Seguinos en las redes

Opinión

Opinión. América Vergonzante. Por Marcos Peckel

Agencia AJN.- América debe andar con la cabeza gacha, algo tapada, para ocultar la lacerante vergüenza que produce el haber sido testigo inerte de la violentización de Venezuela, que lleva años fraguándose y que finalmente culminó el pasado domingo con la usurpación total del Estado por parte de la caterva chavista, los militares corrompidos y el régimen cubano.

Publicada

el

Venezuela resistencia

Agencia AJN.- Las declaraciones de última hora de un puñado de países del continente, incluido Colombia, de que no reconocerán a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), aparecen como “muy poco, muy tarde”.

La desidia continental frente al sistemático asalto a la democracia es en parte responsable del cataclismo venezolano. Protegido por los Lula, los Kirchner y sus similares, Chávez demolía las libertades en Venezuela una a una, comenzando por la prensa.

Sin embargo, como se trata de un régimen “de izquierda”, es aceptable en círculos intelectuales y políticos imbuidos de altas dosis de arrogancia, soberbia e hipocresía. Loable la gesta quijotesca de Luis Almagro, secretario general de la OEA, quien heredó de su antecesor una organización servil y arrodillada ante el chavismo. A Unasur y Celac, embelecos lulo-chavistas creados para proteger al socialismo del siglo XXI, se les debe desconectar del sistema de respiración artificial y lanzarlos a una fosa común.

Los gobernantes de las islas del Caribe cuya población es mayoritariamente descendiente de esclavos deben explicar por qué son hoy esclavos del petróleo venezolano vendiendo “por un plato de lentejas” los valores de libertad y justicia.

Tabaré Vázquez, presidente de Uruguay, debe mirarse al espejo y preguntarse por qué ha seguido, hasta ahora, aguantando a Maduro en Mercosur, en contravía de sus socios y de los valores del más democrático país del continente.

La administración Obama, cuyo legado en política exterior es lastimoso, le hizo el juego a Maduro a través de una política de apaciguamiento, enviando repetidamente a su negociador Tom Shanon a pasear a Miraflores. Donald Trump queda con pocas cartas para influir en Venezuela y cualquier cosa que haga puede terminar fortaleciendo a la dictadura.

América tiene una lección que aprender de África, continente al que siempre menospreciamos. Cuando el expresidente de Gambia Yahya Jammeh pretendió desconocer los resultados electorales que le daban el poder a su rival Adama Barrow, la Unión Africana intervino en defensa de la democracia, incluso advirtiendo de posible uso de la fuerza, dando a entender a Jammeh que “se iba o lo iban”. Se fue.

Los valientes esfuerzos del bravo pueblo se estrellaron contra las armas asesinas del régimen. La espuria constituyente comenzará a deliberar sobre el cadáver de la Asamblea Nacional elegida en 2015 y a menos que el monolito chavismo, militares, Cuba se fracture, es dudoso que las tardías y melifluas medidas internacionales que se anuncian logren detenerla. Los esbirros de la Sebin ya se llevaron a López y Ledezma a las mazmorras, cuota inicial de lo que viene. Oscura noche se cierne sobre la patria de Bolívar.

Opinión

Sugerencia a las figuras públicas chilenas que condenan a Israel. Por Ana Jerozolimski*

Agencia AJN.- La mejor forma de defender a los palestinos no pasa por la demonización de Israel y el invento de mentiras en su contra, sino por la condena al terrorismo y el aliento a volver a negociar. Sería lo mejor, para israelíes y palestinos.

Publicado

el

Por

Captura de pantalla 2020-07-01 a las 7.43.51 p.m.

Agencia AJN.- Optamos por partir de la base que los actores y otros personajes públicos chilenos que participaron en el reciente video de condena del “plan de anexión” de Israel, hablaron mal guiados por quienes los llenaron de información falsa, que falta a la verdad. No sería lógico suponer que están dispuestos a desprestigiarse pronunciándose sobre un tema importante, con datos totalmente distorsionados, que no reflejan la verdad.

