Seguinos en las redes

Israel

Gran Bretaña se retira de Europa: El efecto del Brexit en Israel

Publicada

el

987

AJN.- Gran Bretaña, que fue el primero en adoptar un boicot a los productos de los asentamientos, pero también mantuvo estrechos vínculos con Jerusalem, se retira de la Unión Euorpea, dejando efectos y consecuencias especialmente en Francia y Alemania. Si hubiera recesión en Europa esto afectaría a Israel, pero la noticia también tiene aspectos positivos. Por Itamar Eichner (Ynet)

Es difícil exagerar las consecuencias de la consulta al pueblo británico, que decidió a favor de la salida de la Unión Europea. En algunos grupos de derecha en Israel celebraron lo sucedido en el Reino Unido, suponiendo que un Consejo Europeo debilitado, sin uno de los países más importantes y poderosos, tendrá menos capacidad para ejercer presión sobre Israel en relación con el proceso de paz y la construcción de asentamientos.

A corto plazo, todo parece indicar que la UE estará más concentrada en sí misma y en lamer sus heridas que en Israel y la iniciativa francesa. Incluso a largo plazo, no es inconcebible que la salida de Gran Bretaña genere un debilitamiento de la Unión Europea que, de rebote, favorecerá la capacidad de Israel para maniobrar entre capitales. En otras palabras, la decisión británica debilitaría a Bruselas, donde se encuentran las instituciones de la UE, y fortalecería las capitales en las que la situación de Israel es un poco mejor. Es probable que el abandono de Gran Bretaña refuerce aún más a los países que ya son fuertes: Alemania y Francia. El fortalecimiento de Alemania, a pesar de las fuertes críticas de Angela Merkel sobre los asentamientos, es algo muy bueno para Israel.

Gran Bretaña era considerado un amigo de Israel en la Unión Europea, sin olvidar al mismo tiempo que fue el primer país que adoptó la demarcación de los productos de los asentamientos judíos. Desde este punto de vista, no es seguro que su salida sea algo bueno para Israel. El propio Cameron ya no estará en una posición de influencia muy pronto. La decisión del pueblo británico lo llevó a anunciar su renuncia en un dramático discurso.

En Israel hubo reacciones a lo sucedido en Londres y el ministro de Seguridad Pública, Guilad Erdan dijo que «la renuncia de Cameron es un hecho triste y lamentable, pero muestra su calidad de líder responsable y honesto y un verdadero caballero. Tuve oportunidad de conocerlo cuando era líder de la oposición, demostró una profunda amistad con Israel y así actuó a lo largo de sus años como primer ministro, y hace muy poco lideró una decisión muy importante contra el movimiento BDS en el Reino Unido «.

También el ex ministro de Gideon Saar se refirió a la renuncia del primer ministro de Gran Bretaña. «Cameron, un verdadero líder, un ejemplo público, renunció en un noble gesto después de los resultados del referéndum. Llegué a conocerlo antes del regreso de los conservadores al poder en Gran Bretaña. Es un amigo de Israel y antagonista de los enemigos de Israel», expresó Saar.

Por otra parte, el Reino Unido sigue siendo la segunda economía más grande de Europa, miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y un país muy cercano a Washington. Y por lo tanto, también fuera de la UE el Reino Unido seguirá siendo un jugador importante en el ámbito internacional y eso es una buena noticia para Israel. Hay especulaciones de que incluso Gran Bretaña se sumará al Cuarteto Internacional para Medio Oriente, debido a que es un miembro permanente del Consejo de Seguridad, convirtiéndolo así en un quinteto.

La Unión Europea no puede permitirse un desprendimiento completo del Reino Unido, y viceversa. Así que, cuando pase la primera tormenta, seguramente encontrarán la manera de cooperar, con una nueva fórmula. La política de la UE respecto de Israel no cambiará, incluso si no le presta demasiada atención en el futuro próximo.

 

La salida del Reino Unido conducirá también al fortalecimiento de la derecha política en Europa y por tanto de la extrema derecha antisemita. La derecha europea exigirá referendos similares en otros países. Es posible que la participación europea en la lucha contra ISIS se reduzca.

