Seguinos en las redes

Argentina

El príncipe de Arabia Saudita llegó a Argentina por el G20 mientras recibe duras críticas

Agencia AJN.- El líder saudí, Mohammed bin Salmán, llegó anoche a la Argentina para participar en el G20, mientras recibe críticas por el caso del asesinato del periodista local Jamal Khashoggi.

Publicada

el

Mohammed bin Salman

Agencia AJN.- El príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salmán, llegó a Buenos Aires para participar de la cumbre del G20.

Los principales mandatarios mundiales se reúnen en la capital de Argentina durante este viernes y sábado para tratar el desarrollo de la economía mundial en los Estados miembros y las potencias del resto del mundo.

Salmán de Arabia Saudita llegó con más de 400 personas por la mañana del miércoles y en un particular operativo, sin exponerse a los medios, se alojó en la Embajada de su país ubicada en Buenos Aires, en donde quitó muebles y objetos que allí habían para hacer lugar a su comitiva.

Aterrizó en el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini de Ezeiza y fue recibido por el ministro argentino de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie.

Mientras tanto en Túnez, cientos critican al Salmán por el uso de su “dinero sucio”

Los controvertidos viajes del príncipe saudita están envueltos en controversia por ser acusado de dar la orden de asesinar al periodista Jamal Khashoggi en Estambul, Turquía.

Dejá tu comentario

Argentina

El diputado Wolff presenta su libro sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman

Agencia AJN.- El diputado por Cambiemos presenta su libro “Asesinaron al fiscal Nisman. Yo fui testigo”. Wolff dijo que para la Justicia está probado que la muerte de Nisman no fue un suicidio y la calificó de “magnicidio”.

Publicado

el

Por

nis
El diputado y ex dirigente de la DAIA da su visión de la muerte de Nisman

Agencia AJN.- El diputado nacional y ex vicepresidente de la DAIA Waldo Wolff presenta su libro “Asesinaron al fiscal Nisman. Yo fui testigo” que refleja una hipótesis de investigación orientada al posible crimen del fiscal Alberto Nisman en momentos que acusaba al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner por la firma del Memorándum de entendimiento con Irán para el posible esclarecimiento de la causa AMIA.

En una entrevista con la Agencia AJN, el legislador por Cambiemos sostuvo que para la Justicia no sólo está probado que la muerte de Nisman no se trató de un suicidio sino que fue “un magnicidio”.

Wolff resaltó que a lo largo de su libro hay “un claro mensaje” a su condición de judío porque, según reveló, fue “atacado por judío y sobre todo por ciertos sectores del gobierno anterior”.

A continuación los tramos más importantes de la entrevista:

AJN.- ¿Por qué surgió la idea de hacer este libro?
W.W: Hay que dejar testimonio porque lo que trató el modelo fascistoide (sic) del gobierno anterior y que todavía ciertos espacios políticos y criterios seudoperiodísticos enarbolan es meterle miedo a los que piensan distintos, hostigarlo, intimidarlo, meterse con su familia, amenazarlo, denunciarlo. Tratarnos como me trataron a mí y a muchos otros, de tildarnos de representantes de corporaciones económicas y extranjeras. Los mismos argumentos con los que expulsaron a mis abuelos de Alemania y tantos otros corrieron suerte mucho más trágica. El dejar testimonio, además de ser un acto cívico y democrático, es un acto civilizado de expresarse. Así que mal que les pese, dejo mi testimonio. Por eso entendí que en función de todo lo vivido e investigado era momento de dejar ese testimonio.

