Seguinos en las redes

Cultura

Hoy en la historia judía/ Muere Mordejai Anielewicz, líder del levantamiento del gueto de Varsovia

AJN.- El 8 de mayo de 1943, muere el comandante del levantamiento del gueto de Varsovia, Mordejai Anielewicz, quien lideró la resistencia judía de Varsovia contra la deportación nazi a los campos de exterminio.

Publicada

el

200px-Mordechaj_Anielewicz

El comandante del levantamiento del gueto de Varsovia nació en una familia pobre en un barrio pobre. Después de haber completado sus estudios secundarios, se unió al movimiento juvenil “Hashomer Hatzair”, donde se destacó como líder y organizador.

El 7 de septiembre de 1939, una semana después del estallido de la guerra, Anielewicz escapó con sus jóvenes amigos del movimiento de Varsovia a las regiones del este, bajo el supuesto de que el ejército polaco podría frenar el avance alemán. El 17 de septiembre, el ejército soviético ocupó las regiones del este de Polonia. Anielewicz intentó pasar la frontera a Rumania para abrir una ruta para los jóvenes a Israel, pero fue capturado y puesto en una cárcel soviética. Después de ser liberado regresó al gueto de Varsovia pasando por una gran cantidad de comunidades en su camino.

A partir de enero de 1940, Anielewicz se convirtió en un activista profesional. Como líder de su movimiento juvenil, organizó células y grupos de jóvenes instruidos, participó en las publicaciones clandestinas, organizó reuniones y seminarios y visitó otros grupos en diferentes ciudades.

Sin embargo, sus actividades cambiaron cuando se conoció la noticia del asesinato masivo de judíos en Europa del Este. Inmediatamente Anielewicz inició una organización de grupos de autodefensa en el interior del gueto de Varsovia.

Cuando se inició la mayor deportación del gueto de Varsovia a los campos de exterminio, en verano de 1942, Anielewicz estaba de visita en la región sur-oeste de Polonia, que fue anexada a Alemania, tratando de organizar la defensa armada. A su regreso se encontró sólo 60.000 judíos de  los 350.000, y una pequeña “Organización judía de combate”, sin ningún tipo de armas y con un montón de dificultades. Anielewicz comenzó a reorganizar el grupo con gran éxito porque no había mucho apoyo a la idea de luchar después de la gran expulsión de todos los grupos clandestinos. En noviembre de ese mismo año, Anielewicz fue elegido comandante en jefe.Una conexión con el ejército polaco ordenado desde Londres suministró las armas desde la parte polaca de la ciudad.

El 18 de enero de 1943, los nazis planearon la segunda gran expulsión a los campos de exterminio. La organización no tenía suficiente tiempo para discutir la posible respuesta, por lo que los grupos armados decidieron reaccionar. Anielewicz mandó a la batalla en la calle principal. Los combatientes se unieron a los deportados y cuando llegaron una señal entre las calles Zamenhoff y Niska atacaron a la escolta. Los judíos se escaparon y se dispersaron.

Los próximos tres meses – enero a abril de 1943 – fueron una preparación intensiva y decisiva para la organización clandestina, bajo el mando de Anielewicz. En el 19 de abril en la víspera de Pésaj, comenzó la última expulsión, y el levantamiento estalló. En la primera la superioridad de la resistencia era clara, y los nazis sufrió muchas pérdidas. Tres días más largos de batallas entre calles tuvieron lugar. Los nazis superados en número en gran medida la resistencia en soldados y armas. Las fuerzas nazis se vieron obligados a quemar casa por casa y pasar por todos los refugios en el gueto. La lucha se prolongó durante cuatro semanas, y el 16 de mayo de 1943, después de una gran cantidad de víctimas, el general Jürgen Stroop podría informar de que el gueto fue derrotado.

Los primeros días de batalla, Anielewicz comandó a las fuerzas de resistencia. Cuando terminó la lucha de la calle, se trasladó a la sede del refugio de Mila 18 calle. El 8 de mayo, Anielewicz murió en el búnker de la sede junto con algunos colegas.

En Israel Kibbutz, “Yad Mordejai” fue nombrado en memoria de Mordecai Anielewicz, y se erige un monumento en su memoria.

NT

Dejá tu comentario

Coronavirus

Pésaj, la Fiesta de la Libertad que los judíos de todo el mundo celebrarán encerrados

Agencia AJN.- Desde el anochecer de este miércoles y durante ocho días (uno menos en Israel), conmemorarán la salida de la esclavitud en Egipto (siglo XIII a. E. C.) y su constitución como pueblo, pero de un modo sumamente particular y doloroso: en sus casas, aislados del resto de sus familiares y amigos, en el contexto de cuarentena que impone la pandemia del nuevo coronavirus COVID-19.

Publicado

el

Por

Séder

Agencia AJN.- Desde el anochecer de este miércoles y durante ocho días (uno menos en Israel), los judíos de todo el mundo celebrarán Pésaj (Pascuas), la Fiesta de la Libertad, que conmemora la salida de los Hijos de Israel de la esclavitud en Egipto (siglo XIII a. E. C.) y su constitución como pueblo, pero de un modo sumamente particular y doloroso: encerrados en sus casas, aislados del resto de sus familiares y amigos, en el contexto de cuarentena que impone la pandemia del nuevo coronavirus COVID-19.

Han de haber muy pocos antecedentes de situaciones similares -si es que los hay-, que podrían remitir a tiempos de guerra o desastres naturales, aunque esta vez, las nuevas tecnologías del siglo XXI aliviarán un poco la desesperanza, sobre todo para los adultos mayores, el principal grupo de riesgo, que suelen vivir solos o en pareja.

