Seguinos en las redes

Europa News

El tango en Auschwitz: una canción de optimismo cantada en los campos nazis

Agencia AJN.- En su hora más oscura, los prisioneros de los campos nazis escribieron canciones de esperanza. Se cree que la mayoría de las canciones fueron escritas por niños. Nuestro tango esclavo, bajo el látigo del batidor, Nuestro tango esclavo en el campo de Auschwitz”, reza uno de los temas escrito en idish.

Publicada

el

tango

Agencia AJN.- En el verano de 1948, Ben Stonehill llegó al Hotel Marseilles en Nueva York, un punto de encuentro para refugiados judíos que habían llegado a los Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. Trajo consigo un pesado equipo de grabación y lo colocó en el vestíbulo del hotel. ¿Por qué un judío estadounidense de ascendencia polaca que trabajaba para ganarse la vida instalando linóleo, alfombras y papel tapiz transportaba maquinaria de grabación pesada y la instalaba en el vestíbulo del hotel? El propósito era grabar a los refugiados cantando canciones que recordaban de sus países de origen; canciones populares que cantaron sus padres; canciones navideñas de la sinagoga; canciones de movimientos escolares y juveniles; y también, las canciones que cantaban en los campos de concentración y exterminio, en los guetos y en los escondites, donde habían pasado los largos años de guerra.

Las canciones que Stonehill grabó fueron almacenadas en los archivos del Instituto YIVO para la Investigación Judía, dedicado a la documentación y preservación de una rica cultura idish anterior a la Segunda Guerra Mundial. Las grabaciones finalmente llegaron al Archivo Nacional de Sonido en la Biblioteca Nacional de Israel. Entre ellos hay dos canciones que comparten una serie de similitudes. Proporcionan un vistazo de momentos de desesperación y esperanza, transmitidos a través de la música popular de la primera mitad del siglo XX.

El nombre de la primera canción esencialmente revela toda la imagen: Tango en Auschwitz. Es, de hecho, una descripción bastante concisa. La canción fue escrita en polaco por una niña polaca de 12 años llamada Irka Janowski. Desafortunadamente, no sabemos mucho sobre ella aparte de su nombre y edad. Sabemos que no era judía y que murió en uno de los campos de Auschwitz. La canción que escribió se creó con una conocida melodía de tango anterior a la guerra y se hizo popular entre los prisioneros de los campos en el complejo de exterminio; muchos lo recordaron más tarde cuando fueron grabados por el equipo de Ben Stonehill.

La canción y la biografía de Janowski nos recuerdan una faceta que generalmente se descuida en el recuerdo de Auschwitz. El complejo comprendía varios campos de exterminio y muchos campos de trabajo, y entre los prisioneros había muchos no judíos. Decenas de miles de polacos, romaníes y personas de color, así como prisioneros de guerra franceses y rusos fueron asesinados en Auschwitz. Las letras de Janowski (traducidas al idish por los sobrevivientes) hablan de los prisioneros de Auschwitz, pero, sorprendentemente, no se centran en los judíos:
El hombre negro pronto toma su mandolina,
y pronto comenzará a tocar su pequeña melodía aquí,
y el inglés y el francés cantan una melodía
Entonces un trío surgirá de esta tristeza.

Y también el polaco pronto toma su silbato
y él emocionará al mundo
La canción iluminará los corazones.
que anhelan la libertad que extrañan.

El coro de la canción enciende la esperanza en los corazones de los oyentes:

Nuestro tango esclavo, bajo el látigo del batidor,
Nuestro tango esclavo en el campo de Auschwitz …

¡Oh, la libertad y la libertad llaman!

El tango en Auschwitz no fue el único tango escuchado en los campos. Quizás el género musical, que se hizo extremadamente popular en Europa a principios del siglo XX, sirvió como un recordatorio de la vida anterior a la guerra, una chispa de esperanza de que la guerra finalmente terminaría y la vida volvería a la normalidad. Y así, en las colecciones de Stonehill se encontró otra canción, que compartía muchas similitudes con la canción de Janowski, sobre todo: también era un tango.