AJN.- ¿Y por qué está propuesta se da a casi tres años de la muerte del fiscal Nisman?
W.W: En parte porque recién ahora tenemos ciertas certezas que nos da la justicia. Todos podemos opinar en una República y está bien que lo hagamos. Ahora, la voz oficial de un país democrático es la Justicia y hoy lo dice el juez Ercolini, más allá de que yo acuerdo con esto. El juez caratula el expediente diciendo que está probado con la razonabilidad que lo permite el Código Procesal de la Nación de que la muerte del fiscal Nisman no habría sido un suicidio y habría sido con la participación de terceras personas en forma dolosa. Está probado que fue un magnicidio, eso es lo que probó la Corte Suprema de Justicia. Dijo que más allá de lo que dictamine la Justicia, la muerte del fiscal, sea cuál fuera el motivo, suicidio u homicidio, se debió a lo que él estaba investigando. Este es el momento porque, después que lograron durante muchos años ponerle un cepo jurídico al avance de la causa, hoy tenemos ciertas certezas que antes no teníamos.

AJN.- ¿Qué lectura hace de aquellos que sostienen que al fiscal Nisman lo mataron y otros que dicen que se suicidó?
WW.- Es el peor legado que nos deja el kirchnerismo. Es como una charla de café donde todo vale lo mismo porque como le dije antes, la voz de un país democrático, la voz de la República es la Justicia. Y hoy la Justicia dice eso (que a Nisman lo habrían matado). Así que lo que opine la gente en temas jurídicos tiene lugar de opinión. Si hoy el juez Ercolini dice que esto fue un homicidio, fue un homicidio. Al que no le gusta tiene la posibilidad de presentar pruebas y de recusar al juez, si considera que hay motivos de pedirle el juicio político. Hay un grupo de gente que no le gusta la democracia en la República, son los que responden a este seudofascismo. Hay un montón de causas y ellos sostienen que la opinión de ellos o la mía tienen la misma validez que la de un juez. Y ese es nuestro mayor desafío, uno puede opinar distinto, debe hacerlo si no acuerda con el juez, pero nunca puede ser igual que la opinión de un juez porque sino estamos poniendo en duda el sistema democrático y republicano con el que tanto nos sentimos identificados. Además no es un sistema de adhesión voluntaria, nuestro país tiene una Constitución y al que no le gusta tendría que rever dónde quiere vivir y cómo quiere vivir. Han intentado bastardear las instituciones y eso es lo que pasa en los países donde se suprimen los parlamentos como en Venezuela o en Cuba, donde hay una voz única.

AJN.- ¿Qué expectativa tiene de la presentación de su libro?
WW: Es la presentación en sociedad de un trabajo que llevó mucho tiempo y en este caso, este libro que hicimos con Delia Sisro, que fue mi coautora y quien me ayudó a poner mis vivencias en palabras. Estoy muy satisfecho con el trabajo que hicimos. Es el cierre de una etapa para compartirlo con gente que me acompañó desde lo cercano y desde lo institucional. Ahora el libro habla por mí. Ahora es fácil hablar, lo hice cuando muchos callaron, lo hice solo, lo hice con mi familia, cuando me amenazaban, con custodia. Ahora tengo la posibilidad de hacerlo tranquilo. Tengo un enorme placer de incomodar a aquellos que les molesta que hable.

AJN.- ¿Cuál es el mensaje después de tanto vapulear a la figura del fiscal?
WW: El mensaje es de satisfacción porque hicimos un libro con fuerte posicionamiento político y mucha data técnica, pero nunca nos metimos en la vida privada del fiscal, ni de ninguno de aquellos que señalamos como responsables, mínimamente políticos, de lo que fue el Memorándum y del asesinato del fiscal y eso es un triunfo. Hay tanto seudoperiodista que se sumerge en la miseria de bastardear su vida privada, intima, nosotros pudimos bajar al barro y salir limpios. El segundo mensaje es que en este libro utilizamos 459 veces la palabra fiscal, todas ellas con mayúscula porque la figura del fiscal es la representación de la voz de la República. Acá se mató a un fiscal por hablar y por ser fiscal. Venimos a tratar de rejerarquizar y redimensionar la figura de un fiscal. Por último un claro mensaje a mi condición de judío que está muy presente en el libro porque fui atacado por judío y sobre todo por ciertos sectores del gobierno anterior. A mí me señalaron como judío, me señalaron como agente del Mossad por ser judío porque hay 194 países pero con el único que me relacionaron fue con Israel. Me denunciaron por traición a la patria por representar corporaciones económicas extranjeras, los mismos argumentos por los que persiguieron a mis abuelos.

