Seguinos en las redes

Israel

Legislador libanés insta a secuestrar civiles israelíes en la próxima guerra

Publicada

el

hezbollahmp

AJN.- El legislador libanés Walid Sukkarieh – uno de los representantes de Hezbollah en el Parlamento –  aseguró que la toma de las comunidades del norte de Israel bloquearía el uso desproporcionado de la fuerza, y crearía un nuevo equilibrio de poder. El parlamentario afirmó que nadie, ni siquiera los peores regímenes árabes, lo obligarían a “retirarse de Palestina”.

 

Un integrante del Parlamento Libanés, perteneciente al brazo político de la organización Hezbollah planteó en una entrevista que, en cualquier futura guerra con Israel, hay que tomar, conquistar poblaciones y tomar civiles como rehenes.

Entrevistado por el canal de televisión al-Manar de Hezbollah, el diputado Walid Sukkarieh dijo que, junto con el arsenal de misiles del grupo – cuya cantidad estimó en decenas de miles – la ofensiva contra Israel debe incluir la toma de poblaciones israelíes completas, para impedir que Israel tome represalias y la aplicación de su «Doctrina Dahiyeh» , una estrategia militar que aboga por el uso desproporcionado de la fuerza contra una entidad militante mediante la destrucción de la infraestructura civil.

La estrategia, que lleva el nombre de un barrio de Beirut, se llevó a cabo en la Segunda Guerra del Líbano en 2006, contra edificios enteros en el bastión de Hezbollah, mediante ataques aéreos masivos. La doctrina fue mencionada por primera vez en 2008 por el entonces jefe de la División Norte de las Fuerzas de Defensa de Israel y actual comandante en jefe, Gadi Eisenkot, quien advirtió que Israel volvería a aplicar dicha estrategia en cada pueblo en el Líbano desde donde fue atacado.

Sukkarieh dijo en su entrevista que Israel no podía poner en práctica esa doctrina si Hezbollah tiene israelíes como rehenes en un eventual enfrentamiento bélico.

«El pueblo israelí quedaría como prisionero, en nuestras manos. Esto impediría a Israel atacar a civiles de nuestro lado. No podría poner en práctica la estrategia Dahiyeh. Los israelíes han amenazado con que, en la próxima guerra, van a poner en práctica esta estrategia y destruirán todo el Líbano. ¿Qué van a destruir si retenemos a sus ciudadanos como rehenes? Tendremos rehenes. Si nos matan, los mataremos «, argumentó el parlamentario.

El diputado de Hezbollah agregó que apoderarse de tierras israelíes crearía un nuevo equilibrio de poder en la región, en primer lugar, a favor de la causa palestina, y además, ningún elemento externo podría obligar a Hezbollah a retirarse.

«Bajo estas circunstancias, ninguna resolución podrá obligarnos a una retirada a las posiciones anteriores, y volver a entregar esta tierra a Israel. Ni siquiera los regímenes árabes serían capaces de tolerar esto. Los peores regímenes árabes no serían capaces de aceptar esto. No serían capaces de decir: ´Hezbollah logró liberar un asentamiento en Palestina, y ahora deben retirarse de allí”, explicó.

RL

Dejá tu comentario

Israel

Entrevista a 26 años de los Acuerdos de Oslo: “A veces las utopías se pagan caro”

Agencia AJN.- El politólogo Alberto Spektorowski reflexionó en diálogo con la Agencia AJN sobre el histórico documento que creó a la Autoridad Palestina, pero que fracasó a la hora de llevar paz en el conflicto árabe-israelí.

Publicado

el

Por

oslo

Agencia AJN.- El 13 de septiembre de 1993, los ministros de exteriores del Estado de Israel y de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Shimon Peres y Mahmoud Abbas respectivamente, junto a Warren Christopher, secretario de Estado norteamericano, y Andréi Kozyrev, canciller de Rusia, firmaron un documento que se denominó “Acuerdos de Oslo”.

Entre los 17 artículos, cuatro anexos y varias actas, la firma estableció un gobierno interino palestino en Cisjordania y la Franja de Gaza, a fin de que negociara con Israel un acuerdo de paz permanente durante un período de transición que no debía ser mayor a cinco años.

Diversas contingencias hicieron que un acuerdo establecido para durar cinco años se mantuviera más de dos décadas: los atentados terroristas en territorio israelí, la segunda Intifada, que Hamás tomara el poder desconociendo el gobierno de la Autoridad Palestina, los ataques de Hamás al territorio israelí que dieron motivo a tres importantes enfrentamientos bélicos y también los cambios políticos que se fueron produciendo en el Estado de Israel con el paso de los años.

Alberto Spektorowski

Alberto Spektorowski

A 26 años de la firma de este pacto, la Agencia AJN dialogó con Alberto Spektorowski, politólogo uruguayo-israelí y profesor de la Universidad de Tel Aviv, para reflexionar sobre sus consecuencias.

