Seguinos en las redes

Galería Multimedia

Israel. La juventud de Tel Aviv celebra la festividad judía en las calles en una aparente vuelta a la normalidad

Agencia AJN.- Con la acelerada campaña de vacunación que ya tiene inoculada a más de la mitad de la población israelí, la llegada de Purim, el carnaval judío, devolvió el color y la alegría a la ciudad costera, que entre disfraces y música parece haber recuperado la vida. El toque de queda nocturno impuesto por el gobierno para evitar las aglomeraciones y los grandes festejos para impedir la propagación del coronavirus hicieron que, con la llegada del fin de semana, la celebración se traslade a las calles durante el día.

Publicada

el

B1g1rWKIfd_0_0_1280_720_0_x-large

Agencia AJN.- Gracias a un clima agradable y a la normativa impuesta del gobierno que establece un toque de queda nocturno a partir de las 20:30, las calles de Tel Aviv recobraron su color gracias a la llegada de Purim, el carnaval judío, en el que todos los ciudadanos salen a las calles disfrazados. Las familias con niños llenaron las áreas públicas y los jóvenes celebraron en los callejones del mercado de Carmel y la plaza Dizengoff.

El cierre nocturno no impidió que miles de personas celebraran Purim este viernes en áreas públicas, desde las calles céntricas hasta el paseo marítimo de Tel Aviv. Mientras que en el césped y en la playa la mayoría de los disfrazados eran familias con niños disfrutando del agradable clima, el mercado Shuk HaCarmel recibió a cientos de jóvenes que se agolparon frente a los restaurantes de comida y “pubs” que vendían alcohol.

B1cAc2t8zd_0_0_3000_2000_0_x-large

La amplia campaña de vacunación de Israel, líder a nivel mundial, permitió a la población un festejo más distendido, a pesar de las indicaciones de las autoridades. Hasta el viernes por la mañana, 4,65 millones de personas habían recibido la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus, lo que representa aproximadamente el 50% de la población total de Israel de 9,25 millones. De ellos, 3.275 millones también recibieron la segunda dosis de la vacuna.

rkM9v8KUfO_0_0_1280_853_0_x-large

A excepción de un oficial de policía que llegó al lugar a primera hora de la tarde, no se observó ninguna presencia de fuerzas de seguridad significativa en el área, según informó YNET. Los israelíes celebraron y bailaron sin barbijos y sin mantener distancia social, desoyendo el pedido del primer ministro Netanyahu y de las autoridades de salud.

H1VNlLIz00_0_0_1280_853_0_x-large

Tras la apertura de gran parte de la economía esta semana, en consonancia con el masivo plan de vacunación contra el COVID-19, la tendencia a la disminución de las tasas de infección se ha detenido y ciertos indicadores vuelven a alertar sobre un alza en los contagios, según informa el diario The Times of Israel en base a los datos difundidos por el Centro Nacional de Información y Conocimiento del Coronavirus, que opera bajo la Inteligencia Militar y el Ministerio de Salud.

H1ZEg8IGd_0_0_1280_853_0_x-large

A principios de esta semana, el gobierno votó a favor de implementar un toque de queda nocturno en un esfuerzo por evitar que el público celebre la festividad de Purim organizando grandes fiestas, que el año pasado dieron paso al primer brote masivo de COVID-19 en Israel.

r1xKaL8f00_0_0_1280_853_0_x-large

De esta forma, se dispuso que partir de las 8:30 de la noche y hasta las 5 de la mañana no se permitirá que el público deambule a más de 1.000 metros de sus hogares, a excepción de casos de emergencia. Aquellos que violen las restricciones se enfrentarán a una multa de 500 NIS (más de 150 dólares). Por esa razón, este año la celebración se hizo durante el día.

Según un informe difundido este viernes por la Dirección de Inteligencia Militar, a pesar de los avances en la vacunación de la población, se espera un aumento de la tasa de contagio en los próximos días, tras una ralentización del descenso de la tasa de contagio en los últimos días.

BkmR5nFUGu_0_0_3000_2000_0_x-large

Fotos: YNET.

Dejá tu comentario

Galería Multimedia

Galería Multimedia. Diez recorridos imperdibles por el desierto de Israel

Publicado

el

Por

wiki-avdat-1168×657

Agencia AJN.- Israel se destaca, entre otras cosas, por la diversidad de sus paisajes naturales. Desde los bosques floreados del norte hasta el desértico sur, pasando por las playas cálidas del centro del país, la gran variedad medioambiental ofrece un vasto recorrido por todo tipo de biomas. Uno de ellos es el desierto, que representa una gran parte del territorio israelí y que tiene un encanto único a la hora de recorrer el pequeño estado de Medio Oriente.

