Seguinos en las redes

Estados Unidos

Los manifestantes estadounidenses contra la reforma judicial israelí se preparan para una acción sin precedentes durante la visita de Netanyahu

Los expatriados israelíes se unen a las comunidades judías estadounidenses para manifestarse durante el viaje del primer ministro a California y Nueva York

Publicada

el

portada ny
Manifestantes se concentran ante las Naciones Unidas mientras el ministro de Defensa Yoav Gallant celebra una reunión en su interior, en Nueva York, el 28 de agosto de 2023. (Luke Tress/Times of Israel)

Agencia AJN.- El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, realiza una esperada visita a Estados Unidos: primero a California para reunirse con Elon Musk, y después a Nueva York para asistir a la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde mantendrá un encuentro con el presidente estadounidense, Joe Biden.

El primer ministro israelí aterrizó en San José en medio de una creciente indignación por los comentarios que hizo antes de su partida, en los que expresó que los manifestantes en su contra estaban «uniendo fuerzas con la OLP e Irán» para protestar por su viaje a EE.UU.

En una imagen facilitada por activistas el 11 de septiembre de 2023, se proyecta sobre la sede de la ONU en Nueva York un mensaje de protesta contra la visita del primer ministro Benjamin Netanyahu a la ONU. (Cortesía)

Una declaración posterior de la Oficina del Primer Ministro del Estado judío afirmó que Netanyahu quería decir que los manifestantes se concentrarían junto a activistas pro OLP y pro BDS, sin mencionar a Irán.

Es la primera visita de Netanyahu a Estados Unidos desde que su coalición de línea dura llegó al poder. Lo acompañan el ministro de Economía, Nir Barkat, el ministro de Asuntos Exteriores, Eli Cohen, y el ministro de Protección del Medio Ambiente, Idit Silman, así como su esposa Sara.

El primer ministro Netanyahu y su esposa, Sara, se preparan para embarcar en un avión con destino a EE.UU. a primera hora del lunes 18 de septiembre de 2023. (Avi Ohayon/GPO)

Los grupos de protesta informaron el lunes en un comunicado de que celebrarán concentraciones en California, en el aeropuerto de San José, en el hotel de Netanyahu y en la fábrica de Tesla en Fremont, donde Netanyahu se reunió con Musk.

Los manifestantes del Área de la Bahía, liderados por el grupo activista israelí UnXeptable, anunciaron que las comunidades israelí-estadounidense y judía se manifestarían juntas, dondequiera que fuera Netanyahu.

«UnXeptable, junto con las comunidades israelí-estadounidense y judía del Área de la Bahía, están dispuestas a demostrar a Netanyahu que no es bienvenido aquí mientras se esfuerce por convertir a Israel en una dictadura y arruinar la alianza única entre Estados Unidos e Israel», decía el comunicado.

«Vaya donde vaya, estaremos allí para mostrarle nuestro apoyo a un Israel justo, igualitario y democrático», aseguraron los activistas.

Manifestantes contra la reforma israelí en Nueva York, 28 de abril de 2023. (Luke Tress/Times of Israel)

Antes de la llegada de Netanyahu a California, activistas de UnXeptable proyectaron «Bienvenido a Alcatraz Bibi» y «Netanyahu es un dictador a la fuga» en el lateral de la infame cárcel californiana el domingo por la noche.

Además, se proyectó «Save our Start-Up Nation» (salvar nuestra Nación de Start-Ups) en varios edificios importantes de San Francisco.

Netanyahu se reunió con Musk en medio de acusaciones de que el multimillonario de la tecnología está amplificando el antisemitismo en su plataforma de medios sociales X, anteriormente Twitter.

Musk, que se define a sí mismo como un «absolutista de la libertad de expresión», desmanteló los equipos de moderación de la plataforma y permitió que aumenten los contenidos antisemitas y de odio, y está enfrentado con la Liga Antidifamación.

 

Fuente: Times of Israel.

