Seguinos en las redes

US News

Estados Unidos. Dos tercios de los judíos estadounidenses se sienten menos seguros que hace una década

Agencia AJN.- Una nueva encuesta de la Liga Anti-Difamación, realizada antes del pico de la pandemia de coronavirus, revela que más del 54% de los judíos norteamericanos aseguran haber recibido comentarios antisemitas.

Publicada

el

063_1061842120-640×400

Agencia AJN.- Casi dos tercios de los judíos americanos se sienten menos seguros que en cualquier otro momento de los últimos 10 años, según una consulta publicada el martes por la Liga Antidifamación (ADL). La encuesta, realizada antes de que la pandemia de coronavirus estallara en Norteamérica, también encontró que más de la mitad de los judíos estadounidenses dicen haber sido testigos de un incidente ligado al antisemitismo.

«Nuestro rastreo ha demostrado que los ataques antisemitas han ido en aumento en los últimos años, y hemos encontrado que los judíos estadounidenses están profundamente preocupados por su seguridad personal y la de sus familias de una manera que no lo han estado en más de una década», dijo el jefe de la ADL, Jonathan Greenblatt. «Es una situación triste. Ante el temor causado por los ataques antisemitas, algunos judíos estadounidenses están modificando sus rutinas y evitando las manifestaciones públicas de judaísmo para minimizar el riesgo de ser blanco de un episodio de estos», agregó.

La encuesta fue realizada por la empresa de encuestas YouGov, que interrogó a 538 judíos americanos a finales de enero. Según Greenblatt, desde la propagación del COVID-19 las manifestaciones antisemitas se han incrementado en todo el mundo. «Reconocemos que la realidad ha cambiado drásticamente para las comunidades judías en los últimos meses», expresó. Además, aseguró que su grupo continuará evaluando el antisemitismo «en el entorno actual y su impacto en la comunidad judía», y que compartirá cualquier información adicional en las semanas y meses venideros.

Por otro lado, un informe publicado el lunes por el Centro Kantor de la Universidad de Tel Aviv para el Estudio de los Judíos Europeos y el Congreso Judío Europeo indicó que la pandemia ha aumentado los niveles de hostilidad hacia los judíos. «Las expresiones antisemitas a causa del coronavirus constituyen formas tradicionales de odio a los judíos, que se originan principalmente en activistas de extrema derecha, que también suelen llamar a propagar el virus entre los judíos y los musulmanes», indica el informe.

También se analizó la situación en los Estados Unidos, donde «está surgiendo un nuevo fenómeno de aumento de manifestaciones antisemitas violentas, con juergas de disparos y numerosas víctimas, inspiradas principalmente por ideologías de derecha».

Según la encuesta de la ADL, el 49% de los encuestados dijo haber oído comentarios, calumnias o amenazas antisemitas dirigidas a otras personas, mientras que el 21% informó de haber sido ellos mismos víctimas de ese acoso. Además, más del 10% dijo tener «ansiedad y problemas para dormir o concentrarse» después de experimentar el odio o el acoso en línea.

Uno de cada siete encuestados dijo que conocía a alguien que había sido atacado físicamente por ser judío. «Aproximadamente la mitad de los encuestados dijeron que les preocupaba que una persona que llevara una exhibición pública de judaísmo, como una kipá, fuera agredida física o verbalmente en la calle», reveló la encuesta.

En 2019 se produjeron varios ataques antisemitas mortales contra judíos estadounidenses. Entre ellos, se destacan el tiroteo del 27 de abril en la comunidad de Jabad de Poway, un tiroteo mortal en un supermercado kosher de Nueva Jersey el 10 de diciembre y un apuñalamiento durante una celebración de Jánuca en Monsey, Nueva York, pocos días después.

Dejá tu comentario

Irán

EE.UU. Senadores republicanos a Biden: Niegue visa al Presidente de Irán para asistir a Asamblea General de ONU

Agencia AJN.- “El historial de Raisi como violador de los derechos humanos es claro y de larga data”, le escribieron.