A continuación, un recuento de diez recorridos que se pueden hacer por el desierto israelí:

1. Monte Tzfajot

Esta es la excursión por excelencia de los aventureros que se alojan en la Escuela de Campo de Eilat. Al este del establecimiento se halla el extremo sur del Sendero Nacional de Israel de unos mil kilómetros.

La institución educativa está en el camino que conduce a la frontera egipcia en Taba.

El recorrido comienza con un ascenso bien empinado (empieza al nivel del mar y sube de forma directa) que no es particularmente bello que pero una vez que se alcanza la cima, la recompensa es una vista panorámica espectacular de toda la zona del Mar Rojo. De hecho, desde allí arriba es posible ver cuatro países desde un solo punto de vista: Israel, Jordania, Egipto y la punta de Arabia Saudita.

Con la vista regocijando los ojos, los excursionistas tienen varias opciones para el descenso. Si eligen la opción más larga (cerca de cuatro horas), finalizarán cerca de Taban, donde pueden tomar un autobús o un taxi de regreso al automóvil aparcado.

2. Pilares de Amram

AmramsPillars

No es necesario recorrer todo el Sendero Nacional de Israel para conocer algunos de sus tramos más lindos. Conduciendo unos 15 minutos hacia el norte desde Eilat por la autopista 90, hay que girar hacia los Pilares de Amram. En otro cuarto de hora, hay que andar un camino de tierra lleno de baches.

Para este recorrido es necesario el uso de dos automóviles: cuando la carretera se bifurque, hay que conducir unos tres kilómetros a la izquierda y estacionar cerca del Cañón Negro. Luego se debe doblar hacia atrás y dejar el otro automóvil cerca de los Pilares de Amram, una formación rocosa natural al final de un pequeño cañón.
El traslado de ida y vuelta de los autos puede demorar hasta una hora, así que hay que incorporar ese lapso al tiempo total de caminata.

Luego de ver a los majestuosos pilares, se puede continuar por el monte Amir hasta la cima, donde es posible disfrutar de unas increíbles excelentes. A medida que se desciende, hay que tomar el sendero nacional hacia el sur para llegar al otro automóvil.
Una ruta alternativa pasa por un cañón lleno de antiguas minas de cobre y pozos de excavación. Toda la excursión dura alrededor de tres horas.

3. El Cañón Negro

Black-Canyon-1

Aquí hay que seguir las mismas instrucciones para los pilares de Amram y deja el automóvil al final del cruce en dirección sur. El Cañón Negro -de un kilómetro de largo- está repleto de formaciones de piedra de basalto gris y negro, tiza de piedra caliza blanca y estrechos pasadizos por los que es divertido escalar y deslizarse. Hay sombra también al mediodía.

El Cañón Negro es un recorrido circular y la mejor forma de transitarlo es desde la parte trasera para para deslizarse por los pasillos en lugar de escalar (esta también es una opción y va con los gustos). Es posible completar el circuito en aproximadamente dos horas. Si lo que reina es la ambición de conocer más, vale la pena agregarlo a la visita a los Pilares de Amram.

4. El Cañón Rojo

Red-Canyon

Hay que viajar al norte desde Eilat por la autopista 12 hasta ver las señales del Cañón Rojo, que es, como su nombre lo indica, de color rojo por la arenisca de Nubia. Se empieza por descender hasta el cañón -hay varios puntos con escaleras- y hay que estar preparado para un “atasco de tráfico” en los períodos pico de caminatas porque el cañón no es lo suficientemente ancho para permitir que más de una persona pase a la vez a través suyo.

En sí, el cañón es relativamente corto. El resto del paseo por Najal Shani es menos pintoresco y sin sombra pero tiene un final desafiante que consta de una subida empinada para poder disfrutar de unas vistas increíbles de Egipto.
Este es un sendero circular que toma tres horas. Cuando se regresa al automóvil, aes bueno aprovechar el furgón de helados que suele estar allí estacionado.

5. Parque Tima

shutterstock_111452609

Hay tanto que hacer y ver en el Parque Timna -junto a la autopista 90, al norte de Eilat- que el mejor consejo es llegar bien temprano a la mañana. Una vez allí, hay que coger un mapa para visitantes en la entrada y decidir qué es lo que interesa recorrer.

Se puede conducir hasta los Pilares de Salomón, dos formaciones rocosas con siglos de antigüedad que adquirieron su forma debido a la erosión hídrica a través de fracturas en el acantilado de arenisca.