Esta canción probablemente fue escrita en Auschwitz, aunque su escritor es desconocido. Esta vez la canción fue escrita en idish, no en polaco. El nombre de la canción es “Oh, solía tener un padre” (Oy gehat hob ikh eynmol eyn tatn) y cuenta la historia de un niño huérfano cuyos padres fueron asesinados en el famoso campo de exterminio.

La melodía suave y reconfortante del ritmo del tango alivia el dolor de la pérdida y disminuye el aguijón de las duras palabras que describen la vida en el campamento. El final de la canción, al igual que Tango en Auschwitz, mantiene una nota optimista: el narrador declara que todavía es joven y, por lo tanto, elige la vida y seguirá viviendo a pesar de todo.

Hay muchas similitudes entre estas dos grabaciones, que representan una rara documentación de las canciones del campo de exterminio que dieron un poco de esperanza a los prisioneros. Ambas canciones probablemente fueron escritas por niños pequeños. Ambos describen la dura realidad de la vida en el campo, pero expresan la verdadera esperanza de que la pesadilla pronto termine. Son las dos únicas canciones de la colección que mencionan explícitamente el nombre ‘Auschwitz’. En ambos casos, el dolor y la esperanza están acompañados por el ritmo del tango, su origen lejos de la tierra de Polonia. Para quienes escuchan, las canciones simbolizan la esperanza de que algún día todo vuelva a la normalidad.

Fuente: The Jerusalem Post
Por AMIT NAOR / BIBLIOTECA NACIONAL DE ISRAEL

Europa News

Antisemitismo. Alemania registró el mayor número de ataques discriminatorios desde 2001

Agencia AJN.- La policía alemana registró 2.032 delitos antisemitas, incluidos dos asesinatos, en 2019, un 13% más que en 2018. Los dirigentes de la comunidad judía esperan para este año un alza en los crímenes de odio que vinculan a esa colectividad con el avance del coronavirus.

Publicado

el

Por

aleman

Agencia AJN.- Alemania registró en 2019 el mayor número de crímenes antisemitas en todo el país desde 2001 y los principales referentes de la comunidad judía esperan una nueva ola de ataques vinculada a las teorías de conspiración con coronavirus.

La policía registró 2.032 delitos antisemitas, incluidos dos asesinatos, en 2019, según cifras publicadas recientemente en los medios de comunicación alemanes.

De acuerdo a lo consignado por el portal de noticias de la Agencia Telegráfica Judía (JTA), los ataques antisemitas aumentaron el año pasado un 13% respecto de 2018.

La gran mayoría de los crímenes anti-judíos reportados, 93.4%, fueron atribuidos a los perpetradores de extrema derecha, aunque también hubo un aumento en tales crímenes de la extrema izquierda.

Los crímenes van desde incidentes de propaganda como negar el Holocausto y exhibir símbolos nazis prohibidos, hasta vandalismo y asesinato.

El hecho más violento fue el ataque de Iom Kippur contra la sinagoga en Halle el 9 de octubre del año pasado. El autor disparó y mató a dos transeúntes después de no poder ingresar a la sinagoga.

El ministro del Interior, Horst Seehofer, y Holger Munch, jefe de la Oficina Federal de Policía Criminal, presentaron las estadísticas el miércoles en un informe anual sobre crímenes por motivos políticos, una categoría lanzada en 2001.

El informe salió en el primer aniversario del asesinato motivado políticamente por los neonazis del político Walter Lübcke, jefe de distrito de la ciudad de Kassel.

En total, hubo un poco más de 41.000 crímenes reportados, un aumento del 14.2% sobre los 36.000 en 2018.