Es cierto que no todos están sumamente familiarizados con las herramientas contemporáneas, pero en general suelen manejar alguna de ellas; para el resto se lanzaron campañas de voluntarios para acercarles el libro ritual y capacitarlos en su uso y se fomentan las llamadas telefónicas para hacerles compañía y evacuar sus dudas.

En rigor, las obligaciones vinculadas con Pésaj empiezan el Shabat anterior, a partir de este anochecer y tienen que ver con lecturas agregadas al oficio religioso, el cual debe hacerse en los respectivos hogares, ya que el servicio colectivo (minián) fue prohibido en gran parte del mundo para no propagar el virus, si bien las comunidades más liberales lo realizan por videoconferencia.

La noche anterior se debe revisar toda la casa, munidos de una vela, una pluma y una cuchara de madera, para recolectar todos los restos de alimentos o productos preparados con productos leudantes (jametz), cuya ingesta y uso están proscriptos en esa semana, y esto no cambiará este año, pero sí qué ha de hacerse con ello: en Israel y seguramente otros lugares se prohibió su quema pública y se la reemplazó por tirarlo a la basura.

Los grandes volúmenes de comida, que sería muy oneroso y gravoso descartar, se “venden” simbólicamente a no judíos hasta la finalización de la festividad por medio del llenado de formularios en forma presencial o virtual, y en esta oportunidad solo se implementará a través de este último camino.

Otro de los preceptos es el ayuno de los primogénitos el miércoles de día, que recuerda la última de las diez plagas, pero como está prohibido debilitar la salud y bajar las defensas en tiempos de riesgo, este año será suplido por la lectura completa del talmúdico tratado de Mishnaiot, aunque aquel que no lo lograra hacerlo por sí mismo podrá escuchar o ver un Sium (ceremonia de finalización del mismo) por teléfono o Internet.

Es cierto que muchos de estos ritos, si no todos, solo los cumplen los judíos ortodoxos, pero hay otros que ya sí se dan en Pésaj y son respetados por la mayoría del pueblo, como lo referente a la comida (algunas comunidades o países flexibilizaron las normas en caso de extrema necesidad) y la cena (Séder), que se realiza el primer día en Israel y el siguiente también, en la Diáspora.

Se observen o no las prescripciones religiosas, casi todos los judíos se reúnen en familia y este será el momento en el cual más se sentirán la soledad y las ausencias, máxime en el caso de los más observantes, que no encienden y casi no usan la electricidad en los días festivos.

Las comunidades más liberales, incluidos algunos ortodoxos de origen marroquí, promueven la realización del evento ritual por videoconferencias, como un modo de mantener unidas a las familias y asegurar que todos puedan cumplir con el precepto, especialmente quienes no están capacitados para hacerlo.

Los más estrictos prefieren proveer los elementos e instruir a la gente antes del comienzo de la festividad, de modo que puedan valerse por sí mismos sin violar las normas sobre el uso de artefactos eléctricos.

El Superior Rabinato de Israel también aclaró que los enfermos de COVID-19 deben cumplir todos los ritos en la medida que su salud se los permita.

Lo que más se extrañará, más allá del uso o no de la tecnología, son los intercambios presenciales entre los niños y sus abuelos, ya sean las charlas, los cantos o las comidas.

Para los días intermedios, considerados “semifestivos” (Jol Hamoed), quedarán las videollamadas, conferencias y charlas virtuales, el intercambio de mensajes rabínicos y canciones alusivas, etc.

CGG

Foto: The Times of Israel.

Seguir leyendo

Cultura

Judía ortodoxa con 5 hijos pide al Comité Olímpico que deje al maratón fuera de Shabat

Agencia AJN.- El maratón generalmente se programa un domingo, pero se cambió a un sábado cuando se eligió para la carrera una sede fuera de Tokio.

Publicado

el

Por

Deutsch Beatie

Agencia AJN.- Una judía ortodoxa con cinco hijos cuyos sueños de representar a Israel en el maratón de los Juegos Olímpicos de Tokio casi se desvanecieron después que el evento fuera programado en Shabat, utiliza su aplazamiento para asegurarse de que no haya conflicto con el nuevo cronograma.

Beatie Deutsch (foto) les dijo a sus seguidores en las redes sociales, donde usa el apodo de “Marathon Mother”, que ha escrito una carta al Comité Olímpico para solicitar que el maratón reprogramado no caiga en sábado.

El maratón generalmente se programa un domingo, pero el de este verano se había cambiado a un sábado cuando se eligió para la carrera un lugar fuera de Tokio.

La semana pasada, los Juegos Olímpicos se pospusieron hasta 2021 debido a la pandemia mundial de coronavirus.

“Creo que el deporte puede y debe ser accesible a todos los humanos, independientemente de su religión, antecedentes o raza, creo que el deporte es una poderosa herramienta para unirnos como individuos y derribar barreras, y creo que los Juegos Olímpicos son el escenario óptimo para esto, una oportunidad para que atletas de todo el mundo compitan al más alto nivel, pero lo más importante, se conecten, compartan y crezcan unos con otros”, escribió.

Deutsch, de 29 años, agregó que su atípica historia como atleta olímpica la coloca en una posición de modelo a seguir, especialmente para las mujeres.

Deutsch, quien se mudó a Israel desde Nueva Jersey en 2009, es conocida por correr con pollera, mangas debajo del codo y un pañuelo en la cabeza.

Se perdió el último Mundial porque el maratón se realizó el viernes por la noche.

CGG

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!