité, Yifat Shasha-Biton, de Likud, se había negado a celebrar una votación sobre el tema el domingo, aparentemente después de una llamada de Netanyahu. Pero el lunes pareció resistir la presión de su líder del partido y votó a favor de reabrir ambos.

La semana pasada, el gabinete votó a favor de cerrar todos los gimnasios y piscinas públicas, así como los bares debido a un rápido aumento de COVID-19, pero a las piscinas en hoteles y estudios de fitness, sin embargo, se les permitió permanecer abiertos, lo que provocó un fuerte reclamo de los dueños del sector que calificaron los cierres como arbitrarios.

coro

El Comité de Coronavirus de la Knesset se reunió el domingo para discutir la decisión de reabrir todas las piscinas públicas y gimnasios después de una apelación de las facciones de la oposición en el parlamento, que presentó una investigación, que muestra que hasta ahora menos del 2% de todas las infecciones por coronavirus se contrajeron en piscinas o gimnasios.

El Ministerio de Salud presentó hoy su informe que confirmó 1.221 nuevos casos de coronavirus de un total de 21.539 pruebas realizadas ayer. Actualmente hay 160 pacientes con COVID-19 en estado grave, 51 de ellos conectados a ventiladores.

En tanto que la cifra de fallecidos llegó a 364 personas, según informó The Times of Israel.

Israel registra un total de 20.251 casos de coronavirus desde el inicio de la pandemia.

El Ministerio de Educación anunció que 2.026 estudiantes y personal docente han sido diagnosticados con el coronavirus. De acuerdo a la información oficial, 28.147 estudiantes y personal docente se encuentran en aislamiento preventivo.

En medio de este panorama político y sanitario, el primer ministro Benjamin Netanyahu se reunió hoy con los líderes de los partidos ultraortodoxos , los ministros Aryeh Deri y Jacob Litzman, y discutió las restricciones en los barrios haredi. A la reunión también asistieron el ministro de Salud, Yuli Edelstein, y el ministro de Seguridad Pública, Amir Ohana.

“Quería reunirme aquí para escucharlo y abordar la angustia, sé que es real y toca nuestros corazones. Queremos ayudar, nadie quiere ser acosado, sino todo lo contrario, y estoy abierto a escucharlos”, dijo el premier, según consignó el diario Maariv.

El viceministro Uri Maklev , por otro lado, atacó al primer ministro y advirtió sobre la pérdida de apoyo del público ultraortodoxo. “El público ultraortodoxo tiene una larga memoria y ahora esperamos su acción e intervención, acciones y nada de hablar”, agregó.

“El cierre en Bnei Brak es como si el coronavirus afecte solo al público ultraortodoxo, el cierre es ofensivo, cierra las escuelas de educación especial. La comunidad ultraortodoxa ha sido la más dañada por la pandemia”, agregó.

Por su parte, el ministro de Energía, Yuval Steinitz, de importante influencia en el gobierno, sostuvo que “Israel debe imponer un cierre nacional de 10 días para poder enfrentar la segunda ola de la pandemia” de coronavirus que se está extendiendo rápidamente en todo el país.

En declaraciones al portal de noticias Ynet, Steinitz pidió un cierre parcial en el que a las personas se les permitiría ir a trabajar o salir para necesidades, pero de lo contrario se requeriría en gran medida quedarse en casa.

Una encuesta realizada recientemente por la Agencia Judía determinó que entre 3.000 familias y 4.000 jóvenes estaban en riesgo o en poblaciones de bajos ingresos en Israel.

Los datos de la encuesta mostraron que el 25% de las familias que anteriormente no recibían apoyo financiero regular lo necesitan durante la pandemia de coronavirus.

La encuesta también mostró que el 73% de las familias en riesgo necesitan ayuda con los alimentos, el 26% necesita asistencia para pagar sus cuentas y el 20% necesita apoyo psicológico.

Idit y Jorge Zinger, padres de dos niñas de la ciudad sureña de Dimona, no han podido encontrar trabajo durante casi cuatro meses, citó entre otros casos el portal de noticias Ynet.

Dejá tu comentario

Coronavirus

Coronavirus. Israel: Hospitales comenzarán a contratar médicos y enfermeros

Agencia AJN.- “No existe un medio embarazo”, dijo Yuli Edelstein. “Si no hay un cierre completo los fines de semana, las restricciones parciales no tienen sentido”.