Estados Unidos

La respuesta de las organizaciones judías contra el festival «Palestine Writes» de la Universidad de Pennsylvania está dividida

Publicado

el

Por

WhatsApp Image 2023-09-21 at 11.25.16 AM

Agencia AJN.- Varias organizaciones judías han condenado una próxima conferencia sobre la cultura palestina, que tendrá lugar en la Universidad de Pensilvania y en la que participarán oradores acusados de antisemitismo. Pero los grupos que condenan la conferencia discrepan sobre lo que la universidad debería hacer al respecto.

El principal nombre que intervendrá en el festival «Palestine Writes», que tendrá lugar el próximo fin de semana, del viernes 22 de septiembre a la tarde del domingo 24, es el de Roger Waters, ex líder de Pink Floyd, que utiliza imágenes del Holocausto para atacar a Israel durante sus conciertos. Según las organizaciones judías, otros oradores de la conferencia han utilizado un lenguaje que aprueba o fomenta la destrucción de Israel.

Las respuestas de las organizaciones judías han ido desde un llamamiento a la universidad para que condene la conferencia -lo que hizo la semana pasada, aunque en términos que los críticos calificaron de inadecuados- hasta una exigencia de que la universidad clausure la conferencia o se enfrente a consecuencias legales.

Las dispares respuestas apuntan a una división dentro del ecosistema pro-Israel sobre cómo las universidades deben manejar el discurso anti-israelí y posiblemente antisemita en el campus. Aunque ambas partes del debate aborrecen tales declaraciones, una cohorte de activistas cree que la ley federal exige que la universidad reprima el discurso ofensivo, mientras que la otra afirma que los dictados de la libertad académica exigen que se permita incluso el discurso repugnante, aunque dicen que debe ser condenado.

Miriam Elman, directora ejecutiva de la Red de Compromiso Académico, que trabaja para contrarrestar la actividad antisemita y antiisraelí en el campus, dijo a la Agencia Telegráfica Judía que su grupo no exigiría la cancelación de la conferencia «a menos que haya un caso de amenaza inminente, o daño corporal». Y añadió: «Nuestro sistema de libertad académica y de libre expresión en el campus es ése»: ¿Discurso ofensivo? Responda con un discurso mejor».

Este planteamiento contrasta con la exigencia de la Organización Sionista de América, que ha instado a sus activistas a decir a la universidad que cancele la conferencia. Si la universidad no lo hace, decía una reciente alerta de acción de la ZOA, el grupo derechista pro-Israel «puede tener la obligación moral de presentar una queja en virtud del Título VI si esta conferencia tiene lugar». El Título VI se refiere a una sección de la Ley de Derechos Civiles que prohíbe la discriminación en cualquier institución que reciba fondos federales. Aunque la Universidad de Pensilvania es una universidad privada, recibe subvenciones federales para investigación.

Palestine Writes ha organizado el festival anual desde 2020, diciendo en su sitio web que su fundación «nació de la omnipresente exclusión o tokenización de las voces palestinas en las principales instituciones literarias.»

Susan Abulhawa, directora ejecutiva de «Palestine Writes», dijo en un correo electrónico que la mayor parte del festival era sobre palestinos, y no sobre Israel, pero que naturalmente habría expresiones de crítica al país.

«Tenemos una herencia gloriosa y rica que está siendo borrada o apropiada por una empresa colonial del siglo XX que ha trabajado horas extras para denigrarnos allí donde no pueden borrarnos del todo», declaró a la Agencia Telegráfica Judía. «Es decepcionante, aunque no sorprendente, que la universidad no haya podido reunir el valor para defender la lucha moral y necesaria de un pueblo indígena contra el fascismo colonial israelí».

Un portavoz del festival aclaró que el acto finaliza varias horas antes del comienzo de la Alta Festividad judía de Yom Kippur, que comienza la noche del 24 de septiembre. La conferencia termina a la 1 de la tarde.

