Seguinos en las redes

Innovación

Las ‘células asesinas’ de oxígeno podrían ayudar a destruir los tumores cancerígenos

Agencia AJN.- Las células que combaten el cáncer del sistema inmunológico también pueden mejorar su rendimiento a través de una versión celular de dicho régimen, descubrieron investigadores israelíes.

Publicada

el

Celulas cancer

Agencia AJN.- En un estudio publicado en la revista científica Cell Reports, investigadores del Instituto Weizmann de Ciencia de Israel demostraron que las células T asesinas del sistema inmune destruyen los tumores cancerígenos mucho más eficazmente después de pasar hambre por el oxígeno.

Aprovechar el sistema inmunológico para combatir la malignidad, un enfoque conocido como inmunoterapia contra el cáncer, ya comenzó a salvar las vidas de los pacientes con cáncer en los últimos años. En una versión principal de este enfoque, las células T asesinas se eliminan de la sangre del paciente, se cultivan en un recipiente de laboratorio y se adaptan para identificar y destruir células cancerígenas; luego se devuelven al torrente sanguíneo del paciente.

Este método funcionó hasta ahora mejor contra ciertas leucemias y linfomas, pero no contra tumores sólidos, posiblemente porque dentro de tales tumores, la concentración de oxígeno es extremadamente baja: 0,5 a 5 por ciento del gas disuelto en el líquido extracelular de órganos y ciertamente mucho más bajos en comparación con una incubadora de laboratorio regular, en la que el oxígeno representa el 20 por ciento del gas disuelto en el fluido de cultivo utilizado para el crecimiento de las células.

Innovación

Investigadores israelíes lograron prevenir con éxito el deterioro de la memoria por Alzheimer en un modelo animal

Agencia AJN.- Los investigadores descubrieron un método con potencial para la detección temprana del Alzheimer durante el sueño o bajo anestesia en la etapa presintomática, entre 10 y 20 años antes de la aparición de los síntomas de la demencia.

Publicado

el

Por

alzheimer

Agencia AJN.- Investigadores israelíes esperan que su trabajo conduzca a avances en los campos de la detección temprana y la prevención de la aparición de síntomas de demencia en la enfermedad de Alzheimer.

En 2022, un equipo de investigadores del laboratorio de la profesora Inna Slutsky de la Facultad de Medicina y de la Escuela de Neurociencia Segol de la Universidad de Tel Aviv descubrió en un modelo animal un fenómeno cerebral patológico que precede muchos años a la primera aparición de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer. Se trata de un aumento de la actividad en el hipocampo durante los estados de anestesia y sueño, que resulta del daño al mecanismo que estabiliza la red neuronal.

En el estudio actual publicado en Nature Communications, el equipo de laboratorio dela profesora Slutsky, en colaboración con el Centro Safra de Neurociencia de la Universidad Hebrea, encontró que la supresión de la actividad neuronal en un pequeño núcleo en un área específica del tálamo (que regula los estados de sueño) provocó una disminución de la actividad patológica en el hipocampo y evitó el deterioro de la memoria por Alzheimer en un modelo animal.

“Ya entre 10 y 20 años antes de la aparición de los síntomas de deterioro de la memoria y deterioro cognitivo, se producen cambios fisiológicos lenta y gradualmente en el cerebro de los pacientes», explica la estudiante de doctorado que dirigió el estudio, Shiri Shoob.

“Alrededor del 30% de las personas a las que se les encontró una patología típica de la enfermedad de Alzheimer en la autopsia no desarrollaron los síntomas típicos de la enfermedad durante su vida. Parece, entonces, que el cerebro tiene una capacidad, ciertamente limitada, para protegerse del daño de la enfermedad”, agrega.

La investigación se centró en encontrar aquellos mecanismos de protección que tiene el cerebro frente al daño de la enfermedad. Los investigadores descubrieron que durante el sueño, y especialmente durante el sueño debido a la anestesia general, se podían identificar más fácilmente los primeros síntomas de la enfermedad de Alzheimer, que aparecen muchos años antes que los síntomas de la demencia.

Seguir leyendo

Innovación

Investigadores israelíes lograron cultivar tomates que consumen menos agua sin perder calidad

Agencia AJN.- Los descubrimientos podrían formar la base para el desarrollo de plantas de cultivo adicionales, como el morrón, la berenjena y el trigo.

Publicado

el

Por

tomates

Agencia AJN.- Un nuevo descubrimiento de la Universidad de Tel Aviv logró cultivar variedades de tomates con mayor eficiencia en el uso del agua sin comprometer su calidad.

Los investigadores, empleando la tecnología de edición genética CRISPR, pudieron cultivar tomates que consumen menos agua y al mismo tiempo preservan el rendimiento y el sabor.

La investigación se llevó a cabo en los laboratorios del Prof. Shaul Yalovsky y el Dr. Nir Sade y fue dirigida por un equipo de investigadores de la Facultad de Ciencias Vegetales y Seguridad Alimentaria de la Facultad Wise de Ciencias de la Vida de la Universidad de Tel Aviv.

Los investigadores explican que, ante el calentamiento global y la disminución de los recursos de agua dulce, existe una demanda creciente de cultivos agrícolas que consuman menos agua sin comprometer la calidad. Naturalmente, al mismo tiempo, debido a que los cultivos agrícolas dependen del agua para crecer y desarrollarse, resulta particularmente difícil identificar variedades de plantas adecuadas.

El equipo de investigación incluía al Dr. Mallikarjuna Rao Puli, un ex becario postdoctoral supervisado por el Prof. Yalovsky, y Purity Muchoki, una estudiante de doctorado supervisada conjuntamente por el Prof. Yalovsky y el Dr. Sade. Otros estudiantes y becarios postdoctorales de la Facultad de Ciencias Vegetales y Seguridad Alimentaria de la Universidad de Tel Aviv, junto con investigadores de la Universidad Ben Gurion y la Universidad de Oregon, también contribuyeron a la investigación. Los hallazgos del estudio fueron publicados en la revista académica PNAS.

En el presente estudio, los investigadores indujeron una modificación en el tomate mediante edición genética utilizando el método CRISPR, dirigido a un gen conocido como ROP9.

Los investigadores llevaron a cabo un extenso experimento de campo con cientos de plantas. Los resultados revelaron que aunque las plantas modificadas con ROP9 pierden menos agua durante el proceso, no hay ningún efecto adverso sobre la fotosíntesis, la cantidad o la calidad de los cultivos (la cantidad de azúcar en los frutos).

El Dr. Sade explicó: “Existe una gran similitud entre la ROP9 de los tomates y las proteínas ROP que se encuentran en otros cultivos como el morrón, la berenjena y el trigo. Por lo tanto, los descubrimientos detallados en nuestro artículo podrían formar la base para el desarrollo de plantas de cultivo adicionales con mayor eficiencia en el uso del agua y para una comprensión más profunda de los mecanismos detrás”.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!