Seguinos en las redes

Innovación

Israel. Científicos desarrollan una molécula que podría ralentizar la enfermedad de Alzheimer

Publicada

el

nas-1024×768

Agencia AJN.- Científicos israelíes del Technion – Instituto de Tecnología de Israel han desarrollado una molécula artificial que podría inhibir el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, posiblemente allanando el camino para un mejor tratamiento de la enfermedad.

Los científicos del Technion colaboraron con el Centro Nacional Francés de Investigación Científica (CRNS) y publicaron sus hallazgos en la revista científica semanal Angewandte Chemie, revisada por pares, publicada en nombre de la Sociedad Química Alemana.

El estudio fue dirigido por la profesora Galia Maayan y la estudiante de doctorado Anastasia Behar de la Facultad de Química Schulich del Technion, en colaboración con la profesora Christelle Hureau del Laboratoire de Chimie de Coordination du CNRS, Toulouse, Francia.

Los hallazgos mostraron que una acumulación de iones de cobre, al interactuar con la beta amiloide (Aβ), puede provocar toxicidad celular, provocando condiciones peligrosas, incluidas enfermedades degenerativas del cerebro, como el Alzheimer. Esta acumulación de cobre interrumpe la eliminación del Aβ, un péptido vinculado a las placas que se forman en el cerebro de los pacientes con Alzheimer.

Un estudio de 2013 que aparece en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences escrito por un grupo dirigido por Rashid Deane, profesor de investigación en el departamento de neurocirugía del Centro Médico de la Universidad de Rochester, dijo que la acumulación de cobre en el cuerpo aumenta la progresión de la enfermedad de Alzheimer evitando que las proteínas tóxicas salgan del cerebro. Más específicamente, la interacción del ión de cobre con el Aβ promueve ROS, o especies reactivas de oxígeno, sustancias químicas altamente reactivas formadas a partir del oxígeno. La producción de ROS debido a iones metálicos, como el cobre, provoca daños oxidativos en el péptido Aβ y la posible formación de placa amiloide.

Los investigadores han descubierto que la descomposición del complejo cobre-Aβ y la eliminación del cobre del amiloide previene la muerte celular y la inhibición de la enfermedad. La extracción de cobre se realiza mediante un proceso llamado quelación o utilizando moléculas que unen los iones de cobre y los extraen del amiloide.

La profesora de Química del Technion, Galia Maayan, no comenzó su carrera estudiando la acumulación de iones de cobre y su impacto en las enfermedades degenerativas. En cambio, simplemente se centró en la molécula.

“Soy químico. Entonces miré una molécula y dije: ‘Tengo esta molécula, tengo este ion metálico, en este caso, cobre, ¿Cómo puedo diseñar algo que sea selectivo para el cobre?’ Y luego pensé en otras aplicaciones ”, dijo la profesora según informó NoCamels, “ En mi primer año en el Technion cuando hice mi posdoctorado, aprendí mucho sobre estos péptidos imitadores o peptoides. Desarrollé quelantes que no son selectivos para iones metálicos específicos».

La profesora Maayan desarrolló la base para la unión de peptoides con cobre y zinc e investigó cómo los peptoides los unían, algo que dice que nadie había hecho hasta ese momento, pero no fue hasta que conoció a su primera estudiante de doctorado, Maria Baskin. (otra autora del artículo), que entendió que las moléculas podrían ser buenas para quelar iones metálicos relacionados con enfermedades específicas.

«Hablamos sobre el cobre, y luego comenzamos a pensar en el Alzheimer», dice, «y luego comenzamos a trabajar en ello».

El profesor Maayan y Baskin desarrollaron la primera generación de moléculas quelantes selectivas al cobre. Pero no eran solubles en agua, explica. «Para comenzar a fabricar los medicamentos que desea desarrollar, necesita que su molécula sea, al menos hasta cierto punto, soluble en agua».

