Seguinos en las redes

Sin Categoría

Opinión. Las lecciones de Año Nuevo de las protestas iraníes

AJN [Por Seth Frantzman*/The Jerusalem Post].- Las protestas en Irán nos indican que incluso cuando el pueblo se enfrenta al poder del Estado está dispuesto a arriesgarlo todo.

Publicada

el

Iran protestas

AJN [Por Seth Frantzman*/The Jerusalem Post].- Días después de que estallaran protestas a lo largo de Irán, muchas personas todavía están tratando de comprender cómo sucedió. Durante el otoño [boreal] de 2017, los medios occidentales estuvieron llenos de historias sobre cómo Irán se unía frente a las críticas del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. La evidencia de eso se basaba, en gran parte, en algunas citas o incluso tuits locales cuidadosamente escogidos, a pesar del hecho que muchos sitios de redes sociales están bloqueados en Irán. Ahora, analistas y expertos están luchando por entender lo que pasó.

La primera lección de las protestas en Irán es que las protestas en general no son predecibles. Comienzan, como las protestas por el queso cottage en Israel o la autoinmolación que llevó a la “Primavera Árabe” en Túnez en 2011, por algo local y pequeño. También pueden coordinarse usando aplicaciones como Telegram.

Irán ha estado proyectando fortaleza durante años. Tras el acuerdo nuclear con los Estados Unidos se ha vuelto aún más agresiva en su postura, alentando a sus milicias chiítas delegadas en Irak, Siria, el Líbano y Yemen para incrementar su visibilidad. Ha caído cualquier máscara que oscurecía la estructura tipo pulpo de las relaciones exteriores del régimen.

Qasem Soleimani, el comandante de la Fuerza Quds de Irán, casi se ha convertido en una estrella de cine en Medio Oriente, sin talento para el espectáculo, pero con toda virilidad. Debe haber sido sorprendente para él ver que las protestas no solo apuntan contra delegados respaldados por Irán como Hezbollah, sino específicamente contra él mismo. Después de todo, ¿no era Soleimani el gran héroe de los últimos años, deteniendo al Estado Islámico en Irak y salvando al presidente sirio Bashar Assad de los “terroristas takfiri”?

Solía ser, durante la época del acuerdo con Irán, que el régimen actuara la rutina del “policía bueno, policía malo” que había perfeccionado al tratar con medios extranjeros y Occidente. “Si no firmas el pacto o lo abandonas, entonces la línea dura será empoderada”, susurrarían los “moderados”. Y ese susurro se convirtió en un coro. Esta narrativa todavía existe. Guglee “EE.UU. Irán acuerdo línea dura empoderados” y encontrará que esta narrativa es anticipada por Reuters, Al-Jazeera, Al-Monitor, The Atlantic, Business Insider y VOA News. Y ésa es solo la primera página de los resultados de Google. El Instituto Cato señala que preservar el acuerdo con Irán “también ayudaría a empoderar a [el presidente Hassan] Rouhani y su equipo y a socavar el mensaje de la línea dura”.

Solo The Wall Street Journal disiente. En enero de 2016 escribió: “El acuerdo nuclear alimenta a la línea dura de Irán”.

Pero no hay moderados y línea dura. Todo el régimen es de extrema derecha, de línea dura, simplemente ha presentado un buen espectáculo durante casi cuatro décadas. Javad Zarif, el gato de Cheshire que hace las veces de canciller de Irán, escribió en octubre: “[H]oy, los iraníes -niños, niñas, hombres, mujeres- son todos IRGC [Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, por su sigla en inglés], parados firmes con quienes nos defienden y a la región contra la agresión y el terrorismo”.

Pero no todos los niños, niñas, hombres y mujeres de Irán quieren ser IRGC. Según los manifestantes, quieren que termine el malestar económico. Quieren un futuro que no involucre a extremistas barbudos “aleccionándolos” interminablemente sobre el “gran Satán”. Quieren el derecho a no tener que cubrirse el cabello, un derecho humano del cual goza la mayoría de la gente en el mundo. Quisieran usar Internet normalmente y no ser privados de más de una cuarta parte de sus sitios, incluida la mitad de los 500 más populares que disfrutan otros en el mundo. No ven por qué su país está desperdiciando dinero en guerras externas y militarismo. No aprecian la represión a las minorías, como los kurdos, los árabes, los baluchis, los azeríes y otros.

