Seguinos en las redes

Israel

Israel: Miembros del Likud esperan que Netanyahu renuncie a su puesto de líder del partido y la oposición

Al no reunirse con los dignatarios y jefes de Estado visitantes, Netanyahu está mostrando su desprecio por el gobierno que él y sus seguidores consideran ilegítimo.

Publicada

el

netanyahu

Agencia AJN.- A mediados de agosto, el ex primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, voló a Hawái junto con su esposa Sara y su hijo mayor Yair. El viaje fue memorable por varias razones. En ese momento, el gobierno israelí advertía a sus ciudadanos que no volaran al extranjero debido al inicio de la cuarta ola de la pandemia. Netanyahu hizo caso omiso de la advertencia y se embarcó en un vuelo a San Francisco, y fue la primera vez en 12 años que volaba en un vuelo comercial. No hubo aviones chárter ni jets privados. Llevaba seguridad, pero volaba como un ciudadano normal. Una foto mostraba a Netanyahu esperando en la cola de lo que parecía un mostrador de facturación sentado en uno de esos vagones de equipaje que se pagan en los aeropuertos estadounidenses. No parecía contento.

Dentro del Likud, algunos miembros como Nir Barkat intuían lo que ocurriría cuando los Netanyahu llegaran a Hawái. Barkat, un empresario tecnológico que ganó cientos de millones antes de entrar en la política, había estado dos veces en Hawái con su familia. En aquel momento, dijo a algunos de sus colaboradores más cercanos que era imposible que Netanyahu volviera tan rápido.

Y tenía razón. Primero, Netanyahu prolongó su viaje. Luego, cuando regresó, su mujer y su hijo decidieron quedarse un poco más. Cuando a Sara le llegó la hora de volver a Israel, Yair aún no había tenido suficiente. Quería un poco más de tiempo en el paraíso.

Fue -como lo llamaron después los miembros del Likud- el «efecto Hawái».

Según algunos, todavía no se le ha pasado del todo. Netanyahu, dicen estos diputados, no es el mismo que cuando el actual gobierno fue establecido por Naftali Bennett y Yair Lapid en junio.

En esas primeras semanas, Netanyahu prometió a todo el que quisiera escuchar que el nuevo gobierno iba a caer en cuestión de semanas. Cuando eso no ocurrió, se convirtió en cuestión de meses. Hasta la semana pasada, seguía diciendo a los miembros del partido que existía la posibilidad de que el gobierno cayera antes de que se aprobaran los presupuestos del Estado.

Esta columna se escribe después de que el presupuesto de 2021 haya sido aprobado esta semana, y antes de la votación del presupuesto de 2022. Netanyahu y sus colaboradores llevan semanas intentando reclutar a un tránsfuga entre las filas de la llamada «coalición del cambio» para que vote en contra del presupuesto, pero hasta ahora sólo han encontrado el fracaso. Netanyahu incluso tuvo un momento embarazoso el jueves por la mañana, cuando él -uno de los tres diputados más veteranos de la cámara- votó accidentalmente con la coalición a favor de una de las enmiendas al presupuesto.

Pero incluso sin el presupuesto, a muchos en el Likud les parece que Netanyahu ha abandonado el trabajo parlamentario que se espera del líder de la oposición.

Sí, de vez en cuando da un discurso encendido contra Bennett, pero se sabe que se salta las votaciones y las reuniones importantes de la facción, y no se reúne con los dignatarios extranjeros que visitan Israel. Esta podría ser su forma de protestar contra el nuevo gobierno: al no reunirse con los dignatarios y jefes de Estado visitantes, está mostrando su desprecio por el gobierno que él y sus seguidores consideran ilegítimo.

Por otro lado, está perdiendo la oportunidad de demostrar que sigue siendo un estadista al que buscan los funcionarios extranjeros. Como jefe de la oposición, está en su derecho y en línea con el protocolo pedir esas reuniones.

Sea cual sea el motivo, hay varios miembros de alto nivel dentro del Likud que esperan y rezan para que, tras la aprobación del presupuesto, Netanyahu dimita finalmente. Además del «efecto Hawái», están buscando otros signos de que esto ocurra.

