Seguinos en las redes

Israel

Eli Cohen. El editor de la nueva serie del espía israelí reveló detalles de su investigación

Agencia AJN.- El nuevo documental de tres partes, que emitió ayer su primer episodio, intenta dar a los espectadores una idea de lo que el legendario “hombre de Damasco” de Israel experimentó como agente secreto activo y después de su captura por los sirios.

Publicada

el

idf

Agencia AJN.- La historia del espía israelí Eli Cohen, cuya infiltración en las altas esferas de la inteligencia siria permitió a Israel salvar millones de vidas y frustrar numerosos ataques contra sus ciudadanos, es conocida en todo el mundo. Parte de su reconocimiento tiene que ver con la serie “El Espía” difundida por Netflix, pero también ganó publicidad gracias sus proezas.

Una de las hazañas atribuidas a Cohen relata que convenció a los jefes militares sirios de plantar eucaliptos sobre sus bases ocultas en los Altos del Golán, que en aquel entonces pertenecían a Siria, para poder dar sombra a sus soldados, y que gracias a esa información las FDI pudieron localizar y atacar los puntos estratégicos. Itai Landsberg, el editor jefe de la nueva serie documental sobre Cohen, que emitió su primer episodio en la emisora pública Kan 11, dijo que a pesar de la atención prestada a la famosa historia, no ha podido confirmarla. No se encontró ninguna mención del truco del eucalipto en los numerosos telegramas que Cohen envió desde Damasco, y su familia nunca mencionó nada parecido.

Pero incluso sin los eucaliptos, los logros de Cohen durante sus años de servicio secreto en Damasco son mejores que cualquier ficción. “Las acciones de Eli Cohen salvaron a Israel muchos batallones de soldados, y la información que trajo antes de la Guerra de los Seis Días valió su peso en oro y condujo a la gran victoria en aquel enfrentamiento”, dijo el ex Primer Ministro Levi Eshkol.

Landsberg dice que en los últimos dos años le llegaron varios y diversos informes sobre el caso de Eli Cohen. “Cuanto más profundizaba en él, más me daba cuenta de que había un lugar para una investigación seria sobre elementos [de la historia] que aún no habían sido expuestos”.

Según Landsberg, el asunto de Cohen – que terminó con él ahorcado en la Plaza Marjeh en el centro de Damasco – es “tan complicado y multidimensional que sería erróneo resolverlo con un breve resumen”. “Trabajando en ello, descubrimos más y más cosas. La investigación se dividió y tomó direcciones que la llevaron por todo el mundo, incluyendo los países árabes, Alemania y los Estados Unidos. Encontramos muchos detalles y localizamos a varias personas que habían estado involucradas. La serie a la que condujo la investigación produce, por primera vez, el alcance total de las actividades de Eli Cohen en Siria y las posibles razones por las que fue capturado”.

La serie de tres episodios, que Landsberg creó con Liora Amir-Bermetz, Eyal Tavor y Gil Isakov, intenta contar la historia del espía israelí desde su propio punto de vista. “Por primera vez, presentamos los registros sirios del juicio, algunos en árabe y otros traducidos al hebreo, tal y como los encontramos años después en los archivos de las FDI”, dijo Landsberg.

“Compararlos con lo que varios individuos involucrados – como el juez sirio que presidió el tribunal que juzgó a Cohen – escribieron sobre el asunto, ofrece la primera oportunidad de escuchar la versión de Eli de la historia tal como él mismo la contó en el tribunal”, dijo Landsberg.

“Así pues, tenemos el privilegio de escuchar cómo preparó su historia de coartada en la Argentina, cómo entró en Damasco a través de Beirut, quién lo llevó al otro lado de la frontera, cómo hizo sus primeros contactos con las personas más importantes de Damasco, cómo en el espacio de 10 días se acercó al jefe del ejército sirio y cómo empezó a organizar fiestas y eventos sociales con los jefes del partido Baath y a recopilar información de personas muy cercanas al régimen”, explicó el editor. “Estas descripciones, que Eli Cohen dio en su juicio, podrían haber sido para los libros de historia, o posiblemente para su familia”.

