Seguinos en las redes

Innovación

Empresa israelí presentó aparato doméstico que convierte el aire en agua potable

Agencia AJN.- Empresa Israelí lanzó un aparato que convierte el aire en agua potable, y promete cambiar drásticamente la industria del consumo de agua en el hogar. Este generador es capaz de producir entre 25 y 30 litros de agua por día.

Publicada

el

water
Revolución de agua potable

Agencia AJN.- La compañía israelí Watergen, conocida por el desarrollo de tecnología patentada que convierte el aire en agua potable, lanzó un aparato para el hogar que dice cambiará drásticamente la industria del consumo de agua.

El dispositivo, denominado «Genny», es un generador capaz de producir entre 25 y 30 litros de agua por día utilizando la tecnología GENius de la compañía.

Es el primer aparato de la empresa para el hogar y la oficina. Watergen ya tiene varias aplicaciones y sus generadores se utilizan en operaciones de ayuda humanitaria y de socorro en casos de desastre, así como en el desarrollo comunitario en todo el mundo.

Fundada en 2009 por el empresario israelí y ex comandante de reconocimiento de combate Arye Kohavi y un equipo de ingenieros, Watergen fue concebida originalmente para proporcionar agua de fácil acceso para los militares de todo el mundo.

Tras la adquisición de la empresa por Michael Mirilashvili, multimillonario ruso-israelí y vicepresidente del Congreso Judío Mundial, la empresa cambió su enfoque para abordar la escasez de agua y responder a las necesidades de los civiles después de desastres naturales.

En noviembre de 2018, Watergen proporcionó su generador de agua móvil atmosférico conocido como GEN-350, para rescatistas que participaron en el devastador incendio de Camp Fire, California, Estados Unidos.

La GEN-350 puede producir hasta 600 litros de agua por día y está diseñada para ayudar a las personas en lugares que no son fácilmente accesibles, dice la compañía.

En 2017, Watergen envió cuatro generadores de agua a Texas y Florida después de los huracanes Harvey e Irma, respectivamente, trabajando con la Cruz Roja Americana y FEMA (Agencia Federal para el Manejo de Emergencias) con el fin de proporcionar agua potable limpia y segura.

Watergen también firmó un acuerdo cooperativo de investigación y desarrollo con la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU.

Además del GEN-350, los productos de Watergen incluyen el generador a gran escala de agua atmosférica (AWG) y el vehículo de respuesta de emergencia (ERV), que transporta unidades de Watergen en situaciones de emergencia y desastres naturales.

Ahora, Watergen quiere abordar la industria del consumo de agua personal mientras trabaja para reducir los desechos de plástico, y enfrenta uno de los mayores desafíos de la humanidad: el acceso a agua limpia y accesible, de la que carecen unos 2.100 millones de personas en todo el mundo.

Con un peso de 69 kilogramos y una altura de 1.3 metros, el Genny se parece a los enfriadores de agua, requiere de acceso a la infraestructura eléctrica, y puede funcionar muy bien en hogares y oficinas.

El Genny funciona de manera similar a los otros sistemas de Watergen y funciona de tres maneras: primero, el aire entra en la máquina, donde se elimina el polvo y la suciedad. Luego el aire limpio se dirige a través del intercambio de calor Genius, que luego se enfría y se condensa. El agua resultante se canaliza en última instancia a través de un sistema de filtrado de múltiples etapas para eliminar las impurezas y agregar minerales, lo que da como resultado agua potable fresca que luego se almacena en un reservorio incorporado, según la compañía.

Según explica Watergen, cuando el agua alcanza una calidad superior, se almacena en un reservorio integrado donde se mantiene fresca a través de la circulación continua hasta que esté lista para ser vertida.

Dejá tu comentario

Innovación

Un sensor alerta a la gente sobre alimentos que dan alergia

Agencia AJN.- Las alergias a los alimentos provocan ataques anafiláctico a millones de personas. La compañía SensorGenic presenta una solución para reducir esa situación.