Josh Gottheimer, un congresista demócrata judío de Nueva Jersey y graduado de Penn, dijo en una carta a la dirección de la universidad que la universidad debería al menos desinvitar a Waters, así como a Marc Lamont Hill, profesor de la Universidad de Temple y comentarista despedido de CNN en 2018 por pedir una Palestina libre «desde el río hasta el mar», una frase que muchos interpretan como un llamamiento a la eliminación de Israel. Hill dijo entonces que desconocía el origen de la frase y que pedía un único Estado binacional israelí-palestino.

Abraham Foxman, ex director nacional de la ADL, dijo a JTA que el suceso debería desencadenar una investigación por parte de la administración Biden como parte de su nuevo plan para combatir el antisemitismo. También dijo que los antiguos alumnos judíos deberían organizarse para dejar de hacer donaciones a la universidad. «Ha llegado el momento de que los antiguos alumnos sean más activos», dijo, no sólo en Pennsylvania sino en otros campus que han acogido a críticos vehementes de Israel.

Tras las quejas de grupos judíos, la universidad hizo una declaración en la que reconocía que la conferencia incluía a «varios oradores que tienen un historial documentado y preocupante de antisemitismo al hablar y actuar de forma que denigra al pueblo judío. Condenamos inequívoca y rotundamente el antisemitismo como algo antitético a nuestros valores institucionales».

Tanto el grupo de Elman como la Liga Antidifamación dijeron a JTA que esperaban que la condena de la universidad fuera más enérgica.

Para los grupos judíos y pro-Israel que critican la conferencia, el orador más objetable es Waters, que está programado para hablar en un panel el viernes por la noche sobre los costos incurridos por aquellos que hablan en nombre de los palestinos. Rogers ha utilizado imágenes del Holocausto para criticar a Israel, una práctica que los organismos de control han calificado de antisemita porque trivializa el Holocausto e implica que los judíos están perpetrando ahora sus horrores en otro pueblo.

Otros oradores también han sido señalados por grupos pro-Israel por sus elogios a miembros de grupos designados terroristas o porque han utilizado un lenguaje incendiario para implicar a todos los israelíes, no sólo a las políticas de su gobierno.

La declaración de la universidad, firmada por la presidenta de Pensilvania, Elizabeth Magill, y otros dos altos cargos, señalaba que el festival no está organizado por la universidad, aunque varias entidades afiliadas a ella -como el Wolf Humanities Center- son copatrocinadoras.

«Como universidad, también apoyamos firmemente el libre intercambio de ideas como elemento central de nuestra misión educativa», afirma el comunicado. «Esto incluye la expresión de puntos de vista que son controvertidos e incluso aquellos que son incompatibles con nuestros valores institucionales».

Algunos críticos dijeron que la dirección de Penn tenía el deber de condenar a los copatrocinadores de la conferencia afiliados a la universidad.

«Las universidades pueden expresar su decepción, disgusto y consternación por las decisiones del profesorado», dijo Elman. «Pueden decir ‘esto es un juicio terrible'».

Jonathan Greenblatt, director general de la Liga Antidifamación, dijo en un correo electrónico a JTA: «Apoyar la libertad académica y el libre intercambio de ideas en el campus, que ADL se une a Penn en el apoyo, no abdica el liderazgo de Penn de tomar una posición.»

Según Jewish Insider, la ADL, junto con la Federación Judía del Gran Filadelfia, dirigió un esfuerzo de semanas para conseguir que la universidad hiciera una declaración. La ADL publicó recientemente un análisis que mostraba un fuerte aumento de lo que denominó «actos antiisraelíes» en los campus universitarios.

«Si Penn realmente quiere mostrar un apoyo real a la comunidad judía, debe dejar de equivocarse y empezar a hablar y tomar medidas para apoyar a la comunidad judía de manera inequívoca y sin ambigüedades», dijo Greenblatt. La Federación Judía no respondió a la solicitud de comentarios.