Dentro de dos meses, por ejemplo, el servicio de seguridad al que Sara y sus hijos Yair y Avner se han acostumbrado durante los últimos 12 años desaparecerá de repente. Ya no habrá un coche y guardias de seguridad que acompañen a los Netanyahu en sus viajes al extranjero y en sus desplazamientos por Israel.

Y luego está el juicio en curso de Netanyahu. El 16 de noviembre, Nir Hefetz, un antiguo ayudante de Netanyahu y testigo estrella del Estado, empezará a testificar en el Caso 4000, la parte de soborno del juicio relacionado con el asunto Bezeq-Walla. A pesar de las protestas de Netanyahu, el juicio avanza a toda máquina, y se va perfilando el cuadro de cómo intentó supuestamente manipular la cobertura a cambio de beneficios normativos.

Así que, si quisiera intentar llegar a un acuerdo, ahora podría ser el mejor momento, porque el fiscal general Avichai Mandelblit va a dimitir en febrero.

La búsqueda de su sustituto ya ha comenzado, y aunque el próximo fiscal general tendrá que seguir supervisando el juicio, quien obtenga el puesto no estará tan involucrado en el resultado. Por otro lado, Mandelblit (incluso fuera del Ministerio de Justicia) sabe que su legado depende de que el juicio a Netanyahu acabe en una condena.

Fue su decisión acusar al ex primer ministro, y lo que ocurra en el caso determinará su legado. Pero su sustituto tendrá menos dedicación: no le importará tanto si Netanyahu es absuelto como a Mandelblit.

Netanyahu lo sabe y, por ello, podría inclinarse por llegar a un acuerdo con Mandelblit antes de dimitir dentro de tres meses. ¿Lo hará? La opción no se puede descartar.

Y aquí es donde podría ponerse realmente interesante. Si Netanyahu dimite repentinamente, el Likud tendrá que celebrar primarias en un par de meses para elegir un nuevo presidente.

Los expertos del partido esperan una larga lista de candidatos, algunos de los cuales ya han anunciado que se presentarán, mientras que otros siguen esperando. Los principales candidatos son Nir Barkat, Israel Katz, Gilad Erdan, Miri Regev y Yuli Edelstein. Se espera que otros, como Danny Danon, Tzachi Hanegbi y Avi Dichter, se presenten, pero sus posibilidades se consideran escasas.

Los tres que más trabajan ahora son Barkat, Katz y Edelstein. Barkat está utilizando las enormes sumas de dinero que tiene y las lagunas de las leyes electorales -mientras no se hayan convocado las primarias no hay límites a la cantidad de dinero privado que puede gastar un posible candidato- y ha contratado a un equipo de asesores y encuestadores de alto nivel.

Edelstein también está gastando mucho dinero, lo que le da ventaja sobre otros candidatos. Ha intensificado su actividad dentro del partido desde que hizo su dramático anuncio hace unas semanas de que se presentaría contra Netanyahu, y no esperaría a que éste dimitiera como han dicho el resto de los candidatos.

Erdan, que deja su puesto en Washington este mes como embajador de Israel, permanecerá en Naciones Unidas, pero se espera que regrese inmediatamente a Israel si se convocan unas primarias dentro del partido. El último año ha bruñido sus credenciales diplomáticas, pero también se ha distanciado de los miembros del partido y tendrá una ardua batalla para hacerse con el primer puesto. No obstante, se espera que Erdan se presente para asegurarse un puesto de primera fila y restablecer su posición dentro del partido.

Katz está bien enchufado dentro de las instituciones del partido, así como cuando se trata del «shetach», el campo de los miembros regulares del partido, donde es popular y bien recibido. Esto le dará un paso adelante en una futura batalla.

Muchos esperan que no haya un ganador después de una ronda de votaciones: debido a la gran cantidad de candidatos, es poco probable que alguien reciba el 40% de los votos necesarios. De ser así, habrá una segunda vuelta entre los dos que queden en primer lugar.

Cuando se elija un nuevo presidente, eso significará probablemente el fin del gobierno actual. Ni siquiera habrá necesidad de elecciones.