Publicado

el

Por

sensogenic

Agencia AJN.- A la edad de un año, el emprendedor Noam Yasovsky fue diagnosticado de sufrir alergia a los huevos, el sésamo y la leche. Desde entonces, comer en las casas de otras personas o en restaurantes ha sido un desafío permanente. Tal es así que Yasovsky necesita llevar a todos lados su propia comida o pedir detalles de los ingredientes para saber qué platos no lo pondrán en riesgo.

Su padre Alon, investigador y ahora también emprendedor, descubrió que alrededor de 250 millones de personas en todo el mundo -el 8% de los niños y el 4% de los adultos- tienen alergias a los alimentos. Solo en EU, la alergia a los alimentos provoca un shock anafiláctico cada seis minutos. A veces, estos incidentes son fatales.

El conocimiento familiar se sumó a la experiencia del menor de los Yasovsky para crear SensorGenic: «Tengo 15 años de experiencia en los departamentos de investigación y desarrollo de Apple, Intel y PrimeSense pero siempre tuve en mente este asunto, así que hace algunos años empecé a pensar en cómo construir un sensor que le permita a los alérgicos saber qué alimentos son compatibles antes de comerlos, en cualquier momento y lugar», le explicó Noam Yasovsky a ISRAEL21c.

Y así se germinó el sueño. Por estos días, su compañía emergente SensoGenic desarrolla un biosensor digital de alérgenos alimentarios para los consumidores.

Este es el único dispositivo en su tipo capaz de detectar e identificar a los alérgenos más comunes (leche, huevos, cacahuetes, nueces, trigo, soja, pescado y mariscos) con apenas una sola muestra del alimento, que, para su análisis, debe ser colocada en una almohadilla desechable donde es examinada por la unidad biosensora.

El dispositivo de SensoGenic utiliza una nanotecnología patentada para detectar proteínas específicas que causan alergias a un nivel de 10 partes por millón (ppm), considerado el nivel de reacción adversa más bajo. Los usuarios reciben el resultado en su teléfono inteligente a través de una aplicación especial.

«La aplicación también les permitirá a los usuarios narrar sus experiencias en un restaurante o compartir los resultados con grupos y redes de personas alérgicas a los mismos alimentos», describió Yasovsky.

A la edad de un año, el emprendedor Noam Yasovsky fue diagnosticado de sufrir alergia a los huevos, el sésamo y la leche. Desde entonces, comer en las casas de otras personas o en restaurantes ha sido un desafío permanente. Tal es así que Yasovsky necesita llevar a todos lados su propia comida o pedir detalles de los ingredientes para saber qué platos no lo pondrán en riesgo.

Su padre Alon, investigador y ahora también emprendedor, descubrió que alrededor de 250 millones de personas en todo el mundo -el 8% de los niños y el 4% de los adultos- tienen alergias a los alimentos. Solo en EU, la alergia a los alimentos provoca un shock anafiláctico cada seis minutos. A veces, estos incidentes son fatales.

El conocimiento familiar se sumó a la experiencia del menor de los Yasovsky para crear SensorGenic: «Tengo 15 años de experiencia en los departamentos de investigación y desarrollo de Apple, Intel y PrimeSense pero siempre tuve en mente este asunto, así que hace algunos años empecé a pensar en cómo construir un sensor que le permita a los alérgicos saber qué alimentos son compatibles antes de comerlos, en cualquier momento y lugar», le explicó Noam Yasovsky a ISRAEL21c.

Y así se germinó el sueño. Por estos días, su compañía emergente SensoGenic desarrolla un biosensor digital de alérgenos alimentarios para los consumidores.

Este es el único dispositivo en su tipo capaz de detectar e identificar a los alérgenos más comunes (leche, huevos, cacahuetes, nueces, trigo, soja, pescado y mariscos) con apenas una sola muestra del alimento, que, para su análisis, debe ser colocada en una almohadilla desechable donde es examinada por la unidad biosensora.

