Seguinos en las redes

Israel

La Unión Europea deja a Israel fuera de la lista de países autorizados para viajar ante el aumento de casos de COVID-19

Agencia AJN.- Un informe de inteligencia advierte que la reapertura de los cielos israelíes en agosto no será posible si persiste la tasa de infección, dejando al país fuera de los 14 autorizados a iniciar un turismo recíproco con el bloque europeo

Publicada

el

.

Agencia AJN.- Los israelíes no podrán viajar a la Unión Europea por lo menos durante las próximas dos semanas, después de que el consejo del bloque publicara el martes una lista de países sobre los que se han levantado las restricciones de viaje.

Otros países dignos de mención que quedaron fuera de la lista son los Estados Unidos, Rusia, Brasil, India y Turquía. Sin embargo, la lista se considera una recomendación y se permite a los países individuales decidir por sí mismos cómo proceder.

Los ciudadanos de los siguientes países podrán entrar en los 27 miembros de la UE y a otras cuatro naciones de la zona europea de viajes sin visado: Argelia, Australia, Canadá, Corea del Sur, Georgia, Japón, Montenegro, Marruecos, Nueva Zelanda, Rwanda, Serbia, Tailandia, Túnez y Uruguay.

También se espera que los países considerados para la “lista de seguridad” levanten las prohibiciones que puedan tener sobre los viajeros europeos. La lista se actualizará cada 14 días, y se añadirán nuevos países e incluso se eliminarán algunos, dependiendo de si mantienen la enfermedad bajo control.

No se esperaba que Israel figurara en la lista de la UE, ya que el número de casos de coronavirus ha aumentado drásticamente en las últimas semanas. Como resultado, la Dirección de Inteligencia Militar advirtió en un informe del martes que Israel no podrá reabrir más completamente sus cielos como estaba previsto el 1 de agosto si la situación no mejora.

Según el informe, la tasa de infección en Israel es 2,5 veces más alta que la que está siendo utilizada por la UE para determinar la entrada de turistas extranjeros, que no permite más de 16 casos por día por cada 100.000 ciudadanos.

El Reino Unido, que tiene sus propios criterios para determinar la entrada de extranjeros, incluye a Israel en una lista de condados “rojos”, de los cuales los viajeros deberán someterse a cuarentena durante dos semanas al entrar. Entre los países “verdes” figuran Alemania, Austria, Barbados, Croacia, Grecia, Nueva Zelanda, Tailandia y Vietnam. Entre los países “amarillos”, de los que tampoco se exige a los viajeros que pasen por cuarentena, figuran Australia, Canadá, Dinamarca, Japón, los Países Bajos, Singapur, Corea del Sur, Suiza, España, Italia, Francia y Bélgica.

Israel esperaba comenzar a recibir a los turistas extranjeros de países selectos el 1 de julio, pero el actual aumento de los casos de coronavirus puso el freno a ese plan, dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Lior Haiat, al diario The Times of Israel.

Jerusalem también había mantenido conversaciones con Grecia, Chipre y algunos otros países que a principios de este mes se consideraban de bajo riesgo para discutir la posibilidad de la llamada “burbuja” de viajes, pero nada se concretó cuando el número de casos comenzó a aumentar en Israel.

Los agentes de viajes dicen cada vez más que la solución al problema del turismo seguro ante el COVID-19 está clara: pruebas de virus en el aeropuerto.

Sin embargo, algunos expertos en salud advierten que el poder de las pruebas está sobreestimado. “Las pruebas no pueden resolver todos nuestros problemas, porque hay problemas de falsos positivos y falsos negativos”, dijo Nadav Davidovitch, miembro del grupo de trabajo de políticas sobre pandemias del Consejo de Seguridad Nacional, y director de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Ben Gurión del Néguev.

El martes pasado, los ministros del gabinete impusieron nuevas restricciones a las reuniones públicas en un intento por detener el aumento de la tasa de infección del coronavirus, ya que el Ministerio de Salud registró 765 nuevas infecciones en un período de 24 horas.

El número de casos activos subió el martes a más de 7.000. De los diagnosticados, 52 estaban en estado grave, 24 de ellos con respiradores.

El ministerio también informó de otra muerte, lo que eleva el número de víctimas desde el inicio de la pandemia a 320. Se realizaron 18.624 pruebas el lunes al expandir su capacidad de pruebas para reducir la propagación.