Seguir leyendo

Argentina

DAIA: El presidente electo dijo que la causa AMIA “está detenida” y que usarán herramientas del Derecho Internacional

Agencia AJN.- En una entrevista con la agencia de noticias AJN, Jorge Knoblovits, aseguró que “la DAIA va a tener una agenda propia, no dependiente del mundo político” y remarcó su intención de “tener independencia de cualquier poder del Estado y voz propia”.

Publicado

el

Por

daia 4

Agencia AJN.- En una entrevista con la agencia de noticias AJN, Jorge Knoblovits, aseguró que “la DAIA va a tener una agenda propia, no dependiente del mundo político” y remarcó su intención de “tener independencia de cualquier poder del Estado y voz propia”.

Consultado sobre la realidad de la Argentina, el presidente electo, que asumirá su cargo a mediados de este mes, dijo que “la DAIA va a enfrentar un escenario social que puede generar situaciones de antisemitismo”.

AJN: ¿Qué lectura hace del resultado de las elecciones en DAIA?
JK: Estamos impactados y estamos contentos porque esperábamos ganar los boca de urna nos daban ganadores, juntamos muchas voluntades y el armado que hicimos del equipo fue muy abierto. Todos tuvieron participación en la campaña, pequeños partidos políticos, movimientos, el sionismo, los colegios, las socio-deportivas. La participación del MOVIMIENTO CONSERVADOR fue de suma importancia. Para nosotros es un mandato, este resultado nos llama a trabajar con mesura. Un mandato que nos da la comunidad para trabajar por un judaísmo inclusivo, con un DAIA mesurada, con una representación política plural y nos parece muy importante el nivel de participación de las afiliadas. Cuando empezamos a caminar con miras a esta elección nos pareció que la DAIA iba a tener pocos votantes, que iba a ser –aunque ganáramos– una elección deslegitimada. No desde el resultado sino la participación, lo que fue histórica. Para hablar del resultado, que fue excelente, tenemos que hablar primero de la participación. Hemos visitado distintas keilot para establecer vínculos, y escucharlas y después desde el gobierno poder dar soluciones.

AJN: ¿Hay una renovación en la DAIA?
JK: La DAIA, siempre lo dijimos, debe tener memoria y sangre nueva, con algunos jóvenes y otros no tan jóvenes, gente que quiera emprender esta tarea. Es verdad que muchos del equipo estuvimos en la DAIA, pero del cuarteto David Stalman (vicepresidente primero) y Alejandro Zuchowicki (secretario general), y yo estuvimos en la DAIA. Hay caras nuevas, gente que tiene pasión por participar en la política comunitaria, que quiere renovar la DAIA y quiere establecer una organización política, eso es lo que pide la gente.

AJN: ¿Qué proyecto trae esta nueva gestión dentro de la realidad comunitaria?
JK: La primera agenda que tenemos es modificar la agenda comunicacional, dejar de exponer tanto a la DAIA. Tenemos que volver a tener esa voz que sea escuchada pero frente a situaciones que así lo requieran. Las organizaciones judías del mundo funcionan distinto. Hay un grupo de gente que piensa y un comunicador que establece el vínculo con el de afuera. A la luz de los resultados de lo que nos pasó a nosotros, a las DAIA anteriores y a la última cadencia, es interesante resguardar la presencia para las intervenciones necesarias. Los vínculos con los poderes públicos, con los distintos estamentos, sin duda los debe tener el Equipo Directivo, pero para los medios de comunicación hay que establecer un rango de comunicación distinta.