El dispositivo de SensoGenic utiliza una nanotecnología patentada para detectar proteínas específicas que causan alergias a un nivel de 10 partes por millón (ppm), considerado el nivel de reacción adversa más bajo. Los usuarios reciben el resultado en su teléfono inteligente a través de una aplicación especial.

«La aplicación también les permitirá a los usuarios narrar sus experiencias en un restaurante o compartir los resultados con grupos y redes de personas alérgicas a los mismos alimentos», describió Yasovsky.

Emergida de la aceleradora de salud digital eHealth Ventures en la ciudad Modi’in Illit en marzo de 2018, SensoGenic recluta hoy a cientos de evaluadores beta en Israel, especialmente familias con niños pequeños.

“Parte del modelo de negocio es trabajar con una pequeña comunidad de primeros usuarios para darnos su opinión. Saldremos de Israel a todo el mundo. Para 2002 planeamos tener un producto completo», expresó el emprendedor.

Planificado para ser vendido en línea y luego en cadenas de restaurantes a través de socios de distribución global, la unidad de biosensores -que no requiere aprobación regulatoria- tendrá un precio de alrededor de 200 dólares. Por su parte, las almohadillas de prueba desechables costarán menos un dólar cada una.

En otro orden, un producto estadounidense de biosensores manuales que detectan maní y gluten, utiliza en la actualidad cápsulas desechables que cuestan cuatro dólares para detectar el alérgeno específico con química basada en anticuerpos.

En ese sentido, SensoGenic será más asequible y también multipropósito, ya que utiliza una formulación única basada en celulosa, un polímero natural abundante y barato, para atraer a todas las proteínas alergénicas de la muestra de alimentos. «La celulosa es lo que nos da una ventaja», explicó Yasovsky.

Esto podría ser un plus significativo en el billonario mercado de alérgenos alimentarios.

La innovadora investigación detrás de la tecnología de SensoGenic proviene del pionero en nanotecnología israelí y empresario profesor Oded Shoseyov de la Universidad Hebrea de Jerusalén y de su hermano, el doctor David Shoseyov.

Recientemente, SensoGenic recibió la subvención “Horizon 2020” -unos 50.000 euros de la Unión Europea-, y fue parte del Programa de Liderazgo del Instituto Merage, que ayuda a las compañías emergentes de Israel orientadas a la ciencia y la medicina a llegar al mercado estadounidense.

El primer objetivo serán los padres de aproximadamente 2,2 millones de niños estadounidenses alérgicos a los huevos o al maní.

Yasovsky consideró que el dispositivo ofrece «una capa adicional de información para la toma de decisiones».

sensogenic sopa

Fuente: Israel21c
Por: Abigail Klein Leichman

Seguir leyendo

Innovación

Facebook inaugurará un nuevo espacio para startups en Tel Aviv

Agencia AJN.- La directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, estará presente en la ceremonia de inauguración.

Publicado

el

Por

facebook

Agencia AJN.- La directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, estará presente en la ceremonia de inauguración de un nuevo espacio para empresas y startups, llamado Playground, en Tel Aviv durante agosto.

Playground, ubicado dentro de las instalaciones de Facebook en Rothschild Boulevard, será un espacio dedicado a nuevas empresas, desarrolladores, comunidades que utilizan la plataforma, artistas y empresas, dijo la compañía en un comunicado. El espacio acogerá eventos y programas de capacitación.

La inauguración se llevará a cabo junto con el lanzamiento de un programa establecido por Facebook, para ayudar a las empresas en el negocio de tecnología de consumo, según publicó Times of Israel.

Cada año se elegirán 13 startups para participar en las cuatro vías del programa: gestión de productos, marketing, administración y desarrollo de tecnología, según el comunicado. Cada ciclo durará unos cuatro meses.

Las nuevas empresas seleccionadas serán asesoradas y seguidas por los empleados de Facebook en Israel y en el extranjero, así como por los actores clave en el sector de la tecnología.

Facebook ya ha seleccionado las compañías para su primer grupo: Modli, EquityBee, Lumen, Elemento, Shookit y Venn.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!