Seguinos en las redes

Israel

Entrevista. “Niños musulmanes y judíos juegan juntos sin prejuicios en el hospital Hadassah”

AJN.- La doctora argentina Malena Cohen se recibió en la Universidad de Buenos Aires, desde 2003 trabaja en el hospital Hadassah de Jerusalem e integra la Unidad de Neumología Pediátrica. En una entrevista con AJN, describió cómo conviven palestinos e israelíes en el hospital, una realidad muy distinta a la del conflicto entre ambos pueblos: “Se ven los nenes comunicándose y compartiendo lo mismo, incluso las mismas habitaciones, sin importar de dónde viene cada uno”.

Publicada

el

malena

La doctora argentina Malena Cohen, de la Unidad de Neumología Pediátrica del hospital Hadassah, es reconocida por haber ayudado a diferentes países a crear centros de atención para la fibrosis quística. Desde la Franja de Gaza, pasando por Uruguay y Chile, Cohen brinda sus conocimientos para capacitar a profesionales y ofrecer todo lo que aprendió en Israel.

En diálogo con AJN, destacó el ejemplo que es Hadassah para el resto del mundo: “Todos me respetan como la médica y yo respeto a todos los pacientes por igual. Muchos no tienen nada que ver con mi forma de vivir y probablemente ni mi misma idea política, pero uno va al hospital a tratar a los pacientes, a tratar de disminuir el sufrimiento, ayudarlos, y esa tolerancia que se ve es algo que aprendí en Hadassah. Porque en el fondo, debajo de toda esa capa que nos cubre de aspecto, por dentro somos todos iguales, las enfermedades son las mismas, el sufrimiento de un nene, de una mamá o un papá es exactamente el mismo. Nunca me pasó en tantos años que estoy acá de haber sentido que haya discriminación. Eso en el hospital es una cosa única, yo creo que hay pocos lugares en donde se ve esa tolerancia, ese aceptar al otro. Por eso me quedo, por eso me gusta”.

-¿Cómo fue su aliá? ¿Cuándo decidió irse a vivir a Israel?
-Yo soy de Capital Federal y estudié en Buenos Aires en la UBA. Mientras estudiaba, y habiendo estado en Israel en el pasado, conociendo la vida en Israel, tuve muchas ganas de en algún momento poder venir a trabajar. Mi ilusión era en el hospital Hadassah, porque era el hospital que conocía, del que la gente hablaba. Estando en mi quinto año de la carrera se dio una casualidad, que fue que a mi marido le hicieron una propuesta de trabajo muy interesante en Jerusalem. Él se presentó a la entrevista y dijo que le gustaría venir, pero a mí me faltaba un año más para recibirme. La gente de la empresa le dijo que lo iban a esperar un año y durante ese año estuvimos preparando la aliá. Estamos casados, ya teníamos un nene y apenas me recibí, que fue a principios del año 2000, a los dos meses nos vinimos a vivir a Israel. El trabajo de mi marido era en Jerusalem y una de las opciones que teníamos y mi sueño en ese momento era trabajar en el Hadassah, pero lo veía como muy lejano. Tenía que estudiar para el examen de revalidar el título, lo aprobé, estuve durante un año en un internado rotatorio, al poco tiempo empecé a trabajar en un hospital, pedí un cambio y cuando fui a entrevistas al hospital Hadassah me aceptaron. Ahí empecé la especialidad de pediatría y cuando la terminé, hice una subespecialidad de neumología pediátrica, en vías respiratorias de niños. Desde el año 2003 trabajo en el hospital Hadassah y muy contenta, mucho más de lo que en ese momento podía haber llegado a soñar, en cuanto a lo profesional.