Coronavirus

Coronavirus/Israel. Más de 10.000 casos activos por primera vez desde el comienzo de la pandemia

Agencia AJN.- El primer ministro Netanyahu asegura que los israelíes están enfrentando un “gran brote”. Ministro de Salud: “Si sólo viéramos el aspecto médico, hubiéramos puesto a todos en cuarentena ayer”

Publicado

el

Por

.

Agencia AJN.- Sigue la conmoción en Israel ante el aumento sostenido de casos de coronavirus en la última semana, con 1.130 nuevos contagios en 24 horas, de acuerdo al reporte del Ministerio de Salud del viernes por la tarde. El primer ministro Netanyahu aseguró que el país está atravesando un “gran brote”, ante la superación de la marca de los 10.000 casos activos, y llamó a la población a reducir los contactos con personas dentro del grupo de riesgo.

Es la primera vez desde el comienzo de la pandemia en la que se rompe la barrera de los 10.000 casos activos, con 566 casos nuevos desde la medianoche del jueves. Hasta el momento, el máximo había sido de 9.808 infecciones activas registradas el 15 de abril.

El aumento de casos positivos está ligado al progresivo crecimiento en la cantidad de testeos, que alcanzaron un record el jueves, con 24.732 pruebas en un solo día.

“Al comienzo de la semana estábamos con una cifra de 450 infectados y hoy estamos en casi 1.000 infectados por día”, escribió el primer ministro en su cuenta de Facebook. También dijo que las nuevas restricciones que entraron en vigor el viernes por la mañana eran necesarias para contener el brote y pidió a los israelíes que se adhirieran a las directrices de distanciamiento social, entre ellas el uso obligatorio de máscaras en los lugares públicos.

“Sé que el uso de una máscara nos irrita a todos en el calor israelí de julio, pero no hay otra opción”, manifestó el mandatario.

“No puedes abrazar a tus abuelos ahora, todos nosotros debemos proteger a nuestros padres y a todos los que están dentro del grupo de riesgo”, agregó.

El Ministro de Salud Yuli Edelstein dijo que desde el punto de vista médico Israel debería estar de nuevo en un cierre, pero que el gobierno también se centra en el impacto económico de reinstaurar un nuevo encierro. “Está muy claro que si se mira sólo el aspecto médico, habríamos cerrado todo ayer y puesto a todos en cuarentena”, dijo Edelstein al Canal 12.

“Esa no es mi manera y no es la manera del gobierno. Estamos continuamente tratando de navegar entre los elementos, pero necesitamos la cooperación del público, dijo.

Después de que el número de casos diarios bajara a dos dígitos en mayo, tras semanas de bloqueo en todo el país, nuevas infecciones surgieron en junio tras la reapertura de la economía y las escuelas, lo que llevó al gobierno a reducir las restricciones.

El viernes por la mañana entraron en vigor nuevas limitaciones a las reuniones públicas, con la mayoría de los eventos en interiores limitados a 20 personas, aunque las sinagogas, salas de eventos, bares y clubes pueden tener hasta 50 personas.

En medio del aumento de los casos, la policía dijo que durante el fin de semana se estaba haciendo cumplir las normas de distanciamiento y que lanzaría una campaña de aplicación de la ley centrada en los salones de eventos.

Aunque ha limitado las reuniones, cerrado las zonas altamente infectadas y reinstaurado la controvertida vigilancia de los portadores por parte del servicio de seguridad del Shin Bet, el gobierno se ha abstenido de volver a imponer un cierre nacional para frenar el brote debido al daño económico que tal medida causaría.

Entre los casos activos, 77 personas se encontraban en estado grave, de las cuales 27 estaban con respiradores. Otras 69 personas se encontraban en estado grave y el resto tenía síntomas leves o eran asintomáticos.

De las 28.055 personas infectadas desde que comenzó el brote en Israel, 17.699 se han recuperado.

El Ministerio anunció una nueva muerte por el virus, con lo que el número de víctimas mortales a nivel nacional asciende a 326.

Seguir leyendo

Coronavirus

Coronavirus/Israel. Los barrios árabes y los ultraortodoxos vuelven a ser foco de infecciones en Jerusalem

Agencia AJN.- Se ha duplicado el número de casos registrados durante la semana pasada en la ciudad, y la mayoría de las nuevas infecciones se han propagado entre las propias familias.

