Seguinos en las redes

Israel

Fuerte debate en Israel por la iniciativa de vacunar a los sobrevivientes del Holocausto en todo el mundo

Agencia AJN.- El grupo Shalom, apoyado por Jerusalem, cree que podría facilitar hasta 130.000 dosis a la diáspora, pero algunos se preguntan si el plan es factible, e incluso han surgido algunos reparos morales o políticos sobre la conveniencia y el derecho de intervenir en las campañas de vacunación de otros países.

Publicada

el

.

Agencia AJN.- Días después de que la ministra de Asuntos de la Diáspora de Israel, Omer Yakelevitch, anunciara la intención de Israel de distribuir vacunas contra el coronavirus a los sobrevivientes del Holocausto alrededor del mundo, surgió un fuerte debate en torno a la factibilidad de la propuesta y algunos reparos sobre la logística de llevarla a cabo.

Con más de 2 millones de ciudadanos inoculados, Israel es líder mundial en vacunación, y más de el 20 por ciento de su población ya ha recibido la primera dosis de la vacuna fabricada por la compañía estadounidense Pfizer. En tres semanas, casi todos los mayores de 60 años han sido vacunados y algunos de ellos ya han recibido la segunda dosis y cuentan con la protección total contra el virus causante de la pandemia.

La amplia ventaja que lleva la campaña israelí en comparación con el resto del mundo despertó el interés por proteger a un grupo sensible y de alto riesgo en todo el mundo: los más de 400.000 sobrevivientes del Holocausto, de los cuales la mitad reside en Israel. La organización humanitaria sin fines de lucro Shalom está trabajando en un plan para conseguir vacunas para ellos, con la intención de administrarlas en sus países.

Según el portavoz del Shalom, Steve Rabinowitz, hay unos 130.000 sobrevivientes en la diáspora que serían elegibles para las vacunas una vez que el programa se ponga en marcha.

“Ahora es el momento de que todos nosotros, las instituciones judías y los líderes de todo el mundo, nos unamos en torno a esta operación. Juntos, podemos asegurar que los sobrevivientes del Holocausto sean vacunados eficientemente, dondequiera que vivan”, expresó Yankelevitch en el anuncio. La ministra señaló que es una obligación colectiva “salvaguardar esta preciada pero vulnerable población en el espíritu de la responsabilidad mutua”.

q9hks0fz__w643h484q95

La ministra Omer Yankelevitch.

Tras el anuncio de Yankelevitch, han surgido algunas dudas sobre la viabilidad del plan, e incluso se ha cuestionado si corresponde interferir en la política de vacunación de otros países.

El grupo Shalom fue creado hace unos meses por el Ministerio de Asuntos de la Diáspora de Israel, con apoyo de la Agencia Judía, quien no se ha hecho eco del entusiasmo de la ministra por la iniciativa. Un portavoz de la institución reveló a The Times of Israel que no estaban al tanto del plan antes de verlo publicado en los medios de comunicación.

Por otra parte, el diario israelí Haaretz citó a una fuente anónima cercana a la Agencia Judía diciendo que los funcionarios de la organización estaban “conmocionados” e “indignados” cuando se enteraron de la propuesta, a la que llamaron “aborrecible”. De acuerdo a la fuente, sería “inviable, ilegal, inmoral, diplomáticamente desastroso y una imposibilidad absoluta” interferir con la forma en que los países distribuyen las vacunas creando una disposición especial para los sobrevivientes del Holocausto.

Los procedimientos médicos se rigen por normas estrictas que varían de un país a otro, y las diferencias se tornan un asunto delicado cuando se trata de una vacunación. Aunque algunos expertos afirman que determinados países permiten la vacunación privada de personas seleccionadas, el plan podría enfrentar problemas legales en otras jurisdicciones.

La comunidad más grande de sobrevivientes está en los Estados Unidos, donde el lanzamiento de la vacuna ha sido más lento de lo esperado, obstaculizado por cuestiones logísticas. Otros países con grandes poblaciones de supervivientes, como Francia, el Reino Unido, Rusia, Ucrania y Canadá, también han sido más lentos a la hora de vacunar a la población que Israel, aunque se espera que la distribución se acelere en los próximos meses. Cuando eso ocurra, se espera que los sobrevivientes sean vacunados en la primera tanda, debido a la avanzada edad de todos ellos.