Es lamentable que repitan un libreto evidentemente dictado por quien tiene interés en distorsionar la realidad, una realidad que está claro que ellos no conocen, y sobre la que hablan tragándose lo que otros les mintieron. Salvo una excepción puntual, estos voceros no conocen la situación en el terreno ni han estado en el escenario de los hechos, lo cual no les impide manifestarse como si dominaran el tema, aunque lejos están de hacerlo.

Por ende, nos permitimos sugerir que no se arriesguen a abrir juicio tan tajante, sino dominar los hechos.

1) El conocido actor Benjamín Vicuña es quien abre el video advirtiendo que el 1° de julio está por cometerse “uno de los abusos más grandes de los últimos tiempos”. ¿Se refiere a otra de tantas matanzas en Siria? ¿En Irak? ¿En Irán? Ah…no…era a la “anexión”. Dicho sea de paso, este 1° de julio no ocurrió nada, pero digamos que puede que sea una mera postergación. La fecha exacta no es el punto central.

2)“Israel, desafiando las advertencia de la comunidad internacional, anexará gran parte de lo que se define como territorio palestino”, dicen quienes suceden al actor.

Pues fíjense que no. Ante todo, la supuesta definición de la zona como “territorio palestino” no está basada en el Derecho internacional. Nadie determinó que eso es territorio palestino, salvo los palestinos mismos y quienes les apoyan. Es territorio en disputa, que estuvo durante 500 años gobernado por el imperio Otomano, luego por el Mandato Británico, luego ocupado por Jordania y luego fue conquistado por Israel. De hecho, en la conferencia de San Remo, de la que se cumplieron hace poco 100 años, se determinó que ese territorio sería parte de un Estado judío.

Pero más allá de este trasfondo histórico, eso de “anexará gran parte” no es cierto. Según el plan de Trump, se reconocería soberanía israelí en hasta el 30% del territorio, parte de la zona “C”, que según el acuerdo de Oslo, está bajo control de Israel hasta que un acuerdo definitivo entre las partes determine su estatuto final. Pero también está la opción que Israel, si resuelve dar este paso, declare soberanía sólo en el 6% del territorio de Cisjordania (Judea y Samaria), o sea los bloques de asentamientos, en los que reside la enorme mayoría de los habitantes judíos de la zona, y poquísimos palestinos. De todos modos, lejos se está de tratarse de “la mayor parte”.

3) “Dejando sin hogar a cientos de miles de palestinos”, dice otro de los participantes.

Mentira. Aún si Israel concreta el plan de aplicar su soberanía en los asentamientos, eso no incluye en absoluto la expulsión de los palestinos. Simplemente es falso. En el plan de Trump, en el cual se contempló precisamente el reconocimiento de la soberanía israelí en la zona, dice explícitamente que nadie deberá abandonar su casa, ni israelíes ni palestinos.

Pero además, cabe dar algunos números. El 90% de la población palestina de Cisjordania (que en total parece que es de un poco más de 2 millones y medio de personas, aunque no ha habido un censo claro), está desde enero de 1996 bajo gobierno de la Autoridad Palestina, en las zonas A y B , que también fueron determinadas por el acuerdo de Oslo.

4) “Quitándoles sus tierras y tomando posesión de sus recursos naturales”, agregan. No es cierto. Falso. La aplicación de la soberanía israelí en el terreno, es parte del plan de Trump, que por otro lado planea reconocer a un Estado palestino que cumpla ciertas condiciones, en el 70% del territorio. Sobre los recursos, lamentablemente no hay en esta zona recursos naturales de valor, salvo el agua, que escasea, y que Israel suministra en gran medida a la Autoridad Palestina.