El miedo en los ojos de los sirios

La incursión de Cohen, que era el Agente 566 – el título que lleva en hebreo la serie – fue un éxito absoluto. Jacques Mercier, el abogado francés a quien Israel le pidió que trabajara en nombre de Cohen en Siria después de ser capturado, aparece en la serie y habla con asombro sobre los logros del espía israelí.

“La posición de Eli Cohen en Siria era como la de una cámara de televisión apuntando a los acontecimientos. Era amigo de miembros influyentes del partido Baath, y era muy amigo del presidente Amin al-Hafez, a quien había conocido en Argentina”, dijo Mercier.

Todo lo que la “cámara humana” captó, que fue mucho, fue transferido en código a su base en Israel.

Entre otras cosas, Cohen reveló las intenciones de los sirios de desviar las fuentes de agua del río Jordán para dejar a Israel sin una fuente de agua dulce. En aquellos días, eso habría sido una verdadera amenaza existencial. Cohen se reunió con Mohammed Bin Laden (el padre de Osama Bin Laden), el propietario de una gran empresa de construcción que había sido contratado para ejecutar el proyecto, quien le informó sobre el plan. La información que Cohen reunió permitió a Israel atacar y detener el proyecto.

Gracias a la amistad de Cohen con Adnan al-Jabri, un piloto del MIG-17, Cohen obtuvo información impactante que indicaba el estado de la moral del ejército sirio. “Cada vez que los pilotos sirios tienen que despegar para una misión en la que existe la posibilidad de encontrarse con pilotos israelíes, encuentran todas las excusas posibles para no subir”, le dijo el piloto. Una información como esa, procedente de las entrañas del estamento militar sirio, no podría haber sido extraída por ningún medio electrónico. Sólo Cohen podría haberla suministrado a sus superiores en Israel.

Reuniones sospechosas

La lista de golpes de inteligencia, por impresionante que sea, no es suficiente para entender lo que Cohen sentía durante sus años de actividad en un país enemigo. En la nueva serie, los creadores tratan de imaginar lo que un hombre que operaba con un inmenso sentido de devoción, bajo una identidad prestada y casi totalmente aislado de su esposa e hijos pequeños, estaba pasando.

Aunque durante su juicio Cohen dijo que sólo la necesidad financiera le había tentado a convertirse en espía de Israel, las personas que le conocían y los funcionarios del Mossad entrevistados para la serie dicen lo contrario. Cohen se unió al Mossad para hacer una contribución, aunque la serie también presenta pruebas de que el Mossad hizo que lo despidieran de su trabajo como contable para presionarlo a alistarse.

Uno de los puntos más conmovedores de la serie cuenta las visitas de Cohen a los puestos sirios en los Altos del Golán, de los cuales había cinco. Estaba de pie, mirando al Mar de Galilea, hacia Israel. “Cuando vi Tiberíades y los kibutzim del Valle del Jordán, me invadió el deseo de correr”, diría más tarde. “Quería tomar un barco y huir. Entonces sentí que era una especie de faro que guiaba al barco de Israel a través del estrecho”.

Su sentido de la misión se fortaleció a medida que sus informes eran cada vez más efectivos, y podría haberle llevado a ser menos cauteloso. ¿Es eso lo que finalmente lo hizo caer? La versión generalmente aceptada de los hechos atribuye su captura a que envió demasiados telegramas, a pesar de que se le ordenó que no enviara más de uno al día.

Según esa versión, después de que los sirios recogieran mensajes codificados que no podían descifrar, buscaron ayuda de la Unión Soviética. Un remolque especial equipado con tecnología avanzada de espionaje soviético es lo que atrajo la sospecha sobre el “hombre de negocios” Kamel Amin Thaabet.

Pero, según la serie, la verdadera historia es mucho más complicada. “Había al menos dos comités de investigación en el asunto de Eli Cohen”, afirma Landsberg. “Pero el público nunca escuchó oficialmente sus conclusiones. Además, el archivo de Eli Cohen del Mossad aún no ha sido abierto, ni siquiera para su familia”-

A falta de información oficial completa, se han presentado otras ideas, la mayoría de las cuales se plantean explícita o implícitamente en la serie.

