Seguinos en las redes

Israel

Iom Hazicarón. El mundo judío conmemorará a los caídos en guerras de Israel y las víctimas del terrorismo

AJN.- Iom Hazicarón Lejalelei Maarajot Israel Venifgaei Peulot Haeibá (Día de Recordación de los Caídos en las Guerras de Israel y las Víctimas de Actos de Odio) es mucho más que lo que su nombre indica, ya que se trata de una jornada de duelo nacional que se conmemora desde 1949 (5709, según el calendario hebreo), el año siguiente de la independencia del Estado de Israel.

Publicada

el

hazicaron

AJN.- Iom Hazicarón Lejalelei Maarajot Israel Venifgaei Peulot Haeibá (Día de Recordación de los Caídos en las Guerras de Israel y las Víctimas de Actos de Odio) es mucho más que lo que su nombre indica, ya que se trata de una jornada de duelo nacional que se conmemora desde 1949 (5709, según el calendario hebreo), el año siguiente de la independencia del Estado de Israel.

Ello acontece el 4 de Iyar, el día anterior a Iom Haatzmaút (Día de la Independencia), a menos que alguno de ellos sea viernes o Shabat ocasiones en las cuales se los adelantan o se posterga. Este año la conmemoración coincide con el lunes 1º de mayo, iniciándose al caer la tarde de hoy.

En rigor, la rememoración no se limita a las tropas, sino que también se honra a las bajas pertenecientes a la Policía, la Gendarmería, la Defensa Civil, el Servicio Penitenciario y demás organismos de seguridad e inteligencia que dieron su vida por el establecimiento y posterior defensa del Estado judío.

La fecha recuerda a todos los soldados israelíes, no solo a los judíos; esto es, drusos, circasianos y beduinos, quienes tienen un memorial que recuerda a los caídos en el cruce Hamovil, en el nordeste del país.

Y a partir de 2005 se agregaron las víctimas civiles de atentados terroristas.

Existen tres estadísticas diferentes que se dan a conocer en vísperas de esta jornada: los caídos en el último año, las víctimas desde el comienzo de la Guerra de Liberación (1947-1949, entre la Resolución de Partición y la firma de los armisticios) y los 1.626 fallecidos desde 1860, cuando los judíos jerosolimitanos dejaron la Ciudad Vieja para asentarse fuera de sus murallas.

En esta oportunidad se trata de 60 uniformados y civiles asesinados en los últimos 12 meses, a los que se le deben sumar otro 37 que fueron heridos anteriormente, para un total de 23.544, a los que hay que sumar a los quienes los sobreviven: 1.843 huérfanos menores de 30 años, 4.881 viudas y 9.157padres.

Un país virtualmente paralizado visita cementerios y se reúne en familia porque todos tienen alguien a quien recordar.

La ley estipula el cierre de todos los lugares de entretenimiento del país, el arrío de las banderas a media asta y el encendido de velas recordatorias en edificios públicos y sinagogas.

Los homenajes comienzan a las 20 hs., con el toque de una sirena por un minuto y el encendido de una llama votiva en la explanada del Kotel (Muro Occidental) por parte del Presidente -Reuven Rivlin, en este caso- y el jefe de Estado Mayor de la Fuerza de Defensa de Israel, Gadi Eisenkot.

Mañana, a las 11 hs., otra vez sonará la sirena, pero por dos minutos, con la cual comenzarán las ceremonias conmemorativas.

Se acostumbra visitar los 44 cementerios militares y los numerosos memoriales emplazados en todo el país, y cada tumba de un héroe o mártir recibirá una vela, un ramillete de flores y una banderita israelí con una cinta negra con la inscripción “Izcor” (en memoria).

Todos los sepulcros son arreglados y preparados previamente para la ocasión.
Al igual que en la noche anterior, al sonar la sirena el transporte público se detendrá, los conductores particulares descenderán de sus autos y los transeúntes y la gente en sus casas se pondrá de pie y la acompañará en silencio.

