Seguinos en las redes

Innovación

Nanotecnología israelí podría reducir los efectos secundarios de la quimioterapia

Publicada

el

2.1

Agencia AJN.- Los científicos afirman que una nueva tecnología israelí podría reducir drásticamente los efectos secundarios de los tratamientos contra el cáncer, incluida la quimioterapia, al hacer posible la dosificación precisa de fármacos que actualmente se administran a todo el cuerpo.

El invento también podría revivir numerosos tratamientos que hoy se consideran inseguros y permitir a los médicos aumentar las dosis de algunos medicamentos existentes, sugiere el equipo del Instituto Tecnológico Technion-Israel en una investigación recientemente revisada por pares.

El objetivo principal del estudio -y el único tema del estudio del equipo del Technion en animales- son los inhibidores, que son fármacos que bloquean los factores de crecimiento que activan las células cancerosas. Pero en las pruebas de laboratorio se incluyó un pequeño número de quimioterapias que resultaron prometedoras, según el equipo, lo que indica que la tecnología también podría utilizarse algún día para reducir los efectos secundarios de la quimioterapia.

Los medicamentos de precisión se consideran una forma prometedora de tratar el cáncer, pero un reto importante es la tecnología necesaria para administrar el medicamento a las células cancerosas sin llevarlo a otras partes del cuerpo.

Las partículas denominadas nanotransportadores -también un ingrediente clave de la mayoría de las vacunas contra el coronavirus- hacen bien su trabajo. Pero cada nanotransportador es compatible con una gama limitada de fármacos, y solo hay unas pocas docenas disponibles, lo que significa que la gran mayoría de los medicamentos no pueden administrarse como medicina de precisión.

Un equipo de ingeniería biomédica del Technion afirma haber inventado un nuevo nanotransportador, lo ha probado en condiciones de laboratorio y en ratones, y ha llegado a la conclusión de que es probable que haga posible la nanoadministración de muchos fármacos.

«El nuevo nanotransportador nos ha permitido tratar con éxito a ratones con un medicamento que normalmente no puede utilizarse debido a sus intensos efectos secundarios», afirmó, según las fuentes de The Times of Israel, el profesor Yosi Shamay, jefe del laboratorio que realizó la investigación.

Su equipo administró a los ratones Trametinib, un fármaco que actualmente solo puede utilizarse en pacientes con melanoma y en dosis mínimas debido a su toxicidad. Los ratones recibieron lo que se considera una dosis segura. Los ratones que lo recibieron como fármaco normal no mejoraron, mientras que los que lo recibieron a través de la administración dirigida de nanotransportadores acabaron con tumores más pequeños.

Comentó Shamay: «Este nanotransportador podría permitirnos utilizar fármacos potencialmente salvadores que simplemente no han sido viables porque los efectos secundarios para la dosis necesaria son demasiado intensos. Esto es emocionante». Las pruebas de laboratorio indican que funcionará con muchos fármacos y en una amplia gama de cánceres».

«Es más, esto podría hacer que los fármacos existentes fueran más eficaces. Como hoy en día tenemos que limitar las dosis de algunos fármacos debido a los efectos secundarios, la administración de precisión que elimina la preocupación por los efectos secundarios puede permitir dosis mayores y, por tanto, más eficaces», dijo.

El laboratorio de Shamay inventó la partícula mediante un proceso poco habitual. Construyó un robot y lo programó para probar diferentes combinaciones de materiales tras unirlos mediante distintas reacciones químicas.

«Al dar un gran paso en la química robótica, hemos abierto nuevas oportunidades para los medicamentos», explicó Shamay.

«Hasta ahora, la mayoría de los fármacos tienen que administrarse como medicamentos normales por vía oral o inyectados, lo que significa que acaban en todo el cuerpo. Si esto ocurre, el 99% del fármaco va a las células sanas y menos del 1% al tumor.

«Este nuevo material nos permite administrar los fármacos con gran precisión en los tumores sólidos. Los efectos secundarios derivados de que el fármaco acabe en otra parte del cuerpo pueden reducirse considerablemente.

«Y si se pueden reducir los efectos secundarios también se pueden aumentar las dosis -ya que las dosis suelen estar determinadas para limitar los efectos secundarios-, se puede aumentar el rendimiento de un fármaco», dijo.

Shamay dijo que las pruebas iniciales de la capacidad del nanotransportador para mantener su carga útil -el fármaco que se está probando- segura y en forma estable fueron posibles mediante un método basado en la luz. Si el fármaco es estable, cuando se le ilumina, casi no emite luz.

Llevó a cabo este proceso de pruebas de laboratorio con 30 fármacos, en su mayoría inhibidores, con un pequeño número de tratamientos de quimioterapia. Todos fueron estables en el nanotransportador, lo que, según Shamay, sugiere que el nanotransportador funcionará con muchos fármacos. Su objetivo es llevar a cabo más pruebas y conseguir la aprobación reglamentaria, inicialmente para los inhibidores y posiblemente para las quimioterapias más adelante.

Shamay dijo: «Si todo va bien, en cinco años tendremos pacientes a los que se les administrará nuestro material. Esto podría tener un efecto muy positivo en el tratamiento del cáncer».