Lo mejor es caminar y observar todos los rincones y recovecos, pero también es genial seguir un camino más desafiante (unas cuatro horas) que pasa por encima de los pilares y que regala magníficas vistas. Son apenas cuatro kilómetros pero hay algunas subidas y bajadas empinadas a las que prestarles atención.

Si se busca una caminata más familiar, hay que visitar el Cañón Rosa que conduce a la “Cueva Romana”, una antigua estructura con una inscripción nabatea funeraria.

Más simple es la recorrida de 45 minutos hasta la colina Boreg. En Timna hay que abonar una tarifa de entrada, por lo que regresar durante varios días puede resultar costoso.

6. Parque Nacional Ein Avdat

shutterstock_111452609

De camino a Mitzpé Ramon o Eilat, muchos visitantes del sur de Israel hacen una peregrinación a la tumba de David Ben Gurion, el primer jefe de Gobierno del país, en Sde Boker.

En este kibutz hay una breve pero encantadora caminata que comienza junto a la tumba en Ein Avdat, un cañón lleno de sorprendentes manantiales y cascadas. Es un oasis escondido en el desierto.

Ein Avdat lleva el nombre de la ciudad nabatea que se encontraba en la antigua ruta de las especias. En el sendero, que es parte de Najal Zin, se pasa por varias cuevas que fueron usadas por los monjes bizantinos a partir del siglo VI, así como por un observatorio en el extremo superior.

Allí es posible cruzarse con ejemplares de la cabra montés local. La caminata de una hora se puede hacer en una sola dirección, por lo que si se puede, es mejor aparcar un segundo automóvil en el segundo estacionamiento al final para ahorrarse el hecho de tener que caminar de regreso por la carretera menos pintoresca sobre el cañón.

7. Najal Peres

7-by-Ron-Skili

Najal Peres es la caminata más desafiante de esta ya que toma entre seis y ocho horas completarla e incluye algunas subidas empinadas. Este es un clásico de Israel que incluye acantilados desérticos, cascadas y pozos de agua.
Se necesita dos automóviles para esto: lo ideal es aparcar uno en la estación de servicio donde se encuentran las carreteras 90 y 25 y el otro al comienzo de la caminata, a 13 kilómetros, por la autopista 25.

Los pozos de agua son un desvío a unos seis kilómetros del sendero. Vale la pena conocerlos e incluso es posible nadar si hace suficiente calor.

Antes del ascenso final fuera del cañón, se recomienda caminar algo más hacia una “ventana” que da a una cascada con una vista increíble. Si solo se cuenta con un automóvil, también es posible volver por el sendero negro justo después de los pozos de agua.

8. Reserva Natural de Pura

Si bien la recomendación de esta lista es hacer senderismo en otoño, la Reserva Natural de Pura es ideal para ser recorrida en primavera por la cantidad de flores que crecen solo en esa época del año.

Las flores son raras en la mayor parte del desierto pero no así en la Reserva Natural de Pura (“Shmurat Pura”, en hebreo) ubicada en el extremo norte del Néguev. El sitio cuenta con un estacionamiento junto a la autopista 40, justo al sur de donde se une con la autopista 6 y al norte del cruce de Kama.

El recorrido tarda unas cuatro horas en ser recorrido y en su mayoría es llano pero hay una subida a Tel Nagila, un asentamiento que se fundó en el período Calcolítico.

En la zona es posible ver los restos de un puente ferroviario turco que alguna vez unió Beersheva con Lod. También hay un lago estacional, una presa y muchas anémonas rojas.

Para completar la exótica experiencia en la misma zona con menos “riegos”, se recomienda conocer la granja Philip, que ofrece recorridos en carruajes tirados por mulas.

9. Ein Saharonim

Ein-Saharonim

Las dos últimas caminatas de nuestra lista se encuentran en el cráter Mitzpé Ramon. Para recorrer ambas hay que conducirá hacia el campamento de Be’erot junto a la autopista 40 en el medio del cráter.

Be’erot también tiene una tienda beduina donde se sirve café, té y otros refrescos. Para el primer recorrido -el más sencillo- hay que seguir manejando otros tres kilómetros hasta el estacionamiento de Ein Saharonim. Allí hay una vieja estación nabatea y un manantial, que es también el lugar donde es más probable ver animales en busca de agua.

Un antiguo caravasar nabateo (fuerte) se encuentra allí cerca y se puede explorar antes de emprender la caminata en sí, un sendero de dos a tres horas en Parsat Nekarot (la “herradura”).

El pintoresco circuito serpentea a través de piedra caliza blanca del cañón de Nekarot. Al final se vuelve al estacionamiento de Ein Saharonim.