Tanto Elman como ZOA señalaron la diferencia en el trato que la universidad ha dispensado al festival y a una profesora de derecho judía, Amy Wax, que ha hecho comentarios incendiarios sobre los estudiantes negros y asiáticos del campus. Wax está inmersa en un proceso disciplinario, lo que ha suscitado críticas contra Penn por parte de los defensores de la libertad de expresión.

La cautela de la universidad con «Palestine Speaks» puede deberse en parte a su reticencia a meterse en otra batalla sobre la libertad académica. La controversia se produce cuando Wax ha invitado a un supremacista blanco, Jared Taylor, al campus por segunda vez. Su presencia en un acto celebrado en 2021 en Penn suscitó protestas. El Philadelphia Inquirer citó a estudiantes que creen que Wax invitó a Taylor para presentar a la universidad como una institución que reprime la libertad de expresión.

Michal Cotler-Wunsch, que esta semana fue nombrada enviada de Israel para combatir el antisemitismo, dijo a JTA que el compromiso de la universidad con la diversidad, la equidad y la inclusión exigía una respuesta más dura.

«Celebrada en una realidad del campus DEI que proclama el compromiso de proporcionar y garantizar la igualdad de acceso, seguridad y protección a todos los estudiantes y miembros de la facultad, [la conferencia] debe medirse con el mismo rasero que cualquier otro grupo, reconociendo que el doble rasero en la aplicación de cualquier principio o norma lo socava», dijo.

Seguir leyendo

Estados Unidos

Biden: la normalización de Israel está dando resultados, en medio de un «incansable» impulso a la solución de dos Estados

El presidente de Estados Unidos pronuncia un discurso ante las Naciones Unidas en el que aboga apasionadamente por la paz y el multilateralismo.

Publicado

el

Por

ee
El presidente de EEUU, Joe Biden, se dirige a la 78ª sesión de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, EEUU, el 19 de septiembre de 2023. (Crédito de la foto: Mike Segar/Reuters)

Agencia AJN.- Estados Unidos tiene previsto buscar tanto la normalización del Estado judío con sus vecinos árabes como una resolución del conflicto palestino-israelí basada en dos Estados, afirmó el martes ante las Naciones Unidas el presidente estadounidense, Joe Biden.

«La mayor normalización y conexión económica de Israel con sus vecinos tiene efectos positivos, incluso mientras seguimos trabajando incansablemente por una paz justa y duradera, para israelíes y palestinos, dos Estados para dos pueblos», agregó Biden.

El presidente estadounidense señaló que «ninguna nación puede afrontar sola los retos de hoy», destacando la decisión de volver a formar parte de la UNESCO, aunque aseguró que son necesarias reformas.

«No retrocederemos en los valores que mantenemos firmes», añadió Biden, resaltando los esfuerzos para extender la democracia e impulsar el crecimiento económico en todo el mundo.

Biden también se refirió al plan recientemente anunciado para conectar India y Arabia Saudita con Europa a través de Jordania e Israel, que, según él, «impulsará las oportunidades a través de dos continentes. Esto forma parte de nuestro esfuerzo por construir un Medio Oriente más sostenible e integrado».

Además, Biden pareció defender el impulso de Estados Unidos para que los Estados árabes se normalicen con Israel a pesar de la falta de avances en el frente palestino.

El presidente estadounidense expuso la agenda de política exterior de su país como uno de los primeros oradores en dirigirse a la parte de alto nivel de la 78ª sesión inaugural de la Asamblea General de la ONU.

Biden se centró en la importancia de la cooperación regional como modelo para resolver las crisis y los conflictos mundiales, también en Medio Oriente, e insinuó que las asociaciones que Estados Unidos está ayudando a fomentar entre Israel y sus vecinos tienen poco que ver con la amenaza nuclear de Irán.

«Ninguna de estas asociaciones tiene que ver con la contención de ningún país, sino con una visión positiva de nuestro futuro común», concluyó.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!