Seguinos en las redes

Sin Categoría

Laura Lotem, una mexicana bajo fuego en la Franja de Gaza

AJN.- Laura Lotem vive las 24 horas al filo de la navaja en un kibutz, una granja comunal a dos kilómetros y medio de la Franja de Gaza, una zona considerada una bomba de tiempo por el conflicto entre Israel y el territorio palestino.

Publicada

el

De 2001 a la fecha, el grupo terrorista Hamás en Gaza ha lanzado constantemente misiles hacia los pueblos fronterizos de Israel, que a su vez también ha respondido con ataques de represalia. La franja es, desde hace décadas, un sitio de continuas crisis y conflictos militares.

En medio de este ambiente hostil en el que en cualquier momento se puede desatar una nueva guerra, familias enteras que viven de ambos lados de la frontera, tratan de llevar sus vidas lo más normal posible.

Kibutz Nir Itzjak.- Laura Lotem vive las 24 horas al filo de la navaja en un kibutz, una granja comunal a dos kilómetros y medio de la Franja de Gaza, una zona considerada una bomba de tiempo por el conflicto entre Israel y el territorio palestino.

Alrededor de su casa han caído varios cohetes cuyos restos se han quedado ahí como un amargo recuerdo de las hostilidades entre ambos países.

“Esto es el pan de todos los días. Ve allá arriba. Allí está la alarma. Cuando suena, tenemos 15 segundos para correr y meternos al cuarto blindado. Por fortuna el ejército de Israel intercepta algunos de los misiles y los destruye antes de que causen daño ”, dice esta inmigrante mexicana de 57 años.

El cuarto de seguridad es una habitación como la de cualquier casa, con la diferencia que tiene paredes de hormigón reforzado, túneles de oxígeno y en las ventanas varias de capas de protección a prueba de bombas y gases.

Es como una recámara en la que también hay alimentos y agua almacenados, trastes de cocina, un botiquín de primeros auxilios, televisión, computadora y otros instrumentos de comunicación pero también estambre para tejer y libros que ayudar a lidiar con el estrés.

El silencio del kibutz es interrumpido a veces por las explosiones dentro de Egipto.

¿Vale la pena vivir con la amenaza constante de que un misil pueda caer en tu casa, en tu comunidad y acabar con muchas vidas?

“Me da más miedo vivir en la ciudad de México que estar aquí. A nivel personal, la violencia allá es 200 veces más peligrosa que vivir cerca de la Franja de Gaza a ocho kilómetros de la frontera con Egipto”, considera Lotem.

La mexicana ha tenido que correr muchas veces a refugiarse al cuarto de seguridad cuando las sirenas advierten que viene un misil. “En ese momento, no piensas qué vas a hacer. Buscas protegerte. Durante la guerra, las alertas se escuchaban cinco, seis veces al día. Me ha pasado que suenan cuando voy en la carretera. El consejo es que te salgas del auto, te tires boca arriba sobre la tierra. Uno empieza a rezar”, dice.

Esta mexicana-israelí se ha hecho de una filosofía muy práctica. “No temo por mi vida porque creo en el destino y cuando te toca, te toca aunque te quites. Aquí se pueden meter por los túneles que los del grupo extremista Hamas excavaron a lo largo de la frontera, o te pueden explotar los cohetes como ya ha ocurrido”, afirma.

Cómo llegó a Israel
Laura Lotem es una judía nacida en México. Vino en su juventud a Israel, hace 40 años.

“Yo competí en atletismo en una olimpiada del pueblo judío que se llama Macabiá. Venía representando a México. Me gustó y me quedé”, dice. Le dieron una beca en el Instituto Nacional de Deportes para estudiar educación física.

Admite que tiene sentimientos encontrados:

“Nací y me crié en una comunidad judía en México. Me siento y soy muy mexicana pero también soy de Israel. Toda mi familia vive allá pero pertenezco a Israel”, asegura.