Los investigadores del Technion desarrollaron su propio método para hacer que la molécula sea soluble en agua, sin cambiar su forma u organización, y patentaron el resultado. Por tanto, se creó un quelante peptoide soluble en agua que aún podía unir selectivamente cobre. Mientras tanto, Anastasia Behar, quien se unió al laboratorio de la Prof. Maayan mientras completaba su Maestría en Química en el Technion, fue enviada a Francia durante tres meses para trabajar con CRNS después de que la Prof. Maayan se conectara con la Prof. Christelle Hureau.

Behar le dijo, según NoCamels, que en Francia, los investigadores crearon entornos específicos donde podían simular procesos en el cerebro donde ocurría la acumulación de metales unidos a Aβ.

“Luego agregamos nuestra molécula y probamos si puede interactuar con la beta amiloide, sacar el cobre y detener la producción de radicales, lo que la molécula eventualmente hizo”, explica.

“Mientras trabajaba en la molécula, Nastia [Anastasia] aprendió a hacer experimentos bioquímicos para mostrar la biología que puede hacer la molécula. Todas las cosas que creemos pueden llevarnos hacia el desarrollo futuro de peptoides como medicamentos para el Alzheimer ”, dijo el Prof. Maayan.

Los investigadores del Technion desarrollaron su propio método para hacer que la molécula sea soluble en agua, sin cambiar su estructura o la forma en que estaba organizada. Esto fue probado en Francia. El quelante peptoide soluble en agua, una molécula sintética denominada P3, pudo realizar su tarea de forma selectiva. Se une fuertemente al cobre y forma CuP3, extrayendo el cobre del amiloide. De esta forma inhibe e incluso suprime la formación de oxidantes nocivos, sin crear nuevos procesos, que neutralicen la toxicidad amiloide.

El profesor Maayan dice que es importante tener en cuenta que la molécula que establecieron los investigadores no es la molécula real que les gustaría que se usara al crear tratamientos farmacológicos para el Alzheimer.

“Tiene problemas de solubilidad, problemas de estabilidad. Esta no es una molécula que vamos a desarrollar. Esto es solo una base ”, le dice a NoCamels,“ vamos a llevarlo más lejos y desarrollar más y más moléculas que serán mejores. En este momento, acabamos de poner los cimientos y este es el gran avance. Más adelante crearemos moléculas que sean más factibles «.

El siguiente paso, explica el profesor Maayan, es ir más allá de la imitación de un entorno de una célula o del cerebro en términos de una solución de PH y hacer más experimentos in vitro, o experimentos con células.

“Haremos algunos experimentos in vitro, luego optimizaremos la química nuevamente y luego volveremos a in vitro hasta que estemos listos para ir in vivo [con un organismo vivo]”, dice, “Es un proceso largo . Puede llevar varios años, pero vemos el camino para que no sea vago. Vemos el camino y ahora sabemos lo que tenemos que hacer «.

Dejá tu comentario

Innovación

Israel. Fabricantes diseñan dispositivos útiles para personas con discapacidades

Publicado

el

Por

main-pic-4-1168×657

Agencia AJN.- A Shani, una niña israelí de cinco años, le encanta dibujar y jugar, pero tiene una discapacidad que dificulta estas actividades típicas de la infancia.

Un equipo de voluntarios llamado «Drawing Dreams» creó un soporte de mano impreso en 3D que le permite dibujar, jugar y comer de forma independiente. Ha funcionado tan bien que la guardería de educación especial de Shani ha pedido unos cuantos más.

Este fue uno de los dispositivos premiados en el reciente Desafío Mundial de la Innovación, en el que 50 equipos de 15 países compitieron para resolver los problemas reales y cotidianos de las personas con discapacidad, tal y como los plantearon los propios interesados.

«En primer lugar, hay que identificar los problemas que son auténticos retos a los que se enfrentan estas poblaciones vulnerables, explica Gidi Grinstein, fundadora y presidenta de Tikkun Olam Makers (TOM), la organización sin ánimo de lucro que está detrás del reto.

