Seguinos en las redes

AJN News

Kristallnacht. La historia contada en primera persona por un sobreviviente del horror y el pedido de “nunca más”

Agencia AJN.- Pedro Schmoller, sobreviviente del pogrom denominado “Kristallnacht” (La noche de los cristales rotos), relata a la Agencia AJN, los momentos más trágicos en la historia de la humanidad. “Es bueno saber que mis recuerdos no desaparecerán cuando no esté más presente en este mundo, y solo así, a través de la memoria mantendrán su vida por algún tiempo más”, dice.

Publicada

el

sobrev

Agencia AJN.- Pedro Schmoller es sobreviviente del pogrom denominado “Kristallnacht” (La noche de los cristales rotos) y desde Buenos Aires, y con el aire cálido de la primavera, aún recuerda, a los 94 años, lo que fue el inicio de la página más triste de la historia de la humanidad.

“Es bueno saber que mis recuerdos no desaparecerán cuando no esté más presente en este mundo, y solo así, a través de la memoria mantendrán su vida por algún tiempo más”, advierte al referirse a la Kristallnacht que dio inicio a la Shoá, diez meses antes de la Segunda Guerra Mundial.

En su casa del barrio de Núñez, Pedro relata que él y su familia lograron salvarse de aquella trágica noche gracias a la secretaria de su padre que les ofreció refugio en su casa. “Nos escondimos en el pequeño departamento de la secretaria de mi padre, que era de fe protestante. Ella arriesgó su vida al darnos albergue ya que convivir con judíos era castigado con la pena de muerte”, cuenta.

kristall

“Nos quedamos allí unos días hasta que volvió una relativa calma”, continúa y agrega: “Permanecimos encerrados en un ambiente muy chico, y en constante tensión. Llegué a fumar hasta 60 cigarillos por día. Desde ese entonces no probé cigarrillo”, añadió a modo de quiebre con su pasado oscuro. “Solo un mes y medio después pudimos escapar con destino Argentina”, agregó.

La infancia en Berlín en un barrio de clase media alta, que hoy lleva el nombre de Charlottenburg aún se mantiene fresca en la memoria de Pedro. “Recuerdo que en la planta baja de la casa de departamentos donde vivíamos había una librería que pertenecía a una familia judía, la misma fue totalmente destruida por una horda organizada”, cuenta.

“En la Kristallnacht, solo en Berlín fueron incendiados una veintena de templos, y seguramente una centena en todo el pais, junto con unos centenares de rollos de la Torá. En el caso de nuestro templo, el Friedenstempel, había más de 10 rollos, cada una con sus hermosos adornos artesanales”, recuerda.

Frente al horror, Schmoller prefiere contar a AJN una historia gratificante, “se trata del arribo al templo NCI Emanu El de un rollo de la Torá, el mismo fue reconstruido y salvado en algún lugar de Europa”. “Resulta que en uno de mis viajes a Londres, por casualidad me enteré de que existía un Comité de Reconstrucción de Torot (plural de Torá), donde escribas profesionales se dedicaban a reescribir las partes dañadas, para que puedan ser nuevamente usadas y enviados a países del tercer mundo a nuevos templos que carecían de rollos, o donde había pocos”.

kristal

Schmoller confía que “para solventar los gastos del Comité, buscaron donantes por sumas-no tan pequeñas- que tenían el privilegio de elegir el lugar, donde las Torot podían ser nuevamente usadas”. “Fue así que “juntando los ahorros de mi padre, mi hermano y los míos, pudimos donar la suma necesaria, y así llegó, por vía diplomática, una Torá a la Embajada de Israel en Argentina, y de alli partió al templo de Emanu El”, añade. “En un solemne servicio religioso, llevado por mi padre, y franqueado por mi hermano y por mí, la Torá fue introducida a su nuevo destino y hoy sigue estando en el templo de la calle Arcos, en la Ciudad de Buenos Aires”, precisa.

En su relato, Schmoller no quiere dejar de mencionar a su padre quien, como muchos otros judíos alemanes, combatió durante la Primera Guerra Mundial en el ejército alemán y pese a haber sido condecorado con la Cruz de Hierro, años más tarde sería considerado un enemigo por el mismo país que le había reconocido su valor en el combate.