10. Monte Ardon

shutterstock_51382387

Si lo que se busca es un recorrido más largo (unas siete horas) y desafiante en el cráter Ramon, es bueno acampar en Be’erot pero luego dirigirse al monte Ardon.

Es una caminata hermosa pero empinada, lo que hace que sus 11 kilómetros parezcan mucho más largos.

Se recomienda empezar bien temprano al amanecer. La cima del monte Ardon se encuentra en el corazón del cráter y ofrece impresionantes vistas de arena multicolor desde todos los lados.

A 702 metros sobre el nivel del mar, el monte Ardon es lo que los geólogos llaman una “inversión de relieve”: originalmente no era una montaña sino un valle. Con el tiempo, las montañas circundantes fueron arrasadas por la lluvia y la erosión, dejando solo el antiguo valle de Ardon como el punto más alto de la zona.

El descenso desde la cima puede ser resbaladizo así que mejor tomárselo con calma.

Fuente: ISRAEL21c

Seguir leyendo

Galería Multimedia

Diez fabulosos castillos y fortalezas de Israel

En el país hay una serie de asombrosas construcciones: de palacios en acantilados del desierto hasta salones de caballeros e imponentes fortalezas.

Publicado

el

Por

0

Cuando la gente piensa en Israel, no son muchos los que relacionen al país con castillos y palacios.

Esto es una pena ya que el país cuenta con algunos edificios realmente grandiosos. Algunos de ellos se remontan a miles de años mientras que otros son más recientes en el tiempo pero todos son parte de una historia fascinante que incluye imperios extinguidos y luchas de poder dignas de una serie de Netflix.

Aquí presentamos los que consideramos los 10 mejores castillos y fortalezas para que puedan ser admirados y, por qué no, visitados.

1. Castillo de Belvoir
1
Foto del castillo de Belvoir: Shutterstock

Como muchos de los castillos y fortalezas repartidos en todo el país, el “Chateau Belvoir” fue construido por los cruzados que rigieron Tierra Santa desde el siglo XII al XIII. Ubicado cerca del Mar de Galilea, se trata de un castillo concéntrico (tiene dos circuitos de murallas defensivas uno dentro del otro).

La construcción fue destruida por los conquistadores musulmanes a principios del siglo XIII para asegurarse de que las fuerzas cruzadas no lo volvieran a ocupar en el futuro.
Por suerte solo destruyeron el piso superior y rellenaron el foso, dejando intacta la base que aún hoy es posible ver.
En la actualidad, el castillo es parte de un parque nacional, el castillo cuenta no solo con grandes ruinas sino también con una impresionante vista panorámica.

2. Castillo de Cafarlet
2
Foto del castillo de Cafarlet: Tokar/Shutterstock
El castillo de Cafarlet, ubicado en lo que hoy es el moshav Habonim en la costa centro-norte de Israel, es muy misterioso porque hay pocos registros históricos acerca de él. Lo más probablemente es que fuera construido por los gobernantes musulmanes de la Tierra de Israel entre los siglos VIII y IX junto a fortificaciones similares erigidas a lo largo de la costa para proteger la zona de los invasores cristianos bizantinos.

El castillo rectangular tenía torres de vigilancia en cada esquina y todas sufrieron reconstrucciones cuando fueron tomadas por los cruzados. Finalmente, el área fue nuevamente conquistada por invasores musulmanes y el castillo y el área circundante comenzaron a deteriorarse.
Hoy en día, el sitio está fuera de la carretera y no es mantenido por lo que quizás sea mejor disfrutarlo a distancia.

3. Ciudadela de David
3
Foto de la ciudadela de David: Aleksandar Todorovic/Shutterstock

Se trata de uno de los monumentos más conocidos de Jerusalén y está ubicada a la entrada de la Ciudad Vieja. Es un complejo imponente que originalmente fue el sitio de las torres de vigilancia del rey Herodes hace unos 2000 años.
Más tarde fue convertido en una fortaleza por los gobernantes árabes de Jerusalén, más fortificada por los cruzados y luego reforzada por los musulmanes que regresaban a dominar Tierra Santa.
El minarete que ahora lo adorna fue agregado por los otomanos, que también la rodearon con un foso. Por estos días, la ciudadela alberga descubrimientos arqueológicos, el Museo de la Torre de David y un impresionante espectáculo de luz y sonido.

4. Castillo de Nimrod
4
Foto del castillo de Nimrod: Alla Khananashvili/Shutterstock
El castillo de Nimrod en las laderas del monte Hermón en el norte de Israel parece sacado directamente de la serie “Juego de tronos”. Se ve medieval y todo.
El enorme complejo fue construido por gobernantes musulmanes en un lugar estratégico para proteger la importante ruta a Damasco.