Rabinowitz aseguró a The Times de Israel que las vacunas no vendrían del suministro de Israel. “Se comprarán en el mercado abierto, y se usarán para llenar vacíos en lugares donde no se espera que los sobrevivientes del Holocausto reciban vacunas en un futuro cercano”.

La mayor parte del costo será cubierto por fundaciones caritativas privadas y filántropos, según Rabinowitz, y serán administradas por proveedores de salud locales, médicos privados o voluntarios de Shalom.

Las vacunas COVID-19 aprobadas no se venden actualmente en el sector privado, pero una empresa, AstraZeneca, ha indicado que podría ofrecer sus vacunas a la venta en algunas regiones.

Rabinowitz dijo que Shalom trabajará, en la medida de lo posible, en colaboración con las autoridades de los países donde viven los sobrevivientes. “Nos encantaría que los gobiernos y los ministerios de salud administraran estas vacunas, pero cuando eso no sea posible, práctico o conveniente, tendremos que tomar otras medidas, ya sea contratando a terceros o haciéndolo nosotros mismos”, sostuvo.

Dejá tu comentario

Israel

Coronavirus: Israel planea cerrar los hoteles de cuarentena y avanzar con los brazaletes electrónicos

Agencia AJN.- Los hoteles solo se utilizarán para aquellos que rechacen las pulseras de monitoreo o no pueden aislarse en su casa.

Publicado

el

Por

CORONAVIRUS

Agencia AJN.- Israel definirá la próxima semana la legislación que exigirá a quienes lleguen del extranjero aislarse en su casa con un brazalete electrónico de monitoreo, debido a que la ley que obliga a permanecer en hoteles de cuarentena expira el domingo.

Según un borrador del proyecto de ley, aquellos que se nieguen a usar un brazalete o que no puedan aislarse por sí mismos en su casa, deberán permanecer en uno de los hoteles de cuarentena administrados por el gobierno como alternativa.

Además, los ministros israelíes votarán sobre la reducción de la edad de aquellos que deberán estar bajo supervisión electrónica, de 18 a 14 años.

Alrededor de 100 personas participaron en un programa piloto de brazaletes electrónicos la semana pasada. Los brazaletes monitorearon su ubicación para asegurarse de que se adhirieran a las pautas del Ministerio de Salud durante su período de cuarentena de dos semanas.

Si se aprueba el nuevo proyecto, todos los que lleguen a Israel se someterán a pruebas de coronavirus en el aeropuerto Ben Gurión y, si las pruebas dan negativo, podrán recibir el brazalete. La pulsera se puede llevar en la muñeca o en el tobillo.

Actualmente, el problema clave con el programa es la cantidad limitada de brazaletes, y el Ministerio de Salud está buscando otras alternativas, como una aplicación que requerirá que los aislados informen su ubicación en momentos aleatorios, informó el Canal 12 de la televisión israelí.

El ministerio de Salud explicó que la idea era “brindar alternativas más eficientes a las llegadas al país, y con el deseo de limitar el daño a las libertades personales”.

La pulsera monitorea la ubicación de los usuarios a través de Bluetooth y GPS y se conecta a un teléfono celular.

Seguir leyendo

Coronavirus

Israel, Austria y Dinamarca ponen en marcha una iniciativa conjunta de vacunación contra el COVID-19

Agencia AJN.- Los países europeos aseguran que “el mundo mira a Israel con admiración por ser el primer país que vacunó a gran parte de su población”. “Los esfuerzos para la producción de futuras vacunas es algo que tenemos que hacer, porque probablemente necesitaremos protección para el futuro”, afirmó el primer ministro Netanyahu.

Publicado

el

Por

EvpinzxXcAEvxi0

Agencia AJN.- Israel, Austria y Dinamarca planean trabajar juntos en el desarrollo y la producción de vacunas para futuras pandemias y variantes del COVID-19, según anunciaron los líderes de los países juntos en Jerusalem el jueves. “Los esfuerzos para la producción de futuras vacunas es algo que tenemos que hacer, porque probablemente necesitaremos protección para el futuro”, dijo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. “Tuvimos el SARS, el Ébola y otras enfermedades, y ahora tenemos el COVID. Tenemos que asegurarnos de que podemos proteger a nuestra gente y también ayudar a otros países y a la humanidad en general”, agregó el mandatario.