-¿Qué reflexión hace frente en este nuevo aniversario de los Acuerdos de Oslo?
-Ambivalente. Era una época de oportunidades en donde las utopías podían tomar vuelo. A veces las utopías se pagan caro. Y eso fue lo que pasó con Oslo. No se pensó que los “spoilers” eran tantos y tan fuertes en ambos lados. El resultado fue demasiados muertos.

-¿Qué diferencias hay entre el momento político en que se firmaron los acuerdos y ahora?
– Aquel momento era de euforia liberal y en donde se podía soñar con La Paz. Hoy estamos en el fin del “fin de la historia” de Fokoyama. Volvemos al realismo crudo y duro. De paz ni se habla. Sólo de conflict management.

-¿Cuáles son los puntos que considera que se cumplieron de los acuerdos?
-La Autoridad Palestina en Cisjordania aún cumple en su colaboración con Israel en materia de seguridad. Aunque el espíritu de Oslo murió, aún quedan puntos de acuerdo que se mantienen.

-¿Considera que el plan de paz de Donald Trump puede ser superador a esos acuerdos?
-Lo de Trump es todo un misterio. Para bien o para mal. No creo que pueda mover algo. No si los palestinos ni Israel quieren.

-Desde lo personal, ¿qué dijo usted cuando se firmaron esos acuerdos, qué pensó en ese momento?
-Era de euforia. Teníamos esperanza y seguridad. Eso se acabó. Por ahora se acabó. Ahora sigue habiendo seguridad, pero sin apostar a La Paz. Sólo se apuesta a la fortaleza militar, económica y política. Eso es Israel hoy.

Seguir leyendo

Israel

Una mirada sobre las elecciones en Israel. Por Shraga Wilk*

Agencia AJN.- En Israel, el escenario actual complica la posibilidad de hacer coaliciones. Los partidos tienen la tarea de tratar de redondear un cuadrado. Se intentan incluir diversos ejes en una sola idea de gobierno. Así, las coaliciones no terminan siendo claras o naturales, convirtiéndose en alianzas muy frágiles.

Publicado

el

Por

opinión 2

Agencia AJN.- Los desafíos a los cuales la sociedad israelí se enfrenta en estas elecciones abarcan distintos ejes. No es como en Argentina, donde principalmente están el eje social y el económico. O como en España, que además del social y económico, está el referido a Cataluña. En Israel tenemos cuatro ejes: el conflicto árabe-israelí, la economía de izquierda-derecha, el eje religioso-laico y la integración de los árabes como ciudadanos plenos o no.

Cada partido tiene en su ideología una referencia a cada uno de los ejes, que implican muchas combinaciones. Uno puede ser de izquierda desde el punto de vista del conflicto árabe-israelí y de derecha económicamente hablando. También podría ser de derecha en cuanto a lo religioso, pero de izquierda en cuanto a lo civil. La divergencia es muy grande y eso genera que haya una gran diversidad de partidos.

Este escenario complica la posibilidad de hacer coaliciones. Los partidos tienen la tarea de tratar de redondear un cuadrado. Se intentan incluir todos los ejes en una sola idea de gobierno. Por eso, la situación es difícil y los sectores están tan segmentados. Las coaliciones no terminan siendo claras o naturales. Hay contradicciones y acuerdos dependiendo de los ejes, convirtiendo a las coaliciones en alianzas muy frágiles.

Dentro de los ejes, hay algunos que la población considera más importantes, porque no existe ningún partido que acople exactamente las ideas de cada ciudadano.

El Gobierno de Benjamín Netanyahu tuvo muchos éxitos en algunos aspectos y en otros no. Pero también, la crítica está dirigida a la cantidad de tiempo que lleva el mismo primer ministro en un país democrático. Se cree que hay que renovar y darle oportunidad a nuevas figuras, nuevos pensamientos. Por lo cual, se crea un quinto eje: Netanyahu sí o no.

¿Por qué Israel no ha podido crear dirigentes superadores a Netanyahu?
Dicen que la democracia es el mejor sistema entre los peores. Es decir, no es un sistema perfecto. Y en los últimos tiempos, la democracia llevó a que absolutamente todo se elija. Los partidos escogen dentro de sus miembros a los que los dirigen. Cuando los partidos tenían un sistema con una comisión que designaba a sus integrantes, reclutaban opinióna personas de la academia o egresados del ejército. Pero hoy en día, mucha gente muy capaz se retiró de los partidos, por sus incapacidades de poder hacer campañas populares. Hoy en día, los dirigentes no son aquellos más capaces, si no los más habilidosos para hacer campaña política. Así se bajó el nivel de los dirigentes y se creó una generación en dónde falta compromiso real.

No por ello se pierden las esperanzas de que poco a poco se pueda lograr un equilibrio, entre los dirigentes de antes y los de ahora. Una generación de líderes que puedan combinar ambas cosas: hacer campañas populares, pero también ser capaces.

*Shraga Wilk es representante para América Latina de la Organización Sionista Mundial

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!