Respecto al negacionismo de la Shoá, Schmoller opina: “Sólo un malvado, lleno de odio y resentimiento puede ignorar o negar lo ocurrido. Existen un sinfín de pruebas, fotos, películas y testimonios de sobrevivientes que no dejan duda alguna”. Tras contar que en una visita a Berlín pudo ubicar la tumba de su bisabuelo en un cementerio, Schmoller expresa: “Los que niegan a la Shoá son unos necios mentirosos. Es gente llena de un odio enfermizo”. “Lo acontecido debe quedar grabado en la memoria de la humanidad, para que nunca vuelva a acontecer”, dijo con un fuerte acento alemán.

En la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938, hace 75 años, hordas nazis llevaron a cabo, con la anuencia de las autoridades alemanas y austríacas y ante la total inacción policial, el pogrom denominado “Kristallnacht”. Sobre esos días, Schmoller reflexionó: “Este año se cumplirán 75 años. Cada año hay menos gente que lo haya vivenciado en forma consciente”.

Dejá tu comentario

AJN News

Jorge Diener from Hadassah clarified no argentinian scientist is involved in coronavirus clinical trial

Agencia AJN.- The confusion appeared after Diener, international director and spokesman for the hospital, spoke to Infobae about the experiment to “stop the tsunami caused by the virus in the patient’s body”. However, he pointed out that the study is being conducted by Hadassah’s director of research and nuclear medicine, Prof. Eyal Mishani.

Publicado

el

Por

diener

Agencia AJN.- This morning argentinian news published that an argentinian scientist was participating in the clinical trial of a drug against COVID-19 that is being carried out at the Hadassah Hospital in Israel. However, our correspondent in Jerusalem quickly clarified the misunderstanding of Infobae and that there are no argentinian people involved in the investigation.

The confusion came after Jorge Diener, Hadassah’s international director, had an interview to Infobae about the experiment to “stop the tsunami caused by the virus in the patient’s body”. But Diener said he is neither a scientist nor a doctor, but works as a spokesman for the institution. The real leader of the study is Hadassah’s director of research and nuclear medicine, Prof. (Ph.D.) Eyal Mishani, born in Israel.

“For the enthusiasm of sharing the impact of this new experiment of Hadassah, it was published that I am the Argentine scientist who is part of the clinical trial. I think it was an involuntary mistake generated by the emotion of the journalists”, Diener said to AJN Agency.

“I feel part of everything that is being done at Hadassah to bring vaccines, therapies and tests, but I am not a doctor or an scientist. I am proud to be Israeli and Argentinian and to be part of Hadassah, an amazing organization where scientists like Eyal Mishani, who is the director of the research, work without sleeping to find the cure to save lives. I’m part of that, but not as a scientist, doctor or researcher,” Diener said.

“This is important, because it is a collective project, including Hadassah’s collaborators around the world, that allows this research to be done. I am the international director of Hadassah Hospital and I am very proud to be, among other things, the spokesperson, who communicates this information to the world, and I will continue to do so every day so that the world is better,” he added.

“I am grateful to all the media, the press, radio and television, which are spreading the information about the experiment being done at Hadassah. We are doing everything we can to find a cure for this pandemic,” Diener concluded.

Diener is the correspondent of the AJN Agency in Jerusalem and he makes a daily report from Hadassah with all the news about the coronavirus.

Seguir leyendo

AJN News

VIDEO. Identidades destruidas: los nombres de las víctimas de Auschwitz-Birkenau en un archivo sin precedente

Agencia AJN.- El museo que funciona donde se emplazó el campo de exterminio alemán posee un archivo repleto de datos de aquellos que fueron masacrados por el régimen nazi. Más de cuatro millones y medio de nombres se encuentran identificados en las páginas del repositorio, que hace años se está digitalizando para garantizar que se siga sumando información y para preservar la memoria de los asesinados. Hasta allí llegan miles de visitantes de todo el mundo, que en sus páginas encuentran familiares que, en muchos casos, desconocían.