Publicado

el

Por

Raisi

Agencia AJN.- Siete senadores republicanos le enviaron una carta al presidente estadounidense Joe Biden. Lo instaron a negarles visas al presidente iraní Ebrahim Raisi y su delegación, impidiéndoles asistir a la Asamblea General de la ONU en la ciudad de Nueva York en septiembre.

“La participación de Raisi en asesinatos en masa y la campaña del régimen iraní para asesinar a funcionarios estadounidenses en suelo estadounidense hacen que permitir que Raisi y sus secuaces ingresen a nuestro país sea una amenaza inexcusable para la seguridad nacional”, le escribieron.

Entre los senadores estaban Tom Cotton, Marco Rubio y Ted Cruz. “El historial de Raisi como violador de los derechos humanos es claro y de larga data”, le escribieron. “En 1988, mientras era fiscal adjunto de Teherán, Raisi formó parte de una comisión de ejecución que condenó a muerte a aproximadamente 5.000 presos, incluidos mujeres y niños, sin derecho a apelación ni a un juicio justo”.

Continuaron y escribieron que en las décadas posteriores, Raisi continuó sometiendo al pueblo iraní a enjuiciamientos extrajudiciales, torturas y ejecuciones, como durante la Revolución Verde de 2009 o durante su mandato más reciente como jefe del Poder Judicial de Irán.

“El papel de Raisi en estos graves abusos contra los derechos humanos llevó a la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro a sancionarlo en 2019”, señalaron.

Mientras Raisi continúa la ola de represión del régimen en el país, los agentes del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC), una organización terrorista extranjera designada por los Estados Unidos, conspiran para asesinar a altos funcionarios estadounidenses actuales y anteriores en los Estados Unidos.

En marzo, el Washington Examiner informó que el Departamento de Justicia tenía pruebas acusables de que agentes de la Fuerza Quds del IRGC planeaban asesinar al ex asesor de Seguridad Nacional de los Estados Unidos John Bolton.

bolton

Según informes, el IRGC ha estado tramando esfuerzos similares contra el ex secretario de Estado Mike Pompeo, el ex comandante del CENTCOM Kenneth McKenzie y otros ex funcionarios. Según informes noticiosos de este mes, el IRGC también está apuntando a funcionarios estadounidenses actuales como parte de su campaña de asesinatos.

“Si son ciertos los informes recientes de que Raisi planea asistir a la Asamblea General de la ONU, la Casa Blanca debe negarles a Raisi y otros funcionarios iraníes las visas para asistir”, le escribieron. “Permitir que Raisi viaje a los Estados Unidos mientras sus agentes trabajan activamente para asesinar a altos funcionarios estadounidenses en suelo estadounidense pondría en grave peligro nuestra seguridad nacional, dada la probable presencia de agentes del IRGC en la delegación iraní. Además, otorgarle la visa para ingresar a nuestro país a un asesino en masa como Raisi también legitimaría su represión. Es un riesgo que no podemos ni debemos correr”.

“Existe un fuerte precedente para negarles una visa de entrada a líderes extranjeros”, dice la carta. “En 1988, Estados Unidos le prohibió al presidente de la OLP, Yasser Arafat, ingresar a Estados Unidos para asistir a una reunión de las Naciones Unidas”.

También señalaron que en 2014, el presidente Barack Obama le negó una visa de entrada al embajador iraní ante la ONU, Hamid Aboutalebi, quien participó en la toma de rehenes de diplomáticos estadounidenses en 1979, y que en 2020, Estados Unidos se negó a emitir una visa para el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Javad Zarif.

“El papel de Ebrahim Raisi en los abusos a los derechos humanos del régimen y los continuos esfuerzos de Irán para asesinar a funcionarios estadounidenses deberían más que descalificarlo para recibir una visa a los Estados Unidos”, decía la carta.

Seguir leyendo

Europa News

Reanudan conversaciones nucleares sobre Irán y minimizan perspectivas

Agencia AJN.- Señalan poca flexibilidad para resolver los asuntos espinosos restantes.