Lotem se casó en Israel, tiene tres hijos varones de 30, 29 y 24 años que fueron al ejército. En Israel, al cumplir los 18 años, los hombres tienen que ir obligatoriamente tres años al ejército y las mujeres, dos años.

Hace más de dos años, ella llegó a vivir con su compañero al kibutz Nir Itzjak, cerca de la frontera con Gaza y Egipto, al noroeste del desierto del Néguev. En este kibutz viven cerca de unas 280 familias. Ahí había nacido su compañero, un israelí de padres argentinos.

“Yo podía elegir vivir en otra parte. Pero aquí me gusta porque es una zona campestre, tranquila, con un silencio absoluto”, sostiene.

Con todos los riesgos que implica vivir cerca de la Franja de Gaza, Lotem dice que se siente feliz. “Disfruto a mi familia cuando voy a México. Y amo mucho Israel. Mi sueño es que algún día tengamos paz con los vecinos, aunque lo veo difícil por el odio sembrado durante tantos años”, expresa.

FUENTE: La Opinión

Dejá tu comentario

Argentina

Antisemitismo. Argentina confirman aumento de más del cien por ciento de los incidentes antisemitas

Agencia AJN.- Tal como anticipó la AJN, el informe anual sobre antisemitismo reveló una suba del 107% en las denuncias por este flagelo. Los datos serán presentados hoy al mediodía en el Centro Cultural Kirchner de Buenos Aires.

Publicado

el

Por

tumbas

Agencia AJN.- La Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) confirmó un aumento del 107 por ciento en el número de incidentes antisemitas en Argentina durante 2018 respecto del año anterior, tal como anticipó la Agencia de Noticias AJN.

jk

“Hemos registrado un aumento de 107 por ciento de antisemitismo en la Argentina de acuerdo a las denuncias recibidas por la DAIA”, afirmó el presidente de la DAIA, Jorge Knoblovits, durante el brindis por Rosh Hashaná.

El informe anual sobre antisemitismo será presentado en forma oficial a las 12, hora de Buenos Aires, en el Centro Cultural Kirchner de Buenos Aires.

Según el documento hubo 834 actos de antisemitismo en 2018 en comparación con 404 reportados en 2017.

Las estadísticas y la investigación serán presentadas por la DAIA y el INADI.

El informe anual sobre antisemitismo de la DAIA se realizó junto con el Instituto Gino Germani y el Centro de Estudios Sociales.

Este año se cumplen 20 años desde que los informes anuales fueron publicados por la organización política de la comunidad judía argentina, que estableció la práctica en 1998.

Según el informe, el 68% de los incidentes tuvieron lugar en Buenos Aires , y el 32% de los incidentes se registraron en el interior del país. De los 834 incidentes reportados, la DAIA dijo que el 71% ocurrió online, principalmente en sitios web, y el 17% de esta cifra apareció en las plataformas de redes sociales.

De acuerdo a lo señalado en el informe, el 27% del contenido antisemita online tenía connotaciones xenófobas contra los judíos, mientras que el 18% fue impulsado por eventos que ocurrieron en el Medio Oriente, y 17 % estuvo vinculado con simbología nazi, así como conspiraciones sobre la dominación del mundo judío y otros conceptos erróneos relacionados.

cementerio

En declaraciones a la prensa, el presidente de DAIA, Jorge Knoblovits, afirmó que “el aumento de los mensajes antisemitas es un fenómeno que se había estado produciendo en Argentina durante mucho tiempo”.

«Se observó un nuevo elemento (de antisemitismo) en el último año en el que hubo ataques personales contra los referentes de la comunidad judía como el rabino de Rosario o lo que sucedió en Buenos Aires con una agresión hacia las personas que llevaban kipot, que ha sido visto (antes) en Europa pero no en Argentina”, subrayó.

En tanto, el Instituto Gino Germani presentó una encuesta sobre las percepciones sociales sobre los judíos en Argentina.

El relevamiento realizado entre 1443 personas a nivel nacional, con edades de entre 18 y 65 años, determinó que el 53% de los encuestados cree que existe discriminación contra los judíos, mientras que el 87% no sabía o tenía una idea errónea de lo que es el sionismo.

