Seguinos en las redes

US News

Estados Unidos le negó la visa a importante funcionaria palestina

Agencia AJN.- La embajada norteamericana le rechazó la visa a Hanan Ashrawi quien se desempeñó en el pasado en la delegación palestina para la negociación con Israel.

Publicada

el

924359501000100980661no

Agencia AJN.- Hanan Ashrawi, quien formó parte de la delegación palestina para las negociaciones con Israel se quejó de que la embajada de Estados Unidos se negó a otorgarle la visa para ingresar a su territorio por primera vez. Según sostiene la funcionaria, debido a las críticas proferidas contra la administración de Donald Trump y el Gobierno de Jerusalem.

«Es oficial, la solicitud de mi visa fue rechazada sin razón alguna», escribió Ashrawi en su cuenta de Twitter, a la vez que añadió: «Este gobierno decidió que no soy digna de pisar suelo norteamericano».

La miembro de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) sostiene que su solicitud fue rechazada por su «crítica contra el Gobierno» y su «tolerancia contra la ocupación israelí en todas sus formas, el cual se ve expresado en opresión, despojo y negación».

Ashrawi es la primera mujer elegida para formar parte del Comité Central de la OLP y el Consejo Legislativo Palestino.

Ashrawi, de 72 años, estudió en Estados Unidos Literatura Inglesa, visita con frecuencia ese país. Con su inglés fluido, es una destacada portavoz palestina en la televisión y mantuvo reuniones con los principales funcionarios de los Estados Unidos durante las últimas tres décadas.

Dejá tu comentario

Medio Oriente

Donald Trump: «Si Irán quiere una guerra, ése será su final»

Agencia AJN.- Poco después de que se registrara la caída de un cohete Katiusha cerca de la Embajada de Estados Unidos en Bagdad, el presidente norteamericano, Donald Trump, escribió en su cuenta de Twitter: «Si Irán quiere una guerra, ése será su final». El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammed Javad Zarif, dijo ayer que «no habrá guerra, porque Irán no está interesado en una guerra».

Publicado

el

Por

TRUMP

Agencia AJN.- El presidente norteamericano, Donald Trump, escribió anoche en su cuenta de Twitter: «Si Irán quiere luchar, será oficialmente el final de Irán. ¡Nunca más vuelvan a amenazar a Estados Unidos!».

Trump difundió este mensaje después que se registrara el estallido de un cohete Katiusha en la Zona Verde de Bagdad, donde se encuentran las principales sedes del Gobierno y las embajadas extranjeras.

El portavoz militar iraquí, Yahya Rasul, informó que no hubo víctimas a consecuencia de este incidente. El ejército informó más tarde que fue hallada una rampa de lanzamiento en la zona este de Bagdad, cerca de la Universidad Técnica. Se trata de un área donde actúan milicias chiitas pro-Irán. El cohete cayó a una distancia de un kilómetro y medio de la sede diplomática norteamericana.

Esta semana, las autoridades norteamericanas decidieron evacuar el «personal no esencial» de su embajada en Bagdad y el Consulado en Erbil, por temor a una escalada de la tensión entre Estados Unidos e Irán.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammed Javad Zarif, dijo ayer que «no habrá guerra, porque Irán no está interesado en una guerra y porque nadie se engaña pensando que podrá enfrentar a Irán».

El comandante de la Guardia Revolucionaria, Hossein Salami, declaró en estos días que las fuerzas estadounidenses pueden ser «fácilmente derrotadas» porque, a diferencia de sus combatientes, los norteamericanos «le temen a la muerte». Autoridades iraníes también han advertido que «la presencia de tropas estadounidenses en el Golfo solía ser una amenaza, pero ahora es una oportunidad» para Irán.

Hossein Salami

Seguir leyendo

US News

Rabino: ‘The New York Times no tiene lugar en nuestra casa’

Agencia AJN (Por el rabino Haskel Lookstein *).- El miércoles por la mañana, 1 de mayo, un par de horas después de regresar a casa después de una gloriosa pascua en Israel, mi esposa y yo llamamos a The New York Times y le explicamos a un representante muy respetuoso por qué queríamos terminar con 60 años de suscripción.

Publicado

el

Por

rabino

Agencia AJN (Por el rabino Haskel Lookstein *).- El miércoles por la mañana, 1 de mayo, un par de horas después de regresar a casa después de una gloriosa pascua en Israel, mi esposa y yo llamamos a The New York Times y le explicamos a un representante muy respetuoso por qué queríamos terminar con 60 años de suscripción.