La principal ceremonia oficial se realizará en el cementerio nacional ubicado en el monte Herzl de Jerusalem, con la presencia del Presidente, el primer ministro, Benjamín Netanyahu, Gadi Eisenkot; y demás autoridades máximas de la Nación.

A pesar de ser un día de duelo, los niños concurren a las escuelas, aunque vestidos de negro y blanco, y allí reciben una calcomanía con una rosa y la palabra “Izcor”.

Muchos soldados regresan a sus secundarios de uniforme para participar en el acto de recordación, juntos con estudiantes que pronto se les sumarán y padres de ex alumnos que son honrados en la ceremonia.

Más allá de los ataques y atentados terroristas perpetrados en los últimos 150 años, Israel atravesó 7 guerras (de Liberación, 1947-1949; Campaña del Sinaí, 1956; de los Seis Días, 1967; de Iom Kipur, 1973; las dos del Líbano, 1982 y 2006; y la de Gaza, en 2004), además de dos Intifadas palestinas (1987-93 y 2000-2004, con una pluralidad de atentados suicidas) y numerosos operativos militares de menor o gran escala.

Por ello, otra de las “costumbres” es que las fuerzas de la seguridad estén en estado de alerta máxima en Israel y los territorios, ante la posibilidad de ataques terroristas.

Con la caída de la tarde, Iom Hazicarón culminará con una oración especial de Izcor y una sirena que marcará el fin de esa jornada de tristeza, muerte y dolor nacional y el comienzo de los festejos de Iom Haatzmaút, que simbolizan alegría, vida y futuro.

En el mismo monte Herzl, a las 20 hs., se encenderán 12 antorchas, una por cada tribu del Pueblo de Israel.

En la Diáspora también se honra a todos los caídos, especialmente a los oriundos de esas naciones.

En la Argentina, el evento central será mañana, lunes, a las 10 hs., en la explanada del monumento a los caídos en las guerras y atentados en Israel, sito en la Parte Nueva del Cementerio Israelita de La Tablada.

El mismo es convocado por las principales entidades del judaísmo argentino (AMIA, DAIA, OSA, CUJA, FACCMA, FESERA y KKL), la Embajada de Israel, la Agencia Judía para Israel y la Organización Sionista Mundial, y en él tomarán parte el embajador Ilán Sztulman, junto con su cuerpo diplomático, autoridades comunitarias y alumnos de la Red Escolar Judía.

Al finalizar el acto el Embajador junto al resto de los presentes honrarán a los miembros de la comunidad judeoargentina que cayeron en defensa del estado judío, tanto durante operaciones militares como en actos terroristas, colocando una flor al pie de los cipreses que rodean la explanada a cuyo pie se encuentran ubicadas placas con los datos de los caídos.

También se recordará a las víctimas del atentado a la Embajada de Israel en la Argentina, que el 17 de marzo de 1992 cobró la vida de 29 personas e hirió a centenares, en el monumento lindero al monolito principal y al que recuerda a los 85 mártires del ataque a la AMIA, dos años después.

Dejá tu comentario

Coronavirus

Coronavirus: 7.428 casos confirmados en Israel y 40 muertes

Agencia AJN.- Una mujer de 70 años con afecciones preexistentes murió en el Hospital Ichilov. El número de casos confirmados en Israel aumenta a 7.428.

Publicado

el

Por

coronavirus

Agencia AJN.- El número de muertos por coronavirus en Israel aumentó a 40 el viernes por la noche, luego de que una mujer de 70 años con afecciones preexistentes falleciera en el Hospital Ichilov en Tel Aviv.

Más temprano el viernes, un hombre de 79 años murió en el Hospital Meir en Kfar Saba por coronavirus. Un hombre de 75 años de Pardes Hanna Karkur falleció también después de que su condición empeorara.

Cuatro de las 40 muertes en Israel por COVID-19 se registraron el viernes, según confirmó el canal 13 de la televisión israelí.

Según los datos actualizados publicados por el Ministerio de Salud el viernes por la noche, el número de casos confirmados de coronavirus en Israel ha aumentado a 7.824. De ellos, 113 están en estado grave y 96 están con un respirador.