Esta decisión del pueblo británico podría implicar un cambio en el orden mundial y hasta fortalecer a Donald Trump y sus tendencias separatistas. Si se desea volver al Estado-nación clásico, ésta es una declaración fuerte contra las uniones y las actuaciones conjuntas.

Desde el punto de vista económico, Gran Bretaña depende de la exportación a mercados internacionales. La UE es el mayor socio comercial de Israel y si entra en recesión, Israel sufrirá las consecuencias, sobre todo teniendo en cuenta que últimamente se había producido un declive preocupante en las exportaciones a Europa.

Pero en el corto plazo, se espera un resultado positivo para Israel, dado el hecho de que Gran Bretaña es uno de sus mayores socios comerciales. Después de salir de la UE, y del fin de los acuerdos que vinculantes de importación y exportación es posible que en el redireccionamiento de los recursos económicos resulte un beneficio para Israel. Es posible incluso que la UE cancele el comercio con Gran Bretaña, y ahí Israel puede entrar en escena con más fuerza.

Pero en el largo plazo no hay ninguna razón para suponer que la economía británica no se recuperará, e Israel trabajará con el Reino Unido para fortalecer las relaciones comerciales, consideradas ya ahora muy buenas.

Ron Prosor, que fue embajador de Israel en Gran Bretaña y Naciones Unidas, dijo a Ynet: «Gran Bretaña es conocida por su clima tormentoso. Los ciudadanos del Reino Unido comenzaron una tormenta cuyas consecuencias se harán sentir también aquí. Hay que respetar su decisión, y yo creo que la relación entre Gran Bretaña e Israel será fuerte y superará la tormenta actual «.

Dejá tu comentario

Israel

Entrevista a 26 años de los Acuerdos de Oslo: “A veces las utopías se pagan caro”

Agencia AJN.- El politólogo Alberto Spektorowski reflexionó en diálogo con la Agencia AJN sobre el histórico documento que creó a la Autoridad Palestina, pero que fracasó a la hora de llevar paz en el conflicto árabe-israelí.

Publicado

el

Por

oslo

Agencia AJN.- El 13 de septiembre de 1993, los ministros de exteriores del Estado de Israel y de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Shimon Peres y Mahmoud Abbas respectivamente, junto a Warren Christopher, secretario de Estado norteamericano, y Andréi Kozyrev, canciller de Rusia, firmaron un documento que se denominó “Acuerdos de Oslo”.

Entre los 17 artículos, cuatro anexos y varias actas, la firma estableció un gobierno interino palestino en Cisjordania y la Franja de Gaza, a fin de que negociara con Israel un acuerdo de paz permanente durante un período de transición que no debía ser mayor a cinco años.

Diversas contingencias hicieron que un acuerdo establecido para durar cinco años se mantuviera más de dos décadas: los atentados terroristas en territorio israelí, la segunda Intifada, que Hamás tomara el poder desconociendo el gobierno de la Autoridad Palestina, los ataques de Hamás al territorio israelí que dieron motivo a tres importantes enfrentamientos bélicos y también los cambios políticos que se fueron produciendo en el Estado de Israel con el paso de los años.

Alberto Spektorowski

Alberto Spektorowski

A 26 años de la firma de este pacto, la Agencia AJN dialogó con Alberto Spektorowski, politólogo uruguayo-israelí y profesor de la Universidad de Tel Aviv, para reflexionar sobre sus consecuencias.

-¿Qué reflexión hace frente en este nuevo aniversario de los Acuerdos de Oslo?
-Ambivalente. Era una época de oportunidades en donde las utopías podían tomar vuelo. A veces las utopías se pagan caro. Y eso fue lo que pasó con Oslo. No se pensó que los “spoilers” eran tantos y tan fuertes en ambos lados. El resultado fue demasiados muertos.

-¿Qué diferencias hay entre el momento político en que se firmaron los acuerdos y ahora?
– Aquel momento era de euforia liberal y en donde se podía soñar con La Paz. Hoy estamos en el fin del “fin de la historia” de Fokoyama. Volvemos al realismo crudo y duro. De paz ni se habla. Sólo de conflict management.