Le contamos que la caricatura que se publicó en The New York Times International Edition el jueves 25 de abril, que mostraba a un perro guía con la cara de Benjamin Netanyahu y que llevaba un Donald Trump ciego y gordo con gafas oscuras y una kippa negra, cruzó todos los límites que separa nosotros del virulento antisemitismo, intolerancia y obscenidad.

Exponía, a nuestros ojos, algo podrido en lo que solía ser conocido como «el papel del registro» y llevó al Times a un nivel que podría haber sido aceptable en Alemania en la década de 1930, pero que hoy es intolerable en nuestro mundo.

La decisión de deshacerse del Times no fue fácil, pero fue necesaria. Dos veces durante los últimos 25 años, he lanzado campañas para suspender temporalmente la entrega de The New York Times debido a su trato injusto, un término leve, a Israel en sus columnas de noticias y páginas editoriales.

La campaña más reciente fue después de la Pascua de 2002, cuando las FDI «invadieron Cisjordania» para detener el crecimiento explosivo del terrorismo dentro de Israel que había causado más de 1,000 muertes e innumerables lesiones durante los 12 meses anteriores. Muchos respondieron a esa llamada y también a la sugerencia de que las sinagogas dejen de colocar avisos en las páginas de obituarios del Times, que ahora, como resultado, son mucho más pequeñas que antes.

Después de la suspensión, personalmente reanudamos la recepción de las ediciones de los sábados y domingos del periódico debido a las secciones especiales que son tan atractivas. Sin embargo, después del 25 de abril, con la publicación de la obscena caricatura que ataca al pueblo judío, al primer ministro de Israel y al presidente de los Estados Unidos, nos quedó claro que The New York Times no tiene lugar en nuestra casa o, para el caso, en cualquier hogar respetable, judío o no.

Vivimos en un mundo de antisemitismo cada vez más activo, ya menudo violento. Quienes nos odian desde la izquierda y la derecha se han quitado los guantes. Ahora se sienten envalentonados por los medios de comunicación e incluso por los líderes políticos para decir cosas, escribir palabras e imprimir caricaturas que hubieran sido vistas como repulsivas y grotescas hace tan solo dos o tres años.

No pretendo saber por qué ha sucedido esto; solo puedo ver la América en la que vivimos, la Inglaterra que solía ser un modelo de civilidad, la Francia y el resto de Europa occidental donde los judíos ya no se sienten seguros, y sacar una conclusión, depende de todos los decentes. A los estadounidenses, y especialmente a todos los judíos serios, a ponerse de pie y hacer lo que sea que él o ella puedan hacer para combatir esta tendencia aterradora antes de continuar.

Gracias a Dios, a diferencia de los años 30 y 40, tenemos organizaciones que son activas, abiertas y, con suerte, asumirán el liderazgo en una batalla que debe ser peleada y ganada. Pero, ¿qué podemos hacer cada uno de nosotros como individuos? La respuesta es negarse a aceptar el antisemitismo vicioso cada vez que se publica, transmite o televisa. Cada uno de nosotros debe protestar.

En el caso de The New York Times, como argumentó Alan Dershowitz, en su reciente crítica brillante, puede ser que la libertad de expresión le permita imprimir lo que quiera, pero usted y yo tenemos la responsabilidad de denunciar las viciosas caricaturas de los judíos y sionistas cuando y donde los veamos. Dershowitz escribe que continuará leyendo el Times para poder refutarlo. Tú y yo no tenemos ese lujo. Nadie escuchará nuestras refutaciones. Tenemos un recurso importante mediante el cual podemos dar a conocer nuestro rechazo: podemos negarnos a permitir que The New York Times ingrese a nuestros hogares.

Es una acción pequeña, pero si es tomada por muchos individuos, emitirá un mensaje fuerte. Si creemos que el antisemitismo está en aumento y representa un peligro para el pueblo judío y para la América que amamos, tenemos que hacer más que preocuparnos. Tenemos que creer que nuestros actos marcarán la diferencia y ayudarán a purificar la cultura y las políticas que están cambiando ante nuestros ojos. Tomar medidas ahora. ¡Es hora de deshacerse de los tiempos!

*El rabino Haskel Lookstein es el rabino emérito de la Congregación Kehilath Jeshurun en el Upper East Side de Manhattan.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!