-¿Cómo es el día a día en Hadassah con los pacientes israelíes, palestinos, judíos y árabes?
-El país en general tiene una población muy heterogénea, pero lo que pasa en Jerusalem es muchísimo más de lo que se puede ver en cualquier otra parte del país y del mundo. El hospital Hadassah tiene dos sedes, divido en dos edificios grandes. Yo trabajo en los dos, formo parte de la unidad de neumología pediátrica. El lema de los dos hospitales -que si bien es un lema médico, es especial en Hadassah-, es tratar al paciente por igual, sin distinguir género o raza, color o religión, ni de procedencia o de origen, ni de nada. Cuando uno entra al hospital se puede dar cuenta de que la población es totalmente heterogénea, se escuchan un montón de idiomas, se ven un montón de colores, religiones y costumbres. Sobre todo en pediatría es muy lindo verlo, porque los chicos no tienen ningún prejuicio. Los chicos se comunican sin un idioma, entonces se entra al departamento de pediatría y es muy lindo ver a los nenes jugando juntos: uno árabe, otro israelí judío religioso. Se ven los nenes comunicándose y compartiendo lo mismo, incluso las mismas habitaciones, sin importar de dónde viene cada uno. Yo trato más que nada enfermedades crónicas, o sea que son pacientes que yo conozco hace años. Trato al paciente, a la familia, y tengo excelente relación con gente de todo tipo. Muchos de ellos no tienen nada que ver con mi forma de vivir y probablemente ni mi misma idea política. Pero sin embargo tengo una relación excelente, ya sea con la gente ultraortodoxa, con árabes, musulmanes. Todos me respetan como la médica y yo los respeto a todos por igual. Yo y por supuesto todos mis compañeros de trabajo. Eso es lo lindo: uno entra al hospital y se olvida de todo lo que no tiene que ver con lo que uno vino a hacer. Ni ideas políticas ni ninguna otra cosa, vengo a tratar a los pacientes, vengo a tratar de disminuir el sufrimiento, ayudarlos, y esa tolerancia que se ve es algo que aprendí en Hadassah. Hasta que no lo vi y lo vivencié, no me lo podía llegar a imaginar. Ese es el día a día, ver a los pacientes y tratar de ayudarlos, porque en el fondo, debajo de toda esa capa que nos cubre de aspecto, si tenemos turbante o si tenemos peluca o no, por dentro somos todos iguales, las enfermedades son las mismas, el sufrimiento de un nene, de una mamá o un papá es exactamente el mismo. Esa es mi función.

-Además de recibir pacientes, en el Hadassah trabajan doctores palestinos e israelíes. ¿Cómo es la convivencia?
-Es excelente. Yo tengo excelentes compañeros que son laicos, judíos, algunos extranjeros son cristianos, árabes, musulmanes, ortodoxos. Tengo compañeros de todo tipo y realmente la relación es excelente. Nos comunicamos de una manera increíble, tengo amigos de todo tipo de religión, justamente porque estamos todos con el mismo objetivo. Nunca me pasó en tantos años que estoy acá de haber sentido que haya discriminación, de haber sentido que la gente mira diferente. Eso en el hospital es una cosa única, yo creo que hay pocos lugares en donde se ve esa tolerancia, ese aceptar al otro. Por eso me quedo, por eso me gusta.

-¿Hay algún proyecto médico a desarrollar a futuro? Sabemos que hay grandes avances sobre la fibrosis quística en el Hadassah.
-Así es. Realmente tengo la suerte de formar parte de uno de los centros más reconocidos a nivel mundial, en donde además del nivel médico, formamos parte de muchos estudios clínicos en donde vienen pacientes de todas partes del mundo, con buenos resultados. A partir de lo que me da trabajar en un centro tan prestigioso a nivel mundial, es donde surgieron los proyectos míos que realicé en los últimos años. Fue ayudar a diferentes países, en lugares de bajos recursos como en Rusia, en Palestina. Nosotros ayudamos a crear un centro de atención en Gaza, formando a médicos y a profesionales. También participé en un proyecto con gente de Uruguay, de Montevideo, con ayuda de la B’nai B’rith, y los ayudé a crear un centro de fibrosis quística, el primero que funciona en Uruguay ya hace dos años. Desde el año 2010 que prácticamente todos los años viajé y me reuní con gente del Ministerio de Salud, profesionales, padres, familiares, pacientes. No existía en ningún centro específico, la enfermedad era tratada por diferentes médicos de forma individual, sin estar centralizado. Pudimos formar el primer centro de fibrosis quística y es hoy en día es muy reconocido en Sudamérica. A partir de ahí surgió un proyecto similar en Chile y en Santiago ya estuve tres meses, también capacitando profesionales, entrevistándome con diferentes personas. La idea es que trabajen de la misma forma que trabajamos nosotros. Es un buen modelo de servicio a los pacientes, con un equipo multidisciplinario de todas las áreas. Sigo asesorando a gente de Sudamérica, principalmente a estos países y a la Argentina también, como para poder, desde mi lugar, por un lado lo que aprendí. Mi base fue en Buenos Aires, más todo lo que me capacité acá, y aprovechando todo lo que tengo acá para poder brindarlo en otros lugares. Para mejorar la medicina también a lo lejos.