Publicado

el

Por

Edelstein Wolfson

Agencia AJN.- Los hospitales y los fondos de salud podrán comenzar a contratar nuevos médicos, enfermeras y personal de apoyo en preparación para el invierno, cuando se enfrentarán al tratamiento de pacientes que padezcan gripe y COVID-19.

“Hoy comenzaremos a asignar los 2.000 enfermeros, 400 médicos y 700 trabajadores para los hospitales y fondos de salud”, dijo el ministro de Salud, Yuli Edelstein, el martes durante un recorrido por el Centro Médico Wolfson en Holon.

Los ministerios de Salud y Finanzas anunciaron hace dos semanas una decisión para reforzar el sistema médico. Hasta ahora, los hospitales no han recibido formalmente notificación de que podrán comenzar a contratar a estos trabajadores.

Varias de las unidades de medicina interna y coronavirus de los hospitales están por encima de su capacidad. La expectativa es que en noviembre, cuando comience la temporada de gripe en Israel, habrá aún más personas que necesiten tratamiento.

Edelstein dijo que “después de un cuidadoso trabajo realizado por el personal del Ministerio de Salud, hoy comenzaremos a informar a los hospitales y fondos de salud sobre las asignaciones. Este refuerzo es extremadamente significativo y es uno de los más grandes en los últimos años”.

Edelstein también comentó sobre los cierres de fin de semana, que dijo que no hay razón para mantener.

“No existe un medio embarazo”, dijo, reiterando una declaración realizada el día anterior. “Si no hay un cierre completo los fines de semana, restricciones parciales no tienen sentido”.

El Ministerio de Salud de Israel informó hoy que se registraron 1.801 nuevos casos por coronavirus en las últimas 24 horas, 278 de los cuales se dieron desde la medianoche.

Actualmente hay 24.764 portadores de coronavirus en todo el país, entre ellos, 349 pacientes hospitalizados en estado grave y 97 pacientes reciben asistencia respiratoria.

Las autoridades sanitarias habían recibido los resultados de 22.396 pruebas de virus realizadas en los últimos días.
Ocho personas murieron durante la noche a causa del virus, lo que eleva el total de fallecidos en Israel desde el inicio de la pandemia a 554.

El Centro Médico Baruch Padeh en el norte de Israel informó que un niño de 22 días fue hospitalizado con fiebre alta. Los padres del bebé son pacientes confirmados con COVID-19 y están en aislamiento domiciliario.

Más de 400.000 israelíes recibieron instrucciones de entrar en cuarentena durante julio debido a un posible contacto con portadores confirmados de coronavirus.

Las personas entraron en cuarentena después de recibir instrucciones después del rastreo telefónico realizado por la Agencia de Seguridad Shin Bet, investigaciones epidemiológicas y por iniciativa propia de acuerdo con la información obtenida por Ynet.

A unos 224.000 ciudadanos se les dijo que se autoaislaran después de que el sistema de seguimiento de Shin Bet los alertara de un posible contacto con un paciente confirmado de coronavirus. Alrededor de 100.000 israelíes decidieron auto-ponerse en cuarentena por precaución.

Las investigaciones epidemiológicas se ralentizaron la semana pasada después de un cambio en el personal y la necesidad de capacitar a los nuevos reclutas para la tarea.

El director general del Ministerio de Salud, Chezy Levy, advirtió el martes que se está sopesando la reimposición de medidas estrictas de bloqueo para reducir la tasa actual de nuevos casos de coronavirus.

“Un cierre parcial o completo siguen siendo opciones”, afirmó Levy en declaraciones a la Radio del Ejército.

Dijo que los tomadores de decisiones estaban analizando todas las opciones disponibles para detener la propagación del virus, incluido el pedido de bloqueos localizados de ciudades con altas tasas de infección.

“El cierre total es una herramienta que puede reducir la morbilidad. Por otro lado, el precio que pagaremos por un bloqueo completo está claro para todos nosotros”, reconoció.

Los comentarios de Levy se produjeron un día después de que el llamado gabinete de coronavirus se reuniera para discutir posibles bloqueos y toques de queda localizados durante las noches y los fines de semana, pero no tomó ninguna nueva decisión para enfrentar la pandemia.

Si bien Israel tiene actualmente una de las tasas de infección per cápita más altas del mundo , Netanyahu indicó que la tasa de crecimiento en nuevos casos parece haberse estabilizado. Advirtió, sin embargo, que podría recuperarse nuevamente y que podría haber un aumento en las muertes por COVID-19.