AJN: ¿Qué análisis hace de realidad argentina y por dónde va a circular la tarea de la DAIA?
JK: la DAIA va a enfrentar un escenario social en el que creemos, se van a generar situaciones de antisemitismo. La DAIA es una organización de la sociedad civil muy importante en la sociedad Argentina y participamos en todos sus estamentos. La DAIA tiene que estar atenta a los movimientos de esos judíos que padecen y que no están institucionalizados. A través de las distintas afiliadas de la DAIA tenemos que ayudar. La DAIA tiene que ser una herramienta para que las afiliadas tengan las herramientas para que ante el poder públicos puedan ser representadas.

AJN: ¿Es algo novedoso?
JK: Estamos tratando de ofrecer a la DAIA como una herramienta de ayuda a cada institución que lo necesite, políticamente, jurídicamente y representativamente. Además tenemos un escenario de inseguridad enorme, lo que sucede con Israel y lo que aplica en la Argentina por los atentados, la situación jurídica de las causas, la situación de violencia en general por la pobreza o situaciones de tenencia de droga que nos afecta a todos. Situaciones de inseguridad en Israel que nos afecta a todos.

AJN.- En este último punto, ¿a qué hace referencia? ¿Piensa que el conflicto en Medio Oriente puede replicar en la Argentina?
JK.- Sí, sí. Sobre todo en la Argentina que tenemos tanta impunidad, no hay sanción, por ejemplo en las causas Nisman, AMIA y Embajada. Hay un terreno fértil, existe la sensación que aquí no puede pasar nada, no hay sanción por lo tanto tenemos que estar muy atentos. La posición sionista de la DAIA es indiscutible y así seguirá siendo.

AJN: Cuando estuvo en la DAIA tuvo relación con las instituciones judías internacionales, hizo referencia a las causas de los atentados y de Nisman, ¿cuál fue su experiencia antes y cómo la va a aplicar en su presidencia?
JK: La gente está muy atenta por lo que pasa en la Argentina. El mundo judío y no judío conoce la noticia de lo que pasó con Nisman, también sobre la AMIA y se preocupan, sobre todo por la falta de avance en las causas judiciales y falta de responsables. Cada vez que viajas al exterior las preguntas son esas: ¿Qué pasa en la Argentina? ¿Qué pasa con el antisemitismo? ¿Qué pasa con el antisionismo? ¿Qué pasa con las causas judiciales?

AJN: Esas preguntas hacen que no se sientan tan solos en la gestión como representante político de la comunidad judía de la Argentina.
JK: La relación con las instituciones judías internacionales existe desde mucho antes de mi anterior gestión. Somos escuchados en la OEA, en las Naciones Unidas, con la ADL con quien tenemos un contacto muy intenso, con la CLAIMS Conference, con el Congreso Judío Latinoamericano y Mundial, de los cuales somos vicepresidentes. Estas relaciones son gestión de las anteriores autoridades la DAIA y tenemos que continuarlas.

AJN: ¿Cómo será la postura de la DAIA bajo tu presidencia respecto a las causas pendientes del atentado a la AMIA?
JK: A nosotros nos parece que la agenda jurídica nacional está detenida y no tenemos posibilidad de darle una herramienta jurídica salvo el debatido juicio en ausencia, que aún es materia de debate si se aplica o no. En su momento dije que era pertinente, sobre todo en un país que tiene tantos delitos de lesa humanidad por la dictadura militar y la causa AMIA, que son delitos imprescriptiblesy tiene que recurrir a instrumentos del derecho internacional adecuados para que comparezcan los iraníes en Argentina, que obviamente no es el Memorándum. Creemos que aún resta un debate importante sobre el Juicio en Ausencia.

AJN: ¿Cuál es su relación con los familiares de las víctimas del atentado a la AMIA?
JK: La misma que tuve antes. Hay muchos grupos de familiares, trataré de restablecer el vínculo con todos.