Dada la probabilidad de que muchos crímenes antisemitas no se denuncien, “el panorama es sombrío”, dijo el miércoles Josef Schuster, jefe del Consejo Central de Judios en Alemania.

Agregó que el antisemitismo en internet, en las calles y en las escuelas “se ha convertido en un lugar común para los judíos en Alemania”.

“Desafortunadamente, la crisis generada por el coronavirus ha tenido un efecto reforzador en esto”, agregó Schuster. “Los partidarios de los mitos de la conspiración y los opositores a las medidas contra la pandemia ni siquiera evitan relativizar el Holocausto”, añadió.

Charlotte Knobloch, una ex presidenta del Consejo Central, comentó que el ataque verbal del 20 de mayo contra el entrenador de atletismo de Maccabi Max Brym en un parque de Munich mostró cómo la pandemia está “proporcionando una nueva superficie para la proyección del odio antijudío”.

aleman1

Brym, que llevaba una chaqueta azul de Maccabi con el logotipo de la Estrella de David, fue asaltado verbalmente por un negador del coronavirus y un activista antivacunas que gritó: “¡Ustedes, cerdos judíos, tienen la culpa! ¡Ustedes judíos hicieron del coronavirus! ¡Bastardo judío!”. El atacante se fue en su bicicleta y no pudo ser detenido.

Annette Seidel-Arpaci, directora de la rama bávara de RIAS (Centro de Investigación e Información Antisemitismo), dijo que el ataque mostró cómo las teorías de conspiración no solo son visibles en manifestaciones públicas contra las medidas de prevención del coronavirus, sino que también “están dirigidas contra personas en la vida cotidiana”.

Un informe publicado en 2018 encontró que Alemania había visto un mayor número de ataques contra judíos durante la primera mitad de ese año.

Tras el ataque de Halle, el gobierno alemán prometió a fines de noviembre introducir una ley que permitiera aumentar las sanciones cuando un delito involucrara un motivo antisemita.

Seguir leyendo

Europa News

Coronavirus. Muere Claude Goasguen, “el mejor amigo de Israel en Francia”

Agencia AJN.- El legislador y político tenía 75 años y era un firme defensor de los judíos.

Publicado

el

Por

Bibi Goasguen

Agencia AJN.- El legislador y político francés Claude Goasguen falleció a los 75 años de COVID-19 el jueves, informó Radio France International (RFI).

Goasguen fue un político de derecha, famoso por su fuerte apoyo a Israel y los judíos de Francia y su temperamento rápido.

Se desempeñó como ministro para la Reforma del Estado en 1995, alcalde del distrito 16 de París, que a menudo se considera la sección más rica de la capital francesa, y asesor político de Rachida Dati.

Estuvo en la Asamblea Nacional casi sin interrupción desde 1993.

El primer ministro Benjamín Netanyahu le ofreció sus más sinceras condolencias a la familia de Goasguen en su nombre y el del pueblo de Israel a través de Twitter, llamándolo “un maravilloso amigo del Estado de Israel que luchó valientemente contra las nociones antisionistas”.
 
Netanyahu lo llamó “un amigo personal” y dijo: “nos apoyó incluso en nuestros momentos más difíciles”.

“Lamento la muerte de un gran amigo de nuestro pueblo”, tuiteó.
 
El miembro de la Asamblea Nacional Meyer Habib dijo: “perdí a un hermano hoy” y señaló que el fallecido Goasguen “trabajó incansablemente para mejorar las relaciones entre Francia e Israel”.

Llamó a Goasguen “el mejor amigo de Israel en Francia”.
 
Goasguen fue famoso por ingresar al Parlamento con una kipá en 2016, a pesar de no ser judío, en protesta por una ola de ataques terroristas antisemitas que tuvieron lugar en Francia en ese momento.

En 2014 hizo un llamamiento público a una educación más integral sobre la Shoá.

Goasguen estaba casado y era padre de dos hijos.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!