El Comité de Control Estatal de la Knesset discutió ayer la situación insostenible que enfrenta el sistema de salud y el hecho de que faltan presupuestos para los hospitales del gobierno.

Seguir leyendo

Israel

Israel. La disputa por el presupuesto genera cortocircuito en la coalición de gobierno

Agencia AJN.- El ministro de Defensa y principal socio de Benjamin Netanyahu en la coalición del gobierno israelí, Benny Gantz, afirmó que Israel necesita “un presupuesto, uno estable que tenga en cuenta la incertidumbre financiera del país”. Desde el Likud critican la postura del partido Azul y Blanco.

Publicado

el

Por

gantz

Agencia AJN.- El ministro de Defensa y principal socio de Benjamin Netanyahu en la coalición del gobierno israelí, Benny Gantz, afirmó hoy que el comentario del primer ministro de que un presupuesto bienal conduciría a severos recortes financieros era una noticia falsa.

“Todo es falso. Debemos presentar un buen plan financiero para el bien del público israelí”, afirmó Gantz en una entrevista concedida al portal de noticias Ynet. “Todo es un cuento de hadas, necesitamos un presupuesto, uno estable que tenga en cuenta la incertidumbre financiera del país, podemos hacer esto, solo son cinco trimestres”, sostuvo.

Lo cierto es que el presupuesto estatal se ha convertido en un tema controvertido en los últimos días, ya que el partido Gantz, Azul y Blanco insiste en un presupuesto bienal, mientras que el primer ministro Benjamin Netanyahu y su partido Likud quieren imponer un presupuesto a corto plazo. La falta de acuerdo podría derivar en una nueva convocatoria a elecciones a meses de haberse cerrado un convenio de gobierno de coalición entre las principales fuerzas.

bibi

Gantz deslizó la posibilidad de que la crisis presupuestaria conduzca a otra elección. “Quien no cumpla con el acuerdo, que se firmó hace solo hace tres meses, tendrá que dar explicaciones sobre lo sucedido”, dijo el dirigente centrista. “Los ultraortodoxos y todos los socios también son responsables de cumplir el acuerdo”, añadió.

El ex jefe de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, por sus siglas en inglés) también dijo que sus relaciones con los partidos ultraortodoxos eran buenas y que están buscando un acuerdo largo y estable. “Creo que las elecciones y la falta de estabilidad financiera no servirán a nadie en Israel”, apuntó Gantz.

A la sombra de los intentos del ministro Aryeh Deri para cerrar la brecha entre los principales partidos de la coalición de gobierno, el Likud arremetió contra el partido de Gantz. En este contexto, Gila Gamliel, ministra de Protección del Medio Ambiente y Miembro de la Knesset para el Likud afirmó que “el partido Azul y Blanco se ha convertido en una carga para el gobierno”. “Benny Gantz ve todo desde su estrecha visión política. Es su falta de experiencia, falta de comprensión e incapacidad para ver más allá, es su lugar”, completó la legisladora.

gila

Gila Gamliel

Frente a esta ofensiva, referentes de Azul y Blanco respondieron desde las redes sociales que “Israel necesita un presupuesto para 2021. No hay presupuesto para la temporada de vacaciones”.

Sin embargo, Netanyahu insistió hoy que no quiere disolver el gobierno, después de aclarar ayer en una reunión de la facción del Likud que un presupuesto anual debe aprobarse pronto, según consignó el diario Maariv en su sitio web.

Como se mencionó, en estos días los partidos ultraortodoxos están llevando a cabo intentos de mediación entre el Likud y Azul y Blanco con respecto a la aprobación del presupuesto, para evitar elecciones.

El partido Judaísmo Unido de la Torá dejó en claro que si el presupuesto anual conduce a una elección, la facción se opondrá.El presidente de Shas, Deri, resaltó anoche en una entrevista con News 12: “Dije hoy tanto al primer ministro como a Gantz: el pueblo de Israel nunca nos perdonará si vamos a las urnas”.

“Intento en todos los sentidos encontrar compromisos y soluciones. Hemos trabajado duro para formar este gobierno, no se puede desmantelar. No conozco un gobierno de derecha de 61 escaños en estos días, nadie me ha hablado de tal cosa. Tenemos un buen gobierno y haré todo lo posible para mantenerlo”, añadió.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!