Innovación

Investigadores israelíes descubrieron tres fármacos comunes que pueden reducir el riesgo de metástasis tras un cáncer de colon o recto

Medicamentos de fácil acceso y sin efectos secundarios pueden prevenir las metástasis, la ansiedad y las reacciones de estrés tras la cirugía.

Publicado

el

Por

porta m

Agencia AJN.- Investigadores israelíes descubrieron que dos fármacos disponibles en todas las farmacias para bajar la tensión arterial y reducir la ansiedad y otro utilizado para prevenir el dolor y la inflamación reducen significativamente el riesgo de desarrollar metástasis tras una operación de cáncer de colon y recto.

El descubrimiento, realizado en la Universidad de Tel Aviv (TAU) y probado en pacientes del Centro Médico Sheba de Tel Hashomer, también descubrió que los fármacos minimizaban la ansiedad y la reacción al estrés. El tratamiento clínico -el primero de este tipo- comienza cinco días antes de la operación y dura sólo 20 días, con efectos adversos mínimos o nulos.

El estudio, en el que participaron 34 pacientes tratados en Sheba, demostró que, cinco años después de la operación, sólo una octava parte (12,5%) de los pacientes quirúrgicos que recibieron los fármacos desarrollaron metástasis cancerosas, frente a la mitad del grupo de control.

La investigación fue dirigida por el Prof. Shamgar Ben-Eliyahu, de la Facultad Sagol de Neurociencia y la Facultad de Ciencias Psicológicas de la TAU, y el Prof. Oded Zamora, de la Facultad Sackler de Medicina de la TAU.

Los resultados se publicaron en el European Journal of Surgical Oncology con el título «Effect of perioperative COX-2 and beta-adrenergic inhibition on 5-year disease-free-survival in colorectal cancer: A pilot randomized controlled Colorectal Metastasis Prevention Trial (COMPIT)» (Efecto de la inhibición perioperatoria de COX-2 y beta-adrenérgica sobre la supervivencia sin enfermedad a 5 años en el cáncer colorrectal: Un ensayo piloto aleatorizado y controlado de prevención de la metástasis colorrectal -COMPIT-).

Simultáneamente se publicó en Nature Reviews Cancer un resumen de la teoría y los principios subyacentes a la investigación titulado «Estrés y cáncer: mecanismos, significado y futuras direcciones».

Aunque la cirugía para extirpar los tumores primarios es el pilar de todos los tratamientos contra el cáncer, el riesgo de metástasis tras la extirpación del tumor se estima en un 35% entre los pacientes con cáncer de colon, con mayor riesgo en los que se encuentran en estadios más avanzados de la enfermedad.

 Professor Reuben Pinsky visits the Sheba Medical Center oncology ward (credit: SHLOMI AMSALEM)

El profesor Reuben Pinsky visita la sala de oncología del Centro Médico Sheba (crédito: SHLOMI AMSALEM).

«El estrés durante el periodo de espera para la intervención quirúrgica, las reacciones de estrés e inflamación que produce el organismo durante la propia cirugía, el periodo de recuperación física y, por último, la ansiedad posterior por la reaparición del cáncer tienen un efecto adverso en la capacidad del organismo para combatir los procesos metastásicos», explicó Ben-Eliyahu.

Estas condiciones mentales y fisiológicas «crean respuestas inflamatorias de estrés, que provocan una amplia liberación de hormonas de las familias de las prostaglandinas y las catecolaminas. Estas hormonas suprimen la actividad inmunitaria anti metastásica y, por tanto, favorecen el desarrollo de metástasis», expresó Ben-Eliyahu.

«Además, estas hormonas ayudan directamente a las células cancerosas que permanecen en el cuerpo incluso después de la cirugía: debido a la exposición a estas hormonas, el tejido canceroso se vuelve más agresivo y metastásico. La buena noticia es que sabemos cómo tratar tanto el estrés como la inflamación utilizando medicamentos ya disponibles», destacó el profesor.

Los investigadores de la TAU administraron a 34 pacientes con cáncer de colon dos fármacos: propranolol (Darlin), que se utiliza para bajar la tensión arterial y reducir la ansiedad, y etodolac (Etofan), empleado para prevenir el dolor y la inflamación. Dieciséis pacientes elegidos al azar tomaron la medicación después de la operación en Sheba durante muy poco tiempo.

Los otros 18 pacientes del grupo de control recibieron fármacos placebo. Cinco años después, nueve de los 18 pacientes que recibieron el placebo (50%) desarrollaron metástasis cancerosas, frente a dos de los 16 pacientes que tomaron Darlin y Etofen (12,5%).

«Aunque a los cinco años de la operación la significación estadística es clara, necesitamos realizar estudios clínicos más amplios. Nuestro tratamiento redujo los marcadores de metástasis en el tejido tumoral y las posibilidades de recidiva del cáncer. Buscamos deliberadamente los fármacos más seguros y baratos capaces de reducir la respuesta estresante-inflamatoria del organismo a la cirugía, con el fin de salvar vidas», añadió Ben-Eliyahu.