Landsberg saca a relucir algunos hechos que podrían haber despertado la sospecha de la inteligencia siria: “En los últimos años se han revelado los archivos de la CIA, que contienen documentos que muestran los vínculos de Eli Cohen con diversas personas, que más tarde resultaron haber trabajado para agencias de espionaje extranjeras como el BND alemán y también la CIA, o la inteligencia siria, por ejemplo. Algunos de estos agentes fueron capturados por Siria, y el hecho de que visitaran la casa de Kamel Amin Thaabet, lo convirtió en blanco de sospechas también”.

Si Cohen se hubiera reunido con el criminal nazi Franz Rademacher, que se había refugiado en Siria y trabajaba con varios organismos de inteligencia occidentales, y era también informante de los servicios de inteligencia sirios, eso habría puesto en peligro a Cohen. Abraham Cohen, el hermano de Eli, que ha estado investigando el asunto durante algunas décadas, ha hecho algunos hallazgos interesantes y se ha puesto en contacto con la familia de un individuo que estuvo en contacto con Eli en Damasco y fue colgado tres meses antes que Cohen. Vivían en el mismo edificio, y su conexión podría haber sido sospechosa para los oficiales de inteligencia sirios.

¿Un topo en el Mossad?

Por si fuera poco, Landsberg dice que había otros vínculos débiles que podrían haber llevado a la captura de Cohen.

“En una película que hice hace años para el Canal 1, expuse la historia de Masoud Buton, que fue un agente israelí en el Líbano y Siria antes de Cohen. Buton afirmó que fue él quien preparó la documentación para Kamel Amin Thaabet, y después de que fuera llamado a Israel, les advirtió que no utilizaran ese nombre bajo ninguna circunstancia porque su repentina desaparición de Siria había “quemado” el nombre. El Mossad negó la historia, y Buton incluso demandó a Meir Amit, que era jefe de Inteligencia Militar y más tarde jefe del Mossad, para probar que decía la verdad”.

Incluso el comportamiento de Kamel Amin Thaabet podría haber despertado sospechas entre sus conocidos. De acuerdo con su historia de cobertura, era un rico y exitoso hombre de negocios, pero por un período de tiempo, sus amigos no sabían exactamente cuál era su línea de negocios. Según la serie, la gente que visitaba su apartamento notaba muebles modestos que no encajaban con su estatus social o su supuesta riqueza.

“También hubo un caso de un informe secreto que envió a Israel y que fue transmitido por Radio Israel. Eso hizo que los sirios pensaran que un agente israelí estaba operando entre ellos y empezaran a trabajar para averiguar quién era”, dice Landsberg.

Después de que el asunto salió a la luz, el jefe de los servicios de inteligencia del ejército sirio dijo que había dado órdenes para que se siguiera a Kamel Amin Thaabet un año completo antes de que fuera capturado, pero no hay forma de saber si eso es cierto, o si fue sólo un caso de retrospección. Después de todo, los sirios tenían muchas razones para no presentar la verdad. El mundo árabe se rió de ellos por lo profundo que un agente israelí había logrado penetrar en su país.

Esto plantea la pregunta de si la actividad de Cohen pudo haber sido detenida antes de que los sirios se acercaran a él. Su familia, y algunos de los entrevistados en la serie, están seguros de que la última vez que Cohen visitó Israel, sus controladores en el Mossad deberían haberle impedido volver a Siria.

El tercer episodio de la serie presenta una acusación aún más grave contra el Mossad: que tenía un topo. Y este topo podría haber sido el que reveló la verdadera identidad de Kamel Amin Thaabet. La acusación se basa en hallazgos circunstanciales, como la declaración de que, en un solo mes, se capturó a tres agentes israelíes en países árabes (Cohen, Wolfgang Lutz, que trabajaba en Egipto, y un tercer agente cuyo nombre nunca se ha revelado).

