Seguinos en las redes

Israel

Estados Unidos permite al ex espía israelí Jonathan Pollard viajar a Israel

Agencia AJN.- Cinco años después de ser liberado de la prisión, Pollard dice que planea mudarse al estado judío para cuidar de su esposa enferma. Agradeció al enviado israelí Ron Dermer por su ayuda para lograr el permiso.

Publicada

el

Pollard Spy Release

Agencia AJN.- El Departamento de Justicia de EE.UU. se negó el viernes a extender la libertad condicional de Jonathan Pollard, que fue condenado por espiar a los norteamericanos para Israel, y el hombre de 66 años es ahora libre de viajar al estado judío. La decisión pone fin a una larga lucha judicial que amenazaba la estrecha cooperación militar de Israel con su principal aliado y que creó una de las más graves rupturas entre Jerusalem y Washington en las últimas décadas.

Dada la naturaleza de alto perfil del caso Pollard, es probable que la decisión del Departamento de Justicia requiriera el visto bueno de las altas esferas del gobierno. Al dejar libre al ex espía, la administración Trump otorgó otro regalo más a Israel, que ha presionado durante años para que se le permita a Pollard trasladarse al estado judío. Esfuerzos anteriores se han encontrado con una feroz resistencia de la justicia y la inteligencia de los EE.UU.

Los abogados de Pollard, Jacques Semmelman y Eliot Lauer, emitieron un comunicado diciendo que la Comisión de Libertad Condicional de EE.UU. había notificado a su cliente la terminación de la libertad condicional que había durado cinco años.

De esa manera, el israelí liberó de una serie de severas restricciones, incluyendo la prohibición de su solicitud de larga data de poder trasladarse a Israel. “El Sr. Pollard ya no está sujeto a un toque de queda, ya no tiene prohibido trabajar para una empresa que no tiene programas de vigilancia del gobierno de los Estados Unidos en sus sistemas informáticos, ya no está obligado a llevar un monitor de muñeca que rastree su paradero y es libre de viajar a cualquier lugar, incluido Israel, para obtener la residencia temporal o permanente, según desee”, decía la declaración.

Pollard respondió a la noticia diciendo a los periodistas que se alegraba de poder trasladarse a Israel, donde podrá atender a su esposa que está enferma de cáncer. También expresó “aprecio y gratitud” al embajador de Israel en los Estados Unidos, Ron Dermer, por su ayuda para poner fin a su libertad condicional.

Pollard, que cumplió 30 años de prisión por proporcionar información confidencial a Israel, hizo un llamamiento público a Netanyahu el año pasado y le pidió que interviniera en su nombre para instar a Trump a conmutar su libertad condicional, para que pudiera cuidar de su esposa enferma. En ese momento, dijo a las noticias del Canal 12 que Esther Pollard había sido diagnosticada con una forma agresiva de cáncer de mama por tercera vez.

“Es un asunto de vida o muerte, es un asunto muy humano, es una crisis para mi esposa y para mí”, dijo.

Ex analista civil de la Marina de EE.UU., Pollard fue condenado a cadena perpetua en 1987 por pasar secretos a Israel. Su encarcelamiento fue un punto de tensión en las relaciones entre Israel y EE.UU., con líderes israelíes y judíos pidiendo a sus homólogos estadounidenses durante años para asegurar su liberación.

Los partidarios de Pollard argumentaron durante años que su sentencia era excesiva y que otros condenados por delitos comparables recibían sentencias más ligeras.

La determinación de Pollard de trasladarse a Israel se produce a pesar de sus anteriores acusaciones de que Israel no había hecho lo suficiente para asegurar su liberación y su amargura por la forma en que Israel lo abandonó cuando fue capturado.

Su captura y el trato que recibió posteriormente -por parte de Israel, que lo arrojó de su embajada en Washington a los brazos de los agentes del FBI que lo esperaban, y por parte de los Estados Unidos, que accedieron a un acuerdo de culpabilidad y luego lo condenaron con una severidad poco común- lo dejaron profundamente amargado.

Fue capturado en noviembre de 1985 y condenado a cadena perpetua dos años después. No hubo ningún juicio. Pollard, cumpliendo con los términos de la fiscalía, cooperó con los investigadores del FBI y se declaró culpable de un cargo de espionaje, conspirando para entregar información de defensa nacional a un gobierno extranjero. La fiscalía cumplió su compromiso y solicitó una pena de prisión “sustancial” en lugar de la cadena perpetua. El juez Aubrey Robinson Jr., no obligado por el acuerdo de la fiscalía y al parecer influenciado por el secretario de defensa Caspar Weinberger, condenó a Pollard a cadena perpetua.

Durante los primeros 11 años de su encarcelamiento, Israel se negó a reconocer que Pollard había operado como espía autorizado. No se le concedió la ciudadanía israelí hasta noviembre de 1995

Tras su liberación en noviembre de 2015, Pollard fue puesto en libertad condicional por cinco años, durante los cuales no se le permitió viajar fuera de los Estados Unidos. Los términos de la libertad condicional también requerían que permaneciera en su casa de Nueva York de 7 p.m. a 7 a.m., que presentara cualquier computadora que usara para la inspección y que usara un dispositivo de monitoreo GPS en todo momento.