5) “Los palestinos serán desplazados y no formarán parte de ningún estado”, dice otro participante. Los palestinos no serán desplazados a ningún lado, por lo ya dicho antes. Y el tema no es que “no formarán parte de ningún Estado”, sino que nunca formaron parte de un Estado. O sea, no existió en la historia, jamás, un Estado palestino independiente. Es más: la primera vez que pudieron gobernarse en forma autónoma, fue justamente a raíz de los acuerdos de Oslo suscriptos con Israel. Fueron esos acuerdos los que crearon la Autoridad Palestina que los gobierna hoy.

Ah, además…si hubieran aceptado diversas propuestas que les fueron presentadas a lo largo de los años, inclusive antes de la creación de Israel, ya tendrían su Estado independiente. Dicho sea de paso, yo lamento que no lo tengan. Rechazar las propuestas fue nocivo para ellos y por ende, para la opción de paz con Israel. Lamentable.

6) “Quedarán en territorios aislados es decir en un verdadero apartheid…”

La eventual declaración de soberanía israelí en los asentamientos no “aisla” a los palestinos. Tanto localidades palestinas como asentamientos israelíes, tienen en determinadas zonas un problema de continuidad territorial. Este, dicho sea de paso, es mucho más grave para los israelíes, al menos según el mapa de Trump. Unos 15 asentamientos quedarían como enclaves rodeados de territorio gobernado por los palestinos.

¿Y apartheid? La palabra es efectista y demonizadora, pero no tiene nada que ver con la realidad. La enorme mayoría de la población palestina quedaría bajo autogobierno de la Autoridad Palestina y la población judía bajo gobierno israelí. Precisamente hoy entrevisté a un ex General israelí que defiende la opción de soberanía en los asentamientos y me dijo claramente que en su opinión, en el futuro aquellos palestinos que viven en la zona de soberanía israelí, que son la pequeña minoría, deberán recibir ciudadanía israelí. No es un plan oficial aún, pero no fue él el primero en mencionarlo. También el ex ministro de Defensa Bennett había hablado claramente en esos términos. Apartheid, el régimen de segregación racial de Sudáfrica, no tiene nada que ver con esta situación.

7) Y acá viene una de las peores mentiras, porque va acompañada de un simbolismo mal intencionado de quienes nutrieron a estas figuras públicas de información deformada. “Son más de 6 millones de personas viviendo en Palestina”, dice una de las figuras. Es tan fácil inventar números confiando en que nadie revisa ¿no? Hay aproximadamente 2.5 millones de palestinos en Cisjordania y algo menos de 2 millones en la Franja de Gaza (que nada tiene que ver con el plan de soberanía). En mis cuentas, 4.5 millones no son 6.

¿Estarán agregando a los 2 millones de ciudadanos árabes de Israel, cuyo voto al parlamento israelí-al que también pueden ser electos- vale exactamente como el de un ciudadano judío? Qué mala intención…

Pero lo peor no es el mero intento de deformar la realidad, sino eso de 6 millones, exactamente la cantidad de judíos asesinados por los nazis en el Holocausto. ¿Habrá sido un intento de fijar en la percepción de quien mire el video la sensación de que los palestinos son víctimas de un genocidio? O sea, en este video no lo dicen explícitamente, pero como la propaganda palestina ha usado el motivo en repetidas ocasiones, reconocemos que tenemos cierta sensibilidad al respecto.

8) Ya nos hemos extendido en demasía, por lo cual optamos por resumir, sin hacer referencia a cada uno de los puntos. El video exige justicia. Nos parece bien. Yo la quiero, para todos. Por lo tanto, no quiero que la Autoridad Palestina continúe efectuando pagos a terroristas responsables de atentados, y que desde sus páginas oficiales no se elogie a los terroristas ni se incite a la violencia. Eso sería justo para ambas partes, sin envenenar la mente de nadie.