Publicado

el

Por

Acuerdo Nuclear Irán

Agencia AJN.- Las conversaciones indirectas entre Teherán y Washington se reanudaron en Viena con una reunión entre el principal negociador nuclear de Irán y Enrique Mora de la Unión Europea, quien coordina las conversaciones destinadas a salvar un acuerdo nuclear de 2015, informaron el jueves medios estatales iraníes.

Tanto Teherán como Washington han minimizado la posibilidad de un avance en esta ronda de conversaciones, mientras que el jefe de política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, ha advertido que no queda espacio para más compromisos importantes.

Como Irán se niega a mantener conversaciones directas con Estados Unidos, Mora se traslada entre Ali Bagheri Kani y el enviado especial de Estados Unidos para Irán, Rob Malley, quien tuiteó el miércoles que se dirigía a Viena con sus expectativas «bajo control».

Al señalar la poca flexibilidad para resolver los problemas espinosos restantes, Bagheri Kani le dio la responsabilidad a la Casa Blanca de llegar a un compromiso y dijo en un tuit que Estados Unidos debería «mostrar madurez y actuar de manera responsable».

Poco queda del acuerdo de 2015, que levantó las sanciones contra Teherán a cambio de restricciones a su programa nuclear. El entonces presidente Donald Trump abandonó el acuerdo en 2018 y volvió a imponer duras sanciones.

En respuesta, Teherán incumplió el acuerdo de varias maneras, incluida la reconstrucción de reservas de uranio enriquecido.

Después de 11 meses de conversaciones indirectas en Viena entre Teherán y la administración del presidente estadounidense Joe Biden, el esquema general de un acuerdo revivido se acordó esencialmente en marzo.

Pero luego las conversaciones se rompieron, principalmente debido a la demanda de Teherán de que Washington elimine a su Guardia Revolucionaria (IRGC) de una lista de terrorismo de Estados Unidos y la negativa de Estados Unidos a hacerlo.

Para superar el punto muerto, Borrell propuso en julio un nuevo proyecto de texto, que dos funcionarios iraníes dijeron que Teherán «no estaba contento» con él.

Otro punto de discordia incluyen la demanda de Teherán de que Washington ofrezca garantías de que ningún presidente estadounidense abandonará el acuerdo como lo hizo Trump. Pero Biden no puede prometer esto porque el pacto de 2015 es un entendimiento político no vinculante, no un tratado legalmente vinculante.

Teherán también insiste en que la Agencia Internacional de Energía Atómica abandone sus afirmaciones sobre el trabajo nuclear de Teherán, objetando la afirmación del año pasado del organismo de control nuclear de la ONU de que Teherán no explicó completamente los rastros de uranio en sitios no declarados.

Josep Borrell

Estados Unidos, la Unión Europea e Irán dijeron el miércoles que enviarían representantes a Viena en lo que parece ser un último esfuerzo por reavivar las conversaciones.

Mora escribió en Twitter que las negociaciones se centrarían en el último borrador sobre el restablecimiento del acuerdo, mientras que Teherán dijo que estaba enviando al negociador nuclear Ali Bagheri Kani a la capital austríaca.

La reunión convocada de forma abrupta en Viena se produce después de que Borrell haya presionado repetidamente en las últimas semanas para desbloquear el acuerdo y salvarlo. Recientemente escribió en The Financial Times que «el espacio para compromisos significativos adicionales se ha agotado.»

Irán ha ampliado masivamente su trabajo nuclear y ahora tiene suficiente uranio altamente enriquecido para alimentar un arma nuclear, según los expertos en no proliferación.

Sin embargo, Irán tendría que diseñar una bomba y un sistema de lanzamiento para ella, un proyecto que probablemente dure meses. Irán insiste en que su programa tiene fines pacíficos, aunque los expertos de la ONU y las agencias de inteligencia occidentales afirman que Irán tenía un programa nuclear militar organizado hasta 2003.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!