Publicado

el

Por

WhatsApp Image 2020-02-14 at 19.19.41

Agencia AJN.- POLONIA (Enviado especial) Hace años que desde el memorial-museo Auschwitz-Birkenau se trata de reunir toda la información posible sobre las víctimas del genocidio nazi durante la Segunda Guerra Mundial. En particular, la institución busca identificar a todos aquellos que fueron masacrados, principalmente a aquellas familias que fueron exterminadas por completo y de las que no queda nadie que los recuerde, o que al menos sepa que existieron. Hoy en día, se cuenta con un total de 4 millones y medio de nombres identificados.

Hoy en día el archivo es visitado por personas de todo el mundo y es un sitio de interés a nivel global. Buceando al interior de las páginas que ocupan el centro de la sala (ver video), los visitantes pueden buscar sus apellidos y encontrar allí nombres de antepasados que llegaron a los campos de exterminio, con su ciudad y país de origen. La sorpresa y la emoción se hacen presente cuando, en muchos casos, se encuentran más familiares de los que conocían.

Se pretendía un exterminio total: además de la aniquilación física en cámaras de gas y hornos crematorios, el plan también incluía el exterminio de la identidad y la memoria de las víctimas. Antes de la liberación del campo en enero de 1945, las autoridades de las SS ordenaron la destrucción de toda la documentación creada durante la operación de Auschwitz. Según las estimaciones, se destruyó más del 90% de los materiales de origen.

En este momento, la base de datos existente, que contiene información sobre las personas localizadas en su paso por Auschwitz, se está fusionando con los datos de las listas de transporte. Por consiguiente, ya en mayo de 2020, los resultados de la búsqueda en www.auschwitz.org se enriquecerán con más de 420.000 nombres de judíos deportados al campo.

Uno de los objetivos más importantes del Repositorio Digital de Auschwitz-Birkenau es reunir la documentación dispersa de las listas de transporte a los campos. “Unos 900.000 judíos deportados a través de trenes masivos desde la Europa ocupada por los alemanes fueron asesinados en las cámaras de gas inmediatamente después de llegar al campo, sin registrarse. Al no contar con esos registros posteriores del campo, no hay información sobre ellos. Las listas de transporte pueden ayudarnos a establecer sus nombres”, dijo el Director del Museo, Piotr M. A. Cywiński.

20191227_rc_2,oHuCn6impHCVqcKHZpY

El Repositorio Digital elaborado por el museo. Foto: www.auschwitz.org

“En sus relatos, los antiguos prisioneros hablan a menudo de la convicción que tenían en el campo, de que la verdad nunca pasará más allá de los cables, sus nombres serán olvidados y, sin embargo, cada persona tiene un nombre. Nuestra misión es simple: devolver a nuestra memoria colectiva tantos nombres como sea posible”, enfatizó.

“Durante más de 20 años, hemos estado llevando a cabo un tedioso trabajo de digitalización, con el fin de preservar los datos de las fuentes y archivos y, por otra parte, restaurar los nombres de las víctimas. El trabajo del Depósito Digital no se centra en los documentos, sino en las personas, los nombres, los números, las fechas de nacimiento y cualquier otro rastro, a menudo muy frágil, de las personas. Aquellos que fueron arrancados de su vida cotidiana por la violencia, que fueron llevados al sufrimiento y a la muerte. Los registros del Depósito Digital de los nombres de los prisioneros de Auschwitz no sólo sirven como fuente de actividades de investigación y educación, sino sobre todo para conmemorar a todos los encarcelados y asesinados”, subrayó Krzysztof Antończyk, jefe del Repositorio Digital.

Foto: www.auschwitz.org

“El repositorio y el archivo cooperan con especialistas en interpretación. La información es complementada regularmente por los familiares de los prisioneros, y los particulares siguen donando documentos, fotografías o escaneos. Gracias a los contactos de larga data y al intercambio de experiencias con otros monumentos e instituciones que conmemoran a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial, se siguen obteniendo nuevos datos sobre los prisioneros y deportados, se reconstruyen sus identidades y se completa la documentación. Mediante este intercambio de información, los trabajos de investigación se han vuelto más completos y complementarios”, señaló Antończyk.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!