Seguinos en las redes

Efemérides

Efemérides. Hoy en la historia judía/ Yael Arad gana la primera medalla de plata para Israel en los Juegos Olímpicos

Publicada

el

WhatsApp Image 2021-07-30 at 6.30.09 PM

Agencia AJN.- Hoy, 30 de julio, hace 29 años, Yael Arad se convirtió en la primera israelí en ganar una medalla olímpica, llevándose a casa la plata en judo en la clase de peso medio mediano.

En los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992, durante la décima aparición olímpica de Israel, Arad, de 25 años, se convirtió en el primer israelí en ganar una medalla para el país. Dedicó su medalla a las 11 víctimas israelíes de la masacre de los Juegos Olímpicos de Munich de 1972 .

Arad nació en Tel Aviv y comenzó a tomar clases de judo a los 8 años, ganando su primer título internacional en 1984 a los 17. En este punto, ocupaba el séptimo lugar en el mundo entre las judokas femeninas.

“Ese día pasé de ser una persona que quería a una persona que podía. Y eso marcó la diferencia ”, escribió Arad sobre su victoria de plata.

Después de retirarse, Arad fue a entrenar al equipo de judo israelí en los Juegos Olímpicos de 2000 en Sydney.

Cinco de las medallas de Israel provienen del judo.

Hasta ahora, ningún otro israelí ha ganado una medalla de plata olímpica, e Israel tiene actualmente una medalla de oro ganada por Gal Fridman en windsurf masculino en 2004.

Hasta ahora, en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, Israel ganó una medalla de bronce de Avishag Semberg en taekwondo.

Dejá tu comentario

Efemérides

Efemérides. Hoy en la historia judía/ nace el dramaturgo y guionista Arthur Miller

Publicado

el

Por

Arthur-Miller- (1)

Agencia AJN.- Arthur Miller, hijo de una familia de judíos polacos inmigrantes, nació en Nueva York, Estados Unidos, el 17 de octubre de 1915.

Su padre era dueño de una pequeña empresa textil, pero la gran crisis económica iniciada a fines de octubre de 1929 lo llevó a la ruina, lo que obligó a Arthur Miller a trabajar no bien culminó sus estudios secundarios para poder costearse los universitarios. En la Universidad de Michigan estudió periodismo, graduándose en 1938, año en que volvió a vivir en Nueva York, donde se ganaba la vida escribiendo guiones radiofónicos, a la vez que también creaba obras propias.

Por una de las primeras obras, Honors at Dawn, recibió el Premio Avery Hopwood y a los 28 años se estrenó, la comedia Un hombre con mucha suerte, que no fue aceptada por el público ya que sólo se la representó cuatro veces, pero unos años después estrena Todos eran mis hijos, que permanece un año y medio en cartel y que en 1948 recibe el Premio de la Crítica, otorgado por el Círculo de Críticos de Teatro de Nueva York.

Pero su primer gran éxito fue anterior, lo logró con una la novela, Focus (En el punto de mira), editada en 1945, en donde realiza un importante alegato contra el antisemitismo. Su ingreso a la fama lo obtiene en 1949 cuando se estrena Death of a Salesman (La muerte de un viajante), que en cierta medida está inspirada de la debacle económica de su padre y desmiente lo que se denominaba “el sueño americano” de los inmigrantes, por la que obtiene un Premio de la crítica y el Pulitzer de Teatro y de nuevo con el de la Crítica de Nueva York.

Hombre de ideas progresistas, Sus obras tienen un gran sentido social, en las que denuncia lo valores conservadores que observa en los Estados Unidos. Por este motivo Arthur Miller fue acusado en la década del ’50 del siglo pasado de comunista, y padeció lo que se conoce como “la casa de bruja” de los intelectuales y artistas estadounidenses cercanos al comunismo y/o el socialismo, que llevó a cabo el senador Joseph Raymond McCarthy.

Debido a que se negó a proporcionar los nombres de un grupo de intelectuales de izquierda cuando debió presentarse ante la Comisión de Actividades Antiamericanas del Senado de los Estados Unidos, fue declarado culpable de desacato, pero Tribunal de Apelación de los Estados Unidos anuló la sentencia, por lo que no fue a la cárcel, aunque sufrió muchas presiones, una de las cuales fue quitarle el pasaporte y no permitirle salir del país. Miller reflejó todo ese período de la sociedad estadounidense en The Crucible (Las brujas de Salem, 1953), basada en un hecho real del siglo XVII sobre la persecución de las brujas.
Tiempo después recibe su segundo Pulitzer por la obra teatral A View from the Bridge (Panorama desde el puente, 1955), que al ser llevada al cine también fue un rotundo éxito, al igual que el film The Misfits(Vidas rebeldes) que en Argentina se denominó “Los inadaptados”, del cual es autor del guión, que escribió especialmente para quien en ese entonces era su mujer, Marylin Monroe, que la interpretó con Montgomery Clift yClark Gable como protagonistas, y que la última actuación de Marilyn y Gable.

Si bien al final de su vida Arthur Miller fue un escéptico de la política, durante muchos años fue un activista social la denunciando y luchando contra lo que consideraba la deshumanización de la vida estadounidense. También se opuso denunció la intervención de Estados Unidos en Corea y Vietnam, llegando, en 1968, a ser delegado en la convención del partido Demócrata.

En 1987 se publicó Timebends (A vueltas al tiempo), su autobiografía, que fue muy bien aceptada por el público y la crítica, y lo puso a la altura de los grandes escritores estadounidenses de la segunda mitad del siglo XX; lo que le fue reconocido al otorgársele el premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2002; también había recibido el premio Jerusalem.