Los registros del juicio de Cohen plantean la suposición de que uno de los telegramas de Cohen a Israel llegó al establecimiento de la inteligencia siria. ¿Es suficiente para determinar que esa información se filtró intencionalmente de la comunidad de inteligencia israelí? Creo que no.

El teniente coronel Gideon Mitchnick, ex jefe de la división de historia y legado de la Inteligencia Militar de las FDI, dijo a Israel Hayom que sería incorrecto tratar de determinar la razón exacta de la captura de Cohen. “Como alguien que ha aprendido en la Inteligencia Militar a ser cauteloso y a dudar, creo que cualquiera que intente afirmar exactamente cómo cayó Cohen, sin dejar lugar a dudas, es un charlatán. Es importante investigar y centrarse en el asunto, pero el intento de señalar a una persona que sea absolutamente responsable está mal”, dice Mitchnick.

Mitchnick señala muchos hechos que demuestran que el sistema se ocupó de sus luchadores secretos y los vio como algo más que herramientas de recolección de información. Después de que Cohen informó de su reunión con Rademacher, se le instruyó que dejara el asunto en paz, posiblemente para protegerlo.

A principios de 1965, Isabel Pedro, otra agente que había estado operando en Egipto durante tres años, pidió dejar su trabajo, posiblemente a la luz de la captura de Lutz y Cohen. Se le permitió inmediatamente.

“No he encontrado pruebas de que hayan intentado que se quede contra su voluntad”, dice Mitchnick. “En general, he hablado con mucha gente que trabajó estrechamente con el entonces jefe del Mossad, Meir Amit, y me indicaron que su enfoque básico, su personalidad especial, no encajaba en la narrativa del abandono. Sé que Meir Amit tomó la exposición de Cohen muy duro. Como resultado, se analizaron los procesos y se aprendieron lecciones, incluyendo la necesidad de tener una precaución especial al manejar a los agentes secretos israelíes”, dice Mitchnick.

De cualquier manera, la amargura de la familia de Cohen constituye el motivo central de la serie, incluso 55 años después de su trágico final. Sería triste e injusto que ese motivo ensombreciera el recuerdo de sus logros. No podemos saber si alguna vez descubriremos con certeza cómo los sirios atraparon a Eli Cohen. Incluso si eso ocurre, la razón de su caída nunca debe eclipsar su heroísmo.

Nota original publicada por Israel Hayom.

Israel

Coronavirus. La policía abrió una investigación por una fiesta realizada en Tel Aviv en medio de la pandemia

Agencia AJN.- El organizador de la elegante fiesta, a la que asistieron 300 personas, incluidas celebridades locales, es interrogado bajo sospecha de “propagación de una enfermedad peligrosa”.

Publicado

el

Por

baile

Agencia AJN.- La policía abrió una investigación luego de que se realizara una gran fiesta en la azotea en un hotel frente a la playa en Tel Aviv, en aparente violación de las ordenanzas destinadas a contener el coronavirus.

La fiesta que se celebró el martes en el Hotel Carlton fue organizada por Elite Model Management y asistieron numerosas modelos y celebridades locales. Las noticias fue difundida por canal 12 y se estima que asistieron más de 300 personas.

La policía dijo que cuatro personas fueron detenidas por su participación en la fiesta.

El organizador del evento, cuya identidad no trascendió, fue acusado de “propagar una enfermedad peligrosa” y fue citado a declarar, según un comunicado de la policía.

La policía también dijo que estaban investigando los “aspectos de licencia” de la fiesta, sin dar más detalles.
Las reuniones de más de 50 personas están prohibidas bajo las pautas actuales del Ministerio de Salud y se supone que los asistentes a tales eventos grupales deben usar máscaras y mantenerse a una distancia de dos metros entre sí.

En un video compartido en las redes sociales se puede ver a los asistentes a la fiesta sin máscara muy cerca uno del otro.

El evento se produjo solo un día después de otra gran fiesta en la azotea en Tel Aviv que, según los informes, la policía también estaba investigando.