Hace cientos de años cayó en desuso pero aún coronaba en gran medida el paisaje local, lo que incluso llevó a Mark Twain a llamarlo “la ruina más majestuosa de ese tipo en la tierra”. Hoy es un parque nacional abierto al público y contiene una inscripción de piedra antigua, arquitectura deslumbrante y magníficas vistas.

5. Castillo de Montfort
5
Foto del castillo de Montfort: Shimon Bar/Shutterstock

Este es único en su tipo. Sí, el castillo de Montfort es de la era de los cruzados pero fue construido no para proteger el reino cristiano de los invasores árabes, sino para albergar a algunos miembros de la Administración de la Orden Teutónica y cuidarlos de los cruzados rivales.
Construido en el siglo XIII, está ubicado en un escarpado acantilado en el norte de la Galilea y está rodeado de un frondoso bosque verde.
Por estos días forma parte de un parque nacional que también alberga plantas exóticas y en peligro de extinción.

6. Masada
6
Foto de Masada: StockStudio Aerials/Shutterstock

Masada es, posiblemente, la fortaleza más asombrosa de esta lista. Se trata de uno de los principales sitios arqueológicos de Israel.
Elevado en lo alto de un acantilado en el desierto de Judea, este complejo albergaba los palacios del rey Herodes y allí fue donde los rebeldes judíos volvieron a fortificar la cima para defenderse de los romanos hasta que, según indica la tradición, se suicidaron en el 74 d.C. para no caer cautivos.

El Parque Nacional de Masada es uno de los lugares turísticos más visitados del país y a él se accede por dos senderos para caminar o un teleférico. El mejor momento para visitarlo es el amanecer, cuando el desierto y el adyacente Mar Muerto se iluminan con los primeros rayos de sol.

7. Fortaleza de Apolonia
7
Foto de la fortaleza de Apolonia: Yosefer/Shutterstock

Apolonia es una ciudad costera antigua, fundada a más tardar en el siglo IV a. C. Ella fue hogar de samaritanos, griegos, romanos, musulmanes, cruzados, inmigrantes judíos y, más recientemente, israelíes de buen pasar.
Los cruzados dejaron la huella más memorable en el lugar en forma de una fortaleza que se adentra en el mar.
La construcción existió de forma completa unos 24 años antes de que ser arrasada por los conquistadores musulmanes.
Actualmente es parte de una popular reserva natural que también incluye una villa romana, un foso y una mezquita.

8. Fuerte de Antipatris
8
El fuerte de Antipatris, también conocido como Binar Bashi (fuerte, en turco), fue construido a fines del siglo XVI por los gobernantes otomanos de la Tierra de Israel para proteger el pasaje entre las fuentes -o manantiales- del río Yarkon y áreas más distantes.
Se halla en la antigua ruta comercial Vía Maris que une a Egipto con Siria. El impresionante fuerte ahora es parte del Parque Nacional Tel Afek, que incluye un lago y extensos terrenos recreativos.

9. Fortaleza Hospitalaria de Acre
9
Foto de la Fortaleza Hospitalaria de Akko: Ilia Torlin/Shutterstock

La Orden Hospitalaria de los cruzados construyó esta extraordinaria fortaleza en Akko (San Juan de Acre) en el siglo XII cuando ellos y otras comunidades cristianas residían en la ciudad portuaria del norte.
Los restos de su complejo incluyen un patio, lo que era una puerta fuertemente asegurada y una torre de entrada. Además está el comedor de los caballeros, una enorme sala de piedra con pilares que es posible imaginar repleta de soldados con armaduras brillantes devorando sus carnes asadas.

10. Fortaleza de Atlit
10
Foto de la fortaleza de Atlit: Hadas Parush/Flash90

Cuando los cruzados construyeron la fortaleza en Atlit en el siglo XIII, poco sabían que algún día se convertiría en un campamento de comandos de la Marina de Israel y que fascinaría al público (al que no se le permite entrar). Además de ser una fortaleza enorme y bien ubicada, el sitio fue el último bastión de los cruzados en la Tierra de Israel desde donde los últimos caballeros cristianos partieron de regreso a Europa.

Con los años, las piedras de la fortaleza se usaron para construir nuevas edificaciones en ciudades cercanas y todo el lugar sufrió daños por un terremoto en el siglo XIX.
De todos modos , es una vista imponente, sobre todo cuando uno en los buceadores secretos que acechan debajo.

Por Naama Barak – Fuente: israel21c.org

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!