Arthur Miller tuvo tres matrimonios, primero con Mary Grace Slattery (1940–1956), con quien tuvo dos hijos: Robert y Jane; luego con Marilyn Monroe (1956–1961), y finalmente con Inge Morath (1962–2002), con quien tuvo una hija, Rebeca y un hijo, Daniel, nacido con síndrome de Down.

Su creación literaria no se detuvo hasta casi el mismo momento de su fallecimiento, el 10 de febrero de 2005, en Roxbury, Connecticut, Estados Unidos; siendo algunas de sus obras las siguientes: No Villain (1936), They Too Aris (1937, Honors at Dawn (1938), The Grass Still Grows (1938), The Great Disobedience (1938), The Man Who Had All the Luck (Un hombre de suerte 1940), The Half-Bridge (1943), All My Sons (Todos eran mis hijos, 1947), A Memory of Two Mondays (Recuerdo de dos lunes, 1955), After the Fall (Después de la caída, 1964), The Price (El precio, 1968), The Creation of the World and Other Business (La creación del mundo, 1972), The Archbishop\’s Ceiling (1977), The American Clock (1980), The Last Yankee (1991), The Ride Down Mt. Morgan (El descenso del monte Morgan, 1991), Plain Girl, (Una chica cualquiera, 1992, Broken Glass (1994, Mr Peter’s Connections (1998), Resurrection Blues (2002) y Finishing the Picture (2004)

Seguir leyendo

Efemérides

Efemérides l Un día como hoy: Alfred Dreyfus es detenido injustamente por espionaje

Alfred Dreyfus era un capitán francés de origen judío que fue acusado injustamente de vender secretos militares a Alemania en 1894.

Publicado

el

Por

Alfred Dreyfus

Agencia AJN.- El 15 de octubre de 1894, Alfred Dreyfus fue detenido injustamente por espionaje en Francia. Más tarde sería condenado y exiliado. Dreyfus nació en octubre de 1859 en el seno de una familia judía acomodada de Francia. Ingresó en la École Polytechnique, una institución de educación superior, en 1882, antes de decantarse por la carrera militar.

En siete años Dreyfus alcanzó el grado de capitán. En 1894, Dreyfus trabajaba en el Ministerio de Guerra cuando fue acusado de vender información militar a Alemania y detenido en octubre. Fue condenado dos meses después y enviado a prisión perpetua en el exilio en la colonia penal de la Isla del Diablo.

El proceso judicial que condujo a la condena de Dreyfus no fue evidentemente auténtico. Aunque Dreyfus y su familia insistieron continuamente en su inocencia, la opinión pública y la prensa francesa se hicieron eco de la percepción antisemita generalizada de los judíos como desleales, una opinión que se expresó especialmente en el periódico La Libre Parole.

Sin embargo, se encontraron nuevas pruebas de que Dreyfus era realmente inocente. El teniente coronel Georges Picquart descubrió que el mayor Ferdinand Walsin-Esterhazy se dedicaba al espionaje. También descubrió que una carta que se utilizó como prueba importante contra Dreyfus estaba escrita de puño y letra de Esterhazy.

Picquart fue destituido de su cargo poco después de este descubrimiento, y se cree que sus superiores no quisieron ocuparse de las pruebas porque les resultaban incómodas.

Las cosas se complicaron aún más después de esto. Con el creciente apoyo a Dreyfus, Esterhazy comenzó a inventar pruebas y rumores para incriminar a Dreyfus. Además, el mayor Hubert Joseph Henry, un experto falsificador, ayudó a Esterhazy a fabricar nuevas pruebas y a suprimir los documentos auténticos.

En 1898, Esterhazy fue llevado ante un consejo de guerra, pero finalmente fue absuelto y Picquart fue arrestado en su lugar.
Tras la detención de Picquart, Émile Zola escribió una carta abierta para la portada del Aurore titulada «J’accuse». La carta acusaba al ejército de encubrir intencionadamente su condena errónea de Dreyfus.

El resultado fue una división polar en Francia. Entre los que apoyaban a Dreyfus, se pedía la reapertura del caso, y una petición fue firmada por 3.000 personas, entre ellas intelectuales como Marcel Proust.

El otro bando se oponía firmemente a la reapertura del caso, y esta facción participó en disturbios antisemitas en las provincias. También pidieron que Zola fuera juzgado, lo que comenzó un mes después de la publicación de la carta. Fue declarado culpable de difamación y se le impuso un año de prisión, así como una multa de 3.000 francos.

Durante el año siguiente, el caso de Dreyfus se fortaleció. Henry admitió sus falsificaciones poco antes de suicidarse, y Esterhazy huyó a Bélgica y Londres.

En 1899 se decidió zanjar el asunto de una vez por todas, y Dreyfus fue llevado a un nuevo juicio. En septiembre de 1899 se lo volvió a declarar culpable, pero el presidente lo indultó. Dreyfus aceptó la clemencia, pero insistió en que estaba en su derecho de hacer todo lo posible para demostrar su inocencia.

En 1906, tras un nuevo juicio, un tribunal civil de apelación absolvió a Dreyfus y anuló las condenas anteriores.

Dreyfus fue restituido y se le concedió la Legión de Honor. El resto de su servicio fue breve. Alcanzó el rango de mayor, pero se retiró poco después, volviendo al servicio para la Primera Guerra Mundial, tras la cual se retiró definitivamente.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!