Según la ley israelí, una moción de censura constructiva -si se aprueba- hace caer al gobierno actual e instala inmediatamente uno nuevo.

El desglose será el siguiente: el bloque Likud-Shas-UTJ-Sionista Religioso cuenta actualmente con 53 diputados. El presidente de Nueva Esperanza, Gideon Sa’ar, ya ha dicho que en el momento en que haya un nuevo líder del Likud, todo estará abierto de nuevo; y Ayelet Shaked, de Yamina, lleva tiempo rezando por un gobierno de derechas. Tampoco será necesario convencer al ministro de Defensa, Benny Gantz, para que abandone la actual coalición: no querrá coronar a su némesis, Yair Lapid, de Yesh Atid, como primer ministro, por lo que también es probable que se una a una nueva coalición liderada por el Likud.

Por último, pero no menos importante, está Bennett, que tendría que volver a ser el líder de un partido de seis, con todo lo que ello conlleva, o no.

¿Sucederá algo de esto? Nadie lo sabe. Pero lo que está claro es que el juicio de Netanyahu continúa, y cada día que pasa se reducen las posibilidades de que vuelva. Él lo sabe, al igual que sus compañeros de partido y los miembros de la coalición Bennett-Lapid. La aprobación del presupuesto ayudará a mantener su gobierno unido, pero aún están lejos de estar fuera de peligro.

Autor: Yaakov Katz – Jerusalem Post.

Dejá tu comentario

Israel

Herzog advierte contra los informes falsos que culpan a Israel de la muerte de Abu Akleh

Se le preguntó sobre el asesinato de Abu Akleh el 11 de mayo, tras un informe de la CNN según el cual los soldados israelíes podrían haberle disparado deliberadamente.

Publicado

el

Por

imgid74226_B-1536×640

Agencia AJN.- El presidente de Israel, Isaac Herzog, advirtió contra las informaciones falsas sobre la muerte de la periodista de Al Jazeera, Shireen Abu Akleh, que recibió un disparo mortal en Jenín durante un operativo de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI).

«Ya hemos tenido en el pasado casos en los que se nos ha culpado y la verdad se ha revelado después, que había muchos hechos falsos en relación con Israel», dijo Herzog a la audiencia del Foro Económico Mundial de Davos.

«No se basen en hechos falsos. Estudien los hechos», agregó Herzog.

No se basen en hechos falsos. Estudien los hechos.

Se le preguntó por el tiroteo del 11 de mayo contra Abu Akleh, tras un informe de la CNN según el cual los soldados israelíes podrían haberle disparado deliberadamente.

Las FDI rechazaron el informe de la CNN, al igual que el viceministro de Asuntos Exteriores, Idan Roll.

La afirmación de la CNN de que Shireen Abu Akleh fue asesinada en un «ataque selectivo» carece de toda base en la realidad», tuiteó Roll.

«Las @IDF operan en Jenín únicamente para prevenir ataques terroristas contra israelíes. El informe de la CNN está lleno de conclusiones infundadas e inexactitudes, y se basa en fuentes poco fiables», añadió.

La CNN hizo que un experto analizara el audio del disparo para determinar que la bala recorrió cerca de 200 metros, una conclusión similar a la que habían llegado las FDI. Un segundo experto determinó que, basándose en el patrón de las balas, el tiroteo fue dirigido y no el resultado de disparos aleatorios de un tiroteo.

Las FDI manifestaron que Abu Akleh fue asesinado por un soldado del ejército o por un pistolero palestino, pero que no es posible llegar a una conclusión definitiva sin poder examinar la bala por la fuerza. La Autoridad Palestina culpa a Israel de los disparos, pero se negó a dar a Israel acceso a la bala.

En el foro económico, Herzog dijo que «hemos ofrecido a los palestinos una investigación conjunta sobre las circunstancias de este trágico suceso».

«Desgraciadamente, los palestinos se negaron. Se llevaron el cuerpo y la bala. Por lo tanto, no se puede corroborar ninguna de las hipótesis sin esos hechos», dijo.