“Más de 70 años de sufrimientos palestinos ha sido suficientes”, afirman casi al final. Más que cierto. Y la primera queja al respecto debe ser a sus líderes, que han rechazado una y otra vez propuestas para llegar a un acuerdo con Israel. Varias de ellas incluían la fórmula de un Estado palestino independiente. Oportunidades desperdiciadas que nada aportaron a los palestinos.

En tono personal, quisiera agregar: estoy a favor de un Estado palestino independiente que viva en paz junto a Israel, y no apoyo la declaración de soberanía. Pero no por ello voy a deformar las cosas ni decir que la historia fue distinta de la que fue. De esa forma, no se defiende dignamente ninguna causa.

La mejor forma de defender a los palestinos no pasa por la demonización de Israel y el invento de mentiras en su contra, sino por la condena al terrorismo y el aliento a volver a negociar.Sería lo mejor, para israelíes y palestinos.

*Periodista uruguaya-israelí y directora de Semanario Hebreo Jai

Seguir leyendo

Opinión

“Es un acto israelí”: el desarme de Hezbollah enfrenta a los libaneses. Por Roxana Levinson*

Publicado

el

Por

Captura de pantalla 2020-06-09 a las 11.39.29 p.m.

Agencia AJN.- Este último fin de semana los manifestantes volvieron a las calles de Beirut y otras ciudades del Líbano, y con ellos los fantasmas de la guerra civil.

La revuelta contra el gobierno comenzó en octubre del año pasado, cuando la gente salió a protestar contra la corrupción y el sectarismo, a exigir un reparto más equitativo de los recursos y la renuncia de toda la clase política, bajo el lema “todos significa todos”.

Aquellas protestas llevaron a la renuncia del entonces primer ministro (sunita) Saad Hariri, del Movimiento del Futuro, que pertenece al bloque 14 de marzo y también se retiró del gobierno. El nuevo ejecutivo llegó al poder de la mano de la coalición alineada con el movimiento chiita Hezbollah, el bloque 8 de marzo.

Las protestas y acampadas fueron suspendidas debido al brote de coronavirus, pero la indignación y rabia de los libaneses permaneció contenida y ahora resurge con más intensidad por la grave crisis económica que atraviesa el país, agigantada por las consecuencias de la pandemia.

“Una voz hebrea, incluso si habla en árabe”

En la noche del sábado, en la ciudad de Beirut, los manifestantes que volvieron a salir a las calles protagonizaron más de un enfrentamiento violento.

En primer lugar, se enfrentaron a soldados y la policía antidisturbios. Sin embargo, rápidamente los efectivos de seguridad tuvieron que pararse como un muro humano y separar a manifestantes y contra-manifestantes, éstos últimos de los movimientos Hezbollah y Amal, que avanzaban unos hacia los otros, corriendo, enfurecidos.

Según la agencia de noticias France Presse, en el barrio Khandaq al-Ghamiq ocurrió el incidente que encendió la mecha: partidarios de Hezbollah y Amal corearon cánticos ofensivos e insultos a figuras históricas veneradas por los sunitas, principalmente contra una de las esposas del profeta Mahoma, Aysha.

Varios videos sobre este incidente se difundieron en las redes y se hicieron virales, tras lo cual más gente salió a las calles, especialmente en los distritos sunitas de la capital libanesa. En algunas zonas hubo intercambio de disparos y bloqueo de calles y carreteras.

También se informó sobre choques violentos en un área cristiana-chiíta asociada con el comienzo de la Guerra Civil de 1975-1990, la zona de Shiyah-Ain al-Rummaneh, lo que provocó que las fuerzas de seguridad se desplegaran en grandes cantidades.

Políticos y líderes religiosos difundieron declaraciones con las que intentaban apaciguar los ánimos y frenar la violencia y Hezbollah se desentendió oficialmente de sus partidarios que provocaron los disturbios con sus cánticos.