-¿Cuáles son los puntos que considera que se cumplieron de los acuerdos?
-La Autoridad Palestina en Cisjordania aún cumple en su colaboración con Israel en materia de seguridad. Aunque el espíritu de Oslo murió, aún quedan puntos de acuerdo que se mantienen.

-¿Considera que el plan de paz de Donald Trump puede ser superador a esos acuerdos?
-Lo de Trump es todo un misterio. Para bien o para mal. No creo que pueda mover algo. No si los palestinos ni Israel quieren.

-Desde lo personal, ¿qué dijo usted cuando se firmaron esos acuerdos, qué pensó en ese momento?
-Era de euforia. Teníamos esperanza y seguridad. Eso se acabó. Por ahora se acabó. Ahora sigue habiendo seguridad, pero sin apostar a La Paz. Sólo se apuesta a la fortaleza militar, económica y política. Eso es Israel hoy.

Seguir leyendo

Israel

Una mirada sobre las elecciones en Israel. Por Shraga Wilk*

Agencia AJN.- En Israel, el escenario actual complica la posibilidad de hacer coaliciones. Los partidos tienen la tarea de tratar de redondear un cuadrado. Se intentan incluir diversos ejes en una sola idea de gobierno. Así, las coaliciones no terminan siendo claras o naturales, convirtiéndose en alianzas muy frágiles.

Publicado

el

Por

opinión 2

Agencia AJN.- Los desafíos a los cuales la sociedad israelí se enfrenta en estas elecciones abarcan distintos ejes. No es como en Argentina, donde principalmente están el eje social y el económico. O como en España, que además del social y económico, está el referido a Cataluña. En Israel tenemos cuatro ejes: el conflicto árabe-israelí, la economía de izquierda-derecha, el eje religioso-laico y la integración de los árabes como ciudadanos plenos o no.

Cada partido tiene en su ideología una referencia a cada uno de los ejes, que implican muchas combinaciones. Uno puede ser de izquierda desde el punto de vista del conflicto árabe-israelí y de derecha económicamente hablando. También podría ser de derecha en cuanto a lo religioso, pero de izquierda en cuanto a lo civil. La divergencia es muy grande y eso genera que haya una gran diversidad de partidos.

Este escenario complica la posibilidad de hacer coaliciones. Los partidos tienen la tarea de tratar de redondear un cuadrado. Se intentan incluir todos los ejes en una sola idea de gobierno. Por eso, la situación es difícil y los sectores están tan segmentados. Las coaliciones no terminan siendo claras o naturales. Hay contradicciones y acuerdos dependiendo de los ejes, convirtiendo a las coaliciones en alianzas muy frágiles.

Dentro de los ejes, hay algunos que la población considera más importantes, porque no existe ningún partido que acople exactamente las ideas de cada ciudadano.

El Gobierno de Benjamín Netanyahu tuvo muchos éxitos en algunos aspectos y en otros no. Pero también, la crítica está dirigida a la cantidad de tiempo que lleva el mismo primer ministro en un país democrático. Se cree que hay que renovar y darle oportunidad a nuevas figuras, nuevos pensamientos. Por lo cual, se crea un quinto eje: Netanyahu sí o no.

¿Por qué Israel no ha podido crear dirigentes superadores a Netanyahu?
Dicen que la democracia es el mejor sistema entre los peores. Es decir, no es un sistema perfecto. Y en los últimos tiempos, la democracia llevó a que absolutamente todo se elija. Los partidos escogen dentro de sus miembros a los que los dirigen. Cuando los partidos tenían un sistema con una comisión que designaba a sus integrantes, reclutaban opinióna personas de la academia o egresados del ejército. Pero hoy en día, mucha gente muy capaz se retiró de los partidos, por sus incapacidades de poder hacer campañas populares. Hoy en día, los dirigentes no son aquellos más capaces, si no los más habilidosos para hacer campaña política. Así se bajó el nivel de los dirigentes y se creó una generación en dónde falta compromiso real.

No por ello se pierden las esperanzas de que poco a poco se pueda lograr un equilibrio, entre los dirigentes de antes y los de ahora. Una generación de líderes que puedan combinar ambas cosas: hacer campañas populares, pero también ser capaces.

*Shraga Wilk es representante para América Latina de la Organización Sionista Mundial

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!