«Israel está abierto y transparente y ofreció a Estados Unidos unirse también a este proceso de investigación, porque damos mucha importancia a la libertad de expresión y al trabajo de los periodistas y los canales de comunicación, y los respetamos», expresó Herzog.

«Este es, por supuesto, un acontecimiento muy triste. Me duele. Duele a muchos israelíes», dijo Herzog.

Seguir leyendo

Israel

Israel pide calma a Hamás antes de un tenso desfile de banderas en Jerusalem

Jerusalem habría enviado mensajes al grupo terrorista a través de intermediarios en Egipto y Qatar, advirtiéndole de que está preparado para golpear Gaza si los cohetes vuelven a apuntar a la marcha.

Publicado

el

Por

.

Agencia AJN.- Israel está enviando mensajes al grupo terrorista Hamás a través de Egipto y Qatar, con la esperanza de evitar que las tensiones estallen durante una marcha nacionalista a través de la Ciudad Vieja la próxima semana. La «Marcha de las Banderas» del Día de Jerusalem, tendrá lugar el domingo.

El recorrido del desfile es tenso, ya que los opositores consideran que su procesión a través del barrio musulmán de la Ciudad Vieja es una provocación, y los partidarios lo ven como una expresión de la soberanía de Israel sobre Jerusalem.

Israel argumentó en su mensaje a Hamás que la ruta de la marcha es la misma de los últimos años y no debe ser tomada como una provocación.

También advirtió que si Hamás dispara cohetes o permite que otros grupos lo hagan, Israel estará preparado para devolver el golpe en la Franja de Gaza, donde tiene su sede el grupo terrorista.

Según el Canal 13 de noticias israelí, el ejército cree que el evento puede transcurrir de forma pacífica mientras no haya brotes de violencia grave y todas las partes mantengan la calma.

Anteriormente, los organizadores de la marcha decidieron limitar el número de participantes para atravesar la Ciudad Vieja hasta el Muro Occidental a 16.000 personas. La mitad del grupo marchará a través de la Ciudad Vieja por la Puerta de Damasco, mientras que la otra mitad lo hará por la Puerta de Jaffa, probablemente bordeando sólo el barrio musulmán.

Las autoridades israelíes restringieron la entrada a las concentraciones masivas, incluido el Muro Occidental, después de que una estampida en el monte Meron, en el norte de Israel, matara a 45 personas el año pasado. La aglomeración en el lugar sagrado durante las festividades de Lag B’Omer fue el peor desastre de la historia de Israel en tiempos de paz.

Jerusalem se encuentra en vilo antes del desfile, principalmente debido a las tensiones que rodean el lugar sagrado del Monte del Templo.

El año pasado, el recorrido se modificó en el último momento para evitar que estalle un conflicto, pero el cambio no impidió que Hamás lanzara cohetes contra Jerusalem, lo que desencadenó una guerra de once días.

El Día de Jerusalem, que marca la captura por parte de Israel de la Ciudad Vieja y Jerusalem Este de Jordania en la Guerra de los Seis Días de 1967, es celebrado por los judíos nacional-religiosos, sobre todo por los jóvenes que marchan por la capital, mientras bailan con banderas israelíes. Los palestinos consideran desde hace tiempo que la marcha es una provocación.

La marcha de este año se produce en un momento de fuertes tensiones entre Israel y los palestinos. Desde el 22 de marzo, una oleada de mortíferos atentados terroristas golpeó a las ciudades israelíes, causando la muerte de 19 personas, la violencia más sangrienta fuera de la guerra en años.

Las contraofensivas israelíes en Cisjordania dejaron al menos 30 palestinos muertos en el mismo período. Muchos de ellos eran terroristas que participaron en tiroteos con soldados israelíes o en enfrentamientos violentos. Otros eran civiles aparentemente no implicados, como la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh, que murió en circunstancias controvertidas durante los enfrentamientos entre tropas israelíes y palestinas hace dos semanas en Jenin, lo que provocó una protesta internacional.

El comisario de policía Kobi Shabtai defendió el lunes su recomendación de permitir que la marcha atravesara zonas predominantemente palestinas de la Ciudad Vieja por considerar que se mantenía «la libertad de culto, de protesta y de expresión, para todos.»

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!