El hombre de 66 años obtuvo la ciudadanía israelí en 1995 y ha expresado en repetidas ocasiones su deseo de establecerse en el estado judío con su familia.

En 2017, un tribunal federal de apelaciones de EE.UU. rechazó la petición de Pollard de levantar sus condiciones de libertad condicional.

Israel

Israel firmó un acuerdo con Moderna por 6 millones de dosis de vacuna contra el coronavirus

Agencia AJN.- Israel amplió la compra de la vacuna contra el coronavirus de Modera de 2 millones a seis millones de dosis, suficiente para vacunar a tres millones de personas.

Publicado

el

Por

coro

Agencia AJN.- El primer ministro Benjamin Netanyahu y el ministro de Salud, Yuli Edelstein, anunciaron hoy que Israel elevó la cantidad de vacunas solicitadas a la farmacéutica estadounidense Moderna de dos millones a seis millones de dosis de la vacuna, que serán utilizadas por tres millones de ciudadanos.

A principios de esta semana, Moderna solicitó la autorización de emergencia de EE.UU. y Europa de su vacuna COVID-19 basándose en los resultados de un estudio en etapa tardía que muestra que su vacuna tenía una efectividad del 94,1% sin problemas de seguridad graves. La compañía también informó una tasa de éxito del 100% en la prevención de casos graves.

“Me complace anunciar que hoy firmamos con Modern Company el suministro de seis millones de vacunas para ustedes, ciudadanos israelíes”, informó el primer ministro Benjamin Netanyahu a través de un video. “Esto es tres veces la cantidad de vacunas en el contrato original con Moderna. Nos da esperanza. Vemos la luz al final del túnel”, añadió.

Asimismo, el premier israelí destacó: “Nuestra misión es traer vacunas, y mantener las reglas. Si hacemos eso, vamos a ganar. Juntos venceremos al coronavirus”.

Por su parte, el ministro de Salud, Yuli Edelstein, calificó el contrato revisado como “una gran noticia para los ciudadanos israelíes y la economía israelí”. “No habrá ciudadano que quiera vacunarse que no podamos suministrarle una vacuna”, dijo.

“Los equipos profesionales han comenzado a trabajar rápidamente en la asignación de las vacunas. Pero tomará varios meses antes de que todos estemos vacunados y todos debemos cumplir estrictamente las directivas y no volvernos complacientes”, resaltó Edelstein.

El contrato anterior de Israel valía 240 millones de NIS, lo que significa que cada dosis de la vacuna Moderna está en los 12 dólares es decir 24 dólares por persona, ya que se requieren dos dosis para la vacunación.

Se espera que las primeras dosis lleguen al país en algún momento a principios del próximo año. El director médico de Moderna, el israelí Tal Zaks, dijo a The Jerusalem Post que Israel será uno de los primeros en la fila.

Israel fue uno de los primeros países en inscribirse para recibir la nueva vacuna contra el coronavirus de la compañía en junio.

Seguir leyendo

Israel

Miles de personas asisten al funeral del principal rabino de Jerusalem mientras crece el nivel de contagios de COVID

Agencia AJN.- Aharon David Hadash, líder espiritual del grupo ultraortodoxo Mir Yeshiva, murió el jueves temprano, a los 90 años, luego de ser hospitalizado por complicaciones relacionadas con el coronavirus.

Publicado

el

Por

fune

Agencia AJN.- Miles de judíos ultraortodoxos asistieron al funeral de un prominente rabino y se apiñaron en Jerusalem en una clara violación de las restricciones sanitarias dispuestas para contener el nivel de contagio de coronavirus, en momentos que la tasa de contagio no baja de los mil casos nuevos diarios.

El rabino Aharon David Hadash, líder espiritual del grupo ultraortodoxo Mir Yeshiva, murió el jueves temprano, a los 90 años, luego de ser hospitalizado por complicaciones debido al COVID-19.

El grupo de dolientes se trasladó juntos en una gran procesión desde el barrio ultraortodoxo de Mea Shearim hasta un cementerio en las afueras de la ciudad.

Si bien la policía estuvo disponible para los procedimientos al aire libre, entregando máscaras a quienes no tenían las suyas propias, al parecer no se aplicaron las medidas de distanciamiento social.

Asegurar el cumplimiento de las precauciones contra el coronavirus entre los judíos ultraortodoxos de Israel, o haredim, ha sido un desafío durante toda la pandemia.

fune1

Sin embargo, diferentes grupos haredi han respondido de manera diferente a las directrices del Ministerio de Salud.

La Mir Yeshiva es parte del grupo lituano Haredi, cuyos líderes han expresado su apoyo a las medidas de protección contra el coronavirus, pero también las han rechazado en ocasiones, especialmente con respecto al cierre de escuelas religiosas o yeshivot.

La Yeshiva Mir recibe su nombre de una yeshivá establecida en 1815 en la ciudad de Mir, en la actual Bielorrusia.

La Yeshiva fue un centro clave para el estudio de la Torá en Europa hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial, según el memorial del Holocausto Yad Vashem de Jerusalem.

Algunos rabinos y estudiantes de Mir Yeshiva sobrevivieron a la guerra huyendo a Shanghai. Después de la guerra, Mir Yeshiva estableció presencia en Brooklyn, Nueva York y Jerusalem.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!