-¿Cuál es la respuesta en los países de Latinoamérica cuando les cuenta lo que sucede en Hadassah respecto a la convivencia?
-Se sorprenden muchísimo. En Uruguay, Chile y Argentina me pasó que cuando muestro fotos y hablo de los proyectos, cómo ayudamos a la gente de Gaza, cómo mandamos medicación, cómo tenemos que hablar y pelearnos con los puntos de la parte de seguridad para que dejen pasar a los pacientes de Gaza para que los podamos atender nosotros, la gente se sorprende y no lo puede creer. Si bien no es el objetivo de mi viaje, yo siento que puedo aportar de alguna manera a que la gente en otras partes del mundo reciba informaciones verdaderas, y no se dejen llevar por las noticias. Como todos sabemos, está todo tergiversado y no es la realidad. Creo que eso ayuda un montón y siempre me pasa que cuando termino de contar estas cosas y hablo con la gente, me vienen a felicitar, me agradecen que les fuera a mostrar otra realidad. Me comentan que realmente les cambié la opinión de lo que ellos tenían de los israelíes. Así que para mí es un punto muy importante eso.

-¿Tiene un mensaje para brindar desde su lugar?
-Desde mi lado trato de seguir avanzando. Mi primer objetivo es ayudar a los pacientes. Ese es mi objetivo como médica, seguir dando lo mejor de mí, esforzándome y seguir investigando, como para que los pacientes reciban lo mejor. Y por otro lado, me brindo ya hace muchos años a consultas de gente de otros lados, como de Sudamérica, que quiere consultarme, ya me pasó en varias oportunidades. Todo lo que pueda dar desde mi lugar estaré encantada.

GH-LV

Israel

Coronavirus. Israel continúa con el levantamiento de las restricciones y el lunes se reinicia el servicio de trenes

Agencia AJN.- Los ministros de Transporte y Salud llegaron a un acuerdo para reanudar el tráfico ferroviario, casi 3 meses después de su interrupción por la pandemia. Los funcionarios de salud fueron criticados recientemente por retrasar el movimiento 3 veces y ejercer una enorme presión sobre los servicios de autobuses del país.

Publicado

el

Por

tren

Agencia AJN.- El gobierno israelí continúa con el proceso de levantamiento de las restricciones dispuestas para contener la pandemia del COVID-19 y después de casi tres meses se reanudará el próximo lunes el servicio ferroviario luego de varias idas y vueltas.

La reapertura del ferrocarril ha permanecido en duda hasta el último minuto debido a las preocupaciones del Ministerio de Salud de que la medida provocaría otro brote de COVID-19.

La ministra de Transporte, Miri Regev, y el ministro de Salud, Yuli Edelstein, acordaron reiniciar el tráfico ferroviario a pesar de que está pendiente una reunión especial sobre el tema del Comité de Finanzas de la Knesset que incluye a varios funcionarios de salud de alto perfil.

“El público espera el regreso de los trenes, lo que aliviará la presión de los sistemas de autobuses y permitirá el fácil acceso del transporte público a los ciudadanos israelíes”, dijo Regev, quien aclaró que se mantendrá el distanciamiento social, el uso de máscaras y evitar la entrada de pasajeros con fiebre dentro de las estaciones de tren.

Regev visitó el centro de control de Israel Railways el miércoles y aparentemente instruyó al personal a prepararse para la reapertura total del tráfico el próximo lunes, de acuerdo con las pautas de salud.

Los pasajeros deberán cumplir con las órdenes de salud pública y deben seguir las últimas actualizaciones en el sitio web de Israel Railways para obtener más información sobre el horario de trenes actualizado.