«TOM sólo diseñará una prótesis en respuesta a una necesidad de una persona amputada, que tenga un problema que no tenga una solución asequible en el mercado o en el gobierno. Estas personas son expertas en sus necesidades, por lo que las llamamos ‘conocedores de necesidades’. Sólo cuando tenemos un conocedor de necesidades, lanzamos el programa de innovación».

Cada conocedor de la necesidad se une a un grupo voluntario de programadores, diseñadores, ingenieros y profesionales de la salud para encontrar una solución viable.

Y no sólo el conocedor de la necesidad puede disfrutar del fruto de este trabajo conjunto, sino que el diseño se sube a la biblioteca de TOM para que cualquier persona pueda reconstruirlo fácilmente y en cualquier lugar.

«Nuestra visión es crear la mayor biblioteca del mundo de soluciones gratuitas de código abierto para problemas desatendidos de las personas con discapacidad, los ancianos o los pobres», dice Grinstein.

«Nuestra visión no es sólo crear esta biblioteca de soluciones, sino también que se distribuyan a millones de usuarios de todo el mundo a través de impresoras 3D y espacios maker».

TOM aborda un problema sistémico en Israel y otras sociedades, dice Grinstein.

«Cuando serví en el gobierno de Israel, vi esa dramática brecha entre las tremendas capacidades de Israel en investigación y desarrollo de soluciones de defensa y la debilidad de las herramientas para crear y difundir soluciones para las necesidades agudas de las poblaciones vulnerables que no pueden permitirse las soluciones que necesitan», dice a ISRAEL21c.

«La visión era crear una plataforma que generara cientos y luego miles de inventos e innovaciones extremadamente accesibles y radicalmente asequibles», dice.

«Y luego, muy rápidamente, nos dimos cuenta de que el reto que contemplamos no es sólo un reto israelí, sino un reto global, y el enfoque que creamos ofrece una solución sistémica a un problema sistémico. Nuestra visión era crear el Bell Labs de las tecnologías de asistencia».

Como resultado, Grinstein -un emprendedor social en serie- trasladó TOM de Israel a Estados Unidos y globalizó la plataforma.

Así es como TOM llegó a mostrar algunas de sus últimas creaciones en el Pabellón de Estados Unidos en la Expo de Dubai.

«Desde el principio, TOM se diseñó para que sirviera también de plataforma que permitiera a la gente colaborar más allá de las fronteras políticas, religiosas y nacionales», dice Grinstein.

«La firma de los Acuerdos de Abraham creó una oportunidad histórica para aumentar la colaboración entre musulmanes, judíos y cristianos en todo Oriente Medio. Fui a Dubai y comencé a establecer nuestras relaciones allí y también en Abu Dhabi y Bahrein».

Además del equipo Drawing Dreams de Israel, otros dos equipos del Desafío Global de Innovación de TOM fueron elegidos para recibir 5.000 dólares cada uno por sus diseños.

El equipo «One-2-Go», de Estados Unidos, construyó un asiento de inodoro portátil adaptable para un chico de 16 años con discapacidad, que le permite utilizar el baño de forma más independiente mientras viaja. Se puede adaptar a casi cualquier inodoro y es resistente, ligero y duradero.

El tercer gran ganador, el equipo «Physiotherapy Talker Mount» de Alemania y España, abordó un problema planteado por una mujer que quería utilizar una «tableta parlante» mientras controlaba su silla de ruedas sin ayuda. El armazón impreso en 3D y el mecanismo electrónico elevan y bajan el talker fijado a la mesa de su silla de ruedas, logrando el objetivo deseado.

Ninguno de los 50 equipos que participaron en el desafío de 10 semanas se enfrentó a otro. Esto, señala Grinstein, es bastante inusual en los eventos de fabricantes de TOM.