El desarrollador de bienes raíces Itzik Toledano, que organizó la fiesta anterior en las torres residenciales de Yoo, fue convocado para ser interrogado el martes, pero le dijo a la policía que no podía asistir porque estaba enfermo, informó la emisora ​​pública Kan.

El evento, una fiesta de bar mitzhah para el hijo de Toledano, contó con la presencia de varias celebridades e incluyó un espectáculo de fuegos artificiales y música a todo volumen, lo que provocó quejas de ruido a la policía.

Entre los asistentes estaba el parlamentario por el partido Likud Nir Barkat.

“(Barkat) vino a asistir a una fiesta familiar de bar mitzvah en una casa privada a la que fue invitado como invitado y que creía que se celebraría de acuerdo con las pautas”, dijo el legislador en un comunicado.

Barkat fue criticado en abril por violar las restricciones dispuestas por el Ministerio de Salud por organizar reuniones familiares durante las vacaciones de Pascua. Posteriormente se disculpó por hacerlo.

Seguir leyendo

Israel

Coronavirus. Una mirada argentina del regreso de Israel a las actividades tras la cuarentena

Agencia AJN.- En declaraciones a AJN, Gustavo Mesch, argentino y rector de la Universidad de Haifa, describió la realidad que se vive en Israel tras el levantamiento de las fuertes restricciones dispuestas para contener la pandemia del COVID-19. Hizo un paralelismo con la estrategia aplicada en la Argentina y estimó que “los gobiernos se dejaron llevar por los especialistas. “No creo que haya país pueda volver a hacer el aislamiento social”, estimó.

Publicado

el

Por

mesch

Agencia AJN.- Gustavo Mesch, argentino y rector de la Universidad de Haifa, describió la realidad que se vive en Israel tras el levantamiento de las fuertes restricciones dispuestas para contener la pandemia del COVID-19 y se mostró escéptico de que la sociedad israelí vuelva a aceptar las condiciones de aislamiento social impuestas durante el pico del coronavirus ante una posible segunda ola del mortal virus.

“Nosotros hace diez días que estamos saliendo, se han abierto los comercios, los colegios y parcialmente las universidades. Todo bajo el cuidado de dos metros de distancia y barbijos, todo con mucho cuidado”, apuntó Mesch en declaraciones a la Agencia de Noticias AJN.

Desde Haifa, una ciudad con baja de tasa de contagios y de fallecidos, el rector de la universidad, nacido en Córdoba, Argentina, hizo una descripción de la actualidad israelí. “Acá estamos en época de verano y se abrieron los balnearios y las playas, la gente salió a pasear y hay lugares que no se tiene mucho cuidado pese a las disposiciones sanitarias”, apuntó.

En las universidades como en los colegios está permitido el dictado de clases con hasta 50 estudiantes a dos metros de distancia. Sin embargo, estas condiciones parecen que no están cumpliendo ya que Israel atraviesa un rebrote con principal epicentro en las escuelas secundarias, donde miles de alumnos y docentes fueron puestos en cuarentena ante la aparición de nuevos casos, lo que generó preocupación en las autoridades de salud del país.

“La explicación de este fenómeno tendría que ver con la falta de cuidado de las normas sanitarias por parte de los adoscentes. Ellos se abrazan, se besan y en los recreos estaban todos juntos. Uno estaba enfermo y contagió al resto. Hubo colegios que se cerraron y se monitorea la situación para ver si el brote aumenta”, apuntó Mesch, quien agregó que esta situación viene desde hace tres días.

F200517YS14_i

El rector explicó que “la vuelta a la normalidad continúa”, pero insistió en que “hay que cuidarse y salir con barbijo”. “Relativamente estamos volviendo a la normalidad. Muchos lugares cesantearon gente o despidieron personal. Se estima que hay unas 800 mil personas que no volvieron a sus trabajos esperamos que con el levantamientos de las restricción la situación se normalice”, indicó.