Como parte de la estrategia de salida del sistema de transporte público de la crisis, el tráfico ferroviario inicialmente estaba programado para regresar el 17 de mayo. La fecha se retrasó al 1 de junio, pero Edelstein y Regev volvieron a mover el relanzamiento al 8 de junio hace casi dos semanas.

Seguir leyendo

Coronavirus

Coronavirus/Israel. El Ministerio de Salud anuncia que iniciará pruebas serológicas la próxima semana

Agencia AJN.- Se realizarán 70.000 pruebas de anticuerpos en todo el país para ayudar a determinar cuántas personas estuvieron expuestas al COVID-19.

Publicado

el

Por

Virus Outbreak Antibody Tests

Agencia AJN.- El Ministerio de Salud anunció el miércoles que las pruebas serológicas generalizadas comenzarán la próxima semana para ayudar a determinar el grado de exposición de la población al coronavirus. Según se informó, las pruebas de anticuerpos se realizarían en todo el país por organizaciones de mantenimiento de la salud, con unas 70.000 personas inicialmente programadas para ser examinadas.

Algunas pruebas ya comenzaron el miércoles en la ciudad predominantemente ultraortodoxa de Bnei Brak, que en abril se convirtió en la primera ciudad de Israel en ser sometida a un estricto bloqueo debido a su alta tasa de infección.

Las pruebas de anticuerpos se consideran un componente clave para averiguar quiénes han contraído ya la enfermedad, a fin de comprender mejor su propagación y configurar la política antes de un posible segundo brote.

El ministro de Salud, Yuli Edelstein, dijo que las pruebas darían a los funcionarios de salud una “mejor imagen” sobre los focos de virus en el país. “De esa manera podemos enfrentar mejor una ola adicional de coronavirus si, Dios no lo quiera, estalla”, dijo en una declaración el miércoles.

El programa de pruebas fue anunciado a principios de mayo por el director general saliente del Ministerio de Salud, Moshe Bar Siman-Tov, aunque desde entonces ha sido retrasado.

Los resultados de una serie inicial de pruebas serológicas, que se detallaron en un informe el martes, indicaron que unos 200.000 israelíes, o el 2,5 por ciento de la población, han tenido COVID-19, más de diez veces el número de pacientes confirmado.

Los resultados indican una tasa de infección mucho mayor de lo que se pensaba, ya que las estimaciones del Ministerio de Salud y del Consejo de Seguridad Nacional sitúan la tasa en no más del 1% de la población. Sin embargo, esta cifra sigue estando lejos del 60% o más que se requiere para lograr la inmunidad en manada. También indica una posibilidad mucho mayor de lo que se pensaba de que los portadores no sintieran ningún síntoma.

El conjunto de 1.700 pruebas de anticuerpos fue realizado por un equipo del Ministerio de Salud dirigido por el Prof. Daniel Cohen, jefe en funciones de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Tel Aviv, con la ayuda del servicio de ambulancias Magen David Adom. Las pruebas son una muestra representativa de la población en edad, género y lugar de residencia, dijo el diario Haaretz en su reporte del martes.

Las pruebas de anticuerpos son diferentes de las pruebas de hisopado nasal que se usan actualmente para diagnosticar infecciones activas. En cambio, las pruebas buscan proteínas sanguíneas llamadas anticuerpos, que el cuerpo produce días o semanas después de combatir una infección. La mayoría utiliza un pinchazo en el dedo de la sangre en una tira de prueba. Una prueba de anticuerpos podría mostrar si el sujeto tuvo COVID-19 en el pasado reciente, lo que la mayoría de los expertos piensa que le da a la gente alguna protección.

Se dice que la fiabilidad de las pruebas está entre el 95% y el 98%, pero no indican si la persona todavía tiene el coronavirus o si se ha recuperado.

El gobierno espera que al realizar pruebas serológicas generalizadas, podrá determinar si Israel se acerca a la inmunidad de manada o si no está preparado para un resurgimiento del virus.

Bar Siman-Tov había dicho que si sólo un pequeño porcentaje de los israelíes presentan anticuerpos contra el COVID-19, eso podría indicar que el sistema de salud del país podría verse colapsado durante un futuro brote.

Las pruebas de anticuerpos llegan cuando el país ha visto un aumento en los casos de COVID-19 durante la última semana, lo que hace temer un resurgimiento del virus y una posible segunda ola.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!