«TOM se lanzó como una asociación con la Fundación Schusterman en julio de 2014. Pero diseñamos la visión de TOM en 2012 y empezamos a experimentar con su implementación más tarde ese mismo año, hasta que lanzamos el proyecto un año y medio después», explica.

«Hasta Covid, nuestro principal modo de funcionamiento eran los ‘makeathons’, que son maratones de innovación en los que los compañeros se reúnen con conocedores de las necesidades para formar equipos que compiten en un gran espacio durante 60 intensas horas a lo largo de tres días para crear un prototipo funcional.»

Entre 2014 y 2020, las comunidades TOM de todo el mundo celebraron más de 100 makeathons. Mientras tanto, los grupos de desarrolladores empezaron a reunirse durante largos periodos de tiempo para crear prototipos para sus conocedores de necesidades.

La pandemia provocó un giro hacia los retos de innovación que no requieren que la gente se reúna en el mismo espacio.

«Hicimos dos retos de innovación locales, en la Universidad de Michigan y en Georgia Tech, y luego nos lanzamos a la aventura con el Reto de Innovación Global», dice Grinstein.

El último desafío fue «tres veces mayor que el mayor makeathon que hemos celebrado, con un tercio del coste», señala.

«Es increíble la respuesta y la capacidad de tener 50 nuevas ideas y múltiples inventos procedentes de todo el mundo», añade.

«Pero aunque el coste de crear un prototipo se redujo en un 80%, también pagamos un precio en términos de construcción de la comunidad. Los Makeathons construyen nuestras comunidades. Los retos de innovación no lo hacen».

En el próximo desafío de TOM, en enero, participarán 100 equipos de los países de los Acuerdos de Abraham.

«Nos gusta la idea de duplicar nuestra operación cada año», dice Grinstein.

«Intentamos construir tanto el lado de la demanda de necesidades insatisfechas como el lado de la oferta de talento de clase mundial. Y a medida que tenemos más y más soluciones listas para ser distribuidas en nuestro sitio web, también estamos construyendo el sistema de distribución y pronto invitaremos a los makerspaces y a las personas que tienen impresoras 3D a unirse a nuestro movimiento incorporándose a nuestro sitio web.»

Si posees una impresora 3D y quieres ofrecer sus capacidades sobrantes, TOM te pondrá en contacto con personas necesitadas en tu zona.

«Prevemos miles de puntos de distribución, de modo que cada persona esté a poca distancia de la solución que necesita», concluye Grinstein.

Seguir leyendo

Innovación

El Jardín Botánico de Jerusalem lanza una exposición de arte de realidad aumentada a gran escala

Las instalaciones a gran escala son invisibles a simple vista. Para verlas, los visitantes deben utilizar una aplicación de realidad aumentada (RA) que superpone imágenes, textos y sonidos sobre los espacios verdes abiertos del jardín.

Publicado

el

Por

nocam
Una visitante sostiene su tablet para ver las obras de arte de realidad aumentada de Mohammed Kazem en el Jardín Botánico de Jerusalem.

Agencia AJN.- Una exposición de arte de realidad aumentada iniciada por el Jardín Botánico de Jerusalem está despertando un gran interés en todo el mundo.

La exposición, «Ver lo invisible», presenta 13 obras virtuales inmersivas de artistas consagrados y emergentes como Ai Weiwei, Refik Anadol, El Anatsui, Mohammed Kazem, Sarah Meyohas, Pamela Rosenkranz, Timur Si-Qin y los israelíes Sigalit Landau y Ori Gersht.
Las obras de realidad aumentada se han presentado en 12 jardines de seis países desde septiembre, incluido Israel.

Las instalaciones a gran escala son invisibles a simple vista. Para verlas, los visitantes deben utilizar una aplicación de realidad aumentada (RA) que superpone imágenes, textos y sonidos sobre los espacios verdes abiertos del jardín.

La RA es una versión mejorada del mundo físico real que se consigue cuando un entorno físico del mundo real se mejora con elementos visuales digitales generados por ordenador, sonido u otros estímulos sensoriales suministrados a través de la tecnología.