Unos 115 de los casos están en condiciones moderadas y el resto en condiciones buenas. Unas 403 personas se recuperaron del virus y regresaron a sus hogares.

Además, el Ministerio dijo que 2.874 trabajadores de la salud están actualmente aislados debido al virus. De estos, 631 son médicos, 1.023 son enfermeros y 1.220 son otro tipo de personal médico.

Seguir leyendo

Israel

Coronavirus/Israel. Bennett y la guerra que no pensaba dirigir

Agencia AJN. El Ministerio de Defensa parece decidido a liderar la lucha de Israel contra el coronavirus. Mientras los principales protagonistas del gobierno cumplen la cuarentena por distintos motivos, la cartera que encabeza Bennett hizo un despliegue importante para atender la demanda de los israelíes mientras el Ministerio de Salud trabaja para cuidar a aquellos que luchan por respirar.

Publicado

el

Por

bene

Agencia AJN.- El ministro de Defensa de Israel, Naftali Bennett, adquirió un importante protagonismo ante el avance de coronavirus en ese país al garantizar una importante logística para hacer frente a la pandemia, aunque el mismo funcionario confesó que “esta no es la guerra que pensaba dirigir”.

Aunque el gobierno aún no ha declarado un estado de emergencia nacional, según la ley, el Comando del Frente Interior está autorizado a asumir la responsabilidad de gestionar la situación junto con las autoridades civiles.

La semana pasada, se ordenó a las IDF (Fuerzas de Defensa de Israel) que se hicieran cargo de los miembros mayores y vulnerables de la sociedad civil, proporcionándoles alimentos, equipos médicos y otras necesidades básicas. Miles de ancianos han sido atendidos por miles de soldados del Comando del Frente Interior en una operación llamada Golden Guards.

Las IDF están listas y dispuestas a tomar el control de la lucha de inmediato, dijeron altos funcionarios de Defensa.

Si bien puede que no sea la guerra que pensó que iba a dirigir, Bennett ha tenido un impresionante manejo de la crisis del coronavirus. Ha abierto varios hoteles de cuarentena, lo que permite que miles de israelíes se autoaislen de manera segura de sus familiares y amigos.

También desplegó cientos de soldados para acompañar a la policía en la aplicación del semi-cierre nacional; y adquirió millones de máscaras y otros equipos de protección.

El Ministerio de Defensa ha podido solucionar la falta de ventiladores en el país al convertir una fábrica de misiles en una que fabrica ventiladores. El radar utilizado para proteger las fronteras se está probando para controlar los signos vitales de los pacientes con coronavirus.

En medio de esta crisis, el servicio secreto israelí, el Mossad se convirtió en una suerte de Cruz Roja al traer al país 30 respiradores artificiales, 25.000 barbijos especiales y millones de barbijos quirúrgicos para los equipos médicos de todo el país.

Los cerebros de Start-up Nation están produciendo productos “Made in Israel” para combatir una pandemia global.
Al principio, el ministro de Defensa pidió al gobierno que realizara pruebas de coronavirus, diciendo que el Ministerio de Salud debería evaluar a más de 30.000 personas diariamente.

Si bien se ha ordenado al Ministerio de Salud que lleve a cabo dicho número, actualmente solo se realizan 7,000 pruebas diarias.

A pesar de que el número de israelíes diagnosticados con el virus continúa aumentando, y aunque el Ministerio de Defensa es capaz de manejar una pesadilla logística, el primer ministro Benjamin Netanyahu parece reacio a entregar la responsabilidad de la pandemia a Bennett.

La gestión de esta crisis ha mostrado una brecha en el liderazgo ya frágil del gobierno.
La crisis del coronavirus no se limita al Ministerio de Salud. Es una crisis multifacética y complicada que tendrá un impacto duradero en el Estado de Israel.

Mientras que el Ministerio de Salud trabaja para cuidar a aquellos que luchan por respirar, el Ministerio de Defensa tiene el mejor brazo logístico para asumir la responsabilidad.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!