El presidente del Parlamento, Nabih Berri, condenó la agresión y la violencia sectarias del fin de semana. Berri, quien es el político chiíta más destacado del país, dijo que “las provocaciones intestinas son peores que el asesinato y buscan matar al país”.

En un comunicado emitido por la Oficina de Prensa del Parlamento, Nabih Berri aseguró que “todo acto, de cualquier lado, que atenta contra la unidad, seguridad, estabilidad y medios de vida libaneses es un acto israelí”.

“Cualquier voz que promueva la lucha entre los libaneses es una voz hebrea, incluso si habla en árabe”, finalizó el presidente del Parlamento.

“No a las armas, no a Hezbollah”

Según reporta el diario libanés The Daily Star, la diferencia entre las protestas del último fin de semana y las anteriores fueron los llamados al desarme de Hezbollah. Con pancartas y cánticos, algunos manifestantes exigían que se cumpla la Resolución 1559 del Consejo de Seguridad de la ONU, que demanda el desarme de todas las milicias en el Líbano, incluido Hezbollah.

Entre las pancartas se podía leer: “No a las armas, no a Hezbollah”, y “Sólo armas legales”, “1559, haz que se haga realidad”. “Con sus armas, controlan el estado, controlan todo”, declaró al sitio Al Arabiya uno de los manifestantes, que no dio su nombre.

“El contrabando proviene de las armas, la pobreza proviene de las armas, el robo proviene de las armas. Si nos deshacemos de las armas, el resto de los problemas se resolverán”, agregó.

Otra mujer explicó a este medio que apuntaba a Hezbollah porque “nadie además de ellos tiene armas en el terreno”. “Estamos pidiendo deshacernos de las armas ilegales y nadie debería tener armas excepto el ejército libanés”.

Sin embargo, no todos los manifestantes estaban de acuerdo. Algunos, porque no querían “politizar” las protestas y otros porque apoyan la idea de que Hezbollah conserve sus armas.

Muchos de los grupos de activistas pidieron que la gente se mantenga unida bajo las demandas originales, las de octubre de 2019, y que se limiten a exigir un cambio de sistema y el fin de esta clase política, a la que acusan de corrupción, mala administración y derroche de fondos públicos.

“Lo más importante para nosotros es abordar la crisis económica y pedir la renuncia del gobierno, terminar con la corrupción de los últimos 30 años”, dijo un hombre en una entrevista televisada, citado por The Daily Star. “No somos parte de este eslogan contra las armas de Hezbollah. Esto no es de lo que se trata en este momento”, explicó el manifestante.

La activista Hoda Hafez declaró a The Daily Star: “La prioridad hoy es no desarmar a Hezbollah, y las llamadas que se lanzaron resultan sospechosas”. Algunos jóvenes sostenían pancartas afirmando su derecho a portar armas. “Las armas son mi derecho y me resisto”, se podía leer.

Muchos manifestantes que marcharon en la ciudad de Sidón el viernes dijeron a la Agencia Nacional de Noticias del Líbano que no participarían en las protestas del sábado en Beirut debido al desacuerdo en las demandas.

Entre los grupos de manifestantes están los que exigen elecciones anticipadas y los que no están de acuerdo y aseguran que, si hay elecciones sin que antes se cambie el sistema los políticos corruptos de hoy serán reemplazados por corruptos nuevos. Están los que exigen el desarme de Hezbollah y los que rechazan la exigencia. También hay quienes quieren que las manifestaciones no tengan tinte político y sólo exijan mejorar la vida de los ciudadanos libaneses en su país.

Pero todos parecen coincidir en el miedo a que estas disidencias y enfrentamientos violentos lleven a una nueva guerra civil y el temor de que – a la sombra de las divisiones internas – las manifestaciones pierdan fuerza y que finalmente nada cambie para los desesperados ciudadanos libaneses.

*La autora es periodista, conductora del programa en español de Radio Nacional de Israel.

Nota original: Foco en Medio Oriente.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!