La idea de esta exposición partió del Jardín Botánico de Jerusalem en colaboración con el Outset Contemporary Art Fund, con el apoyo de la Jerusalem Foundation. El desarrollo de esta exposición de arte contemporáneo con realidad aumentada (RA) ha sido una colaboración internacional en todo momento. Se trata de la primera exposición de este tipo que se desarrolla en colaboración con jardines botánicos e instituciones artísticas de todo el mundo.

1
Obra de arte de realidad aumentada superpuesta de El Anatsui.

«El Jardín Botánico de Jerusalem colabora con muchos jardines botánicos de todo el mundo. Compartimos información científica sobre nuestras colecciones. En cuanto al arte y las exposiciones de arte, no habíamos tenido la oportunidad de liderar nada. Ha sido realmente emocionante liderar este proyecto», explica a NoCamels Hannah Rendell, directora ejecutiva del Jardín Botánico de Jerusalem.

La exposición se presentó en Australia, Israel, Sudáfrica, Reino Unido, Canadá y Estados Unidos, y estaba previsto que durara un año, desde septiembre de 2021 hasta agosto de 2022. Pero las solicitudes de esta muestra de arte al aire libre están creciendo y la exposición se está traduciendo a nuevos idiomas para satisfacer la demanda.

«Tenemos muchos jardines que se ponen en contacto con nosotros para hacerla el año que viene. Nos gustaría que [la guía de la exposición] se tradujera al español. Ya la tenemos en hebreo, árabe e inglés», dice Rendell. «Nuestro objetivo es llegar a 30-50 jardines el año que viene. Es muy, muy emocionante».

«Ver lo invisible» nació de la pandemia de COVID-19, durante la cual los museos y las galerías cerraron sus puertas y las visitas virtuales a las galerías eran la única forma de obtener una dosis de arte y cultura. Cuando el mundo empezó a aprender a convivir con el virus, empezaron a surgir exposiciones de arte al aire libre en los patios de los museos, en las plazas de las ciudades y en los jardines.

En Jerusalem, una exposición de arte al aire libre de 2020 del Jardín Botánico de Jerusalem, denominada «Retorno a la naturaleza», acogió 16 esculturas de artistas israelíes repartidas por los jardines. Tuvo una buena acogida y deleitó a muchos amantes del arte y la naturaleza, que por fin pudieron salir a disfrutar de un día de cultura. La junta directiva del Jardín Botánico de Jerusalem se contagió del gusanillo del arte para desarrollar una nueva exposición.

2
Obra de arte de realidad aumentada de El Anatsui.

«Los jardines de todo el mundo se han comprometido con proyectos artísticos a lo largo de los años», explica a NoCamels Hadas Maor, comisaria de la exposición de 2020 y co-comisaria de la exposición «Ver lo invisible» con Tal Michael Haring.

Los costes de la importación de arte y la posibilidad de destruir la flora son los aspectos entre bastidores que llevaron a pensar en un tipo diferente de escaparate artístico para los jardines botánicos.

«La mayoría de los jardines botánicos utilizan el arte como forma de captar nuevos públicos y hacer que la gente venga a su jardín. Pero tiene un coste… el transporte de las esculturas o de las obras, puede destruir la flora, ocupa espacio dentro del jardín, los seguros masivos y la huella de carbono. Así que, de entrada, el aspecto digital [de esta exposición] eliminó todas estas cosas», dice Rendell.
Obra de AR del artista Isaac Julien en el Jardín Botánico de San Diego. Cortesía: Jardín Botánico de Jerusalem.

Mientras que los museos de arte de todo el mundo añadieron a sus colecciones experiencias digitales que podían verse desde casa durante los primeros días de la pandemia de Covid-19, para ver esta exposición, los visitantes deben estar presentes en uno de los jardines botánicos participantes y utilizar la aplicación móvil «Seeing the Invisible» (desarrollada para este proyecto) in situ. Cada jardín cuenta con un mapa de recorrido que hay que seguir, y en cada lugar, un poste indicador físico marca la zona que hay que escanear para que las obras de arte cobren vida.