AJN: Cuando fue secretario general de la DAIA tuvo que involucrarte en el tema del Memorándum, algo muy difícil. A la distancia, ¿Cómo lo ve y qué le dejó esa experiencia?
JK: Fue una cadencia con una ardua tarea diaria. La DAIA, en esos momentos, tenía una agenda jurídica muy importante: la causa del Memorándum, el juicio por encubrimiento pues las audiencias comenzaron en nuestra gestión. Mi sensación es que no pudimos ocuparnos de reconstruir el tejido con las adheridas y las afiliadas, pese a que no se tomó ninguna resolución sin haber llamado a un plenario de presidentes y sin tomar en cuenta la posición del Confederal de la DAIA. Consensuábamos en el Consejo Directivo y con el Confederal.

AJN: ¿Cuál es el mensaje, como presidente electo de la DAIA, a la sociedad política de la Argentina?
JK: La DAIA va a tener una agenda propia, no dependiente del mundo político. La DAIA tiene una agenda para la comunidad judía Argentina. Vamos a tener independencia de cualquier poder del Estado y voz propia.

AJN: ¿Eso significa abstraerse de la realidad?
JK: Eso significa monitorear la realidad con la agenda que necesita la comunidad judía Argentina, no con la agenda que necesita un gobierno provincial o nacional.

AJN: ¿Cuál es el vínculo que tendrá con el Gobierno nacional?
JK: Con todos los gobiernos tenemos que tener un vínculo, con los distintos estamentos del Gobierno que son pertinentes a la tarea de la DAIA. Con la Secretaría de Derechos Humanos hay una agenda importantísima, otra muy generosa con las Fuerzas de Seguridad, con el Poder Judicial por la cantidad de causas relacionadas con la comunidad judía, participa en las de antisemitismo y a cualquier colectivo discriminado, donde la DAIA ofrece su experiencia. Esto no solo en el mundo jurídico, sino también en el área de la investigación, que es de lo que se ocupa el Centro de Estudios Sociales.

AJN.- ¿Cuál es el mensaje para la comunidad judía desde el lugar que le toca asumir ahora?
JK.-Queremos que nos vean con la firme voluntad de estar todos juntos. Está DAIA no es gobierno para un solo sector, sino para todos los sectores de la comunidad judía, y para cada forma de ser judío esta DAIA será el paraguas.

AJN: ¿Cómo califica la relación que tiene con la AMIA y cómo imagina que será a futuro?
JK: No imagino, sino que deseo que tengamos el mejor vínculo, como lo tuvimos históricamente, y que tengamos una agenda y una ruta en común, como se las tuvo siempre. AMIA y las 128 instituciones adheridas, todas tienen una agenda que la DAIA tiene que mirar.

AJN: ¿Cómo está la DAIA económicamente, para sostener sus planificaciones y trabajar tranquila en todo lo que tiene previsto?
JK.- La DAIA está equilibrada, una gran tarea de la gestión que finaliza. Intentaremos seguir ese camino. Es el desafío que tenemos pues queremos financiarnos sin gobiernos ni acuerdos, tener independencia política y económica.

AJN: ¿Cómo percibe el caso relacionado con los jóvenes vinculados con el Hezbollah, o lo que ocurre en las canchas de fútbol, que son cotidianos en cualquier sociedad, no solamente en la nuestra?
JK: No asumí aún. Te lo respondo cuando vea la causa. Estamos alertas y estamos atentos a cualquier situación de seguridad del pueblo judío.

AJN: ¿A qué atribuye el resultado de la votación en la que fue electo?
JK: A tres cosas: armamos un equipo muy representativo, le pedimos a las instituciones que envíen a sus mejores hombres para que nos ayuden a pensar lo mejor para la comunidad judía de la Argentina; fuimos capaces de que los votantes entiendan nuestra vocación de ser plurales, que no tenemos un pensamiento único sino muchos disensos, afortunadamente, en el equipo. En el disenso encontramos un sentido común y hacía adentro discutimos todo; y nos hemos mantenido en silencio, fue tanta la exposición que tuvo la comunidad judía Argentina que haber trabajado en silencio y para adentro fue un valor agregado, y nos sentimos bien en ese lugar.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!