La inversión conjunta en instalaciones de producción de vacunas, añadió Netanyahu, “refleja el respeto que nos tenemos mutuamente, y la confianza que tenemos en trabajar juntos para proteger la salud de nuestro pueblo”.

Netanyahu expresó su orgullo por los “realmente excelentes” servicios sanitarios de Israel, señalando que el Centro Médico Sheba, en Tel Hashomer, fue clasificado como uno de los 10 mejores hospitales del mundo. Contó que en el Centro Médico Sourasky (Ichilov) de Tel Aviv se está desarrollando un medicamento que se toma con un inhalador y que ha demostrado su eficacia en el tratamiento del COVID-19 en los primeros ensayos.

“Queremos tener vacunas y fármacos terapéuticos para los casos en que las vacunas no funcionen”, agregó.

La iniciativa de producción local de vacunas ha “galvanizado la imaginación del mundo”, dijo Netanyahu. “Acordamos que si otras naciones quieren unirse a nosotros, lo discutiremos entre nosotros y les daremos la bienvenida”.

Por su parte, la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, dijo que los tres países tienen un buen punto de partida para el proyecto, porque tienen industrias biológicas muy desarrolladas. “Podemos aunar nuestros conocimientos en una especie de esfuerzo colectivo para garantizar un acceso mejor y más fiable a las vacunas”, dijo.

“También nos gustaría explorar [juntos] una posible cooperación en materia de ensayos clínicos”, añadió Frederiksen, quien aseguró que la reunión le proporcionó “mucha inspiración sobre cómo podemos trabajar más estrechamente cuando se trata de capacidades de investigación y producción”.

Por otro lado, el canciller austriaco Sebastian Kurz elogió los esfuerzos de Netanyahu para negociar una pronta y rápida puesta en marcha de la vacuna para Israel. “En este momento, el mundo mira a Israel con admiración porque, bajo su liderazgo, Israel es el primer país del mundo en vacunar a su población”, dijo a Netanyahu. “Israel es el primer país del mundo que demuestra que es posible vencer el virus”.

Kurz contó que habló por teléfono con Netanyahu a principios de 2020 y que le había dicho que el virus era una gran amenaza para el mundo. “Esa es quizá la principal razón por la que reaccionamos bastante pronto en Austria cuando la primera ola nos golpeó con fuerza en la UE”.

Kurz y Netanyahu mantienen una estrecha relación desde que el primero se convirtió en canciller a los 27 años en 2013, y hablan a menudo. El año pasado, el austríaco creó un foro llamado “First Movers”, del que forman parte Netanyahu y Frederiksen, así como los líderes de Australia, Noruega, Grecia, República Checa, Singapur y Nueva Zelanda, para debatir las mejores prácticas en la lucha contra la pandemia del COVID-19.

“Esta pandemia sólo puede superarse mediante la cooperación mundial”, dijo Kurz. “Las vacunas nos permitirán volver a la normalidad en verano, pero tenemos que prepararnos ya para las siguientes fases de la pandemia después del verano”.

Antes, el jueves, Netanyahu llevó a Kurz y Frederiksen a un gimnasio de Modi’in para mostrarles cómo funciona el programa de “pasaporte verde”, que permite a los israelíes que se han vacunado contra el COVID-19, o se han recuperado de él, volver a realizar ciertas actividades en interiores. Kurz y Frederiksen han roto con la Unión Europea al planear trabajar con Israel en el desarrollo y producción de vacunas, así como en la regulación.

Israel, que en la actualidad no cuenta con un organismo regulador propio e independiente, puso la vacuna de Pfizer a disposición de sus ciudadanos después de que los Centros de Control de Enfermedades de EE.UU. la aprobaran. El proceso normativo de la UE ha ralentizado la distribución de vacunas en Europa, y los países tratan de colaborar en un proceso normativo propio más ágil.

Netanyahu dijo la semana pasada que ha mantenido conversaciones con Pfizer y Moderna -los dos primeros productores de la vacuna COVID-19- para iniciar la producción local, y ha hablado con otros seis países para construir instalaciones conjuntas.

En Europa ha aumentado la frustración por la lentitud en el despliegue de las vacunas, que ha quedado muy por detrás del esfuerzo de Israel.

Kurz dijo que es correcto que la Unión Europea adquiera vacunas para sus Estados miembros, pero que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha sido demasiado lenta en aprobarlas, y el canciller arremetió contra los cuellos de botella en el suministro de las empresas farmacéuticas.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!