 Professor Shamgar Ben-Eliyahu (credit: TEL AVIV UNIVERSITY)

Profesor Shamgar Ben-Eliyahu (crédito: UNIVERSIDAD DE TEL AVIV).

Con respecto a los resultados, el profesor señaló que »suena demasiado bueno para ser cierto, pero se obtuvieron resultados similares en tejido de cáncer de mama en un estudio que realizamos en 2017. Debido al pequeño número de sujetos en ambos estudios, es imposible estimar con precisión la magnitud del efecto beneficioso, pero los efectos son estadísticamente significativos, lo que significa que no son accidentales».

Ben-Eliyahu también detalló que algunos médicos desconfían de los efectos de las reacciones inflamatorias provocadas por el estrés, en particular las derivadas de factores psicológicos como la espera de una intervención quirúrgica o el miedo a que la enfermedad se extienda. Otro problema se refiere a la financiación de los estudios clínicos.

«Hay que tener en cuenta que las empresas farmacéuticas no tienen ningún incentivo financiero para apoyar estos estudios. Nuestros medicamentos no están patentados; son seguros, baratos y se administran en un tratamiento breve que dura sólo unos días. Las empresas farmacéuticas buscan patentes para medicamentos caros y prefieren que el paciente dependa del fármaco el resto de su vida», advirtió el director de la investigación.

«Por desgracia, las principales fundaciones científicas de Israel no financian investigaciones clínicas sobre fármacos, dando por sentado que las financiarán las empresas farmacéuticas. Intentamos salvar vidas sin beneficio económico y recibimos apoyo financiero de varias fuentes israelíes e internacionales, pero son insuficientes para grandes estudios clínicos», agregó.

Ben-Eliyahu espera que se encuentre financiación para un estudio clínico a gran escala, con la intención de reclutar a cientos de pacientes de cáncer de colon y recto en Israel, «porque sin una investigación de este tipo no podremos persuadir al estamento médico de la eficacia del tratamiento», concluyó.

 

Seguir leyendo

Innovación

Sony Music recurre a Israel para la próxima generación de estrellas de la música internacional

Publicado

el

Por

WhatsApp Image 2022-12-07 at 11.59.45 AM

Agencia AJN.- Una empresa conjunta firmada en octubre por Sony Music Entertainment y la compañía canadiense-israelí de gestión de músicos y sello discográfico ONEWAY.

El proyecto, que supondrá la primera incursión de Sony en el mercado musical israelí, tiene como objetivo desarrollar y dar a conocer a artistas de Israel con proyección internacional, permitiendo que más estrellas de la incipiente nación salgan adelante y prosperen, difundiendo sus ideas musicales por todo el panorama musical mundial como el proverbial Johnny Falafelseed.

«Es una oportunidad increíblemente emocionante para los israelíes, porque creemos que hay mucho talento que ha estado infrarrepresentado y pasado por alto [en Israel] durante muchos años. Esperamos cambiar esta situación», declaró Josh Fluxgold, fundador y presidente de ONEWAY.

Fluxgold fundó el sello discográfico con su hermano, el también ejecutivo musical Sam Fluxgold. El dúo canadiense descubrió y gestionó anteriormente a Dennis Lloyd, un cantante y compositor israelí que disfrutó de un éxito internacional histórico para un artista israelí tras su irrupción en 2017. Aprovechando ese éxito anterior, ONEWAY.

Sam explicó que, antes de Lloyd, «nunca había habido un artista israelí hasta ese momento que hubiera tenido un éxito significativo a nivel internacional. Era la primera vez que esto ocurría».

Después de trabajar con Dennis Lloyd durante cuatro años, los Fluxgold se dieron cuenta de la potencial mina de oro de talento en bruto que existía en Israel y que aún no había sido explotada por la industria musical mundial. «Nos dijimos: ‘Ésta podría ser una oportunidad para encontrar a otros artistas israelíes con aspiraciones similares: que no se centren necesariamente en cantar en hebreo en Israel, sino que intenten abrirse camino internacionalmente’. Así que nos fijamos en nuestros socios de Sony, con los que ya habíamos contratado a Dennis, y nos dijimos que sería una gran oportunidad para trabajar juntos y buscar talentos israelíes», explica Sam.

Los Fluxgold explicaron que buscan intérpretes que canten en inglés y que se hayan hecho un hueco importante en la escena israelí, pero aparte de esos criterios, «todo se basa en el instinto, y ese es el núcleo: tenemos que amar la música. Tenemos que creer en la visión del artista», afirma Josh.

Para Josh, abrir la puerta entre el pequeño estanque de la industria musical israelí y el océano del mercado musical internacional es un gran negocio del que se siente orgulloso.

«Estamos muy contentos de ver que no sólo Sony, sino también otras grandes discográficas, empiezan a prestar atención al mercado. Por fin están comprendiendo que aquí hay mucho potencial», afirma Josh. «Queremos dar voz a la gente que no la ha tenido durante tanto tiempo a través de las artes y la cultura, y esa es la forma en que estamos reconociendo y mirando a Israel».

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!