3
Una foto de una obra de arte de la artista Sarah Meyohas en los jardines de Cranbourne, Australia.

«Esta plataforma es hermosa porque realmente abre un gran campo de acción», dice Maor. «Es inmersiva. Hay que entrar en la obra para descubrirla».

Se trata de una exposición que se exhibe en diferentes jardines. Pero incluso así, cada ruta de senderismo fue comisariada para su entorno específico.

«Hemos comisariado la exposición con un corpus de 13 obras. Las obras son las mismas. Cada jardín es diferente, y lo comisariamos de forma ligeramente distinta para cada jardín. Así que son como 12 variaciones diferentes de la misma exposición», dice Maor.

«Ver lo invisible» tiene que ver tanto con las obras de arte como con la vegetación que las rodea. La exposición aborda temas como la naturaleza, el medio ambiente y la sostenibilidad, y explora las conexiones entre el arte, la tecnología y la naturaleza.

«Los visitantes descubren el jardín a la vez que descubren las obras, se combina», dice Maor. «Hay que recorrer el jardín, se ve la diferente vegetación, se pasa de una zona seca a otra húmeda. Por ejemplo, la obra de Jakob Kudsk Steensen de un órgano de cactus escaneado en 3D está colocada en todos los jardines en una zona que tiene un tipo de vegetación similar. Hay un pensamiento específico sobre la posición de cada obra en cada jardín, que el visitante acumula sin siquiera pensarlo».

4
Obra del artista Isaac Julien en el Jardín Botánico de San Diego.

Maor reitera que, a pesar de ser una exposición digital, «Ver lo invisible» no puede experimentarse en línea, sino que requiere que la gente visite físicamente los jardines. Ella lo denomina experiencia «fitogital», que combina la ubicación física y la manifestación digital.

«No creo que vaya a sustituir a los museos, y no creo que las tecnologías de RA o RV vayan a disminuir una pintura, una escultura, una fotografía o un videoarte. Es otro medio que ha penetrado en el campo del arte», dice Maor, sobre la necesidad de considerar los ámbitos físico y digital en el mundo del arte.

Algunas de las 13 instalaciones de esta exposición «existían antes en una dimensión física y se trasladaron a la RA, y algunas obras se crearon especialmente para la exposición», dice Maor.

5
Obra de del artista Timur Si-Qin.

La exposición incluye la instalación Salt Stalagmite #1 de Landau, que explora la noción de puente como medio para conectar personas, culturas y lenguas, y activar la paz.

La jaula dorada a gran escala de Weiwei, que aborda las estructuras de poder, el confinamiento y la restricción, así como la preservación y el cuidado; y la figura digital de Daito Manabe, que baila sin cesar y se transforma en nuevas formas en contra de las leyes de la física.
Traiga auriculares para escuchar y ver Anamazon (Limb), de Pamela Rosenkranz, mientras pulsa y rezuma, o para ver y escuchar la hipnotizante obra de inteligencia artificial de Refik Anadol, que nos empuja a experimentar una naturaleza alternativa, o para ver y escuchar cómo el sensual y un ramo de flores de Gersht estallan en la naturaleza, o para sumergirse en las cuevas glaciares de Islandia con la experiencia de cinco pantallas de Isaac Julien.

Acérquese a cualquiera de los 12 jardines botánicos de todo el mundo que acogen ahora la exposición de arte contemporáneo de realidad aumentada «Seeing the Invisible», y llévese una tableta o un smartphone.

6
Obra de arte de Jakob Kudsk Steensen.

«Es una especie de juego mental», dice Maor. «Todo está en la pantalla, pero sientes que estás en el arte. Ésa es la experiencia fílmica».

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!