Publicado

el

Por

CORONAVIRUS

Agencia AJN.- Los casos positivos de coronavirus se duplicaron en la ciudad de Jerusalem durante la última semana, con la mayoría del aumento concentrado en los barrios ultraortodoxos y en la parte oriental donde habitan comunidades árabes, según anunció el viernes el Centro Nacional de Información y Conocimiento sobre el Coronavirus.

Según el organismo gubernamental de investigadores, que sirve como panel asesor del Ministerio de Salud, la tasa de morbilidad en los barrios ultraortodoxos de Jerusalem se mantuvo en el 17% durante la semana pasada, frente a una tasa de pruebas positivas de sólo el 5% entre los demás residentes de la ciudad.

Estos barrios incluyen Mea Shearim, Geula, Mekor Baruch, Sanhedria y varios otros enclaves ultraortodoxos, y la mayoría de las nuevas infecciones se propagaron entre miembros de las mismas familias.

Hasta el jueves por la mañana, unos 487 nuevos casos de COVID-19 fueron diagnosticados en la ciudad en la semana, con el 32% de ellos siendo jóvenes menores de 19 años de edad y el 14% de los casos fueron ligados a las escuelas.

De los 160 nuevos pacientes de COVID-19, 72 de los diagnosticados el jueves eran ultraortodoxos, mientras que 42 eran residentes de Jerusalem Oriental, donde hay vive población palestina.

“A la luz de los datos de morbilidad, se recomienda centrarse en la información y la aplicación de la ley en los barrios ultraortodoxos y de Jerusalem Oriental”, dijo el centro.

Durante la primera ola de la pandemia, la comunidad ultraortodoxa se vio desproporcionadamente afectada por el virus. Las mayores tasas de infección en estas comunidades, denominadas “haredim”, se han atribuido en gran medida a las condiciones de hacinamiento en sus vecindarios, la naturaleza intensamente comunitaria del sector y la negativa inicial de los rabinos a respaldar las medidas de distanciamiento social y el cierre de sinagogas y otras instituciones religiosas.

Sin embargo, los judíos ultraortodoxos adoptaron posteriormente el distanciamiento social y las máscaras, pero esto no parece haber librado a la comunidad de la segunda ola.

Según el Canal 12, un número creciente de israelíes ultraortodoxos han estado haciendo pruebas de coronavirus por canales no oficiales para que sus casos no sean registrados por las autoridades sanitarias, debido a la preocupación de que sus comunidades puedan ser cerradas, como ocurrió a principios de la pandemia en la ciudad de Bnei Brak.

La emisora informó que hay personas de la comunidad que han expresado su preocupación por la forma en que sus comunidades son percibidas por los israelíes laicos, algunos de los cuales los culparon de la propagación del virus.

El rabino David Yosef, hijo del ex Gran rabino Ovadia Yosef y miembro del Consejo de Sabios de la Torá del Partido Shas ultraortodoxo, ha dicho que cualquiera que se niegue a someterse a una prueba constituye un peligro público.

Los casos han surgido en todo Israel en las últimas semanas, lo que ha llevado al gobierno a reimponer algunas medidas.

Las nuevas limitaciones, aprobadas por el gabinete el jueves por la noche, incluían un límite de hasta 20 personas en la mayoría de los espacios cerrados, incluyendo el interior de las casas, y hasta 50 personas en sinagogas, salas de eventos, bares y clubes.

Las sinagogas se incluyeron inicialmente en las limitaciones de 20 personas, pero fueron cambiadas de categoría después de una conversación entre el primer ministro Benjamin Netanyahu y el ministro del Interior Aryeh Deri, según un comunicado de la oficina de este último.

El viernes por la mañana, el Ministerio de Salud reportó 1.090 nuevas infecciones de coronavirus en 24 horas, el mayor número de nuevos casos diarios confirmados desde la reapertura de la economía a principios de mayo.

Hubo una muerte más desde el jueves por la noche, lo que eleva el número de víctimas de la pandemia a 325.

Había 70 personas en estado grave, 27 de las cuales estaban con respiradores, y 67 en estado moderado.

El ministerio dijo que ha habido 27.542 casos desde el comienzo de la pandemia, de los cuales 9.618 estaban activos.

Netanyahu y el ministro de Salud Yuli Edelstein anunciaron las medidas renovadas en una conferencia de prensa el jueves, en la que el primer ministro dijo “el virus sigue aquí, a lo grande”. “El desafío no es simple y la batalla llevará tiempo”, expresó el mandatario.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!