Mesch explicó que si bien los hoteles abrieron con los protocolos de distanciamiento social dispuestos por el gobierno, la actividad en el sector aún es reducida porque todavía no se habilitaron los vuelos internacionales y el país “sigue aislado”.

Consultado sobre la reacción de la gente frente a las medidas dispuestas por el gobierno para el levantamiento de las restricciones, el rector comentó que “mayoritariamente cumple, pero la misma conducta no se da entre los adolescentes”. “Ellos piensan si voy a estar enfermo no va a ser grave y se descuidan bastante. En los lugares de trabajo se conserva la distancia y llevan los barbijos. Los peluquero y estéticas se cuidan muchísimo para no perder la habilitación. Pero los chicos deben entender que si ellos se contagian pueden contagiar a los abuelos o a los padres y eso sería grave”, añadió.

Escuelas de Jerusalem y de Tel Aviv son las afectadas por el rebrote del virus y, según Mesch, Haifa no se ve afectada por esta situación. “En Haifa, incluso, en la primera vuelta no hubo casos. Con una población de 400 mil habitantes se registraron 150 casos, 6 o 7 fueron internados y murió uno solo”, indicó.

Siempre en diálogo con esta agencia, el rector de la Universidad de Haifa señaló que la pandemia tendrá efecto traumático porque hay negocios que se mantienen cerrados porque la gente no compra, por el golpe económico y porque la gente quiere tener mucho cuidado. “Eso se refleja en la calle porque pese a que pueden volver a salir hay menos gentes que antes”, apuntó.

En el caso de la Universidad de Haifa se resolvió que los estudiantes terminen el semestre a distancia pero hay exámenes que se realizan en la sede de esa casa de estudios. “En este momento se realiza el examen nacional de aspirantes a la universidad, llegan unos 3000 estudiantes por día y se mantiene la distancia de dos metros, se exige el barbijo y a los estudiantes se les toma la temperatura antes de ingresar”, indicó el rector.

No obstante, la intención de las autoridades de la universidad es retomar las clases presenciales en el semestre de verano que se inicia a principios de julio. En tanto, la universidad comenzó a realizar gestiones para facilitar el regreso de los estudiantes que residen en el extranjero para que se les permita ingresar a Israel cuando se retomen los vuelos internacionales, que según se estima se iniciarán a partir del 1 de julio con aquellos países que mantienen cierto control sobre la pandemia.

Mesch admitió que la vuelta a la normalidad “va a llevar tiempo” y estimó que dependerá de “si finalmente hay una segunda ola del brote o no”. “No sé si el coronavirus tiene que ver con el tiempo, pero en octubre estamos en invierno y cuando se hace un análisis epidemiológico puede ser que vuelva una segunda ola”.

Sobre esta posibilidad e incluso tomando como referencia la estricta cuarentena que se realizó en la Argentina, el rector de la Universidad de Haifa se mostró escéptico por el cumplimiento de nuevas restricciones en un futuro. “No creo que haya país que lo pueda volver a hacer, el aislamiento social va a ser más parcial. La normalidad va a llevar tiempo”, vaticinó.

Consultado sobre las avances que hubo en Israel en búsqueda de una vacuna contra el coronavirus, Mesch dijo que “se sigue trabajando pero toda vacuna hasta que pase todas las pruebas antes de ser usada en humanos demanda por lo menos un año”. “Los virus tienen una transformación genética y en consecuencia si se encuentra una vacuna el virus va a buscar la forma de transformarse”, apuntó.

coro

Mesch explicó que, en Israel, la gente es “bastante crítica” con la estrategia del gobierno frente al COVID-19. “Parece que a los gobiernos se les fue a mano que es un poco mas exagerado. El número de muertos no fue tan grande y los sistemas médicos no replicaron lo que pasó en España o Italia”, dijo.

En este sentido, el rector explicó que “las críticas apuntaron al aislamiento tan grande y a las consecuencias económicas”. “Los gobiernos se dejaron llevar por los especialistas”, añadió.

Finalmente, Mesch dijo que la gente le pide a la política “respuestas a todos los sectores económicos, a los desocupados y si ayudan a crear demanda”.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!