Al llegar el Año Nuevo, las lecciones de Irán nos dan esperanzas para la región y el mundo. El 2017 fue el año en que el Estado Islámico perdió el 99 por ciento de su territorio. Pero también fue el año en que regímenes autoritarios como Irán continuaron su marcha. Puede haber señales positivas de que Arabia Saudita avanza lentamente hacia una reforma, pero en general, aunque la marea parece haberse vuelto contra el extremismo islamista de extrema derecha, ésta no ha resultado en una gran esperanza para el futuro. Las protestas en Irán nos dicen que incluso cuando el pueblo se enfrenta al poder del Estado, está dispuesto a arriesgarlo todo. Los videos muestran cómo derriban carteles y escriben “muerte al dictador”. Quienes pasaron sus vidas enteras bajo la constante propaganda buscan la libertad que les han negado. La mejor lección que pueden enseñarnos a los de afuera es ser críticos de las narrativas que nos han vendido.

CGG

* Editor de la sección Opinión del diario israelí en ingles The Jerusalem Post y disertante sobre Cultura estadounidense en la palestina Universidad Al-Quds.

Dejá tu comentario

Israel

Netanyahu: “Si no hay consenso para la Ley de Enrolamiento en dos semanas, habrá elecciones adelantadas”

Agencia AJN.- Por Roxana Levinson (Especial para AJN, desde Israel) Una vez más, en la arena política israelí se vuelve a hablar de elecciones adelantadas, y nuevamente debido a la polémica Ley de Enrolamiento. Esta vez es el primer ministro Binyamin Netanyahu quien estableció un ultimátum, mientras que el partido ultraortodoxo Agudat Israel parece ser quien tendrá la última palabra.

Publicado

el

Por

cat35801_img_cover512616055

Agencia AJN.- El primer ministro Binyamin Netanyahu dijo ayer, en la reunión de jefes de partidos de la coalición, que establecerá una fecha para elecciones adelantadas si no se encuentra una solución a la controversia generada por la Ley de Enrolamiento en el lapso de dos semanas.

El viceministro de Salud, Yaacov Litzman – cuyo partido, Agudat Israel, lidera la oposición a la ley en su versión actual – reaccionó diciendo que no está buscando adelantar las elecciones, pero no tiene intención de hacer concesiones respecto del estatus de los alumnos de las escuelas rabínicas.

Durante la reunión de ayer Netanayhu solicitó a todos los portavoces, asistentes y demás invitados que se retiraran y se quedó en el recinto con el jefe de su oficina, Yoav Horovitz, los ministros Arieh Deri, Moshe Kahlon y Naftali Bennett, el titular de la coalición en la Knesset, David Amsalem, y el legislador Moshe Gafni, del partido ultraortodoxo Yahadut HaTorá.

Litzman no estaba presente en la reunión, como tampoco el titular del partido Israel Beitenu, Avigdor Liberman, quien desde hace un tiempo ha decidido no concurrir a estas reuniones porque alega que los participantes – ministros y legisladores – filtran a la prensa el contenido de los debates y conversaciones.

Netanyahu, visiblemente enojado, se dirigió a los funcionarios de los partidos ultraortodoxos – el ministro Deri y el legislador Gafni – y les exigió una respuesta sobre la Ley de Enrolamiento en un lapso máximo de dos semanas, o de lo contrario adelantará las elecciones, que están previstas para noviembre del año próximo. Sus interlocutores le respondieron que “la pelota está en la cancha de Litzman” y que sus partidos tienen una postura más moderada respecto de esta ley que la de Agudat Israel.

935494_I_reducedAllegados al primer ministro Netanyahu confiaron a medios locales que no está dispuesto a esperar para resolver esta cuestión a que se cumpla el plazo máximo dado por la Corte Suprema de Justicia al Estado, en el mes de diciembre próximo. Si considera que esta crisis no tiene solución – aseguran – él mismo definirá la fecha de las elecciones e intentará adelantarlas para febrero de 2019. Para ello necesitará que la ley se apruebe con una mayoría de 61 legisladores.