No obstante, el informe indicó que el 61% estuvo de acuerdo con el prejuicio antisemita de la «influencia» de los judíos en los mercados internacionales, y el 47% creyó que los judíos son los primeros en darle la espalda a las personas necesitadas.

La información para la encuesta se recopiló entre junio y julio de este año.

En la presentación del informe estarán, además de Knoblovits, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina y obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea; Néstor Cohen, quien dirigió la investigación del Instituto Gino Germani; la directora del Centro de Estudios Sociales, Marisa Braylan, y Verónica Constantino, una de sus principales investigadoras.

Seguir leyendo

Sin Categoría

Rosh Hashaná. Con las primeras estrellas del domingo, el mundo judío celebrará el comienzo del año 5780

Agencia AJN.- El 1º de tishrei recuerda la aparición del primer hombre, Adán, en el sexto día de la Creación. También es Iom Hadín (Día del Juicio), durante el cual D’s evalúa a todas Sus criaturas, si bien Su veredicto recién se rubrica con la culminación de Iom Kipur (Día del Perdón). Se expresan plegarias y deseos y se saluda de diversas formas, pero con el mismo fin.

Publicado

el

Por

rosh hashana

Agencia AJN.- Con la salida de las tres primeras estrellas del domingo, el mundo judío celebrará Rosh Hashaná, el comienzo del año 5780.

El 1º de tishrei recuerda la aparición del primer hombre, Adán, en el sexto día de la Creación.

También es Iom Hadín (Día del Juicio), durante el cual D’s evalúa a todas Sus criaturas, si bien Su veredicto recién se rubrica con la culminación de Iom Kipur (Día del Perdón).

Por ello, el arrepentimiento por los pecados y malas acciones o decisiones son una constante desde este mes, elul, cuando se comienza el Jeshbón Hanéfesh (balance espiritual) y se recitan las Slijot (disculpas).

Además, como en todo año nuevo, se expresan plegarias y deseos para un 5780 mejor y se saluda de diversas formas, pero con el mismo fin: “¡Shaná tová!” (Buen año), “¡Shaná tová umetuká!” (Un año bueno y dulce) o “¡Leshaná tová tikatevu vetejatemu!” (Por un buen año, en el que seamos inscriptos y rubricados -en el Libro de la Vida y otras bendiciones-), entre otros.

Esta festividad también se denomina “Iom Truá”, el día del toque del shofar (tradicional cuerno de carnero) durante el servicio religioso, y los 29 días previos, que es un llamado a la humildad, la reflexión y el arrepentimiento.

Otra costumbre es la familiar cena festiva, que incluye el encendido de las velas de Iom Tov (festividad), previo al comienzo de Rosh Hashaná, y símbolos culinarios como la jalá agulá (pan trenzado redondo, como el ciclo anual), la cabeza de pescado (literalmente, “Rosh” significa cabeza; entre los sefaradíes se suele usar cordero y pedir “estar a la cabeza y no a la cola”), manzana con miel y tortas (por un año dulce).

El pescado también se come en forma de guefilte fish, con zanahoria (en ídish se dice “mern”, aumentar, y remite a un deseo de multiplicación).

Las familias sefaradíes agregan dátiles, acelga y/o puerro, para espantar a los enemigos; zapallo, para anular malos designios; y porotos o granadas, para que se multipliquen los méritos.

Por el contrario, hay que abstenerse de las comidas agrias o amargas.

En la tarde del primer día (este año, el lunes) se acostumbra ir a una fuente de agua natural -lago, río o mar- para realizar el Tashlij, que simboliza el deshacerse de todos los pecados.

Rosh Hashaná integra, con Iom Kipur (Día del Perdón), los Iamim Noraím, “días terribles” por la seriedad y rigor del Juicio Divino, y los 10 días que van entre uno y otro son los Aséret Ieméi Teshuvá (Diez días de arrepentimiento).

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!