La Knesset está ahora en pleno receso de verano, por lo cual no puede disolver el Parlamento antes del próximo mes de octubre. Además, se estima que tampoco los miembros de la Knesset querrán entrar en ese proceso antes del mes de noviembre, para poder finalizar la promulgación de algunos proyectos de ley que están pendientes.

Nueva controversia y repercusiones

En vista de este nuevo conflicto que amenaza con terminar con el gobierno que encabeza Netanyahu, el legislador Yair Lapid – que apoya el proyecto de Ley de Enrolamiento en su versión actual – declaró: “Un recordatorio para Netanyahu: tiene mayoría para votar y hacer aprobar la ley con los votos de mi partido, no tiene necesidad de rendirse nuevamente ante Litzman y los ultraortodoxos. Toda concesión es una rendición. No es posible que los desertores sean quienes definan el futuro del enrolamiento a las Fuerzas de Defensa de Israel. El ministro de Defensa se comprometió a no cambiar ni una palabra en el proyecto de ley, que hará que más jóvenes ultraortodoxos se enrolen y se incorporen al mercado laboral”.

Por su parte, el viceministro Litzman señaló que “la aprobación de la Ley de Enrolamiento corregida fue una de las bases de la coalición que formamos para que pudiera crearse el gobierno que tenemos hoy en día. No tenemos ningún interés en adelantar las elecciones, pero no podremos hacer concesiones en algo tan significativo y fundamental como el estatus de los alumnos de escuelas rabínicas. Las distintas propuestas serán llevadas ante el Consejo de Sabios de la Torá, que tomará la decisión y según nos ordene así procederemos”.

La nueva versión de la Ley de Enrolamiento no incluye sanciones penales contra los desertores ultraortodoxos, aunque sí establece que el Estado reducirá la subvención a las escuelas rabínicas que no cumplan con los cupos de incorporación al ejército entre sus jóvenes.

Seguir leyendo

Sin Categoría

Aseguran haber encontrado libros antisemitas en la oficina del representante mundial del Likud en Rusia

Agencia AJN.- Libros antisemitas como “La Solución Final al Problema Judío” fueron confiscados en un allanamiento en las oficinas del representante del Movimiento Likud Mundial, en una sinagoga en Moscú. Alexander Kargin sostiene que se los “plantaron”. En tanto, desde el partido político negaron relación con el hecho y aseguraron que el activista “desde 2015 no se desempeña más en el cargo”.

Publicado

el

Por

59dea5d60d251c01ca1dc0c4131a89b8

Agencia AJN.- La Policía de Rusia irrumpió en las oficinas del Centro Comunitario Judío en Moscú en el marco de una investigación sobre el caso del representante del Movimiento Likud Mundial, Alexander Kargin. La agencia de noticias local Interfax reportó que en la búsqueda realizada por las fuerzas de seguridad en las instalaciones se encontraron libros con contenido antisemita.

Según el reporte, las autoridades rusas señalaron que están actuando contra la difusión de material de incitación y odio contra minorías étnicas y religiosas. El abogado defensor de Kargin, Igor Zuber, dijo que su cliente fue citado la semana próxima para declarar en relación a la bibliografía antisemita.

Según Zuber, “representantes de las autoridades y del Ministerio del Interior, que luchan contra extremistas, llegaron a las oficinas de Kargin y confiscaron el material que previamente había sido plantado”. Por su parte, Kargin agregó que “la mayoría de estos libros contienen ideas antisemitas”.

En su cuenta de Facebook, el líder del Likud escribiró: “Este no es el Shabat que esperaba. Me llamaron de la sinagoga y me dijeron que estaba la Policía y solicitaban mi presencia. Una vez allí entendí que querían realizar un allanamiento en mi oficina porque les había llegado información de que estoy involucrado en actividades extremistas”.

“En honor a la verdad, al entrar a la oficina había allí una pila de libros y páginas con contenido nacionalista, en el mal sentido de la palabra. Algunos eran simplemente antisemitas. Libros como ´La Solución Final al Problema Judío´ estaban en mi poder. Yo, un activista judío. Se entiende. Me inventaron esta historia”, agregó.

Por su parte desde el Likud Mundial comunicaron que Kargin “no se desempeña como representante del Movimiento desde el 2015”, y que no tienen “ninguna relación con él ni con el caso de público conocimiento”.

Seguir leyendo

Más leídas